El di­se­ño no tie­ne mie­do al fu­tu­ro

Cuan­do pen­sa­mos en di­se­ño in­dus­trial (tam­bién lla­ma­do di­se­ño de pro­duc­to en su de­no­mi­na­ción an­glo­sa­jo­na) el con­cep­to con el que au­to­má­ti­ca­men­te co­nec­ta­mos es el de una dis­ci­pli­na orien­ta­da a la crea­ción de ob­je­tos fa­bri­ca­dos por me­dios in­dus­tria­les. Pe­ro

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Ra­fael Ar­me­ro Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Di­se­ña­do­res de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na

“…el di­se­ño fa­vo­re­ce la pre­dis­po­si­ción del ser hu­mano pa­ra afron­tar es­ti­los de vi­da in­no­va­do­res y con al­to com­pro­mi­so con el pro­gre­so eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y so­cial”.

Si nos re­mon­ta­mos a la his­to­ria, sa­be­mos que el di­se­ño in­dus­trial ha for­ma­do par­te del de­sa­rro­llo y la evo­lu­ción hu­ma­na, nos ha ayu­da­do a so­bre­vi­vir, a trans­for­mar nues­tro en­torno y a cu­brir cier­tas ne­ce­si­da­des y nos ha per­mi­ti­do abra­zar esa idea sub­je­ti­va de pro­gre­so. En sus ini­cios, fue par­tí­ci­pe en la crea­ción de nue­vos con­tex­tos y nue­vos úti­les con el pro­pó­si­to de ha­cer­nos la vi­da más fá­cil. Sin em­bar­go, aho­ra que pa­re­ce que to­do es­tá in­ven­ta­do, el di­se­ño ya no tie­ne el mis­mo sen­ti­do. En la ac­tua­li­dad, el di­se­ño in­dus­trial se ha con­ver­ti­do en un co­mún de­no­mi­na­dor de cual­quier “so­cie­dad mo­der­na”. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca que en prin­ci­pio re­sul­ta po­si­ti­va, con­lle­va cier­to ma­tiz ame­na­za­dor. La hu­ma­ni­dad es­tá elu­dien­do la esen­cia bá­si­ca del di­se­ño, di­sol­vien­do sus fun­da­men­tos y ha­cien­do in­vi­si­ble su ra­zón de ser. En­ton­ces, ¿qué va a su­ce­der a par­tir de aho­ra? ¿qué pa­pel va a desem­pe­ñar la pro­fe­sión de di­se­ña­dor en el fu­tu­ro?

Es evi­den­te que nos en­con­tra­mos en un mo­men­to de trans­for­ma­ción úni­co. Nos mo­ve­mos a una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go sal­tan­do de un mun­do a otro con in­cer­ti­dum­bre. De­ci­mos adiós a un pre­sen­te que apa­ren­te­men­te con­tro­lá­ba­mos, pa­ra en­trar en ba­rre­na ha­cia un fu­tu­ro con gran­des in­te­rro­gan­tes, pe­ro tam­bién con nue­vos es­ce­na­rios, nue­vos re­tos y nue­vas opor­tu­ni­da­des. Es­te cam­bio es inevi­ta­ble y en él, el di­se­ño es­tá lla­ma­do a reasu­mir su pro­ta­go­nis­mo con fuer­za. El di­se­ño de pro­duc­to siem­pre ha mi­ra­do ha­cia de­lan­te, por ello es la cla­ve pa­ra no so­lo so­ñar con un fu­tu­ro, sino pa­ra de­fi­nir­lo y afron­tar­lo con ma­yor se­gu­ri­dad.

Es el mo­men­to de vol­ver a pen­sar en el di­se­ña­dor co­mo fa­ci­li­ta­dor de po­si­bi­li­da­des y crea­dor de op­cio­nes que ayu­da­rán a do­tar de ca­li­dad la vi­da dia­ria a las per­so­nas en es­ta nue­va ex­pe­rien­cia. Pa­ra lo­grar­lo, de­be tra­zar el ca­mino de ma­ne­ra más me­di­ta­da, sostenible y ho­nes­ta. Es ne­ce­sa­rio ser cons­cien­tes de la res­pon­sa­bi­li­dad del nue­vo rol del di­se­ña­dor y que las ad­mi­nis­tra­cio­nes y los go­bier­nos aco­jan a es­te agen­te es­tra­té­gi­co co­mo ele­men­to im­pul­sor. No so­lo por ese bie­nes­tar so­cial que he co­men­ta­do, sino por el tre­men­do im­pac­to que ejer­ce so­bre la eco­no­mía, la cul­tu­ra y el de­sa­rro­llo de los paí­ses.

Des­de mi ex­pe­rien­cia co­mo pro­fe­sio­nal del di­se­ño y tam­bién co­mo do­cen­te, opino que las so­cie­da­des se han ido desa­rro­llan­do de ma­ne­ra más o me­nos ra­zo­na­ble, has­ta que la tec­no­lo­gía irrum­pió en nues­tras vi­das. La pro­fe­sión re­ci­bió un em­pu­je des­con­tro­la­do y pa­só de evo­lu­cio­nar con cier­ta ar­mo­nía a ex­pan­dir­nos des­me­su­ra­da­men­te, sin lle­gar a asi­mi­lar nues­tro pro­pio cre­ci­mien­to. Uno de los re­tos del di­se­ño con­tem­po­rá­neo es vol­ver a en­con­trar el equi­li­brio per­di­do. De­be­mos par­ti­ci­par de ma­ne­ra ac­ti­va en ali­near nues­tras ex­pe­rien­cias co­mo usua­rios an­te es­tos cam­bios, ha­cer po­si­ble el apren­di­za­je de nues­tra evo­lu­ción y apor­tar ma­yo­res ex­pec­ta­ti­vas a nues­tras vi­das. A me­jo­res ex­pec­ta­ti­vas, me­jo­res ele­men­tos di­se­ña­dos y por lo tan­to, me­jo­res en­tor­nos. Des­de la Aso­cia­ción de Di­se­ña­do­res de la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na (ADCV), co­lec­ti­vo de pro­fe­sio­na­les del di­se­ño que pre­si­do, siem­pre he­mos apos­ta­do por el di­se­ña­dor in­dus­trial co­mo ac­tor fun­da­men­tal en el avan­ce de la ciu­da­da­nía. En­ten­de­mos que el di­se­ño fa­vo­re­ce la pre­dis­po­si­ción del ser hu­mano pa­ra afron­tar es­ti­los de vi­da in­no­va­do­res y con al­to com­pro­mi­so con el pro­gre­so eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y so­cial. Es­te re­sul­ta­do so­lo pue­de lo­grar­se con el bi­no­mio in­que­bran­ta­ble “di­se­ño+ca­li­dad”. Los pro­fe­sio­na­les del di­se­ño de­be­mos re­fle­xio­nar se­ria­men­te so­bre la nue­va orien­ta­ción de los pro­duc­tos in­dus­tria­les y su in­fluen­cia en el fu­tu­ro in­me­dia­to. Es prio­ri­ta­rio que de­jen de ser crea­dos co­mo me­ros con­su­mi­bles y se con­vier­tan en ver­da­de­ros na­rra­do­res de his­to­rias. El di­se­ño no tie­ne mie­do al fu­tu­ro. Es el con­duc­tor ha­cia un mun­do me­jor don­de ofre­cer a la hu­ma­ni­dad la reali­dad que se me­re­ce, más in­te­li­gen­te y con sen­ti­do co­mún.

No es­ta­mos so­los en el mun­do… ¡Con­ta­mos con el di­se­ño!.

LA MA­DE­RA Y EL ME­TAL EN EL VIN­TA­GE DE LAS LU­MI­NA­RIAS

La ten­den­cia du­ran­te los úl­ti­mos años y que se­gui­rá ri­gien­do por mu­chos más pa­ra los fa­bri­can­tes de lu­mi­na­rias y lám­pa­ras es lo­grar in­cre­men­tar la efi­ca­cia de las fuen­tes de luz y lo­grar ma­yo­res po­ten­cias con me­no­res con­su­mos de ener­gía, y me­dian­te el uso de pro­duc­tos me­nos con­ta­mi­nan­tes. To­do ello de la mano con la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te y las exi­gen­cias de di­se­ño del mer­ca­do.

El LED es par­te pri­mor­dial en es­te ca­mino, ya que per­mi­te lo­grar al­tos ni­ve­les de ilu­mi­na­ción, con ba­jo con­su­mo ener­gé­ti­co y sin agen­tes no­ci­vos pa­ra la sa­lud y el me­dioam­bien­te co­mo lo son el mer­cu­rio y la emi­sión de ra­yos UV. La ma­yor par­te de los fa­bri­can­tes a ni­vel mun­dial han mi­gra­do su por­ta­fo­lio de pro­duc­tos a LED, aun­que por ra­zo­nes de di­se­ño y ca­li­dad de luz si­gan ma­ne­jan­do ar­tícu­los con des­car­ga co­mo so­dio, ha­lo­ge­nu­ros me­tá­li­cos y ha­ló­ge­nos.

En cuan­to a los ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res, la ten­den­cia es ha­cia el mi­ni­ma­lis­mo y el uso de lu­mi­na­rias con un toque re­tro o vin­ta­ge, así co­mo el uso de ma­te­ria­les no­bles co­mo la ma­de­ra y el me­tal, res­pe­tan­do siem­pre la fun­cio­na­li­dad. To­do ello en bus­ca de re­du­cir la can­ti­dad de desechos y el con­su­mo de ener­gía, uti­li­zan­do en gran me­di­da la ilu­mi­na­ción na­tu­ral.

Hoy de­bi­do a la am­plia ofer­ta de pro­duc­tos de los fa­bri­can­tes de lu­mi­na­rias, tan­to ar­qui­tec­tos co­mo di­se­ña­do­res se han en­fo­ca­do en uti­li­zar lu­mi­na­rias con tec­no­lo­gía LED co­mo pri­me­ra op­ción, ya que apar­te de brin­dar al­tos ni­ve­les de ilu­mi­na­ción, ba­jo con­su­mo y pro­tec­ción al me­dioam­bien­te son muy fá­ci­les de con­tro­lar a tra­vés de sis­te­mas au­to­ma­ti­za­dos, los cua­les fa­ci­li­tan la vi­da de los usua­rios.

En el ca­so del di­se­ño, to­do de­pen­de­rá de las es­truc­tu­ras, los pro­yec­tos y so­bre to­do de los gus­tos de los con­su­mi­do­res o usua­rios fi­na­les. Los di­se­ños de la ilu­mi­na­ción es­tán re­la­cio­na­dos di­rec­ta­men­te con la ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño in­te­rior. Ellos son los que mar­can la pau­ta de los equi­pos de ilu­mi­na­ción que se van a uti­li­zar. Hoy po­de­mos en­con­trar­nos con es­truc­tu­ras muy mo­der­nas con gran can­ti­dad de de­ta­lles de ilu­mi­na­ción, así co­mo con ilu­mi­na­ción muy pun­tual y fun­cio­nal que va de la mano con su pro­pio di­se­ño. Es co­mún, en­con­trar am­bas pro­pues­tas en un mis­mo edi­fi­cio mez­cla­da in­clu­so con lu­mi­na­rias vin­ta­ge o re­tro. El uso de ma­te­ria­les no­bles co­mo la ma­de­ra y el ace­ro, así co­mo de ma­te­ria­les re­ci­cla­dos o de ba­jo im­pac­to en el am­bien­te son la ten­den­cia. Es­tá com­pro­ba­do que a tra­vés de la ilu­mi­na­ción se pue­de re­gu­lar el com­por­ta­mien­to de las per­so­nas y su es­ta­do de áni­mo.

Ac­tual­men­te, exis­ten tres tem­pe­ra­tu­ras de co­lor (de luz) en el mer­ca­do, que son la luz cá­li­da (ama­ri­lla), luz neu­tral y luz fría (blan­ca), ca­da una de ellas re­pre­sen­ta el co­lor de la luz na­tu­ral en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos del día. La luz blan­ca o fría es la re­pre­sen­ta­ción de la luz so­lar en la ma­ña­na, que es una luz que ac­ti­va a la per­so­na, la luz neu­tral es la que po­de­mos ver en­tre las 10 a.m. y las 4 p.m. en lu­ga­res co­mo Cos­ta Ri­ca, y la luz cá­li­da aque­lla que per­ci­bi­mos a par­tir de las 4 p.m. has­ta el ano­che­cer

(luz que nos re­la­ja).

Es­te con­cep­to se apli­ca en las ins­ta­la­cio­nes y con ello se lo­gra re­gu­lar el com­por­ta­mien­to y los es­ta­dos de áni­mo de las per­so­nas.

Por ejem­plo, la luz cá­li­da (ama­ri­lla) se usa en si­tios don­de se re­quie­re re­la­jar a las per­so­nas (hoteles, ha­bi­ta­cio­nes, sa­las de es­tar, sau­nas, Spas, res­tau­ran­tes, en­tre otros), mien­tras que la luz neu­tral (no es blan­ca ni ama­ri­lla) bus­ca equi­li­brar a las per­so­nas, por eso su uso es co­mún en ofi­ci­nas, sa­las de es­pe­ra, tien­das por de­par­ta­men­to, en­tre otros, fi­nal­men­te la luz fría (blan­ca) se usa cuan­do se re­quie­re man­te­ner a las per­so­nas aler­tas y ac­ti­vas, co­mo es el ca­so de los hos­pi­ta­les, far­ma­cias, clí­ni­cas, co­ci­nas, en­tre otros.

El uso ade­cua­do de las tem­pe­ra­tu­ras de co­lor no so­lo in­flu­ye so­bre las per­so­nas sino en la be­lle­za de los ma­te­ria­les que se quie­ren re­sal­tar, así que don­de exis­ten co­lo­res cá­li­dos co­mo el ro­jo, cre­ma, ama­ri­llo, ma­rrón, en­tre otros, sus co­lo­res se re­sal­tan con luz cá­li­da (ama­ri­lla), mien­tras que, los to­nos co­mo el ver­de y el azul que son co­lo­res fríos, así co­mo los metales, se ven me­jor cuan­do los re­sal­ta­mos con una luz blan­ca. En es­pa­cios don­de es­tán am­bos co­lo­res com­bi­na­dos (fríos y cá­li­dos) se re­co­mien­da uti­li­zar una luz neu­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.