Enemi­go chi­co no hay

Semana (Ecuador) - - Entrevista - VEA EL TWIT­TER en nues­tra app GRA­NA­SA. Bús­ca­nos en App Sto­re y Goo­gle Play.

El mis­mo día en que el pre­si­den­te Le­nín Mo­reno da­ba su men­sa­je a la na­ción al cum­plir su pri­mer aniver­sa­rio en el po­der, su an­te­ce­sor Ra­fael Co­rrea da­ba su ver­sión en el ca­so Bal­da, a tra­vés de una vi­deo­con­fe­ren­cia. Co­rrea en Bél­gi­ca y su abo­ga­do en Ecua­dor, jun­to al fis­cal y otras per­so­na­li­da­des.

Mien­tras en la Asam­blea ha­bía de­rro­che de gla­mour y aplau­sos, en la Fis­ca­lía en Qui­to, ca­ras lar­gas y un cues­tio­na­rio com­pli­ca­do. Le­nín Mo­reno sa­lió de la Ca­sa Le­gis­la­ti­va en me­dio de aplau­sos; Ra­fael Co­rrea ter­mi­nó su par­ti­ci­pa­ción con el men­sa­je de que su ver­sión no era su­fi­cien­te y ten­dría que vol­ver con más de­cla­ra­cio­nes, el pró­xi­mo 5 de ju­nio.

Co­mo era 24 de Ma­yo, Mo­reno re­bo­sa­ba or­gu­llo por la fies­ta pa­tria, re­cor­dan­do la Ba­ta­lla del Pi­chin­cha; Co­rrea se la­men­ta­ba en Twit­ter y es­cri­bía “ni en mis peo­res pe­sa­di­llas ima­gi­né a la Pa­tria tan pos­tra­da, des­pués de ape­nas un año. To­do es cues­tión de tiem­po”.

Coin­ci­do con el ex­pre­si­den­te en su úl­ti­ma fra­se de es­te tuit, y me per­mi­to agre­gar­le ese re­frán po­pu­lar que di­ce que “el tiem­po es un juez tan sa­bio, que no sen­ten­cia de in­me­dia­to, pe­ro al fi­nal da la ra­zón a quien la tie­ne”. No me es­toy re­fi­rien­do a las di­fe­ren­cias mar­ca­das ya en­tre el go­bierno que ha cum­pli­do un año con el que du­ró diez. No. Es­toy ha­blan­do de có­mo el tiem­po se ha en­car­ga­do de re­cor­dar que enemi­go chi­co no hay.

Un año des­pués de su sa­li­da del po­der, la acu­sa­ción de un exa­sam­bleís­ta que apo­yó la pri­me­ra cam­pa­ña elec­to­ral de Ra­fael Co­rrea, muy pro­ba­ble­men­te pue­de cos­tar­le un jui­cio por in­ten­to de se­cues­tro, con el agra­van­te de ha­ber­se efec­tua­do fue­ra del país y ba­jo fi­nan­cia­ción del Es­ta­do ecua­to­riano. Co­rrea des­me­re­cía a Fer­nan­do Bal­da; al­gu­nos de sus co­la­bo­ra­do­res cer­ca­nos lo des­pre­cia­ban; unos cuan­tos in­clu­so lo mi­ni­mi­za­ban. Ja­más ima­gi­na­ron que el co­ra­je y la per­sis­ten­cia de un jo­ven di­ri­gen­te po­lí­ti­co, que no se can­só de lu­char por ob­te­ner jus­ti­cia y re­pa­ra­ción, pue­de po­ner a tem­blar a quien se cre­yó so­bre el bien y el mal.

Se la­men­ta el ex­man­da­ta­rio por ha­ber si­do lla­ma­do a de­cla­rar cua­tro ve­ces a pe­ti­ción de la Fis­ca­lía “aho­ra por… ¡in­ten­to de se­cues­tro!”. Co­mo si las prue­bas re­ca­ba­das has­ta el mo­men­to no lle­va­ran el pe­so ne­ce­sa­rio pa­ra con­si­de­rar­se vá­li­das. No pue­do sa­ber­lo, no soy abo­ga­da, ni jue­za, ni fis­cal, pe­ro el sen­ti­do co­mún me di­ce que los testimonios de los agen­tes arre­pen­ti­dos de ha­ber par­ti­ci­pa­do en el in­ten­to de se­cues­tro de Bal­da en Co­lom­bia son muy di­fí­ci­les de re­ba­tir y con ello la inex­pli­ca­ble au­to­ri­za­ción de una fun­cio­na­ria del Des­pa­cho Pre­si­den­cial, asig­nan­do al­re­de­dor de 21 mil dó­la­res en viá­ti­cos pa­ra pa­gar el ope­ra­ti­vo.

El rom­pe­ca­be­zas se es­tá ar­man­do gra­cias a la dis­po­si­ción de su su­ce­sor en el sen­ti­do de en­tre­gar in­for­ma­ción que an­tes se con­si­de­ró re­ser­va­da. An­tes, en los tiem­pos en que la Se­nain y Rommy Vallejo y Pa­blo Ro­me­ro actuaban a sus an­chas, go­zan­do de to­da in­mu­ni­dad cuan­do a un ca­so cual­quie­ra le po­nían el se­llo de ‘se­cre­to’, na­die po­día cues­tio­nar si­quie­ra có­mo se usa­ban los gas­tos re­ser­va­dos en ope­ra­ti­vos de vi­gi­lan­cia, es­pio­na­je y más, por or­den di­rec­ta o in­di­rec­ta del ex­pre­si­den­te.

El ca­so Bal­da es­tá le­jos de ce­rrar­se. Aún tie­ne mu­cho que mos­trar­nos a los ecua­to­ria­nos, y re­cor­dar­nos que el mun­do da vuel­tas y no hay enemi­go chi­co.

“No ol­vi­des nun­ca quién eres y de dón­de vie­nes, la vi­da da mu­chas vuel­tas y po­de­mos vol­ver al lu­gar don­de em­pe­za­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.