El es­pí­ri­tu de Mon­te­cris­ti

Semana (Ecuador) - - Entrevista - (O) TA­NIA TINOCO @TINOCOTANIA TTINOCOM@GMAIL.COM

El pa­sa­do no exis­te. Pre­ten­der vol­ver atrás es sim­ple­men­te im­po­si­ble. Los re­cuer­dos pa­san ne­ce­sa­ria­men­te por un fil­tro lla­ma­do ‘me­mo­ria se­lec­ti­va’, y en­ton­ces al pre­ten­der re­gre­sar al pa­sa­do lo que trae­re­mos al pre­sen­te es inexac­to, qui­zá in­com­ple­to, in­co­rrec­to. La pers­pec­ti­va ju­ga­rá su papel y re­cor­da­re­mos a me­dias, co­lo­rean­do y des­ti­ñen­do a dis­cre­ción, aun de ma­ne­ra in­cons­cien­te; ma­xi­mi­zan­do aque­llo que nos afec­tó más, pa­ra bien o pa­ra mal. No sé có­mo va­mos a re­gre­sar al es­pí­ri­tu de Mon­te­cris­ti.

Pa­ra em­pe­zar se ha nom­bra­do co­mo en­car­ga­da de la Vi­ce­pre­si­den­cia a la mi­nis­tra Ma­ría Ale­jan­dra Vi­cu­ña. Gua­ya­qui­le­ña, jo­ven, en­tu­sias­ta. Me gus­ta su am­plia son­ri­sa. Me in­quie­ta, co­mo a tan­tos, sus po­si­cio­nes en la era co­rreís­ta. Fue una de las asam­bleís­tas que vo­ta­ron fer­vo­ro­sa­men­te por las en­mien­das cons­ti­tu­cio­na­les de 2015, que die­ron luz ver­de a la re­elec­ción in­de­fi­ni­da. ¿Có­mo en­ton­ces cum­pli­rá a con­cien­cia la coor­di­na­ción de la con­sul­ta po­pu­lar, res­ca­tan­do el es­pí­ri­tu de Mon­te­cris­ti, co­mo ella mis­ma lo anun­ció? ¿Có­mo lle­va­rá ade­lan­te y sin­ce­ra­men­te esas fun­cio­nes que le ha en­co­men­da­do el pre­si­den­te Le­nín Mo­reno? Al me­nos que ha­ya cam­bia­do de opinión, lo cual es po­si­ble. En­ton­ces es ne­ce­sa­rio que lo di­ga. Que reite­re ade­más su cre­do por esa Cons­ti­tu­ción de 2008, que prio­ri­za­ba los de­re­chos de los ciu­da­da­nos; 152 ar­tícu­los de­di­ca­dos a ga­ran­ti­zar­los, en­tre ellos el de­re­cho a la pro­tec­ción de da­tos de ca­rác­ter per­so­nal, a la in­vio­la­bi­li­dad y al se­cre­to de la co­rres­pon­den­cia. No es me­nor en­ton­ces el cues­tio­na­mien­to pú­bli­co que le ha he­cho la ac­ti­vis­ta Mart­ha Rol­dós, re­cor­dan­do que en el pa­sa­do la hoy vi­ce­pre­si­den­ta en­car­ga­da ex­hi­bió au­dios pri­va­dos su­yos, bus­can­do ju­di­cia­li­zar su con­te­ni­do.

Los ana­lis­tas di­je­ron siem­pre que esa Cons­ti­tu­ción de 2008 era de avan­za­da y eco­lo­gis­ta, por re­co­no­cer los de­re­chos de la na­tu­ra­le­za, una sor­pren­den­te ini­cia­ti­va en la cons­ti­tu­cio­na­li­dad mun­dial de en­ton­ces. Re­cuer­do la emo­ción de Al­ber­to Acos­ta, lí­der de la Cons­ti­tu­yen­te de ple­nos po­de­res que re­for­mó la Car­ta Mag­na, op­ti­mis­ta de con­tar con las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra pro­te­ger esa Pa­cha­ma­ma o Madre Tie­rra. No es pre­ci­so re­cor­dar su de­silu­sión pos­te­rior y re­cla­mos ai­ra­dos cuan­do el mis­mo go­bierno de Ra­fael Co­rrea aca­bó con su pro­pio sue­ño de man­te­ner in­tac­to el Ya­su­ní y fir­mó pro­yec­tos mi­ne­ros que iban a ex­plo­tar co­bre en la cor­di­lle­ra del Cón­dor.

Esa ple­ni­tud de los de­re­chos de la na­tu­ra­le­za con­sig­na­dos en Ciu­dad Al­fa­ro no se es­tá pre­ten­dien­do re­cu­pe­rar con la con­sul­ta plan­tea­da por el pre­si­den­te Mo­reno. In­clu­so las dos pre­gun­tas am­bien­ta­les ame­ri­tan acla­ra­cio­nes. Al­ber­to Acos­ta pi­de ex­pli­car, por ejem­plo, ha­cia dón­de se­rá la am­plia­ción de esas 50.000 hec­tá­reas de la zo­na in­tan­gi­ble de nues­tra Ama­zo­nía, ubi­ca­da en­tre los ríos Nas­hi­ño y Cu­ra­cay. En su cri­te­rio, si esa am­plia­ción es ha­cia el sur no me­jo­ra­ría pa­ra na­da la si­tua­ción del Ya­su­ní. En cuan­to a la pre­gun­ta so­bre la mi­ne­ría me­tá­li­ca, no se ha­ce men­ción a las fuen­tes de agua, pá­ra­mos y bos­ques pro­tec­to­res; y, lo más gra­ve, no que­da cla­ro qué pasará con las con­ce­sio­nes mi­ne­ras, en la pro­vin­cia de Zamora por ejem­plo, don­de se ade­lan­ta la ex­plo­ta­ción de co­bre a cie­lo abier­to, mien­tras se man­tie­ne la ten­sión en­tre las co­mu­ni­da­des shuar. Sal­va­dor Quish­pe, pre­fec­to de Zamora Chin­chi­pe, ur­ge por esas ex­pli­ca­cio­nes.

La Cons­ti­tu­ción de Mon­te­cris­ti con­sa­gra­ba el de­re­cho hu­mano a la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción. Las en­mien­das del 2015 lo re­du­je­ron a ser­vi­cio pú­bli­co. Es­te re­tro­ce­so en los de­re­chos fue par­te de las 15 en­mien­das cons­ti­tu­cio­na­les lo­gra­das por la ma­qui­na­ria ofi­cia­lis­ta de la Asam­blea de 2015. Eli­mi­nar­las en for­ma ge­ne­ral no se plan­tea en la pró­xi­ma con­sul­ta. Que­da cla­ro que su esen­cia es­tá en im­pe­dir la re­elec­ción in­de­fi­ni­da, aca­ban­do con el fias­co del de­no­mi­na­do po­der ciu­da­dano. Ce­rrar la puer­ta pa­ra que nin­gu­na au­to­ri­dad bus­que pe­ren­ni­zar­se en el po­der, es­tá cla­ro. Me pre­gun­to en cam­bio có­mo se da­rán ga­ran­tías pa­ra que los in­te­gran­tes de un nue­vo or­ga­nis­mo de con­trol no sean coop­ta­dos otra vez por el man­da­ta­rio de turno.

Di­cen que lo per­fec­to es enemi­go de lo bueno. La con­sul­ta no es com­ple­ta ni per­fec­ta, pe­ro es bue­na y ne­ce­sa­ria. De allí a re­cu­pe­rar el es­pí­ri­tu de Mon­te­cris­ti hay una enor­me dis­tan­cia. Una vez más, no es po­si­ble vol­ver al pa­sa­do. Po­de­mos, sin em­bar­go, di­se­ñar un me­jor futuro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.