Es­pa­cios de pa­sos per­di­dos

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Tex­to Kathy Mac­do­nald Q. Fotos An­drés Gar­cía Lach­ner

En pa­la­bras del ar­qui­tec­to Ben­ja­mín Gar­cía Sa­xe: “las es­tra­te­gias ar­qui­tec­tó­ni­cas dan pa­so a una re­la­ción sim­ple en­tre el ha­bi­tan­te y el mun­do na­tu­ral que lo ro­dea, pa­ra crear así mo­men­tos de con­cien­cia”

Ubi­ca­da al cen­tro de un vir­tual la­be­rin­to en es­pi­ral y aco­plán­do­se a la se­re­na sen­ci­llez del bos­que de te­ca, en una fin­ca de Jun­qui­llal fren­te a la cos­ta del Pa­cí­fi­co de Cos­ta Ri­ca, la vi­lla Sa­xo, di­se­ña­da por Stu­dio Sa­xe, cons­ta de dos edi­fi­ca­cio­nes: una ca­sa gran­de y otra más pe­que­ña. Co­mo la ma­dre y su ca­cho­rro, el len­gua­je ar­qui­tec­tó­ni­co se mantiene, sien­do re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo en la ca­sa pe­que­ña des­ti­na­da a hués­pe­des, y más ela­bo­ra­do o evo­lu­cio­na­do en la ca­sa gran­de. La vis­ta ha­cia la pis­ci­na y el mar y una ade­cua­da ven­ti­la­ción cru­za­da, ri­gen la dis­po­si­ción li­neal de los es­pa­cios, que de­bi­do al há­bil ma­ne­jo de la vo­lu­me­tría, por me­dio del em­pleo de vo­la­di­zos y la descomposición de la ca­ja, no se per­ci­ben ali­nea­dos. La dis­tri­bu­ción es­pa­cial, en­tre pla­nos ho­ri­zon­ta­les pa­ra­le­los, dic­ta la to­po­lo­gía de am­bas edi­fi­ca­cio­nes, con el área so­cial in­te­gran­do sa­la, co­me­dor, co­ci­na y te­rra­za en tran­si­ción del in­te­rior ha­cia el ex­te­rior, al en­cuen­tro con la pis­ci­na. En la ca­sa gran­de, una se­gun­da plan­ta se frac­cio­na en­tre el dor­mi­to­rio prin­ci­pal so­bre una se­gun­da sa­la, por me­dio de un co­rre­dor que lo se­pa­ra de dos dor­mi­to­rios ge­me­los en ima­gen es­pe­jo, don­de los tres cuen­tan con su pro­pio ves­ti­dor, ba­ño y bal­cón con vis­ta a la pis­ci­na y el mar. Se tra­ta de una com­po­si­ción vo­lu­mé­tri­ca en tres par­tes, con de­ta­lles de tran­si­ción bien pen­sa­dos, a tra­vés del uso de los ma­te­ria­les y di­la­ta­cio­nes for­ma­les, re­mi­nis­cen­te de un crus­tá­ceo seg­men­ta­do en tres re­gio­nes cor­po­ra­les, cé­fa­lo o ca­be­za, pe­reion o tó­rax y pe­lón o ab­do­men. Qui­zás la ca­rac­te­rís­ti­ca más lla­ma­ti­va de am­bas edi­fi­ca­cio­nes con­sis­te en un sis­te­ma de pér­go­las de me­tal y ma­de­ra, de ar­ma­zón rí­gi­da y per­so­na­li­dad do­mi­nan­te, que pro­por­cio­nan som­bra y en­vuel­ven la edi­fi­ca­ción, co­mo si se tra­ta­ra de exoes­que­le­tos o es­que­le­tos ex­ter­nos que re­cu­bren, pro­te­gen y so­por­tan el cuer­po de ani­ma­les co­mo can­gre­jos, lan­gos­tas, lan­gos­ti­nos y ca­ma­ro­nes.

En la his­to­ria de las ideas, una gran va­rie­dad de au­to­res han es­ta­ble­ci­do ana­lo­gías en­tre la bio­lo­gía y la ar­qui­tec­tu­ra, co­mo en el fa­mo­so tex­to de Diez li­bros so­bre ar­qui­tec­tu­ra, don­de su au­tor, el ar­qui­tec­to León Bat­tis­ta Al­ber­ti, ase­gu­ra que “los ar­tis­tas más ex­per­tos de la an­ti­güe­dad… eran de la opi­nión de que un edi­fi­cio se com­por­ta co­mo un ani­mal, de tal ma­ne­ra que en su for­ma­ción de­be­ría­mos imi­tar a la na­tu­ra­le­za”. A pe­sar del tem­pe­ra­men­to irra­cio­nal y los pre­jui­cios an­ti-cien­tí­fi­cos que pre­do­mi­nan ac­tual­men­te en la ar­qui­tec­tu­ra, el pen­sa­mien­to ra­cio­nal y el aná­li­sis in­tui­ti­vo si­guen sien­do con­tri­bu­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas en el pro­ce­so del di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co, y aho­ra más que nun­ca ne­ce­si­ta­mos del aná­li­sis teó­ri­co y la in­ves­ti­ga­ción em­pí­ri­ca pa­ra abor­dar con se­rie­dad te­mas fun­da­men­ta­les en ma­te­ria de di­se­ño, o lo que Her­bert Si­mon de­no­mi­nó “las cien­cias de lo ar­ti­fi­cial”, que tam­bién se apli­can en el di­se­ño de pro­duc­tos, en la ar­queo­lo­gía y la an­tro­po­lo­gía.

De cier­ta for­ma, el ri­gu­ro­so di­se­ño de la Vi­lla Sa­xo res­pon­de al Ra­cio­na­lis­mo fun­da­do en la tra­di­ción in­te­lec­tual que na­ce de la fi­lo­so­fía clá­si­ca, re­fi­na­da por la Ilus­tra­ción Fran­ce­sa que so­bre­vi­vió a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­li­gran­do du­ran­te la dé­ca­da de los 80´s, en que el “pien­so, lue­go exis­to” se tro­có por un

“si se sien­te bien, no pue­de es­tar mal” tí­pi­co de una gra­ti­fi­ca­ción ins­tan­tá­nea. Sin du­da hay al­go de mi­ni­ma­lis­mo en la aus­te­ri­dad de la Vi­lla Sa­xo, sin caer en ex­tre­mos de anore­xia ar­qui­tec­tó­ni­ca, don­de se re­pi­te el man­tra de “me­nos es más” de Mies van der Rohe, re­cha­zan­do los de­ta­lles de­co­ra­ti­vos, pa­ra re­ve­lar la ver­da­de­ra esen­cia de la ar­qui­tec­tu­ra. Ale­ja­do del es­ti­lo in­ter­na­cio­nal que se con­cen­tró en la apa­rien­cia y el es­ti­lo, el en­fo­que maquinista fue res­ca­ta­do por el high tech que pro­mue­ve el es­pí­ri­tu tec­no­ló­gi­co de la épo­ca, con la tra­di­ción de adap­tar la pro­duc­ción in­dus­trial en ma­sa a las ne­ce­si­da­des de la in­dus­tria de la cons­truc­ción. Y es que el ar­qui­tec­to Ben­ja­mín Gar­cía Sa­xe, quien tam­bién tie­ne su es­tu­dio ar­qui­tec­tó­ni­co en Lon­dres y ha tra­ba­ja­do con Ri­chard Ro­gers, ha es­ta­do ba­jo la in­fluen­cia del high tech, que en reali­dad na­ce en las is­las bri­tá­ni­cas, bus­can­do ex­po­ner los sis­te­mas, más allá de la es­truc­tu­ra de lec­tu­ra fá­cil que se in­de­pen­di­zó del ce­rra­mien­to de pa­re­des du­ran­te el mo­vi­mien­to mo­derno, pa­ra en el high tech ex­ten­der­se in­clu­so a ex­hi­bir has­ta las vís­ce­ras del edi­fi­cio (sis­te­mas de cir­cu­la­ción, tu­be­rías de ven­ti­la­ción, su­mi­nis­tro y eva­cua­ción) co­mo len­gua­je es­té­ti­co con es­pe­cial aten­ción a los pro­ce­sos cons­truc­ti­vos. En am­bas ca­sas de la Vi­lla Sa­xo se uti­li­zó el sis­te­ma pre­fa­bri­ca­do light ga­ge steel fra­ming de Fra­me Pro­jects Cos­ta Ri­ca, crean­do gran­des lu­ces sin apo­yos, con ce­rra­mien­tos de pa­re­des por me­dio de pa­ne­les li­via­nos con ais­la­mien­to tér­mi­co, y re­cu­bier­tos con re­pe­llo de con­cre­to. Acom­pa­ña­do por una es­truc­tu­ra de pér­go­las me­tá­li­cas y de ma­de­ra de te­ca, al igual que los lou­vers fi­jos, se con­tri­bu­ye a la sim­bio­sis de las edi­fi­ca­cio­nes con el me­dioam­bien­te del bos­que. La es­truc­tu­ra re­cuer­da pa­tas de can­gre­jo que in­vi­tan a en­re­da­de­ras de bu­gan­vi­lias a tre­par­las y re­ves­tir la es­truc­tu­ra ex­ter­na, in­te­grán­do­se al bos­que. La sen­si­bi­li­dad am­bien­tal es evi­den­te más allá de la efi­cien­cia de los ma­te­ria­les cons­truc­ti­vos, el sis­te­ma es­truc­tu­ral y la au­sen­cia de sis­te­mas de ai­re acon­di­cio­na­do, ex­ten­dién­do­se a la pre­ser­va­ción del me­dioam­bien­te na­tu­ral, que cons­ti­tu­ye una de las pre­mi­sas de Stu­dio Sa­xe, el cual abo­ga a fa­vor de la ar­qui­tec­tu­ra tro­pi­cal con­tem­po­rá­nea res­pe­tuo­sa del en­torno. No es­ca­pa a la aten­ción el fun­cio­na­lis­mo con el que se de­fi­nen las di­ver­sas áreas, con la trans­pa­ren­cia de la fa­cha­da oes­te de ca­ra al mar y el atardecer, con­tra­rres­ta­da por los mu­ros de las fa­cha­das res­tan­tes, po­si­ble­men­te reservados pa­ra la ex­hi­bi­ción in­ter­na de cua­dros, da­do que se tra­ta de una vi­vien­da pa­ra una fa­mi­lia co­lec­cio­nis­ta de ar­te. En los es­pa­cios in­ter­nos de gran flui­dez, lla­ma la aten­ción el tra­ta­mien­to del cie­lo­rra­so en ma­de­ra, a ni­vel del pri­mer pi­so, pues­to que re­ve­la la dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios su­pe­rio­res al cam­biar la di­rec­ción del en­ta­bli­lla­do, a la vez que con­tri­bu­ye a pro­pi­ciar un am­bien­te in­terno cá­li­do y re­la­ja­do, ideal pa­ra el des­can­so y la me­di­ta­ción. Sin du­da, el di­se­ño de la Vi­lla Sa­xo tam­bién cae den­tro de la ca­te­go­ría de la ar­qui­tec­tu­ra ver­ná­cu­la con­tem­po­rá­nea, ten­den­cia que ha cre­ci­do en los paí­ses en vías del desa­rro­llo, bus­can­do en­con­trar una iden­ti­dad cul­tu­ral na­cio­nal y una voz re­gio­nal más au­tén­ti­ca pa­ra su ar­qui­tec­tu­ra.

Sin abs­traer­se de las consideraciones cul­tu­ra­les, va­lo­res mo­ra­les, as­pec­tos sim­bó­li­cos y otros fac­to­res que se in­ter­ca­lan con los te­mas prác­ti­cos, la na­tu­ra­le­za me­ta­fó­ri­ca de la ana­lo­gía bio­ló­gi­ca tie­ne sus li­mi­ta­cio­nes, pe­ro si­gue sien­do una fuen­te fér­til de co­no­ci­mien­to e ideas. La promesa de la edi­fi­ca­ción se cum­ple y es­tá pre­sen­te en ca­da as­pec­to de la Vi­lla Sa­xo y con ello la ga­ran­tía es­té­ti­ca, por­que lo be­llo sue­le ser con­se­cuen­cia de lo co­rrec­to.

En la pá­gi­na an­te­rior: En ar­mo­nía con la Na­tu­ra­le­za, un di­se­ño de ca­rác­ter se­reno y apa­ci­ble, don­de des­ta­ca un exoes­que­le­to de lar­gas pa­tas que emu­lan los es­bel­tos ár­bo­les del bos­que cir­cun­dan­te de te­ca, in­vi­ta a la flo­ra lo­cal a tre­par y apro­piar­se las pér­go­las, pa­ra de­vol­ver­le la ca­sa al bos­que. En es­ta pá­gi­na: Re­sol­vien­do el di­le­ma de có­mo ser glo­ba­li­za­dos sin de­jar de ser lo­ca­les, Low Tech o al­ta tec­no­lo­gía apli­ca­da al tró­pi­co y un sis­te­ma tra­di­cio­nal de ca­rác­ter neo-ver­na­cu­lar, se com­bi­nan en el len­gua­je es­truc­tu­ral y cons­truc­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.