La Ba­sí­li­ca de San Mar­co y el con­cep­to ve­ne­ciano del tiem­po

Edi­ta­do por Adam Lo­we y Char­lot­te Ske­ne Catling

Domus en Español El Salvador - - ARQUEOLOGÍA -

“Pa­ra to­do hay un momento... un tiem­po pa­ra de­mo­ler y un tiem­po pa­ra cons­truir... un tiem­po pa­ra ti­rar pie­dras y un tiem­po pa­ra re­co­ger­las... un tiem­po pa­ra ca­llar y un tiem­po pa­ra ha­blar...”. Ecle­sias­tés 3: 1, 3, 5, 7

En­ve­je­ce­mos y, co­mo to­do lo de­más, cam­bia­mos con el tiem­po. La Ba­sí­li­ca de San Mar­co, la mag­ní­fi­ca aglo­me­ra­ción ve­ne­cia­na de ele­men­tos íta­lo-bi­zan­ti­nos, es un ma­ni­fies­to per­fec­to que ilus­tra la com­ple­ja re­la­ción, sin ex­pli­ca­ción, en­tre la ori­gi­na­li­dad y la au­ten­ti­ci­dad. Es una acu­mu­la­ción desa­rro­lla­da en el tiem­po a tra­vés de la cons­truc­ción, la de­mo­li­ción y la re­cons­truc­ción, la des­truc­ción, el ro­bo, el cam­bio de des­tino y las rein­ven­cio­nes: aquí la ar­qui­tec­tu­ra ad­quie­re una pro­fun­di­dad geo-ar­queo­ló­gi­ca.

La Ba­sí­li­ca co­men­zó su his­to­ria con el pia­do­so ro­bo de las re­li­quias de

San Mar­cos Evan­ge­lis­ta en 828. El pri­mer edi­fi­cio fue des­trui­do vio­len­ta­men­te con el Du­que aden­tro, pe­ro las re­li­quias sa­gra­das, mi­la­gro­sa­men­te, re­apa­re­cie­ron en una co­lum­na. El con­cep­to ve­ne­ciano del tiem­po y su pro­pia mi­to­lo­gía son tan lí­qui­dos co­mo la ciu­dad, cu­ya his­to­ria, mien­tras se trans­for­ma­ba en un po­der im­pe­rial, ha si­do re­es­cri­ta in­fi­ni­ta­men­te. In­clu­so el tiem­po ha si­do sa­quea­do pa­ra re­for­zar la na­rra­ti­va de Ve­ne­cia: las ciu­da­des fue­ron in­va­di­das y los res­tos fue­ron usa­dos pa­ra crear ins­tan­tá­nea­men­te una iden­ti­dad cí­vi­ca, do­ta­da de re­so­nan­cia his­tó­ri­ca y do­mi­nio fí­si­co.

Al­gu­nos de los ele­men­tos cons­truc­ti­vos sa­quea­dos fue­ron ab­sor­bi­dos a la per­fec­ción en la com­po­si­ción ge­ne­ral, otros fue­ron co­pia­dos, di­bu­jan­do la an­ti­güe­dad, otros te­nían que ser vis­tos co­mo tro­feos, por ejem­plo los de la cuar­ta cru­za­da o los cua­tro ca­ba­llos del Hi­pó­dro­mo de Cons­tan­ti­no­pla y las co­lum­nas de már­mol co­no­ci­das co­mo “pi­las­tri acri­ta­ni” (Pi­la­res de Acre). Los te­so­ros de pór­fi­do, los Te­trar­cas abra­za­dos y el frag­men­to de la Pie­tra del Ban­do, se ubi­ca­ron es­tra­té­gi­ca­men­te en­tre el Es­ta­do y la igle­sia. La pie­dra fue uti­li­za­da co­mo una pla­ta­for­ma pa­ra anun­ciar las eje­cu­cio­nes pú­bli­cas y los pi­la­res pa­ra mos­trar las ca­be­zas cer­ce­na­das; los tro­feos eran un sím­bo­lo de po­der, pasado y pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.