LIDUVINA PE­ÑA­FIEL: AMOR Y FE, SUS ME­JO­RES ALIA­DOS

LOS DU­ROS GOL­PES DE LA VI­DA NO LA HAN DOBLEGADO. NO RE­NIE­GA. LA FE Y EL AMOR POR SUS HI­JOS LA MAN­TIE­NEN SE­RE­NA, FIR­ME.

Semana (Ecuador) - - Sumario - Ma­ría Jo­se­fa Co­ro­nel ma­ria­jo­se­fa­co­ro­nel@hot­mail.com

“No, nun­ca me dis­gus­té con Dios, ni an­tes ni aho­ra”. Lo di­ce con una ilu­mi­na­da son­ri­sa que alum­bra uno de los ros­tros más ama­bles que he vis­to. Es Liduvina, ma­dre de Carlitos, que de se­guir con no­so­tros tu­vie­ra 31 años; de Kat­he­ri­ne, que tie­ne 27; y de Scar­lett, de 22 años. Carlitos su­frió in­su­fi­cien­cia re­nal des­de los ocho años, he­pa­ti­tis, hi­per­pa­ra­ti­roi­dis­mo y a tra­vés de una diá­li­sis ad­qui­rió si­da. Una de sus hi­jas tam­bién pa­de­ce de in­su­fi­cien­cia re­nal y otra ha si­do por mu­cho tiem­po víc­ti­ma de bull­ying. Liduvina ama has­ta más allá del can­san­cio y pa­ra Dios so­lo tie­ne pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to.

¿Qué pa­só por su ca­be­za cuan­do le diag­nos­ti­ca­ron in­su­fi­cien­cia re­nal a Carlitos?

Pen­sé que era una en­fer­me­dad sen­ci­lla y que se iba a cu­rar con con­tro­les mé­di­cos y me­di­ci­nas.

Pe­ro fue pa­san­do el tiem­po...

Sí, a me­di­da que pa­só el tiem­po me di cuen­ta de la gra­ve­dad de la en­fer­me­dad y de que no era fá­cil, no fue co­mo yo me lo ima­gi­né y me di cuen­ta del ver­da­de­ro su­fri­mien­to que mi hi­jo iba a te­ner que so­por­tar.

¿Hu­bo la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar un tras­plan­te?

Sus exá­me­nes per­mi­tían el tras­plan­te y yo fui ca­li­fi­ca­da pa­ra ser do­nan­te. Sin em­bar­go, cuan­do to­do es­ta­ba lis­to me en­te­ré de que es­ta­ba em­ba­ra­za­da de mi hi­ja que aho­ra tie­ne 22 años y lue­go cuan­do ya se po­día su­ce­dió lo del con­ta­gio de si­da. Yo te­nía mu­chas ilu­sio­nes de que con mi ri­ñón se cu­re. A un com­pa­ñe­ri­to de Carlitos su pa­dre le ha­bía do­na­do el ri­ñón y lo veía muy bien. Desea­ba lo mis­mo pa­ra mi hi­jo.

Las ma­dres pre­fe­ri­mos en­fer­mar­nos no­so­tras en lu­gar de ver pa­de­cer a nues­tros hi­jos y esa en­tre­ga pre­ci­sa­men­te es la que nos lle­na.

Yo creo que Dios se en­car­ga de dar­le eso a una ma­dre día a día. A no­so­tras co­mo ma­dres nos due­le lo que les su­ce­de a nues­tros hi­jos, en­ton­ces con el trans­cu­rrir del tiem­po me fui ha­cien­do más fuer­te; cuan­do te­nía que llo­rar o me que­bran­ta­ba, lo ha­cía pe­ro sin que mi hi­jo me vie­ra pa­ra que él no cre­ye­ra que las co­sas es­ta­ban di­fí­ci­les. Dios me en­se­ñó a dar­le for­ta­le­za pa­ra que se acos­tum­bre y que los pin­cha­zos no le do­lie­ran. Y lo con­se­guí por­que Carlitos así pu­do afron­tar tan­tas ad­ver­si­da­des. El do­lor que pa­de­ció los pri­me­ros tres años de he­mo­diá­li­sis, su­ma­do al hi­per­ti­roi­dis­mo que le oca­sio­nó de­for­ma­ción en sus hue­sos... to­do fue te­rri­ble.

¿Có­mo fue su re­la­ción con Dios en esa cri­sis? ¿Aca­so de re­cla­mo?

No, nun­ca me pu­se bra­va con Dios, ni lo es­toy aho­ra. Re­cuer­do que Carlitos de­cía que Dios te­nía un pro­pó­si­to pa­ra no­so­tros y apren­di­mos mu­cho de eso. A lo lar­go de su en­fer­me­dad nun­ca le

Soy hi­ja de una mu­jer que en­viu­dó y que­dó so­la con nue­ve hi­jos”.

pre­gun­ta­ba a Dios por qué, sino pa­ra qué. Carlitos nos de­cía que su do­lor te­nía un pro­pó­si­to y que con el tiem­po sa­bría­mos cuál.

¿Y cuál ha si­do?

Nos di­mos cuen­ta de que era pa­ra en­se­ñar­le al mun­do en­te­ro que las co­sas no son fá­ci­les en la vi­da, que hay que lu­char, que si uno se cae hay que apren­der a le­van­tar­se, ser fuer­te y en­se­ñar­le a la hu­ma­ni­dad que hay que ser so­li­da­rio por­que, des­pués de Dios, Carlitos vi­vió gra­cias a la so­li­da­ri­dad de cier­tas per­so­nas.

Una vi­da du­ra y a us­ted co­mo ma­dre le to­có es­tar en pri­me­ra fi­la…

Fue mi me­jor ami­go. Por ello, fue tan tris­te el con­ta­gio. Allí su­pe que mi hi­jo mo­ri­ría pron­to. Me pu­se a leer y tra­té de em­pa­par­me lo que más pu­de de esa en­fer­me­dad. Co­mo ma­dre veía su­frir a Carlitos, se po­nía muy ma­li­to. Le pe­día a Dios que si él te­nía que lle­vár­se­lo, que se lo lle­ve co­mo es­ta­ba por­que ya ha­bía su­fri­do mu­cho.

La pri­me­ra lec­ción de las ma­dres es cuan­do nos da­mos cuen­ta de que no son nues­tros y que so­bre sus vi­das no te­ne­mos con­trol de nin­gún ti­po.

Yo pien­so que apren­de­mos a no afe­rrar­nos, pe­ro ver­lo su­frir tan­to fue di­fí­cil. La gen­te me pre­gun­ta­ba si yo es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra la muer­te de Carlitos, y res­pon­día que no me iba a pre­pa­rar pa­ra la muer­te, más va­le lo que ha­cía era dar­le fuer­zas a él y a mí mis­ma pa­ra se­guir lu­chan­do, por­que las co­sas nos pa­san pa­ra re­vi­sar­nos y sa­ber si es­ta­mos pre­pa­ra­dos.

Se pre­pa­ra­ron pa­ra re­ci­bir la muer­te...

Al co­mien­zo llo­ró mu­cho, pues veía que sus com­pa­ñe­ros iban per­dien­do la vi­da y él se iba que­dan­do so­lo. Fue en­ten­dien­do la gra­ve­dad de sus en­fer­me­da­des y que a él le iba a pa­sar lo mis­mo. Lue­go sa­có fuer­zas y em­pe­zó a vi­vir la vi­da co­mo él de­cía: con pa­sión. Un día, mien­tras es­ta­ba re­cos­ta­do so­bre mis pier­nas me di­jo que si en ese mo­men­to Dios se lo lle­va­ba, no iba a re­sis­tir­se por­que ha­bía vi­vi­do a ple­ni­tud. Re­cuer­do cier­to día en que Carlitos des­pués de sa­lir de diá­li­sis, un pro­ce­di­mien­to que de­ja a los pa­cien­tes su­per­can­sa­dos, lo veía to­mar un taxi y se des­pe­día por­que jun­to a sus ami­gos se iba a Qui­to lleno de ale­gría … Ver­lo así fue una gran lec­ción de vi­da.

¿Sus hi­jas qué lec­cio­nes le han re­ga­la­do?

Scar­lett tie­ne 21 años y a los 9, ca­si a la mis­ma edad de Carlitos, le diag­nos­ti­ca­ron in­su­fi­cien­cia re­nal en es­ta­do 3, pe­ro no en eta­pa ter­mi­nal co­mo a su her­mano. Se­gui­mos lu­chan­do por ella.

¿Y có­mo es­tá Scar­lett aho­ra?

Ella es­tá en he­mo­diá­li­sis des­de ha­ce un año y tres me­ses. Scar­lett se pu­so ma­li­ta des­de di­ciem­bre y en enero 13 del 2016 sus ri­ño­nes ya no fun­cio­na­ron, le em­pe­za­ron a su­bir las to­xi­nas y tu­vi­mos que ha­cer­le he­mo­diá­li­sis. Ya de­be ser tras­plan­ta­da.

Su opor­tu­ni­dad de do­nar ese ri­ñón que ini­cial­men­te era pa­ra Carlitos...

Ya no ten­go ese ri­ñón por­que des­pués de la muer­te de mi hi­jo me en­fer­mé, es­tu­ve muy mal con do­lo­res te­rri­bles. Mien­tras vi­si­ta­ba a mi ma­dre en Vin­ces me lle­va­ron al hos­pi­tal de es­ta ciu­dad, y una to­mo­gra­fía in­di­có que te­nía un tu­mor en el ri­ñón iz­quier­do y me lo sa­ca­ron.

A es­tas al­tu­ras de la char­la sien­to que no me que­da na­da más que de­cir. Con to­do lo que ha su­fri­do has­ta aho­ra y man­te­ner ese ros­tro in­ma­cu­la­do, sin man­cha de nin­gún re­sen­ti­mien­to con la vi­da, sen­ci­lla­men­te no lo pue­do creer. No sé si adi­vi­na lo que es­toy pen­sa­do, pe­ro me di­ce: “Mi­re, Ma­ría Jo­se­fa, por eso se di­ce que el tiem­po de Dios es per­fec­to, por­que si yo le hu­bie­ra do­na­do el ri­ñón a Carlitos, tal vez yo no vi­vi­ría y en­ton­ces quién ve­la­ría por mis hi­jas… ¡No sé, la ver­dad!”.

Los tiem­pos de Dios son per­fec­tos y sin re­cla­mos…

Cuan­do Scar­lett en­tró a he­mo­diá­li­sis le pre­gun­té a Dios: Si ya tie­nes a Carlitos con­ti­go, ¿por qué no me de­jas a mi hi­ja Scar­lett? Ella ade­más de su in­su­fi­cien­cia re­nal tie­ne una dis­ca­pa­ci­dad vi­sual por to­xo­plas­mo­sis con­gé­ni­ta. Su vi­sión es de ape­nas un 40 %.

¿Qué di­ce ella?

Que ella fue la ele­gi­da pa­ra esa lu­cha y de eso con­ver­sa­ba con Carlitos, quien le acon­se­ja­ba so­bre có­mo lle­var su en­fer­me­dad.

¿Qué nos cuen­ta de Kat­he­ri­ne?

Pa­ra Kat­he­ri­ne no ha si­do fá­cil, ella su­frió de pe­que­ña mu­cha dis­cri­mi­na­ción en la es­cue­la cuan­do se en­te­ra­ron de que era her­ma­na de Carlitos, los com­pa­ñe­ros le es­cu­pían, le qui­ta­ban la lon­che­ra. Fue muy tris­te. Apar­te, de­bi­do a sus pro­ble­mas de mo­tri­ci­dad no ac­tua­ba con­for­me a su edad. Mi lu­cha dia­ria con­sis­tía en lle­gar a ca­sa con Carlitos de diá­li­sis y lle­var a mis otras hi­jas a sus tra­ta­mien­tos. Scar­lett es­tu­dia Co­mu­ni­ca­ción y Kat­he­ri­ne es li­cen­cia­da en Psi­co­pe­da­go­gía.

Se la ve con mu­cha paz...

Si yo pu­die­ra ha­blar con Dios, le da­ría las gra­cias por ha­ber­me he­cho ma­má de mis tres hi­jos, por ha­ber­me da­do la res­pon­sa­bi­li­dad que me dio y tam­bién la fuer­za y sa­lud pa­ra ayu­dar­los.

Us­ted es ma­má de tres cam­peo­nes, ¿ver­dad?

Sí, lo soy.

El amor a un hi­jo es el amor más pu­ro, más lim­pio, más lin­do, el que du­ra to­da la vi­da”.

Cuan­do veo a un ni­ño men­di­gar me pre­gun­to por qué no sa­le la ma­dre. ¡Yo he men­di­ga­do tan­to por mis hi­jos!”.

MÁS FO­TOS en nues­tra app GRA­NA­SA. Bús­ca­nos en App Sto­re y Goo­gle Play. Agra­de­ci­mien­to. Fo­tos: Ch­ris­tian Vi­nue­za. Pro­duc­ción: Gia­ne­lla Muñoz. Ma­qui­lla­je: Clau­dia Ló­pez (IG: @clau­lo­pez­ma­keup). Pei­na­do: Mo­re­lia Zúñiga (IG: @mo­re­lia­zu­ni­gap). Ves­tua­rio: IG: @

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.