He­rra­mien­tas pa­ra evi­tar los con­flic­tos en las obras

Nin­gún pro­yec­to cons­truc­ti­vo es­tá exen­to de pro­ble­mas, pa­ra evi­tar­los se RE­QUIE­RE ASIG­NAR RES­PON­SA­BLES, ES­TA­BLE­CER Lí­MI­TES, PRE­VER Y PLA­NI­fi­CAR CON TIEM­PO.

Construir El Salvador - - Gestión - Por Ed­gar Vás­quez, PMP , pre­si­den­te PMI Cos­ta Ri­ca Chap­ter | pre­si­den­cia@pmicr.org

Mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes en el mun­do con­ti­nua­men­te ge­ne­ran me­jo­res prác­ti­cas que ayu­dan a eje­cu­tar los pro­yec­tos y a esta po­lí­ti­ca se le lla­ma re­so­lu­ción de con­flic­tos. Exis­ten va­rias prác­ti­cas que por es­pa­cio del ar­tícu­lo no se de­ta­llan, pe­ro ser­vi­rán co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra aque­llos que deseen pro­fun­di­zar so­bre es­te te­ma.

Pri­me­ro, evi­te­mos los con­flic­tos. El pri­mer pa­so pa­ra dis­mi­nuir el nú­me­ro de pro­ble­mas en sus pro­yec­tos es asig- nar un di­rec­tor a ca­da plan con to­da la res­pon­sa­bi­li­dad y tam­bién la au­to­ri­dad. La con­fu­sión so­bre quien pue­de to­mar las úl­ti­mas de­ci­sio­nes en los pro­yec­tos son fuen­tes de gran­des con­flic­tos.

El di­rec­tor del pro­yec­to es el úl­ti­mo res­pon­sa­ble de su éxi­to. En lo po­si­ble de­be evi­tar los con­flic­tos en el pro­ce­so y en ca­so de que se ma­te­ria­li­cen, de­be ve­lar por­que sean re­suel­tos; por su­pues­to, nun­ca de­be ser la fuen­te del con­flic­to mis­mo.

Se de­be in­ver­tir bue­na can­ti­dad de tiem­po y es­fuer­zo en co­no­cer cla­ra­men­te las ex­pec­ta­ti­vas y ne­ce­si­da­des de to­dos los in­vo­lu­cra­dos en el pro­yec­to (in­ver­sio­nis­tas, clien­tes y usua­rios fu­tu­ros de las obras que se cons­tru­yen), pe­ro tam­bién, se de­be in­cor­po­rar a los pro­fe­sio­na­les que son par­te del desa­rro­llo del pro­yec­to.

El in­te­rés por co­no­cer es­tas ex­pec­ta­ti­vas y ne­ce­si­da­des de­be man­te­ner­se du­ran­te to­do el pro­yec­to. Se de­ben es­ta­ble­cer los lí­mi­tes a las de­ci­sio­nes po­si­bles del di­rec­tor del pro­yec­to y en ca­so que se ne­ce­si­te, to­mar de­ter­mi­na­cio­nes por so­bre es­tos lí­mi­tes: cuán­do, quié­nes y có­mo se to­ma­rán las opi­nio­nes y ac­cio­nes de ma­yor ni­vel. Es­te “pro­ce­so de es­ca­la­mien­to” de­be es­tar muy cla­ro.

Tam­bién, hay que de­ter­mi­nar lo que se es­pe­ra de los par­ti­ci­pan­tes en el pro­yec­to, ya sean los clien­tes, pro­vee­do­res, or­ga­ni­za­cio­nes fis­ca­li­za­do­ras, in­ver­sio­nis­tas, pro­fe­sio­na­les in­vo­lu­cra­dos en la

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.