Edi­to­rial: El eterno ro­man­ce del ar­qui­tec­to con la ca­sa

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Manolo De Gior­gi

Manolo De Gior­gi, que des­de 2004 im­par­te el pri­mer año de cur­so de di­se­ño de in­te­rio­res en el Po­li­téc­ni­co de Mi­lán, si­gue el mo­de­lo edu­ca­ti­vo del ate­lier, en el que los es­tu­dian­tes son arro­ja­dos, sin gra­dua­li­dad, a li­diar con la com­ple­ji­dad del es­pa­cio, par­ti­cu­lar­men­te el que ha­bi­ta­mos

“Muy bien, ven­ga”, le di­jo Frank Lloyd Wright a John Laut­ner, cuan­do le pi­dió que tra­ba­je en su es­tu­dio, aun­que es­te le ha­bía con­fe­sa­do que es­ta­ba en ce­ro y no ha­bía se­gui­do nin­gún cur­so de ar­qui­tec­tu­ra. La res­pues­ta fue “en­drás me­nos pa­ra des­apren­der”.

Es­ta es la fas­ci­na­ción de en­se­ñar el pri­mer año a quie­nes aun no tie­nen pre­con­cep­tos, por­que te obli­ga a pen­sar en las raí­ces de es­ta dis­ci­pli­na y a en­trar y sa­lir de los mé­to­dos de en­se­ñan­za, que ca­da vez que pa­re­cen fun­cio­nar in­ten­tan con­so­li­dar­se.

Pa­ra mí, el mo­de­lo no es tan­to la es­cue­la, que tie­ne una di­dác­ti­ca gra­dual de tiem­pos y for­mas sino la ofi­ci­na de ar­qui­tec­tu­ra. Cuan­do un apren­diz en­tra al es­tu­dio no se en­fren­ta a nin­gu­na gra­dua­li­dad, sino a una com­ple­ji­dad que le cues­ta re­co­no­cer, pe­ro la ve en su to­ta­li­dad, por lo que tie­ne que mar­car su cam­po de ac­ción en mi­nia­tu­ra. El es­pa­cio es un te­ma com­ple­jo, an­ti­na­tu­ral y po­co trans­mi­si­ble, por lo que va­le la pe­na tra­tar­lo in­me­dia­ta­men­te co­mo tal. No en­tien­do el es­pa­cio a tra­vés de la geo­me­tría des­crip­ti­va sino to­do lo con­tra­rio, pe­ro es­to su­ce­de mu­cho más tar­de. Al mis­mo tiem­po, quie­ro que que­de cla­ro a par­tir de aho­ra que nues­tro ofi­cio es mu­cho más cul­tu­ral y ca­paz de man­te­ner la com­ple­ji­dad cuan­do en­tra en una dia­léc­ti­ca con lo exis­ten­te, con un al­to con­di­cio­na­mien­to y re­co­no­ce in­me­dia­ta­men­te los gra­dos de no li­ber­tad, los que ha­cen del ar­qui­tec­to la for­ma más ele­va­da de ne­go­cia­ción so­cial y cul­tu­ral. En­ton­ces, los es­tu­dian­tes se en­fren­ta­rán con un es­pa­cio que no es la es­tra­tos­fe­ra o la abs­trac­ción geo­mé­tri­ca sino, so­bre to­do, lu­ga­res en ca­pas y des­gas­ta­dos por el tiem­po, con to­dos los im­pe­di­men­tos que es­to ge­ne­ra.

No creo que el ca­mino de­ba pa­sar de sim­ple a com­ple­jo, sino que de­be co­men­zar por lo com­ple­jo, con una ca­pa­ci­dad pro­gre­si­va pa­ra in­ves­ti­gar pri­me­ro es­ta com­ple­ji­dad con cier­ta ri­gi­dez; y lue­go, gra­dual­men­te, con una irre­ve­ren­cia ca­da vez ma­yor. Pri­me­ro de­bo ali­near, pa­ra lue­go com­pen­sar; co­lo­car las co­sas al ras, pa­ra avan­zar o re­tro­ce­der con pe­que­ños vo­lú­me­nes de una se­cuen­cia en la que es­ta­blez­co di­fe­ren­cias; re­co­no­cer una me­di­da o una al­tu­ra pre­va­le­cien­te y lue­go rom­per la re­gla con una al­tu­ra más al­ta o más ba­ja, pa­ra crear una ex­cep­ción o un pun­to de di­ver­gen­cia; de­bo agru­par fun­cio­nes y sub­fun­cio­nes, pa­ra lue­go se­pa­rar­las sua­ve­men­te. De­bo en­trar en la men­te del ar­qui­tec­to y los te­mas re­cu­rren­tes de su tra­ba­jo, pa­ra de­ci­dir si es­to es agra­da­ble, o si pue­do cam­biar cier­tas par­tes de­jan­do hue­llas de las su­yas y las mías, pa­ra que jun­tas en­cuen­tren una nue­va con­so­nan­cia. Al prin­ci­pio, es­to es al­go que se pue­de ha­cer con

ma­los di­bu­jos, pe­ro se re­quie­re te­ner di­ge­ri­das las me­di­das, sec­cio­nes, es­pe­so­res y en­cuen­tros a 45° en­tre di­fe­ren­tes ma­te­ria­les. El cur­so que he es­ta­do im­par­tien­do des­de el

2004 en el Po­li­téc­ni­co de Mi­lán, con Si­mo­na Fran­zino, siem­pre ha si­do pa­ra es­tu­dian­tes de pri­mer año y se ha cen­tra­do en la vi­vien­da uni­fa­mi­liar. El te­ma de la re­si­den­cia es el más com­ple­jo: no hay re­ga­los es­pa­cia­les, la vi­da im­pli­ca in­fi­ni­tas su­ti­le­zas que aun­que los es­tu­dian­tes de pri­mer año no las co­no­cen, les per­mi­te rea­li­zar las prue­bas más fá­cil­men­te. En una vi­vien­da uni­fa­mi­liar se ven obli­ga­dos a pen­sar en el es­pa­cio in­te­rior mi­ran­do el ex­te­rior, que en oca­sio­nes es un pai­sa­je y en otras es una par­ce­la­ción sub­ur­ba­na de du­do­sa ca­li­dad, lo que los obli­ga a vol­ver al prin­ci­pio pa­ra evi­tar las re­la­cio­nes con el fal­so ai­re li­bre. Pa­ra es­te es­tu­dio, el tiem­po se di­vi­de en una re­la­ción en­tre teo­ría y di­se­ño que es un ter­cio y dos ter­cios. Nos con­cen­tra­mos en la cul­tu­ra de la ar­qui­tec­tu­ra y la vi­vien­da que se pien­sa “co­men­zan­do des­de el in­te­rior”. Asig­na­mos al­re­de­dor de 30 ca­sas uni­fa­mi­lia­res, siem­pre di­fe­ren­tes, por año. Ca­da una de ellas pro­por­cio­na una res­pues­ta es­pe­cí­fi­ca a la re­la­ción en­tre: el aden­tro y el afue­ra; los ser­vi­cios y las ins­ta­la­cio­nes; los mue­bles em­po­tra­dos y los mó­vi­les. To­dos son ejem­plos de la pos­gue­rra o de la dé­ca­da an­te­rior, ele­gi­dos de pe­rio­dos y lu­ga­res muy di­ver­sos, pa­ra ge­ne­rar una gim­na­sia de di­se­ño que no so­lo sea his­tó­ri­ca y crí­ti­ca, sino tam­bién con una ba­se an­tro­po­ló­gi­ca­men­te am­plia.

Los es­tu­dian­tes tie­nen que re­di­se­ñar la ca­sa en gru­pos de dos (la pa­re­ja es la for­ma de ne­go­cia­ción más pe­que­ña del pro­yec­to), tra­tan­do de vol­ver a trans­cri­bir una plan­ta que se ha vuel­to ob­so­le­ta, de­bi­do a los inevi­ta­bles cam­bios en sus fun­cio­nes. Las es­ca­las 1:100, 1:50 y 1:20 con las que tra­ba­jan se­cuen­cial­men­te au­men­ta­rán gra­dual­men­te el ta­ma­ño del edi­fi­cio, el de la aco­mo­da­ción y la ar­qui­tec­tu­ra in­te­rior. Creo que en un la­bo­ra­to­rio de di­se­ño, el “pun­to di­dác­ti­co” es rea­li­zar su­ge­ren­cias obli­cuas a los es­tu­dian­tes, pa­ra que cuan­do to­men sus de­ci­sio­nes so­bre el pro­yec­to crean que son com­ple­ta­men­te su­yas.

Es la me­jor ma­ne­ra pa­ra que to­dos, no­so­tros y ellos, crean que han he­cho su par­te.

Arri­ba: in­va­sión de es­pa­cio de Man Ray, Li­to­gra­fía, 1975. En el tra­ba­jo de Ray el es­pa­cio apa­re­ce co­mo una co­rrien­te se­mi­só­li­da que ocu­pa el in­ters­ti­cio en­tre una su­per­fi­cie ho­ri­zon­tal y una su­per­fi­cie ver­ti­cal. Aba­jo, a la iz­quier­da: in­te­rior de un ho­gar chino, 2010. En es­ta fo­to es­tán to­dos los te­mas de la vi­da yux­ta­pues­tos por el uso y “sal­va­je­men­te” des­or­de­na­dos; de­re­cha: afi­che pa­ra una con­fe­ren­cia de Li­sa Pon­ti so­bre los in­te­rio­res de Gio Pon­ti, 2009.

tra­ba­jan­do en un mo­de­lo de Pao­lo Buf­fa en Ar­ci­sa­te (1950). Aba­jo a la iz­quier­da: pa­nel del cur­so 2013-2014 con las ca­sas exa­mi­na­das. Aba­jo a la de­re­cha: pa­nel de ca­sas es­tu­dia­das en el 2009

Arri­ba a la iz­quier­da: ejer­ci­cio de di­se­ño pre­li­mi­nar de la reali­dad en la es­truc­tu­ra­ción del cam­po, es­bo­zo de co­lor en la ta­pa de un dis­co.Arri­ba a la de­re­cha: es­tu­dian­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.