“Las mu­je­res de­ben per­der el te­mor en es­ta in­dus­tria”

Con 30 años vin­cu­la­da a la Au­to­ri­dad del Ca­nal de Pa­na­má, la Ing. Il­ya Es­pino de Ma­ro­ta sa­be que pa­ra abrir­se ca­mino en el sec­tor se ne­ce­si­ta co­ra­je y pa­sión.

Construir El Salvador - - Perfil - Por Elizabeth Can­tú Ma­cías | elizabeth.can­tu@gru­po­cer­ca.com

Des­de su po­si­ción de vi­ce­pre­si­den­ta eje­cu­ti­va del Pro­gra­ma de Am­plia­ción del Ca­nal de Pa­na­má, ha lo­gra­do es­ta­ble­cer­se como una lí­der en una pro­fe­sión que si­gue do­mi­na­da por el gé­ne­ro mas­cu­lino. ¿Cómo lo ha lo­gra­do? Con una per­so­na­li­dad fir­me, aman­te de los re­tos y muy se­gu­ra de sí mis­ma.

Esas mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas son las que le lle­va­ron a acep­tar sin mie­do di­cha po­si­ción en el año 2012 cuan­do le fue ofre­ci­da. Al asu­mir su pues­to, la in­ge­nie­ra ya te­nía cer­ca de 30 años de ex­pe­rien­cia la­bo­ran­do pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción del Ca­nal de Pa­na­má, a la cual se in­te­gró lue­go de con­cluir su gra­dua­ción en in­ge­nie­ría ma­rí­ti­ma en Es­ta­dos Uni­dos.

“Es­tu­dié una carrera do­mi­na­da por hom­bres, por lo que nun­ca me ha si­do di­fí­cil ma­ne­jar­me en ese me­dio y si he lle­ga­do has­ta donde es­toy, es porque los hom­bres es­tán va­lo­ran­do lo que apor­ta la mu­jer, por lo que de­be­mos tra­ba­jar jun­tos porque nos com­ple­men­ta­mos unos a otros”, co­men­tó la pa­na­me­ña en su última vi­si­ta a Cos­ta Ri­ca, tras ser in­vi­ta­da por la em­pre­sa Ea­ton.

Pa­ra ella las opor­tu­ni­da­des son vi­ta­les pa­ra cual­quier pro- fe­sio­nal, en cual­quier cam­po y por es­to es fiel pro­mo­to­ra de las mis­mas. “Las mu­je­res de­ben per­der el te­mor en es­ta in­dus­tria. De­ben ha­cer frente a la opor­tu­ni­dad y de­mos­trar su ca­pa­ci­dad téc­ni­ca y apo­yar­se en otros”.

“Las mu­je­res de­ben per­der el te­mor. De­ben ha­cer frente a la opor­tu­ni­dad y de­mos­trar su ca­pa­ci­dad téc­ni­ca y apo­yar­se en otros”.

La hue­lla del Ca­nal

Ha­ce 10 me­ses uno de los re­tos más gran­des de su carrera fue inau­gu­ra­do. Hoy se le ve avan­zar a pa­so se­gu­ro por las obras con­clui­das de la am­plia­ción del Ca­nal de Pa­na­má, una ex­pe­rien­cia de vi­da y de mu­cho apren­di­za­je, mar­ca­do por “un pro­ce­so de ar­mar un equi­po con quien pue­do tra­ba­jar y ha­cer­le frente a los re­tos”.

Aun­que la obra ya con­clu­yó, su es­pí­ri­tu ac­ti­vo no le per­mi­te ba­jar el rit­mo y es pre­ci­sa­men­te ese an­dar lo que le per­mi­te hoy en día cre­cer en el tra­ba­jo que desem­pe­ña y ofre­cer co­no­ci­mien­to ex­pe­ri­men­ta­do. Es cla­ra en que aún exis­ten mu­chas ta­reas por ha­cer, en­tre ellas com­ple­tar con éxi­to to­do el plan lo­gís­ti­co tra­za­do, da­da la es­tra­te­gia co­mer­cial que con­lle­va una obra de es­te ti­po pa­ra Pa­na­má.

La am­plia­ción del Ca­nal es una opor­tu­ni­dad pa­ra la na­ción, ex­pre­só es­ta pro­fe­sio­nal de la in­ge­nie­ría, quien a su vez re­ve­ló que es­tán avan­zan­do en los es­tu­dios pa­ra la cons­truc­ción de unos par­ques lo­gís­ti­cos, que son una par­te in­te­gran­te del ca­nal, así como un puerto adi­cio­nal que es­ta­ría ubi­ca­do en el océano pa­cí­fi­co pa­ra au­men­tar la ca­pa­ci­dad na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

No des­car­ta que en los pró­xi­mos años exis­ta una evo­lu­ción de la de­man­da. Pa­ra es­to si­guen re­vi­san­do ca­da día el com­por­ta­mien­to de los mer­ca­dos, las ru­tas ma­rí­ti­mas, el ta­ma­ño de los bu­ques mer­can­ti­les, has­ta ana­li­zar la ne­ce­si­dad de abrir una cuar­ta lí­nea den­tro del ca­nal.

Lo an­te­rior, acla­ró, con­lle­va un es­tu­dio del uso del agua no so­lo pa­ra el ca­nal, sino pa­ra Pa­na­má porque la me­ta es man­te­ner­se en pri­me­ra fi­la en el ser­vi­cio ma­rí­ti­mo in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.