Llu­mar es­ta­ble­ce alian­za con Pro­tec­ción So­lar

Las em­pre­sas bus­can dis­tri­buir pe­lí­cu­las pa­ra cris­ta­les que re­gu­lan la tem­pe­ra­tu­ra y dis­mi­nu­yen el con­su­mo ener­gé­ti­co.

Construir El Salvador - - En Planos Guatemala - Por: Lu­cía León, pe­rio­dis­ta | lu­cia.leon@gru­po­cer­ca.com

De acuer­do con Ma­ría Jo­sé Eche­ve­rría, ge­ren­te de pro­yec­tos de Pro­tec­ción So­lar, el ob­je­ti­vo del lan­za­mien­to es dar a co­no­cer el pro­duc­to pa­ra que los cons­truc­to­res lo in­clu­yan den­tro de sus pre­su­pues­tos pa­ra que las pe­lí­cu­las ar­qui­tec­tó­ni­cas sean un be­ne­fi­cio adi­cio­nal pa­ra los usua­rios fi­na­les del in­mue­ble.

Las pe­lí­cu­las pa­ra cris­ta­les es­tán di­ri­gi­das a ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res, pro­vee­do­res de so­lu­cio­nes de ener­gía, con­tra­tis­tas, due­ños de edi­fi­cios y usua­rios fi­na­les. Los ad­he­si­vos son lá­mi­nas de po­liés­ter cu­ya fun­ción es re­fle­jar, trans­mi­tir y ab­sor­ber par­te del es­pec­tro so­lar pa­ra me­jo­rar el per­for­man­ce del re­cha­zo de ca­lor. Las pe­lí­cu­las Llu­mar ayu­dan a co­rre­gir des­equi­li­brios de tem­pe­ra­tu­ra en edi­fi­cios, me­jo­ran­do el con­fort, des­vían el res­plan­dor y man­tie­nen la vis­ta del exterior.

Max La­rum­be, ge­ren­te co­mer­cial pa­ra México, Cen­troa­mé­ri­ca y El Ca­ri­be de East­man, ex­pli­ca que las casas y edi­fi­cios con­su­men cer­ca del 40% del con­su­mo de ener­gía, mien­tras que la in­dus­tria con­su­me el 28% y el res­to es con­su­mi­do por el trans­por­te. Del porcentaje con­su­mi­do por los in­mue­bles, la ma­yor par­te pro­vie­ne del uso de ilu­mi­na­ción, ca­le­fac­ción y ai­re acon­di­cio- na­do, por lo que una pe­lí­cu­la de pro­tec­ción so­lar con­tri­bu­ye a re­du­cir los cos­tos de ope­ra­ción y apro­ve­char los re­cur­sos na­tu­ra­les.

Con­trol so­lar

Las pe­lí­cu­las de aho­rro de ener­gía pue­den me­jo­rar el desempeño de prác­ti­ca­men­te cual­quier sis­te­ma de cris­ta­les, re­du­cien­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el con­su­mo de ener­gía y la de­man­da pi­co. Ade­más fil­tran más del 99% de los ra­yos UV, los cua­les con­tri­bu­yen a la de­co­lo­ra­ción de las te­las, mue­bles y mer­can­cías en ex­hi­bi­ción. Tam­bién pro­te­ge a los usua­rios de cual­quier en­fer­me­dad de la piel.

Ma­xi­mi­zar el uso de luz na­tu­ral sin al­to con­tras­te pue­de sig­ni­fi­car el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad de un 15% a un 40%, ya que per­mi­te que el re­fle­jo del sol no mo­les­te a quie­nes tra­ba­jan jun­to a una ven­ta­na. “La luz na­tu­ral es gra­tui­ta y es la que que­re­mos apro­ve­char con las pe­lí­cu­las. ¿Cuán­tas ve­ces no he­mos vis­to un edi­fi­cio con una fa­cha­da de cris­tal en el que las cor­ti­nas es­tán aba­jo pa­ra pro­te­ger­se del sol y seguramente la luz ar­ti­fi­cial se use en el día? Es­ta­mos des­per­di­cian­do un re­cur­so na­tu­ral”, aña­de La­rum­be.

Uso de­co­ra­ti­vo

Las pe­lí­cu­las Llu­mar pue­den crear una apa­rien­cia uni­for­me y agre­gar un nue­vo es­ti­lo a las fa­cha­das de edi­fi­cios. Tam­bién brin­dan op­cio­nes per­so­na­li­za­das pa­ra crear pri­va­ci­dad y trans­for­mar es­pa­cios in­ter­nos. Se­gún Eche­ve­rría, la lí­nea de­co­ra­ti­va con gra­dien­tes y tex­tu­ras es­ta­rá dis­po­ni­ble en el mer­ca­do jun­to a la de con­trol so­lar. Es­te pro­duc­to tam­bién in­cre­men­ta la se­gu­ri­dad del in­mue­ble, ya que pro­vee una ba­rre­ra de pro­tec­ción que ayu­da a man­te­ner el vi­drio en su lugar cuan­do se quie­bra de­bi­do a tor­men­tas, te­rre­mo­tos, ex­plo­sio­nes, van­da­lis­mo o ac­ci­den­tes.

El uso de luz na­tu­ral sin al­to con­tras­te pue­de SIG­NI­fi­CAR EL in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad de un 15% a un 40%.

El man­te­ni­mien­to de las pe­lí­cu­las ar­qui­tec­tó­ni­cas es sen­ci­llo. Bas­ta­rá un pa­ño y un poco de agua pa­ra lim­piar la su­per­fi­cie. No se re­co­mien­da apli­car lim­pia­do­res con ba­se de amo­nio porque es­ta sus­tan­cia pue­de da­ñar el ad­he­si­vo.

Lan­za­mien­to de Llu­mar en Guatemala.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.