Die­go Le­vin­son

Domus en Español El Salvador - - SU­MA­RIO -

Cam­biar im­pli­ca avan­zar. En mu­chos ca­sos, re­cién po­de­mos en­ten­der a ne­ce­si­dad de un cam­bio, lue­go de ha­ber­lo ex­pe­ri­men­ta­do. Los pro­ce­sos crea­ti­vos evo­lu­cio­nan, no so­la­men­te en el tiem­po, sino en la men­te de sus pen­sa­do­res y de esa ma­ne­ra bus­can adap­tar­se a los tiem­pos que co­rren. Di­cha ac­tua­li­za­ción se ma­ni­fies­ta en la ma­ne­ra en que el pro­ce­so y, por qué no tam­bién, el pro­duc­to fi­nal, in­ter­ac­túa y se re­la­cio­na con lo que lo ro­dea.

In­ter­cam­biar con­te­ni­dos y opi­nio­nes en una pla­ta­for­ma mul­ti­dis­ci­pli­na­ria se­rá el co­mien­zo de una nue­va for­ma de en­ten­der la ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño en ge­ne­ral. El di­se­ño co­mo ob­je­to, el ob­je­to co­mo sím­bo­lo de su fun­ción y de su tiem­po. Un tiem­po que trans­cu­rre ver­ti­gi­no­sa­men­te. Pe­ro es­ta ve­lo­ci­dad nos ayu­da a es­tar aten­tos y ob­ser­var el mun­do ca­si en tiem­po real. Hoy, co­mo nun­ca, el di­se­ño es­tá pre­sen­te en to­dos la­dos al mis­mo tiem­po, lle­gan­do a sus usua­rios en un ins­tan­te.

Abor­dar de una ma­ne­ra dis­tin­tas el queha­cer de nues­tra pro­fe­sión, trae­rá con se­gu­ri­dad, una nue­va pers­pec­ti­va de análisis y de­ba­te. Ex­ten­dien­do el cam­po de ac­ción e in­cor­po­ran­do otras dis­ci­pli­nas, pa­ra ob­ser­var una reali­dad am­plia­da. Amé­ri­ca Cen­tral no es aje­na a la evo­lu­ción mun­dial y, en es­tos tiem­pos de glo­ba­li­za­ción y bom­bar­deo de in­for­ma­ción, to­do lo que pa­sa en otras la­ti­tu­des re­per­cu­te en la re­gión y vi­ce­ver­sa. La evo­lu­ción re­fle­ja­da en ca­da ob­je­to, ba­jo la lu­pa de quie­nes los crean, in­ter­pre­tan y vi­ven. Po­ner so­bre la me­sa los te­mas que nos in­tere­san co­mo ar­qui­tec­tos, pe­ro tam­bién co­mo ha­bi­tan­tes de nues­tras ciu­da­des y paí­ses.

El ob­je­to ar­qui­tec­tó­ni­co se con­vier­te en el pro­ta­go­nis­ta de nues­tras con­ver­sa­cio­nes y tras­cien­de las fron­te­ras. Su im­pac­to no se re­mi­te só­lo a su en­torno in­me­dia­to. El con­tex­to abar­ca la to­ta­li­dad del pla­ne­ta. Ca­da ha­bi­tan­te que vi­si­ta la obra (en per­so­na, en pa­pel o en in­ter­net) se con­vier­te au­to­má­ti­ca­men­te en un usua­rio – real o vir­tual – y es ca­paz de emi­tir un jui­cio de va­lor.

Nues­tras pá­gi­nas se­rán tes­ti­go de es­ta nue­va ma­ne­ra de con­ver­sar so­bre ar­qui­tec­tu­ra, di­se­ño y to­das las dis­ci­pli­nas que in­flu­yen en la crea­ción de es­pa­cios y ob­je­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.