Re­sis­ten­cia y gro­sor: cla­ves pa­ra pi­sos ex­te­rio­res

Cuan­do se eli­gen aca­ba­dos pa­ra de­co­rar am­bien­tes ex­pues­tos, de­ben con­si­de­rar­se ca­rac­te­rís­ti­cas an­ti­des­li­zan­tes y con­tra hun­di­mien­tos.

Construir El Salvador - - Sumario - Arq. Isa­bel Gar­zo­na, re­pre­sen­tan­te de Co­ve­rings S. A. en El Sal­va­dor.

Re­co­men­da­cio­nes pa­ra ele­gir aca­ba­dos de pi­sos en am­bien­tes ex­pues­tos al cli­ma.

En el mer­ca­do de los pi­sos pa­ra ex­te­rio­res, exis­te una va­rie­dad de pro­duc­tos que se ajus­tan a las ne­ce­si­da­des de ca­da com­pra­dor. Al­gu­nas per­so­nas pre­fie­ren los ado­qui­nes o el ce­men­to y otras la pie­dra na­tu­ral, los por­ce­la­na­tos, las ce­rá­mi­cas y ma­te­ria­les con tex­tu­ras.

Den­tro de las ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes que de­ben te­ner es­te ti­po de pi­sos es que de­ben ser an­ti­des­li­zan­tes, re­sis­ten­tes y con un gro­sor más gran­de, ya que en mu­chas oca­sio­nes tie­nen al­to trá­fi­co de per­so­nas y de­ben so­por­tar los fre­cuen­tes cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra.

Va­rie­da­des

Si se ha­bla de la te­rra­za de una ca­sa, se re­co­mien­da que éste de­be ser muy an­ti­des­li­zan­te, con un gro­sor mí­ni­mo de 1,2 cm. En el ca­so de un par­queo ha­bi­ta­cio­nal de­be ser muy grue­so, mí­ni­mo de 2 cm, y si es pa­ra al­to trá­fi­co como en un cen­tro co­mer­cial tie­ne que ser mí­ni­mo de 1,5 cm de gro­sor, pa­ra que no pro­vo­que algún pro­ble­ma de de­cli­ve o es­cu­rri­di­zo.

Por ejem­plo, cuan­do el pi­so es an­ti­des­li­zan­te pe­ro muy delgado, si se po­ne en un cen­tro co­mer­cial pue­de que­brar­se con el peso de las per­so­nas que ca­mi­nan dia­ria­men­te so­bre esa su­per­fi­cie.

Si es un pi­so exterior pa­ra una ca­sa, se acon­se­ja poner un buen pe­ga­men­to, dejar una si­sa con un mí­ni­mo de 3 cm por la ex­pan­sión de la tie­rra y lue­go se­llar muy bien. En el ca­so que sea una pie­dra na­tu­ral o un por­ce­la­na­to, se de­be co­lo­car un se­lla­dor por la llu­via y el sol, pa­ra que siem­pre se man­ten­ga y no cam­bie el co­lor con el tiem­po, ni se man­che como las pie­dras na­tu­ra­les.

Aca­ba­dos

Al­gu­nos maes­tros de obras o de­co­ra­do­res pre­fie­ren dar­le un ma­tiz di­fe­ren­te pa­ra su ins­ta­la­ción y por eso exis­ten va­rias cla­ses de se­lla­do­res. Unos son a ba­se de agua y otros a ba­se de acei­te por si se desea que el pi­so to­me una sen­sa­ción de bar­niz, y si se pre­ten­de al­go más na­tu­ral tie­ne que ser a ba­se de agua, que es­te úl­ti­mo re­sal­ta el co­lor pe­ro sin cam­biar la tex­tu­ra del pi­so, si es un par­queo con un pi­so de ado­quín tie­ne que ser muy grue­so de es­pe­sor y como el ado­quín es­tá a ba­se de ce­men­to no es ne­ce­sa­rio se­llar­lo.

En el exterior de una ca­sa, los pi­sos más usa­dos son de pie­dra na­tu­ral, ya que hay va­rias cla­ses de an­ti­des­li­zan­tes con pie­dra, ge­ne­ral­men­te en cuar­ci­tas, pi­za­rras, are­nis­cas, gra­ni­tos, etc. Son pi­sos que por su na­tu­ra­le­za son du­ros y muy re­sis­ten­tes, se usan mu­cho en el exterior tanto pa­ra pi­sos como en fa­cha­das, aun­que los por­ce­la­na­tos y las ce­rá­mi­cas tie­nen pro­pie­da­des an­ti­des­li­zan­tes y por cos­to son más ba­jos que la pie­dra na­tu­ral, ade­más que tie­nen más de­man­da de com­pra­do­res pa­ra es­te ti­po de pi­sos.

Como da­to im­por­tan­te, aun­que es­te ar­tícu­lo no tra­te de fa­cha­das, es im­por­tan­te en­fa­ti­zar que a la ho­ra de se­llar una fa­cha­da exterior, se acon­se­ja dar­le man­te­ni­mien­to ca­da tres o cua­tro años pa­ra que siem­pre se man­ten­ga en buen es­ta­do. Es­to de­pen­de­rá mu­cho de la cla­se de se­lla­dor.

Ten­den­cias

Den­tro de las no­ve­da­des en el co­lor, es­tán pre­do­mi­nan­do las to­na­li­da­des gri­ses y ne­gras, si­mi­lar al uso de la pie­dra na­tu­ral, ya que sus aca­ba­dos son muy mo­der­nos y ofre­cen una sen­sa­ción ele­gan­te. Sin em­bar­go, los to­nos cla­ros se con­ser­van y no de­jan de lu­cir mi­ni­ma­lis­tas y clá­si­cos.

Pa­ra dar­le un poco de for­ma y am­bien­ta­ción a un es­pa­cio, se­gún sea el es­ti­lo que se desee ins­ta­lar, ya sea en por­ce- la­na­tos y ce­rá­mi­cas, se pue­de acomodar en dis­tin­tas for­mas que no sean li­nea­les, o en el ca­so de la pie­dra que ten­ga un con­cep­to lla­ma­do en ar­qui­tec­tu­ra “cua­tra­pia­das” (pa­ra que ama­rren bien y no se cai­ga), pues se ob­ser­van muy bien en exterior.

“En el exterior de una ca­sa, los pi­sos más usa­dos son de pie­dra na­tu­ral, ya que hay va­rias cla­ses de an­ti­des­li­zan­tes con pie­dra, ge­ne­ral­men­te en cuar­ci­tas, pi­za­rras, are­nis­cas, gra­ni­tos, etc”.

De­ta­lles y re­co­men­da­cio­nes

Se acon­se­ja que cuan­do un clien­te con­sul­ta por un pi­so pa­ra ex­te­rio­res, el con­sul­tor o asesor de­be con­sul­tar­le pri­me­ra­men­te en qué área la im­ple­men­ta­rá, pues ca­da es­pa­cio exterior es di­fe­ren­te se­gún la zo­na que se desea de­co­rar.

Por ejem­plo, pa­ra una pis­ci­na, el pi­so no de­be de ca­len­tar­se y su pe­ga­men­to a la ho­ra de ins­ta­lar­se de­be ser de bue­na ca­li­dad, ya que es­ta­rá en con­tac­to con agua fría o ca­lien­te en to­do mo­men­to, por eso se re­co­mien­da un se­lla­dor a ba­se de un lá­tex especial que se ad­hie­re a sus pro­pie­da­des y no per­mi­ta su des­pe­gue. Ade­más, que se de­be aña­dir un im­per­mea­bi­li­zan­te pa­ra que no ha­ya nin­gu­na fu­ga de agua en la pis­ci­na.

Fi­nal­men­te, la clave pa­ra que un pi­so exterior sea fuer­te, de ca­li­dad y trans­cu­rra en los años, es su ins­ta­la­ción. Pre­fe­ri­ble­men­te, se de­ben uti­li­zar pie­zas en for­ma­tos más gran­des que en el in­te­rior, así como pa­ra su lim­pie­za, pe­ro es un poco más op­cio­nal.

Arq. Isa­bel Gar­zo­na Co­ve­rings S. A. en El Sal­va­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.