El te­rri­to­rio co­mo ca­ta­li­za­dor de la Ar­qui­tec­tu­ra

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Die­go Le­vin­son Fo­tos: Cor­te­sía Am­bro­si Et­che­ga­ray

Du­ran­te su vi­si­ta a San Jo­sé, en Cos­ta Ri­ca, tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con los ar­qui­tec­tos me­xi­ca­nos Jor­ge Am­bro­si y Ga­brie­la Et­che­ga­ray. Am­bos con­ver­sa­ron en ex­clu­si­va con Do­mus Amé­ri­ca Central y el Ca­ri­be so­bre su nue­vo desafío con el di­se­ño del pa­be­llón de Mé­xi­co en la Bie­nal de Ve­ne­cia 2018

Frees­pa­ce se­rá el tí­tu­lo de la Bie­nal de Ve­ne­cia 2018, di­ri­gi­da por Yvon­ne Fa­rrell y She­lley Mc­na­ma­ra. Pa­ra dar­le for­ma al pa­be­llón me­xi­cano, en­car­ga­do de re­pre­sen­tar la ar­qui­tec­tu­ra del país en la Bie­nal de Ar­qui­tec­tu­ra más im­por­tan­te del mun­do, se de­sig­nó a Ga­brie­la Et­che­ga­ray co­mo cu­ra­do­ra y a Jor­ge Am­bro­si, quien se­rá el en­car­ga­do de la mu­seo­gra­fía. Am­bos ar­qui­tec­tos fun­da­do­res de Am­bro­si/et­che­ga­ray, de­fi­nie­ron un con­cep­to cla­ro, con el ob­je­ti­vo de mos­trar al mun­do la re­la­ción en­tre el te­rri­to­rio y la ar­qui­tec­tu­ra, que for­man par­te de la iden­ti­dad del país.

Do­mus (D): ¿cuál se­rá su pa­pel en la Bie­nal? Ha­blan­do más so­bre es­tas co­yun­tu­ras en­tre ar­qui­tec­tu­ra y te­rri­to­rio, ¿cuál se­rá el dis­cur­so que us­te­des plan­tea­rán?

Ga­brie­la Et­che­ga­ray (GE): El

Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes (INBA) nos in­vi­ta, a Jor­ge co­mo mu­seó­gra­fo y a mí co­mo cu­ra­do­ra pa­ra rea­li­zar la dé­ci­mo sex­ta mues­tra del pa­be­llón de Mé­xi­co pa­ra la Bie­nal de Ve­ne­cia. El te­ma que plan­tea­mos al co­mi­té téc­ni­co y por el cual nos se­lec­cio­na­ron, fue el de evi­den­ciar el es­pa­cio que “Mé­xi­co país” tie­ne, ha­blar de la ar­qui­tec­tu­ra me­xi­ca­na des­de la ge­ne­ro­si­dad de nues­tro te­rri­to­rio. Vol­tear a ver nues­tro te­rri­to­rio no so­lo co­mo esa fuente de ins­pi­ra­ción y re­fe­ren­cia vi­sual, sino tam­bién co­mo el ca­ta­li­za­dor de la ar­qui­tec­tu­ra que se desa­rro­lla en Mé­xi­co, un te­rri­to­rio fér­til, el cual ha per­mi­ti­do una su­ma de prác­ti­cas con­tun­den­tes y bien con­so­li­da­das. Mos­trar lo que la ar­qui­tec­tu­ra me­xi­ca­na sig­ni­fi­ca.

D: ¿Cuál va a ser el pa­pel del pa­be­llón de Mé­xi­co en la bie­nal? ¿qué lo va a di­fe­ren­ciar de los de­más pa­be­llo­nes?

G.E.: Sin du­da creo que se­rá un pa­be­llón dis­tin­to, por­que nues­tro te­rri­to­rio es muy ca­rac­te­rís­ti­co y va­mos a ha­blar de la ar­qui­tec­tu­ra me­xi­ca­na des­de su en­torno. La ar­qui­tec­tu­ra co­mo el re­fle­jo y la ma­ni­fes­ta­ción de nues­tro te­rri­to­rio. Cuan­do el pú­bli­co en­tre al pa­be­llón de Mé­xi­co, se­ría

in­creí­ble que pue­da apre­ciar las ri­que­zas y las bon­da­des que te­ne­mos des­de las con­di­cio­nes fí­si­cas que se evi­den­cian en la geo­gra­fía del país, pe­ro tam­bién có­mo eso se ve re­fle­ja­do en la so­cie­dad y en la cul­tu­ra. Ya que es a par­tir de esas ne­ce­si­da­des que la ar­qui­tec­tu­ra em­pie­za a ser la res­pues­ta.

Jor­ge Am­bro­si (JA): Ca­da país le pon­drá un len­te par­ti­cu­lar a su ar­qui­tec­tu­ra y ha­brá al­gu­nos que se cen­tra­rán en la ar­qui­tec­tu­ra por sí mis­ma. No­so­tros bus­ca­mos esa tras­la­ción del len­te has­ta el te­rri­to­rio y, des­de ahí, vin­cu­lar a la ar­qui­tec­tu­ra. Cree­mos que va a ser al­go úni­co. Nos ilu­sio­na mu­cho por­que es un te­ma que nos lle­na y nos fas­ci­na y tam­bién es de­jar de la­do un po­co la ar­qui­tec­tu­ra y vol­tear a ver to­do lo que es más gran­de que la ar­qui­tec­tu­ra mis­ma.

G.E.: Es tam­bién en­ten­der que la ar­qui­tec­tu­ra es el re­sul­ta­do de una ne­ce­si­dad hu­ma­na y có­mo tie­ne la po­si­bi­li­dad de brin­dar, apar­te de la so­lu­ción a una ne­ce­si­dad, una ex­pe­rien­cia o un es­pa­cio que pue­da ha­blar de có­mo en­tra la luz, có­mo en­tra el vien­to, en­tre una se­rie de con­no­ta­cio­nes in­tan­gi­bles. El ob­je­ti­vo de es­te pa­be­llón es po­der mos­trar esas su­ti­le­zas a tra­vés de pro­yec­tos y tra­ba­jos de pro­fe­sio­na­les que prac­ti­can en Mé­xi­co, por­que al fi­nal ese con­tex­to es el que ha per­mi­ti­do o brin­da­do un pla­ta­for­ma pa­ra ex­pre­sar­se. Creo que to­do se vin­cu­la en­tre sí, por­que la ar­qui­tec­tu­ra es la ma­ni­fes­ta­ción de nues­tro te­rri­to­rio pe­ro tam­bién es la res­pues­ta de las con­di­cio­nes de vi­da en un con­tex­to de­ter­mi­na­do. Lle­ga un mo­men­to en que no sa­be­mos qué fue pri­me­ro: si la ar­qui­tec­tu­ra co­mo re­sul­ta­do del te­rri­to­rio o el te­rri­to­rio co­mo el re­sul­ta­do de las mo­di­fi­ca­cio­nes a tra­vés de la ar­qui­tec­tu­ra.

D: Sien­do ar­qui­tec­tos jó­ve­nes con una tra­yec­to­ria tan só­li­da y tras­cen­den­te, ¿qué re­pre­sen­ta pa­ra us­te­des tra­ba­jar un pro­yec­to co­mo la Bie­nal?

J.A.: Sin du­das es una opor­tu­ni­dad úni­ca, una res­pon­sa­bi­li­dad y, de cier­to mo­do una car­ga, por­que no es ir­nos a re­pre­sen­tar a no­so­tros, sino a un gru­po de ar­qui­tec­tos que tra­ba­jan en un país, ha­cien­do lo me­jor to­dos los días. De nues­tra par­te es­tá en­con­trar una ma­ne­ra fres­ca e in­no­va­do­ra pa­ra que ese tra­ba­jo y ese es­fuer­zo sean re­co­no­ci­dos. Tam­bién he­mos abo­ga­do mu­cho por vol­tear a ver al te­rri­to­rio, en es­te ca­so es­pe­cí­fi­co se­rá a par­tir de otras prác­ti­cas y la ex­hi­bi­ción, pe­ro tam­bién lo hi­ci­mos cuan­do tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en fo­ros in­ter­na­cio­na­les. No es una au­to-re­pre­sen­ta­ción, sino una res­pon­sa­bi­li­dad que nos emo­cio­na y nos mo­ti­va.

D: ¿Quié­nes es­tán in­vo­lu­cra­dos en es­te pro­ce­so de tra­ba­jo? ¿an­te quié­nes res­pon­den us­te­des?

J.A.: Hay un co­mi­té téc­ni­co que se con­for­mó pa­ra es­to y cree­mos que es un gran va­lor pa­ra la es­truc­tu­ra del pa­be­llón de Mé­xi­co en las bie­na­les, que es la pri­me­ra vez en la his­to­ria de nues­tra bre­ve par­ti­ci­pa­ción en las bie­na­les, que se re­pi­te el co­mi­té téc­ni­co, y es­to lo­gra una con­ti­nui­dad. Las ex­pe­rien­cias an­te­rio­res, se es­tán tras­la­dan­do y eso me­jo­ra la par­ti­ci­pa­ción, evi­tan­do em­pe­zar de nue­vo de ce­ro ca­da dos años. Cree­mos que el co­mi­té téc­ni­co con­for­ma­do por Do­lo­res Mar­tí­nez, Li­dia Ca­ma­cho, Xa­vier Guz­mán, Juan Ko­chen, Er­nes­to Alva y Fran­cis­co Se­rrano es el bra­zo al que le re­por­ta­mos y le da es­truc­tu­ra a to­do. Es­te año nos su­ma­mos Ga­brie­la Et­che­ga­ray, Ber­nar­do Gó­mez­pi­mien­ta, Ga­brie­la Gil y yo, quie­nes es­ta­mos apor­tan­do des­de los ro­les que ca­da uno re­pre­sen­ta, nues­tro tra­ba­jo y com­pro­mi­so pa­ra dar una res­pues­ta ex­tra­or­di­na­ria al Pa­be­llón de Mé­xi­co 2018.

D: ¿Cuál es su re­la­ción con Yvon­ne Fa­rrell y Shelly Mc­na­ma­ra, pa­ra ho­mo­lo­gar cri­te­rios cu­ra­to­ria­les?

G.E. To­da­vía no he­mos te­ni­do re­la­ción pa­ra ha­blar de es­te pa­be­llón co­mo tal. En el ca­len­da­rio de la bie­nal, en no­viem­bre, se va a nom­brar la co­mi­sa­ria, que es una fi­gu­ra muy im­por­tan­te pa­ra la Bie­nal por­que es el víncu­lo en­tre los or­ga­ni­za­do­res en Ve­ne­cia y el equi­po cu­ra­to­rial. En fe­bre­ro ha­re­mos la pre­sen­ta­ción de la pro­pues­ta cu­ra­to­rial y de ex­hi­bi­ción a la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de Ve­ne­cia.

D: ¿Pue­den ha­blar­nos so­bre su pro­ce­so de tra­ba­jo? Us­te­des ya tie­nen ex­pe­rien­cia mon­tan­do es­tos es­pa­cios “efí­me­ros”. ¿En qué les ayu­dó la ex­pe­rien­cia de ha­ber rea­li­za­do an­te­rior­men­te La Fe­ria de las Cul­tu­ras Ami­gas?,

¿es el mis­mo ti­po de vi­sión co­mo pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co?

J.A.: En lo pri­me­ro que los re­la­cio­na­ría, es que es­tos pro­yec­tos efí­me­ros de mon­ta­jes breves son ate­rra­do­res de so­lo ima­gi­nar­te el pro­ce­so de mon­ta­je. Es muy di­fe­ren­te por la es­ca­la y la lo­gís­ti­ca. En es­te mo­men­to no te­ne­mos de­fi­ni­do có­mo se­rá el tras­la­do y el mon­ta­je del ma­te­rial.

G.E.: La ven­ta­ja de es­te fo­ro es que es mu­cho más pe­que­ño (250 m2)y que te­ne­mos ca­si ocho ve­ces más de tiem­po. En la bie­nal exis­te la po­si­bi­li­dad de con­tar con un mes y en el pa­be­llón de las cul­tu­ras ami­gas tu­vi­mos cua­tro días. Tam­bién, el tiem­po de de­sa­rro­llo de pro­yec­to es ma­yor, el re­to, más que el mon­ta­je, con­si­de­ro que es lo­grar que el con­te­ni­do sea lo su­fi­cien­te­men­te con­tun­den­te. En fe­bre­ro ya ten­dre­mos apro­ba­do to­do, lo cual per­mi­te otro rit­mo y otra es­ca­la en la pro­duc­ción. En cuan­to a la mues­tra, es una idea la que te­ne­mos que lle­var, que ha­ble de la ar­qui­tec­tu­ra que ex­pre­sa a Mé­xi­co. Ahí es­tá el re­to: en lo­grar la sín­te­sis que de­ter­mi­ne qué se lle­va, te­nien­do en cuen­ta la di­ver­si­dad cul­tu­ral que exis­te en nues­tro país.

J.A.: La otra di­fe­ren­cia con La Fe­ria de las Cul­tu­ras Ami­gas, es que allí era un so­lo pa­be­llón. En Ve­ne­cia es­ta­re­mos ro­dea­dos de otros 50 pa­be­llo­nes rea­li­za­dos por otros equi­pos de pri­mer ni­vel y con ma­yor ex­pe­ren­cia en es­te fo­ro de par­ti­ci­pa­ción.

D: ¿Se sien­ten par­te de un gru­po de jó­ve­nes ar­qui­tec­tos ha­cien­do co­sas di­fe­ren­tes en La­ti­noa­mé­ri­ca? ¿Tie­nen ese sen­ti­do de iden­ti­dad y per­te­nen­cia con­ti­nen­tal?

G.E.: Me pa­só al­go cu­rio­so en la

Bie­nal Ibe­roa­me­ri­ca­na del 2014. Al pre­sen­tar nues­tro tra­ba­jo y ob­ser­var los otros pro­yec­tos de gen­te que es tan pró­xi­ma a una cul­tu­ra co­mo la nues­tra, me di cuen­ta que te­ne­mos un dis­cur­so com­par­ti­do. Mu­chas de­ci­sio­nes tam­bién son re­fle­jo de un con­tex­to so­cial y eco­nó­mi­co, las cua­les com­par­ti­mos co­mo la­ti­noa­me­ri­ca­nos y me re­cor­dó aun más la ta­jan­te fron­te­ra exis­ten­te con Es­ta­dos Uni­dos. Ha si­do cu­rio­so ver las si­mi­li­tu­des, so­bre to­do en tra­ba­jos de nues­tra ge­ne­ra­ción, y no­tar que lle­ga­mos a cier­tos en­ten­di­mien­tos que em­pie­zan a ha­blar­nos de una con­cien­cia en có­mo ad­mi­ra­mos o to­ma­mos ven­ta­ja de la mano de obra lo­cal y nue­va­men­te de nues­tros con­tex­tos geo­grá­fi­cos, por po­ner un par de ejem­plos. Por lo que creo que sí, hay mu­chas si­mi­li­tu­des. Ha­brá que acen­tuar tam­bién, pa­ra es­te fo­ro esas di­fe­ren­cias o par­ti­cu­lar­da­des de Mé­xi­co.

Arri­ba: plan­ta de te­rri­to­rio me­xi­cano: Di­bu­jo de Ale­xan­der Von Hum­boldt. Aba­jo: vis­ta Del Va­lle de Mé­xi­co des­de el Te­pe­yac por Jo­sé Ma­ría Ve­las­co. La ins­pi­ra­ción en la ima­gen del pai­sa­je me­xi­cano co­mo re­sul­ta­do de la sen­si­bi­li­dad ha­cia el te­rri­to­rio.

Arri­ba y aba­jo: sec­ción de te­rri­to­rio me­xi­cano: por Ale­xan­der Von Hum­boldt La sec­ción co­mo mé­to­do de re­pre­sen­ta­ción que res­pon­de a un pai­sa­je fí­si­co in­du­da­ble­men­te ri­co y a una me­mo­ria, his­to­ria e ima­gi­na­rio que no de­ben ne­gar­se. Cen­tro: ar­qui­tec­tos...

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.