Be­ni­cio del To­ro

Re­tor­na al ci­ne con ‘Si­ca­rio 2’ La pe­lí­cu­la abor­da la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co en la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y EE. UU.

Semana (Ecuador) - - Cine - Fa­bián Wan­tail se­ma­na@gra­na­sa.com.ec

YA LO HA­BÍA­MOS en­tre­vis­ta­do en Las Ve­gas, cuan­do era co­ro­na­do con el Pre­mio Es­tre­lla Mas­cu­li­na del Año, jus­to an­tes de pre­sen­tar las pri­me­ras imá­ge­nes de la nue­va ver­sión de ‘Si­ca­rio: Day of the Sol­da­do’ (Si­ca­rio: El día del sol­da­do), en Ci­ne­ma­con. Pa­ra ese en­ton­ces, él ya ha­bía acep­ta­do el desafío de ser pre­si­den­te del Jurado del Fes­ti­val de Can­nes en la com­pe­ten­cia pa­ra­le­la ‘Un Cer­tain Re­gards’. Y te­nien­do en cuen­ta que tam­bién ha­bía es­tre­na­do la pri­me­ra ver­sión de ‘Si­ca­rio’, exac­ta­men­te tres años an­tes, en el mis­mo Fes­ti­val de Can­nes, es­ta vez co­ver­sa­mos con Be­ni­cio del To­ro pa­ra ha­blar de los dos te­mas. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra Be­ni­cio del To­ro recibir un pre­mio co­mo La Es­tre­lla Mas­cu­li­na del Año que te en­tre­gó la aso­cia­ción de los due­ños de las sa­las de ci­ne, en Ci­ne­ma­con?

Yo soy de los ac­to­res que no dis­fru­tan ver­se en una pan­ta­lla gran­de, pe­ro es ma­ra­vi­llo­so sa­ber que to­da­vía hay gen­te que sí lo dis­fru­ta (ri­sas). Pe­ro ten­go que agra­de­cer un pre­mio co­mo es­te por­que vie­ne de gen­te que tra­ba­ja muy du­ro pa­ra man­te­ner vi­vo el sue- ño de ver ci­ne en un ver­da­de­ro ci­ne.

¿Cuá­les son tus pri­me­ros re­cuer­dos en una sa­la de ci­ne?

Cre­cí en San Juan de Puer­to Ri­co a me­dia­dos de los años 70, don­de la tem­pe­ra­tu­ra se man­tie­ne to­do el año en ca­si 30 gra­dos, con mu­cha hu­me­dad. Y los me­jo­res re­cuer­dos de mi ni­ñez son cuan­do iba al ci­ne con mi fa­mi­lia a ver pe­lí­cu­las de Ja­mes Bond co­mo ‘Li­ve and Let Die’ (Vi­ve y de­ja mo­rir) o las me­xi­ca­nas ‘El De­mo­nio Azul’ y ‘El San­to’... Re­cuer­do que es­pe­rá­ba­mos ho­ras y ho­ras pa­ra ver las su­per­pro­duc­cio­nes de ‘Ti­bu­rón’ y ‘Star Wars’ (Gue­rra de las ga­la­xias).

¿Qué opi­nas en ese sen­ti­do cuan­do otros es­tu­dios co­mo Net­flix ame­na­zan con bo­rrar la ex­pe­rien­cia del ci­ne en una sa­la de ci­ne?

En­tien­do que el mun­do se mue­ve más rá­pi­do que nun­ca... Hoy hay pan­ta­llas en el au­to, en los te­lé­fo­nos y has­ta en los re­lo­jes en la mu­ñe­ca. Pe­ro no es lo mis­mo que ver ci­ne en una sa­la de ci­ne. No im­por­ta lo rá­pi­do que se mue­va el mun­do, la sa­la de ci­ne es el úni­co lu­gar del pla­ne­ta don­de el re­loj se de­tie­ne por com­ple­to. Allí po­de­mos sen­tar­nos jun­tos, sin juz­gar, sin ci­nis­mo... a me­nos que seas un crí­ti­co de ci­ne (ri­sas).

¿Y qué tan úni­ca es la ex­pe­rien­cia de ha­ber si­do ele­gi­do co­mo pre­si­den­te del jurado en Can­nes?

Es en ‘Un Cer­tain Re­gards’ (la com­pe­ten­cia pa­ra­le­la de la Pal­ma de Oro).

Co­noz­co gen­te que apos­ta­ba a que ‘Si­ca­rio’ iba a ga­nar la Pal­ma de Oro. ¿Qué le fal­tó pa­ra ga­nar? Unos cuan­tos vo­tos, por lo me­nos uno (ri­sas).

¿Crees que en la reali­dad hay si­ca­rios que tra­ba­jan pa­ra el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos?

Se­gu­ro, se lla­man ‘co­ver ope­ra­tions’. Y no so­lo en EE. UU., en otros paí­ses tam­bién. To­dos tie­nen sus tram­pi­tas.

¿Con el pri­mer ro­da­je ima­gi­na­bas que iban a fil­mar un se­gun­do ca­pí­tu­lo?

“Soy de los ac­to­res que no dis­fru­tan ver­se en una pan­ta­lla gran­de, pe­ro es ma­ra­vi­llo­so sa­ber que aún hay gen­te que sí lo dis­fru­ta”.

Pa­ra na­da. Un día me lla­ma­ron los pro­duc­to­res y mi má­na­ger di­cien­do “Te­ne­mos un guion pa­ra una se­gun­da pe­lí­cu­la de ‘Si­ca­rio’”, y des­de las pri­me­ras pá­gi­nas me pa­re­ció ma­ra­vi­llo­sa. Con la nue­va cin­ta de ‘Si­ca­rio: Day of the Sol­da­do’, Be­ni­cio del To­ro y Josh Bro­lin des­cu­bren que el car­tel nar­co me­xi­cano es­tá in­fil­tran­do te­rro­ris­tas a Es­ta­dos Uni­dos a tra­vés de la fron­te­ra y bus­can so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. Así es co­mo ge­ne­ran una fal­sa ope­ra­ción, tra­tan­do de crear una gue­rra en­tre las ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes con el se­cues­tro de la hi­ja del más po­de­ro­so nar­co, rol que in­ter­pre­ta Isa­be­la Mo­ner. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do el go­bierno me­xi­cano se en­te­ra de la in­fil­tra­ción de la CIA, fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro cuan­do Be­ni­cio re­ci­be la or­den de eje­cu­tar a la víc­ti­ma, él se re­ve­la y pa­sa a ser el per­se­gui­do por la CIA. ¿Qué tan bue­na es la se­gun­da ver­sión de ‘Si­ca­rio’ com­pa­ra­da con la pri­me­ra?

Tie­ne dos vo­tos más (ri­sas). Pe­ro ha­blan­do en se­rio, es un ca­pí­tu­lo nue­vo don­de mi per­so­na­je tie­ne que to­mar una de­ci­sión mo­ral en­tre de­fen­der a una ni­ña o se­guir con su tra­ba­jo, aun­que de­ci­de ayu­dar a la ni­ña y ahí es cuan­do em­pie­zan los pro­ble­mas.

¿Te con­si­de­ras un si­ca­rio de Holly­wood, cuan­do te pi­den que sal­gas a ma­tar en las re­cau­da­cio­nes?

Cla­ro, me tie­nen que pa­gar di­ne­ro por el tra­ba­jo que ha­go. Si no, no tra­ba­jo. (Rien­do) Va­mos, da­me diez pe­sos... da­me diez pe­sos.

VEA VÍ­DEO en nues­tra app GRA­NA­SA. Bús­ca­nos en App Sto­re y Goo­gle Play.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.