Epi­lep­sia

Semana (Ecuador) - - En Casa -

Si al­guien del tra­ba­jo pa­de­ce de epi­lep­sia con fre­cuen­cia, se acon­se­ja te­ner un co­jín o al­moha­da pe­que­ña pa­ra que ape­nas empiece el ata­que, co­lo­cár­se­la de­ba­jo del cue­llo y evi­tar que se gol­pee la ca­be­za.

Elu­dir ob­je­tos al­re­de­dor, pa­ra que la per­so­na no se gol­pee con ellos.

Sol­tar lo que ten­ga en el cue­llo co­mo bu­fan­das o cor­ba­tas, pa­ra que no se ato­re.

Aga­rrar­le las pier­nas o co­lo­car bi­lle­te­ras pa­ra que no se muer­da la len­gua son mi­tos. Se acon­se­ja es­pe­rar a que acabe sin in­ter­ve­nir.

Es im­por­tan­te to­mar el tiem­po que du­ra la con­vul­sión pa­ra así po­der in­for­mar ese da­to al mé­di­co. Aun­que pue­de du­rar cin­co minutos, Zam­brano di­ce que cuan­do hay una emer­gen­cia el tiem­po pue­de pa­re­cer más lar­go.

Al mo­men­to que con­clu­ye la con­vul­sión, in­me­dia­ta­men­te gi­re su ca­be­za, pa­ra que pue­da ex­pul­sar la sa­li­va.

Asi­mis­mo, en ca­so de des­ma­yo aflo­je los pri­me­ros bo­to­nes de las pren­das, co­mo el pan­ta­lón y fal­da. Le­van­te sus pier­nas pa­ra que la cir­cu­la­ción le ayu­de a te­ner más oxí­geno en el ce­re­bro, lo que per­mi­ti­rá re­cu­pe­rar­se rá­pi­do. Re­vi­se los sig­nos vi­ta­les y co­lo­que su ca­be­za ha­cia atrás pa­ra abrir las vías res­pi­ra­to­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.