Beneficios de las lá­mi­nas de con­trol so­lar

Blo­quear los ra­yos UV has­ta en un 99,9% y re­du­cir la tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior en dos gra­dos son dos ven­ta­jas de los re­cu­bri­mien­tos es­pe­cia­les pa­ra ven­ta­nas.

Construir El Salvador - - Elementos - Por Arq. Mar­co Ca­rre­ras Bo­la­ños, es­pe­cia­lis­ta en ilu­mi­na­ción y aho­rro ener­gé­ti­co

El ca­len­ta­mien­to glo­bal ha ve­ni­do afec­tan­do al mun­do de una for­ma muy di­rec­ta y ace­le­ra­da, de ahí que ha si­do ne­ce­sa­rio ir avan­zan­do en te­mas de apro­ve­cha­mien­to de ener­gía y aho­rro ener­gé­ti­co pa­ra po­der mi­ni­mi­zar sus efec­tos so­bre los ha­bi­tan­tes y su en­torno.

La uti­li­za­ción de es­ta ener­gía en al­gu­nos paí­ses ya se ha ma­te­ria­li­za­do en reali­dad, a tra­vés de las “ven­ta­nas so­la­res”. Una star­tup en Es­ta­dos Uni­dos (So­lar Win­dow Tech­no­lo­gies) creó un re­cu­bri­mien­to lí­qui­do com­pues­to por car­bono, hi­dró­geno, ni­tró­geno y oxí­geno, que pue­de apli­car­se en cual­quier su­per­fi­cie trans­pa­ren­te y for­mar un pa­nel fo­to­vol­tai­co has­ta 50 ve­ces más potentes que uno tra­di­cio­nal.

En nuestra re­gión, las po­si­bi­li­da­des que hay pa­ra con­ver­tir ven­ta­nas tra­di­cio­na­les en unas “so­la­res” de­mo­ra­ra un tiem­po en ser una reali­dad pal­pa­ble; no obs­tan­te, los pri­me­ros pa­sos ya se es­tán dando en el mer­ca­do.

En Cen­troa­mé­ri­ca, se cuen­ta con al­ter­na­ti­vas que nos per­mi­ten ge­ne­rar aho­rros ener­gé­ti­cos de gran mag­ni­tud. Es­tas son las lla­ma­das lá­mi­nas de con­trol so­lar que per­mi­ten, al ser co­lo­ca­das en ven­ta­na­les de to­do ti­po de edi­fi­ca­cio­nes, blo­quear el da­ñino efec­to de los ra­yos ul­tra­vio­le­ta has­ta en un 99,9%, ade­más de lo­grar un re­cha­zo de los ra­yos in­fra­rro­jos has­ta en un 86%, con lo cual po­de­mos re­du­cir la tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior has­ta en dos gra­dos.

Ele­men­tos

El cris­tal es el pun­to más dé­bil pa­ra la ga­nan­cia de ca­lor en una edi­fi­ca­ción. ra­cias a su in­no­va­do­ra tec­no­lo­gía hoy se cuen­ta con un por­ta­fo­lio de pro­duc­tos pa­ra que las per­so­nas ob­ten­gan el pro­duc­to ideal en su es­pa­cio. De es­ta ma­ne­ra, se pue­de aho­rrar ener­gía sin mo­di­fi­car la es­truc­tu­ra.

Re­cor­de­mos que las cau­sas del ca­lor se dan por tres fac­to­res: un 3% co­rres­pon­de a los ra­yos ul­tra vio­le­ta, un 44% co­rres­pon­de a los ra­yos in­fra­rro­jos y el res­tan­te 53% a la luz vi­si­ble. A ma­yor tem­pe­ra­tu­ra den­tro de una edi­fi­ca­ción, ma­yor se­rá la ne­ce­si­dad de sis­te­mas de en­fria­mien­to co­mo por ejem­plo los ai­res acon­di­cio­na­dos, ge­ne­ran­do una gran de­man­da de ener­gía.

Pa­ra encontrar una so­lu­ción a es­ta pro­ble­má­ti­ca, la em­pre­sa Hü­per Op­tik di­se­ñó una lá­mi­na de con­trol so­lar he­cha a ba­se de nano-par­tí­cu­las de ce­rá­mi­ca, con­si­guien­do la úni­ca pa­ten­te a ni­vel mun­dial de tec­no­lo­gía de nano-ce­rá­mi­ca.

La tec­no­lo­gía de Hü­per Op­tik fue desa­rro­lla­da en Ale­ma­nia en el ns­ti­tu­to raun ofer esells­chaft, or­ga­ni­za­ción eu­ro­pea es­pe­cia­li­za­da en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo con en­fo­que en crear tec­no­lo­gías pa­ra que la gen­te ten­ga un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en sus vi­das.

Es­te pro­duc­to se con­si­de­ra en el mer­ca­do una ac­ti­vi­dad crea­ti­va, prác­ti­ca y fu­tu­ris­ta pa­ra las edi­fi­ca­cio­nes del mun­do, don­de es­ta tec­no­lo­gía es

Las cau­sas del ca­lor se dan por tres fac­to­res: un 3% co­rres­pon­de a los ra­yos ul­tra vio­le­ta, un 44% co­rres­pon­de a los ra­yos in­fra­rro­jos y el res­tan­te 53% a la luz vi­si­ble.

pa­ten­ta­da pa­ra el con­trol so­lar de un es­pa­cio.

En Cos­ta Ri­ca, se pue­de ad­qui­rir es­te pro­duc­to por me­dio de la em­pre­sa ATM Co­mer­cial S.A., re­pre­sen­tan­te ex­clu­si­vo es­ta tec­no­lo­gía, pues co­mo di­ce el es­lo­gan de la mar­ca: “don­de hay un vi­drio, hay una opor­tu­ni­dad de in­cre­men­tar su con­fort”.

Apar­te de es­tos beneficios, con las lá­mi­nas de con­trol so­lar se lo­gra ma­yor definición de co­lo­res, me­jo­res vis­tas y eli­mi­na­ción de in­có­mo­dos bri­llos en cual­quier edi­fi­ca­ción. Tam­bién, se re­du­ce el mo­les­to res­plan­dor y el ex­ce­so de luz si hay un es­cri­to­rio cer­ca de un ven­ta­nal. Des­pués de to­do, ¿de qué sir­ve te­ner una gran vis­ta que no se pue­da dis­fru­tar? La res­pues­ta la tie­ne el me­jor uso de pro­duc­tos tec­no­ló­gi­cos y su ex­ce­len­te ins­ta­la­ción en una edi­fi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.