San­dra Ro­bles

Ca­da si­tio con­tie­ne su pro­pia at­mós­fe­ra, nos co­mu­ni­ca una in­ten­ción

Domus en Español El Salvador - - PROYECTOS - Tex­to: Ro­lan­do Ga­brie­lli

El es­pa­cio nos ha­bla de po­si­bi­li­da­des, su len­gua­je se tra­du­ce en con­ver­tir en reali­dad las ne­ce­si­da­des del clien­te y la pro­pues­ta que el ar­qui­tec­to, di­se­ña­dor, va cons­tru­yen­do so­bre la ba­se del diá­lo­go y de su vi­sión so­bre el ma­ne­jo es­pa­cial, la vo­lu­me­tría, los ma­te­ria­les y es­pe­cial­men­te los de­ta­lles, co­mo ha ocu­rri­do en es­te ca­so.

Au­ten­ti­ci­dad ya ha­bi­ta­da. El lu­gar nos re­ve­la su pro­pio ros­tro, en la me­di­da que la pro­pues­ta va ex­pre­san­do su fi­lo­so­fía y re­co­ge el es­pí­ri­tu de quien ha­bi­ta­rá el apar­ta­men­to, por lo que des­de un ini­cio hu­bo una com­pe­ne­tra­ción de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les que sus­ten­ta­rían un tra­ba­jo de re­no­va­ción y dis­tri­bu­ción de los nue­vos es­pa­cios que con­for­ma­rían es­te es­ce­na­rio y plan­tea­mien­to.

Lue­go de ha­cer una pri­me­ra lec­tu­ra del si­tio, se pro­ce­dió a des­nu­dar el es­pa­cio, vol­ver­lo a su es­truc­tu­ra bá­si­ca, esen­cial, asu­mien­do un re­to in­te­gral de la obra, sin des­cui­dar lo ya ha­bi­ta­do, por­que el apar­ta­men­to tie­ne esa ca­rac­te­rís­ti­ca que se to­mó en cuen­ta: un si­tio con su pro­pia me­mo­ria.

Iden­ti­dad.

El ho­gar, es lo más per­so­nal, ca­da es­pa­cio se tra­du­ce en in­ti­mi­dad, una ma­ne­ra de vi­vir, por lo que con­si­de­ra­mos ele­men­tal in­cor­po­rar lo nue­vo sin per­tur­bar la esen­cia de las ne­ce­si­da­des del clien­te y a la vez, in­ci­dir en una me­jo­ra de su ca­li­dad de vi­da. Ya exis­tían há­bi­tos en el apar­ta­men­to, el clien­te ha­bía vi­vi­do allí y el ma­yor re­to era in­cor­po­rar­los en un nue­vo es­pa­cio, crean­do una nueva his­to­ria.

El apar­ta­men­to ubi­ca­do en una zo­na re­si­den­cial tra­di­cio­nal de la ca­pi­tal pa­na­me­ña en ple­na trans­for­ma­ción ur­ba­na, co­rre­gi­mien­to de San Fran­cis­co, mi­de 344 me­tros cua­dra­dos y con­te­nía su pro­pia his­to­ria es­pa­cial, que quedó ex­pues­ta en su es­ta­do más cru­do.

Flui­dez.

El con­cep­to del pro­yec­to es su di­ná­mi­ca, el ma­ne­jo de la flui­dez del es­pa­cio y en­tre los es­pa­cios, pro­po­nien­do trans­pa­ren­cia y exposición, lo­gran­do co­ne­xio­nes di­rec­tas e in­di­rec­tas que brin­dan sen­sa­cio­nes pu­ras y ho­nes­tas. Ese len­gua­je que po­de­mos ver en su dis­tri­bu­ción, de igual ma­ne­ra se trans­fie­re a la es­co­gen­cia de los ma­te­ria­les que en­vuel­ven el en­torno, ma­te­ria­les no­bles, cru­dos.

Al li­be­rar de ye­so las lo­sas frías de con­cre­to se lo­gró un ba­lan­ce en las tex­tu­ras a tra­vés de la in­ter­ven­ción de un pi­so de ma­de­ra cá­li­da, ro­ble eu­ro­peo, lla­ma­do dou­blé smo­ked Whi­te. La ins­ta­la­ción del pi­so con di­se­ño pun­to Hun­gría, creó un pa­trón res­pec­to de la cru­de­za del es­pa­cio des­nu­do, un pun­to fo­cal fren­te a las pa­re­des blan­cas, pri­vi­le­gian­do un en­torno que com­par­te ar­mo­nía y ba­lan­ce.

La es­truc­tu­ra, una vez des­po­ja­da de “ele­men­tos de­co­ra­ti­vos”, nos co­mu­ni­ca­ba cla­ra­men­te la pri­me­ra in­ten­ción con un gran po­ten­cial, por lo cual asu­mi­mos el re­to de que to­dos los ele­men­tos in­cor­po­ra­dos en la in­ter­ven­ción se ex­pli­ca­rán en es­te nue­vo am­bien­te, ex­pues­to su­til­men­te. Su cir­cu­la­ción fue pen­sa­da con li­ber­tad con­sis­ten­te pro­yec­tán­do­se des­de la puer­ta de en­tra­da a la pro­pie­dad, que va del pi­so has­ta la lo­sa des­nu­da (te­cho), al igual que las otras res­tan­tes, que se abren in­te­gran­do a los es­pa­cios con los cua­les se co­mu­ni­can de ma­ne­ra im­per­cep­ti­ble.

Bus­ca­mos crear un or­den fun­cio­nal y es­té­ti­co pa­ra la elec­tri­ci­dad y plo­me­ría, que han que­da­do ex­pues­tas, li­be­rán­do­las de los cie­los de ye­so, por­que en ellos es­tá tam­bién un cier­to ai­re de mo­der­ni­dad e iden­ti­dad, que se pen­sa­ron des­de un ini­cio co­mo un es­ta­do emo­cio­nal de ca­da uno de los es­pa­cios.

La plan­ta ba­ja es un es­pa­cio com­ple­ta­men­te abier­to y am­plio, don­de, con el pro­pó­si­to de sol­ven­tar y cum­plir con una se­rie de fun­cio­nes, op­ta­mos por la crea­ción de una su­per­fi­cie con un rit­mo cons­tan­te de lle­nos y va­cíos. La vo­lu­me­tría, só­li­da, al­ber­ga es­pa­cios des­ti­na­dos a di­ver­sos usos co­mo bar de vi­nos y de li­cor. Los es­pa­cios en­tre ellos, se con­vier­ten en ni­chos que dan ori­gen a ban­cas o en­ta­ri­ma­dos, ni­chos de luz en­mar­ca­dos en ace­ro des­ta­can­do su pro­fun­di­dad, con­tras­tan­do el co­lor os­cu­ro del ace­ro na­tu­ral con la cla­ri­dad que se di­fun­de a tra­vés de sus ven­ta­nas en el in­te­rior del es­pa­cio.

So­bre la sa­la emer­ge un es­pa­cio trans­pa­ren­te en la plan­ta al­ta, ge­ne­ran­do un diá­lo­go re­cí­pro­co. La in­ti­mi­dad de es­te es­pa­cio se li­be­ra con una en­vol­ven­te de vi­drio y en su in­te­rior los usos es­tán com­ple­ta­men­te com­pe­ne­tra­dos. La re­cá­ma­ra prin­ci­pal y el ba­ño en un mis­mo es­pa­cio. Sin em­bar­go, am­bos es­tán di­vi­di­dos per­cep­ti­va­men­te por un blo­que mo­no­lí­ti­co de már­mol ne­gro Mar­qui­na, im­pe­ne­tra­ble por el agua, so­bre el cual na­ce una su­per­fi­cie só­li­da blan­ca, que a mo­do de re­ci­bi­dor sir­ve co­mo ele­men­to tran­si­to­rio en­tre las es­tan­cias más pri­va­das del ba­ño y la ha­bi­ta­ción.

En es­te pro­yec­to, tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de di­se­ñar ca­da de­ta­lle, ob­je­to, ar­ma­rio, zó­ca­lo, la­va­bo, ba­ran­da, es­pa­cios ocul­tos, de­ta­lles que otor­gan al­ma y vi­da al es­pa­cio, lo hu­ma­ni­zan, per­so­na­li­zan y la ca­li­dad se re­fle­ja en la ma­ne­ra que los tra­ba­ja­mos y dis­po­ne­mos.

La con­fian­za y ver­da­de­ra com­pli­ci­dad con el clien­te fue fun­da­men­tal durante el desa­rro­llo del pro­yec­to, las de­ci­sio­nes y por con­se­cuen­te el re­sul­ta­do, fue fluir jun­to con los nue­vos es­pa­cios y to­dos sus ele­men­tos que res­pon­den a las as­pi­ra­cio­nes y fun­cio­nes de quien los ha­bi­ta­rá. San­dra Ro­bles, ar­qui­tec­ta pa­na­me­ña, reali­zó sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en Isth­mus, Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra y Di­se­ño de la Ciu­dad de Pa­na­má. Pos­te­rior­men­te, re­ci­be el “Mas­ter in Ar­chi­tec­tu­re” del Bar­ce­lo­na Ins­ti­tu­te of Ar­chi­tec­tu­re (Biarch). A par­tir del 2012, em­pren­de su tra­ba­jo co­mo ar­qui­tec­ta in­de­pen­dien­te. Nom­bre del pro­yec­to: [ANÓ­NI­MO] A 003

Ubi­ca­ción: Edi­fi­cio de Apar­ta­men­tos Pre­mier Loft, ubi­ca­do en la Ca­lle 76 Es­te, Co­rre­gi­mien­to de San Fran­cis­co, Dis­tri­to de Pa­na­má, Pro­vin­cia de Pa­na­má.

Clien­te: Anó­ni­mo

Área to­tal: 344.00 m2

Di­rec­tor de di­se­ño: Ar­qui­tec­ta San­dra Ro­bles

Coor­di­na­dor del pro­yec­to: Ar­qui­tec­ta San­dra Ro­bles

De­sa­rro­lla­dor del di­se­ño: Ar­qui­tec­ta San­dra Ro­bles

Ilu­mi­na­ción (Flos, Vi­bia y cor­ti­nas (Hun­ter Dou­glas): Ar­qui­luz

Do­mó­ti­ca: Di­gi­tal Li­festy­le

Mo­bi­lia­rio: Di­se­ña­dor: Arik Ben Sim­hon

Cons­truc­ción del pro­yec­to: Ar­qui­de­ta­lles – Que­ru­be Mon­roy

Eje­cu­ción eléc­tri­ca: Ar­qui­de­ta­lles – Que­ru­be Mon­roy

Di­rec­tor de cons­truc­ción: Ar­qui­de­ta­lles – Que­ru­be Mon­roy Fo­to­gra­fía: Fer­nan­do Al­da

Tex­to: Ro­lan­do Ga­brie­lli

IZ­QUIER­DA: Los mu­ros se ele­van a tra­vés de la do­ble al­tu­ra, in­te­gran­do la es­ca­le­ra y el dor­mi­to­rio­prin­ci­pal con el res­to­de los es­pa­cios, sos­te­nien­do en­tre si las lo­sas frías que pro­te­gen el es­pa­cio.DE­RE­CHA: En­tre mu­ros blan­cos con­ver­gen res­guar­da­dos, la co­ci­na, la an­te­sa­la, el co­me­dor y la sa­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.