Brad­ley Coo­per

La pe­lí­cu­la cuen­ta la his­to­ria del mú­si­co Jack­son Mai­ne (Coo­per), quien, cuan­do es­tá a pun­to de re­ti­rar­se de­bi­do al al­coho­lis­mo, co­no­ce a ALLY (LADY GA­GA), UNA CAN­TAN­TE que le de­vol­ve­rá la pa­sión por la vi­da.

Semana (Ecuador) - - Nueva era - Fa­bián W. Wain­tal se­ma­na@gra­na­sa.com.ec

CON­VEN­CI­DO POR RO­BERT

De Ni­ro, Brad­ley Coo­per acep­tó la in­vi­ta­ción al Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Tri­be­ca pa­ra ha­blar so­bre su carrera y el nue­vo tra­ba­jo co­mo director, fil­man­do con Lady Ga­ga una nue­va ver­sión del su­per­éxi­to ‘A Star is Born’ (Na­ce una es­tre­lla), que Bar­bra Strei­sand ya ha­bía pro­ta­go­ni­za­do en la dé­ca­da del 70. Y así fue co­mo él tam­bién ha­bló so­bre su pro­pio na­ci­mien­to co­mo director y su­pe­res­tre­lla.

¿Ima­gi­nas­te que te ibas a con­ver­tir en una es­tre­lla de ci­ne?

El ci­ne fue una gran par­te de mi crian­za y siem­pre qui­se ser par­te de ese mun­do, pe­ro la idea de lo­grar­lo me ate­rro­ri­za­ba. Te­nía mie­do de ha­blar fren­te a la gen­te por­que era muy tí­mi­do. Y mis am­bi­cio­nes na­cie­ron por que­rer con­quis­tar esos mie­dos pa­ra po­der ser par­te de la co­mu­ni­dad que cuen­ta bue­nas y di­fe­ren­tes his­to­rias. Es lo que me dio es­pe­ran­zas en mi ni­ñez. Me per­mi­tió en­trar a otros mun­dos. El cre­ci­mien­to de Brad­ley Coo­per ac­tor, pa­ra con­ver­tir­se aho­ra co­mo director, es real­men­te in­creí­ble. Na­ció el 5 de enero de 1975, en Fi­la­del­fia, con una ma­dre que ya tra­ba­ja­ba con las cá­ma­ras de TV en la ca­de­na NBC. A los 22 años, des­pués de ha­ber ter­mi­na­do con ho­no­res la carrera de in­glés en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, evo­lu­cio­nó su tra­ba­jo co­mo ac­tor de tea­tro in­ter­pre­tan­do la obra de ‘El Hom­bre Ele­fan­te’. Lue­go par­ti­ci­pó con Sa­rah Jes­si­ca Par­ker en ‘Sex and the City’, y qué de­cir de su rol de Will Tip­pin de la se­rie ‘Alas’ con Jen­ni­fer Gar­ner. En el ci­ne se des­ta­có en pe­lí­cu­las co­mo ‘He’s Just Not That In­to You’ y ‘The Han­go­ver’. Fue no­mi­na­do al Ós­car por las pe­lí­cu­las ‘Sil­ver Li­nings Play­book’ y ‘Ame­ri­can Hustle’, y con la dirección de Clint East­wood en ‘Ame­ri­can Sni­per’. Aho­ra es el director de una nue­va ver­sión de ‘Na­ce una es­tre­lla’. Y na­die hu­bie­ra ima­gi­na­do que con­ven­ce­ría a Lady Ga­ga pa­ra acom­pa­ñar­lo.

¿Por qué te de­ci­dis­te a cru­zar del otro la­do de la cá­ma­ra, co­mo director?

Yo ha­bía te­ni­do el ho­nor de tra­ba­jar con di­rec­to­res in­creí­bles co­mo Da­vid O’Rus­sell, Clint East­wood y Todd Phillips, pe­ro ja­más se me hu­bie­ra ocu­rri­do di­ri­gir nin­gu­na de esas pe­lí­cu­las en don­de yo es­tu­ve, aun­que siem­pre me im­por­tó ha­cer al­go di­fe­ren­te de la ac­tua­ción, por to­da mi ob­se­sión en con­tar una his­to­ria y có­mo fil­mar­la.

¿Y có­mo fue que te de­ci­dis­te a fil­mar una nue­va ver­sión de ‘Na­ce una es­tre­lla’ que ya ha­bía con­ver­ti­do en un clá- si­co Bar­bra Strei­sand?

Con ‘Na­ce una es­tre­lla’, en reali­dad Clint East­wood iba a ser el director. La ha­bía pla­nea­do pa­ra fil­mar­la jun­tos, pe­ro en ese en­ton­ces yo era de­ma­sia­do jo­ven to­da­vía y no me pa­re­cía que yo po­día ser la per­so­na co­rrec­ta, pe­ro el te­ma me ron­da­ba la ca­be­za y ter­mi­nó en­can­tán­do­me. Ade­más, pa­ra mí, la me­jor for­ma de ex­pre­sar amor es con la mú­si­ca. Ha­ce tiem­po que ven­go edi­tan­do es­ta pe­lí­cu­la que se su­po­nía es­tre­na­ría en ma­yo y que aho­ra se­rá en oc­tu­bre. Es­pe­ro po­der se­guir di­ri­gien­do ci­ne por­que real­men­te lo amo.

La pro­yec­ción de la pri­me­ra obra co­mo director del ac­tor y va­rias ve­ces can­di­da­to al pre­mio Ós­car fue el 31 de agos­to en Ve­ne­cia.

¿Es Lady Ga­ga me­jor que Bar­bra Strei­sand?

Lady Ga­ga, a quien yo lla­ma­ba por su nom­bre Step­ha­nie Ger­ma­not­ta, fue una com­ple­ta re­ve­la­ción. A mí me en­can­tó. Ella me in­di­có que que­ría con­fiar en mí pa­ra mos­trar una ac­tua­ción to­tal­men­te ho­nes­ta, por­que nun­ca an­tes ha­bía tra­ba­ja­do en ci­ne. Y me di­jo: “Me voy a ase­gu­rar de con­ver­tir­te en mú­si­co de ver­dad por­que quie­ro can­tar en vi­vo”.

¿Y Lady Ga­ga lo­gró con­ver­tir­te en un ver­da­de­ro mú­si­co?

Me pa­sé un año y me­dio to­man­do lec­cio­nes de can­to y tra­ba­jan­do en la idea de can­tar en pú­bli­co. Una de las co­sas que tan­to me gus­ta de la pe­lí­cu­la es que fil­ma­mos to­do des­de el es­ce­na­rio y fui­mos a ver­da­de­ros con­cier­tos don­de fil­ma­mos por 4 o 5 mi­nu­tos. En Sta­ge­co­ach can­té fren­te a 20.000 per­so­nas y des­pués subí al es­ce­na­rio de Glas­ton­bury que es uno de los fes­ti­va­les más im­por­tan­tes del mun­do y can­té fren­te a 80.000 per­so­nas. Allí se pre­sen­ta­ba Kris Kris­tof­fer­son, él me per­mi­tió usar su es­ce­na­rio por 4 mi­nu­tos.

¿La lec­ción más im­por­tan­te que apren­dis­te co­mo ac­tor?

La aprendí de Ro­bert De Ni­ro: “No pre­sio­nes en na­da” de lo que ha­gas. Y en la sa­la de edi­ción es don­de me di cuen­ta que me sir­vió por­que hu­bo co­lo­res que ni si­quie­ra yo ha­bía no­ta­do cuan­do es­tá­ba­mos fil­man­do. Esa mis­ma lec­ción la apli­qué por pri­me­ra vez con la pe­lí­cu­la ‘Ame­ri­can Sni­per’... Es un pri­vi­le­gio ha­ber tra­ba­ja­do con él por­que es un maes­tro.

¿Y al fi­nal ter­mi­na­ron fil­man­do cua­tro pe­lí­cu­las jun­tos?

Sí. Ter­mi­na­mos tra­ba­jan­do jun­tos cua­tro ve­ces. La pri­me­ra vez fue cuan­do Bob acep­tó tra­ba­jar con­mi­go en la pe­lí­cu­la ‘Li­mitless’. Ob­via­men­te era un sue­ño tra­ba­jar con él y acep­tó. Y jus­to cuan­do fil­ma­mos ‘Li­mitless’, mi pa­dre es­ta­ba muy en­fer­mo y des­pués fa­lle­ció en­tre ese ro­da­je y la pe­lí­cu­la ‘Sil­ver Li­ning Play­book’. Y con ‘Sil­ver Li­ning Play­book’ nos con­ver­ti­mos en muy ami­gos y lo amo, por­que ahí pu­de de­cir tan­tas ve­ces la pa­la­bra “pa­pá”, jus­to des­pués de que mi pa­dre ha­bía fa­lle­ci­do. Y pu­de de­cír­se­lo a él.

VEA VÍ­DEO en nues­tra app GRA­NA­SA.Bús­ca­nos en App Sto­re y Goo­gle Play.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.