CI­NE. RYAN GOSLING

Y SU ROL EN ‘BLA­DE RUN­NER’

Semana (Ecuador) - - Sumario - Fa­bián Wain­tal Es­pe­cial pa­ra SE­MA­NA

Des­pués de con­ver­tir­se en la gran es­tre­lla del año con la no­mi­na­ción al Ós­car por ‘La La Land’, Ryan Gosling vuel­ve con otro éxi­to ase­gu­ra­do, en la segunda ver­sión de ‘Bla­de Run­ner’ (de la mano de Harrison Ford). Y pa­ra en­tre­vis­tar­lo, via­ja­mos has­ta Las Vegas a la pri­me­ra pre­sen­ta­ción de la fu­tu­rís­ti­ca su­per­pro­duc­ción, pa­ra ha­blar li­te­ral­men­te del futuro, tal cual co­mo en el ci­ne.

¿Es pu­ra ca­sua­li­dad que ha­yas si­do el pro­ta­go­nis­ta del éxi­to más im­por­tan­te del 2016 con ‘La La Land’ y aho­ra es­tre­nes otro de los éxi­tos más es­pe­ra­dos del año con Harrison Ford y la segunda pe­lí­cu­la de ‘Bla­de Run­ner’?

No pue­do ne­gar que ten­go suer­te de tra­ba­jar con la gente que es­toy tra­ba­jan­do, ha­cien­do la cla­se de ci­ne que es­toy ha­cien­do. Ten­go suer­te.

¿Y en­tre esa ‘suer­te’ se sien­te que es­tás tra­ba­jan­do al ve­nir has­ta Las Vegas pa­ra ade­lan­tar el futuro de ‘Bla­de Run­ner’?

Ni si­quie­ra es­toy se­gu­ro de si me per­mi­ten de­cir que me di­ver­tí con el ro­da­je (ri­sas). Pe­ro fue di­ver­ti­do es­tre­nar­la en Las Vegas por­que una gran por­ción de la producción la fil­ma­mos co­mo si fue­se Las Vegas en el año 2049. Y fue in­creí­ble re­crear la ciu­dad en el futuro.

¿Có­mo ima­gi­nas real­men­te nues­tro mun­do, en el año 2049, cuan­do ten­gas 69 años en el futuro?

Ah, no sé, no sé... So­lo es­pe­ro que el mun­do no sea tan de­sola­do co­mo lo pre­sen­ta­mos en el ci­ne, aun­que en ‘Bla­de Run­ner’ tam­bién sea muy ci­ne­ma­to­grá­fi­co y fue un pla­cer in­ha­bi­tar ese pe­río­do del tiem­po que mos­tra­mos.

Ryan Tho­mas Gosling na­ció en la ver­sión ca­na­dien­se de Lon­dres, en On­ta­rio, el 12 de no­viem­bre de 1980. Sien­do el más jo­ven­ci­to de dos her­ma­nos es­tu­dió la pri­ma­ria en su ca­sa, con la madre co­mo su me­jor maes­tra, has­ta que en­tró al Corn­wall Co­lle­gia­te don­de to­mó cla­ses de ac­tua­ción.

Sin nin­gún ti­po de en­tre­na­mien­to pro­fe­sio­nal, Ryan em­pe­zó a tra­ba­jar en la con­tro­ver­sial pe­lí­cu­la ‘The Be­lie­ver’ que ga­nó el pre­mio del Fes­ti­val de Sun­dan­ce en el 2001. Pe­ro fue con la pe­lí­cu­la ro­mán­ti­ca ‘The No­te­book’ que re­ci­bió el pre­mio de Es­tre­lla del Futuro en la con­ven­ción Show West. En él ha­bían pensado en los es­tu­dios Warner pa­ra per­so­ni­fi­car a Bat­man, an­tes de con­tra­tar a Ben Af­fleck. Y con la pe­lí­cu­la‘Half Nel­son’in­clu­so se ha­bía con­ver­ti­do en el pri­mer ca­na­dien­se no­mi­na­do al Ós­car co­mo me­jor ac­tor des­de 1943. Diez años des­pués vol­vió a ser no­mi­na­do con ‘La La Land’ (y Ca­sey Af­fleck le ro­bó el Ós­car con ‘Man­ches­ter By The Sea’). Man­tie­ne una re­la­ción con Eva Men­des, con quien pro­creó a Es­me­ral­da en 2014 y a Ama­da en abril de 2016.

¿Qué tan fá­cil fue aquel prin­ci­pio en Holly­wood pa­ra al­guien que ve­nía de otro país?

Pa­sé mu­cho tiem­po tra­tan­do de tra­ba­jar

sin te­ner una vi­sa de per­mi­so le­gal y por mu­cho tiem­po fue muy du­ro, has­ta que fi­nal­men­te con­se­guí mi tar­je­ta de re­si­den­te (la fa­mo­sa ‘green card’). Fue to­da­vía más di­fí­cil por­que la gente no que­ría con­tra­tar­me pa­ra ro­les in­sig­ni­fi­can­tes, por­que no les re­di­tua­ba pa­gar por mi per­mi­so le­gal. En cier­ta for­ma me ayu­dó, por­que so­lo bus­ca­ba au­di­cio­nes pa­ra gran­des ro­les. Y en cier­ta for­ma me for­zó a apun­tar bien alto. Ten­go suer­te de ha­ber con­se­gui­do tra­ba­jo co­mo ac­tor en Es­ta­dos Uni­dos, mos­tran­do di­fe­ren­tes per­fi­les de Es­ta­dos Uni­dos.

¿Y tu futuro co­mo di­rec­tor de ci­ne? ¿Pien­sas vol­ver a di­ri­gir?

Sí, ten­go dos pe­lí­cu­las lis­tas pa­ra di­ri­gir y to­da­vía es­toy tra­tan­do de des­ci­frar cuál quie­ro. Una de ellas es un mu­si­cal que in­clu­so iba a di­ri­gir an­tes de ‘La La Land’. Ha­ce tiem­po que ten­go es­te pro­yec­to de Busby Ber­ke­ley que lle­va de­ma­sia­do tiem­po pro­du­cir. Es real­men­te in­creí­ble lo que se sien­te con la ex­pe­rien­cia de di­ri­gir ci­ne, por­que ha­cer ci­ne es el me­jor tra­ba­jo que exis­te. La ac­tua­ción tam­bién es un tra­ba­jo in­creí­ble, pe­ro so­lo te lle­va has­ta cier­to pun­to y co­mo di­rec­tor la ex­pe­rien­cia es mu­cho más com­ple­ta.

¿La pa­ter­ni­dad de la mano de Eva Men­des tam­bién cam­bió tu futuro, pa­ra siem­pre?

Cam­bia pa­ra me­jor tu vi­da. Tu vi­da me­jo­ra mu­cho más de lo que pu­die­ras ha­ber ima­gi­na­do. Y...

¿Te vol­vis­te pro­tec­tor de los pe­li­gros de tu hi­jo?

Sí, cla­ro, to­do es un pe­li­gro po­ten­cial aho­ra, con diez pa­ros car­día­cos por día (ri­sas).

¿Ya te vie­ron tus hijos en al­gu­na de tus pe­lí­cu­las?

No, to­da­vía son de­ma­sia­do pe­que­ñi­tos. Ya ve­re­mos qué pa­sa. En el 2049 a lo me­jor (ri­sas).

La nue­va pe­lí­cu­la de ‘Bla­de Run­ner’ re­to­ma la mis­ma his­to­ria que hi­zo fa­mo­so a Harrison Ford, 30 años des­pués, con un mun­do mu­cho más ais­la­do, don­de la pro­fe­sión de Bla­de Run­ner tam­bién es mu­cho más com­pli­ca­da. Es­ta vez, Ryan Gosling in­ter­pre­ta a un per­so­na­je lla­ma­do K, que jus­ta­men­te ana­li­za las com­pli­ca­cio­nes de su tra­ba­jo y el mun­do en el que vi­vi­mos. Lo cu­rio­so es sa­ber que la pri­me­ra cin­ta ima­gi­nó en una fan­ta­sía del futuro lo que hoy real­men­te vi­vi­mos, aun­que ten­dre­mos que es­pe­rar pa­ra sa­ber si la reali­dad su­pe­rará a la ficción, den­tro de otros trein­ta años.

En la pri­me­ra pe­lí­cu­la de ‘Bla­de Run­ner’, Harrison Ford ha­cía zoom en la ima­gen de una fo­to, cuan­do na­die po­día ima­gi­nar que al­go así real­men­te po­día lle­gar a ha­cer­se hoy con ape­nas dos de­dos. ¿Con­si­de­ras que es­ta vez han mos­tra­do al­gún otro ade­lan­to del futuro, con la fan­ta­sía del ci­ne?

Es lo emo­cio­nan­te del mun­do de ‘Bla­de Run­ner’. Rid­ley (Scott) im­pu­so un es­ti­lo con la ver­sión ori­gi­nal, pe­ro no sé si fue una pre­dic­ción o la vi­da imi­tó al ar­te. Tu­vo ra­zón en mu­chí­si­mas co­sas, don­de to­do se sien­te muy hu­mano. Es lo ma­ra- vi­llo­so de la ciencia ficción, don­de se ne­ce­si­ta man­te­ner dis­tan­cia de la reali­dad pa­ra per­mi­tir que el pú­bli­co se in­tere­se por cier­to te­ma, con to­tal ob­je­ti­vi­dad.

¿Te acuer­das cuan­do vis­te la pri­me­ra pe­lí­cu­la de ‘Bla­de Run­ner’?

En reali­dad vi pri­me­ro to­das las otras pro­duc­cio­nes que ha­bían ro­ba­do de su es­ti­lo. Creo que te­nía 13 o 14 años cuan­do me di cuen­ta de la in­fluen­cia que ha­bía te­ni­do no so­lo en el mun­do del ci­ne, sino tam­bién en el mun­do en­te­ro en el que cre­ci­mos. Y al for­mar par­te de un se­gun­do ca­pí­tu­lo, es di­fí­cil ex­pre­sar lo es­pe­cial que se sien­te, pe­ro la ex­pe­rien­cia re­sul­tó ma­ra­vi­llo­sa.

¿Qué tan di­fí­cil fue man­te­ner la con­cen­tra­ción de vi­vir en el futuro, cuan­do te da­bas cuen­tas de que el pre­sen­te es tan di­fe­ren­te al año 2049?

Fue su­rrea­lis­ta ca­mi­nar por el uni­ver­so de ‘Bla­de Run­ner’. Ca­da es­ce­na­rio era real, ca­da mi­lí­me­tro de es­ce­no­gra­fía era fun­cio­nal. Era un mun­do don­de po­día vi­vir tran­qui­la­men­te. Y al fi­nal es lo que lo­gró que fue­ra mu­cho más fá­cil con­cen­trar­me en el mun­do in­terno de es­tos per­so­na­jes, por tan­ta ri­que­za en los de­ta­lles del mun­do ex­terno.

¿Al mo­men­to de fil­mar es­ta nue­va ver­sión sen­tis­te cier­ta pre­sión de man­te­ner el mis­mo éxi­to que ob­tu­vo la pri­me­ra?

Sí, cla­ro que fue emo­cio­nan­te por­que yo soy uno de los tan­tos ad­mi­ra­do­res. Es una producción que tar­dó 30 años en lle­gar al ci­ne. Y co­mo un ver­da­de­ro ad­mi­ra­dor, fue emo­cio­nan­te vol­ver a aquel uni­ver­so, vi­vir en ese mun­do y ayu­dar a con­tar la nue­va his­to­ria. Rid­ley (Scott) tam­bién es­cri­bió el guion con Ham­pton Fan­cher, que ha­bía es­cri­to el ori­gi­nal y él mis­mo eli­gió a Denis (Vi­lle­nue­ve) pa­ra di­ri­gir, ade­más de te­ner de vuel­ta a Harrison Ford en el mis­mo rol.

¿Te­ner al la­do a Harrison Ford fa­ci­li­tó tam­bién tu tra­ba­jo?

Fue un ver­da­de­ro pla­cer, por­que él es ma­ra­vi­llo­so co­mo ac­tor y tam­bién co­mo per­so­na. Él fue el que real­men­te qui­so se­guir con es­ta nue­va his­to­ria, él fue el que cre­yó que ha­bía mu­cho más por con­tar. Y fue un pla­cer tra­ba­jar con Harrison Ford.

(La pa­ter­ni­dad) cam­bia pa­ra me­jor

tu vi­da. Tu vi­da me­jo­ra mu­cho más de lo que pu­die­ras ha­ber ima­gi­na­do”.

VEA EL VÍ­DEO en nues­tra app GRA­NA­SA. Bús­ca­nos en App Sto­re y Goo­gle Play.

Ryan jun­to a Ha­rii­son Ford en la pe­lí­cu­la Bla­de run­ner

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.