Víc­tor Már­quez y Ma­rio Sch­jet­nan

“La Me­xi­ca­na”

Domus en Español El Salvador - - PROYECTOS -

En­torno de pla­nea­ción

Ca­ren­te de to­da po­lí­ti­ca sus­ten­ta­ble, la me­ga­ló­plis avan­za en el ter­cer mi­le­nio con más ries­gos que nun­ca. Los re­tos que tie­ne el sis­te­ma de su­mi­nis­tro de agua, la vie­ja red de dre­na­je, los pro­ble­mas del sub­sue­lo, la con­ges­tión, el in­su­fi­cien­te sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co, los par­ques en aban­dono son más que evi­den­tes, alar­man­tes. Las so­lu­cio­nes a to­das estas in­te­rro­gan­tes pa­re­cen im­po­si­bles por­que apa­ren­te­men­te re­quie­ren cam­bios de­ma­sia­do pro­fun­dos, sin­cro­ni­za­ción de de­ma­sia­das ac­cio­nes, fon­dos in­fi­ni­tos. La aven­tu­ra me­xi­ca­na ha­cia la mo­der­ni­dad cos­mo­po­li­ta trans­for­mo el an­ti­guo ba­su­re­ro de Santa Fe en un su­bur­bio in­tra­ur­bano que in­ten­ta­ba co­piar el mo­de­lo de La De­fen­se en Pa­ris. Aun­que la idea era pro­mi­so­ria, un de­sola­dor plan rec­tor en­tre­ga­do al au­to­mo­vil y des­ape­ga­do a to­da idea de con­vi­ven­cia o pea­to­na­li­za­ción, con­de­na­rían a Santa Fé a con­ver­tir­se en un hos­til ba­rrio de ras­ca­cie­los. Pa­ra ha­cer las co­sas aún peo­res, en­tre las re­ser­vas te­rri­to­ria­les del in­ven­ta­rio pú­bli­co, La Me­xi­ca­na, un enor­me so­lar bal­dío de ca­si me­dio mi­llon de me­tros cua­dra­dos es­ta­ba con­de­na­do a que la es­pe­cu­la­ción lo in­va­die­ra en su to­ta­li­dad.

La his­to­ria del par­que, es la cró­ni­ca de múl­ti­ples ac­cio­nes co­lec­ti­vas que ini­cian con la arries­ga­da pro­pues­ta ciu­da­da­na de exi­gir­le a la autoridad más es­pa­cio pú­bli­co. Un par­que de he­cho. Sin em­bar­go, con el es­tu­dio de pla­nea­ción in­te­gral que VMA rea­li­za­ria en 2015, en­ten­de­ría­mos que en nues­tra ciu­dad no se cons­truia un par­que nue­vo en más de ciun­cuen­ta años. Aun con el pe­so de la his­to­ria, el equi­po de pla­nea­ción, lo­gra­ría es­truc­tu­rar un mo­de­lo de fi­nan­cia­mien­to ja­más usa­do an­tes en la gran ciu­dad: se pro­pu­so usar ca­pi­tal pri­va­do pa­ra fi­nan­ciar la pro­pie­dad pú­bli­ca (ce­dien­do una por­ción pa­ra desa­rro­llo ver­ti­cal), un com­ple­jo mo­de­lo de con­ce­sio­nes pa­ra man­te­ner­lo y un in­tere­san­te mo­de­lo de fi­dei­co­mi­sos pa­ra go­ber­nar­lo. Pa­ra los que no la co­no­cen, nues­tra ciu­dad ha si­do un es­pa­cio de se­gre­ga­ción y ten­sión so­cial des­de la co­lo­nia. Y al pa­re­cer la uni­ca me­di­ci­na co­no­ci­da pa­ra evi­tar su en­fer­me­dad mor­tal, la vio­len­cia en­tre gru­pos, ha si­do el po­ner a to­dos a con­vi­vir, a co­no­cer­se, a ver­se y a to­car­se. En­ton­ces la ines­pe­ra­da apa­ri­ción del par­que La Me­xi­ca­na co­ge­ría a to­dos por sor­pre­sa. Aho­ra es po­si­ble so­ñar en trans­for­mar más y más zo­nas y pre­dios has­ta re­ver­de­cer­los y lle­nar­los de ac­ti­vi­dad y so­cia­li­za­ción.

Ideas de­trás del di­se­ño.

El te­rreno cuen­ta con ca­si trein­ta hec­tá­reas, den­tro de las cua­les se ha desa­rro­lla­do un pro­yec­to pa­ra un gran jar­dín pú­bli­co, gra­tui­to, abier­to e in­clu­si­vo a to­dos los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad quie­nes po­drán ac­ce­der a él con el nue­vo tren que par­ti­rá de Me­tro Ob­ser­va­to­rio o bien por las diversas al­ter­na­ti­vas co­mo Eco­bús de RTP, vías rá­pi­das co­mo Su­per­vía o la au­to­pis­ta Cha­ma­pa-le­che­ría. El par­que “La Me­xi­ca­na” es­tá con­ce­bi­do co­mo un es­pa­cio pú­bli­co a ni­vel me­tro­po­li­tano que tie­ne co­mo ob­je­ti­vos cen­tra­les el aten­der la ne­ce­si­dad de es­par­ci­mien­to, y de­por­te de las fa­mi­lias que me­jo­ren su ca­li­dad de vi­da, el re­gre­sar a la ciu­dad zo­nas ver­des que me­jo­ren el me­dio am­bien­te y pro­mue­van es­pa­cios de en­cuen­tro y con­vi­ven­cia ar­mó­ni­ca en­tre los más di­ver­sos per­fi­les so­cio-eco­nó­mi­cos, cul­tu­ra­les y ét­ni­cos. Den­tro de sus más de 280.000 me­tros cua­dra­dos las em­pre­sas de ur­ba­nis­mo y pai­sa­je VMA (Víc­tor Már­quez) y GDU (Ma­rio Sch­jet­nan) han di­se­ña­do un par­que que res­pe­ta los ci­clos hi­dro­ló­gi­cos pa­ra apro­ve­char el agua de llu­via y evi­tar el con­su­mo de agua po­ta­ble pa­ra su man­te­ni­mien­to. Des­de el pun­to de vis­ta eco­ló­gi­co el di­se­ño usa­rá un aba­ni­co de fuen­tes al­ter­na­ti­vas de ener­gía así co­mo edi­fi­ca­cio­nes no in­va­si­vas pa­ra alo­jar las con­ce­sio­nes y ser­vi­cios. El plan pro­po­ne crear un par­que se­gu­ro y bien ilu­mi­na­do, cien por cien­to ac­ce­si­ble pa­ra per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes.

El con­cep­to ge­ne­ral del par­que con­sis­te en res­pe­tar su for­ma li­neal, que se desa­rro­lla en el sen­ti­do orien­te-po­nien­te por ca­si un ki­ló­me­tro y me­dio. En es­te sen­ti­do se con­ta­rá con un eje cen­tral de an­da­do­res y dos ac­ce­sos prin­ci­pa­les lla­ma­dos “puer­ta nor­te” y “puer­ta sur” los cua­les for­ma­rán dos es­pa­cios pú­bli­cos que se in­te­gran con la ciu­dad. La puer­ta nor­te con­ta­rá con una ala­me­da que ar­ti­cu­la el ac­ce­so con el tren México-to­lu­ca y los edi­fi­cios al­tos de la zo­na; la puer­ta sur se ex­tien­de en una gran pla­za pú­bli­ca con es­pa­cios se­mi-som­brea­dos que per­mi­te el ac­ce­so por au­to­bu­ses pú­bli­cos y au­to­mó­vi­les.

El pro­gra­ma de es­te jar­dín pú­bli­co da prio­ri­dad a pra­dos y es­pa­cios ar­bo­la­dos, cuer­pos de agua en for­ma de hu­me­da­les, pla­zas y an­da­do­res jar­di­na­dos. Sin em­bar­go, cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de ser­vi­cios y apren­dien­do de las lec­cio­nes del Par­que México, los ar­qui­tec­tos han do­ta­do de diversas ofer­tas cul­tu­ra­les, gas­tro­nó­mi­cas, ca­fe­te­rías y he­la­de­rías, ba­ños pú­bli­cos y pe­que­ños co­mer­cios es­pe­cia­li­za­dos pa­ra mas­co­tas, co­rre­do­res, ta­ller de bi­ci­cle­tas, etc. Se ha di­se­ña­do un par­que con la má­xi­ma ca­li­dad pe­ro in­clu­si­vo a to­dos, que es­ta­rá equi­pa­do con es­pa­cios di­dác­ti­cos, ar­tís­ti­cos y cul­tu­ra­les, ta­lle­res gas­tro­nó­mi­cos, zo­nas pa­ra en­tre­na­mien­to y jue­go de pe­rros, un fo­ro al ai­re li­bre, can­chas de­por­ti­vas, etc. El par­que lo­gra­rá au­to­ge­ne­rar sus pro­pios re­cur­sos pa­ra su pre­ser­va­ción fu­tu­ra y se­rá una nueva op­ción de es­par­ci­mien­to pa­ra las fa­mi­lias de la Ciu­dad de México y sus vi­si­tan­tes.

Me­mo­ria de sus­ten­ta­bi­li­dad

Sin em­bar­go, pa­ra lo­grar un éxi­to me­dio am­bien­tal ha­cia el fu­tu­ro, di­cha ac­ción de­be es­tar so­por­ta­da téc­ni­ca­men­te des­de su con­cep­ción ori­gi­nal. En el ca­so del Par­que Me­tro­po­li­tano La Me­xi­ca­na, he­mos par­ti­do de un aná­li­sis pro­fun­do en cuan­to a las con­di­cio­nes hi­dro­ló­gi­cas, geo­ló­gi­cas y am­bien­ta­les en las que se en­cuen­tra el pre­dio en cues­tión. Ori­gi­nal­men­te, el po­lí­gono es­ta­ba ocu­pa­do por una zo­na mi­ne­ra que fue sus­ti­tui­da por gran­des re­lle­nos de ba­su­ra y es­com­bros pro­duc­to del gran sis­mo que afec­tó a la ciu­dad en 1985. Las con­se­cuen­cias de es­te ma­ne­jo y su pro­xi­mi­dad con el cen­tro de la ciu­dad oca­sio­na­ron durante dé­ca­das un fuer­te ha­ci­na­mien­to de vi­vien­da in­for­mal, al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción am­bien­tal de­bi­dos a la ema­na­ción de ga­ses, pro­li­fe­ra­ción de bac­te­rias y par­tí­cu­las vo­lá­ti­les. Sin em­bar­go, el desa­rro­llo eco­nó­mi­co em­pu­ja­ría a la trans­for­ma­ción de Santa Fe pa­ra con­ver­tir­se en un su­bur­bio cor­po­ra­ti­vo que, des­afor­tu­na­da­men­te, ca­re­ce de una pla­nea­ción sus­ten­ta­ble en cuan­to a su in­fra­es­truc­tu­ra. La mi­sión me­dio am­bien­tal más im­por­tan­te del par­que es sin du­da la crea­ción de un há­bi­tat na­tu­ral den­tro del en­torno ur­bano de la ciu­dad, que se con­vier­te en una nueva op­ción real pa­ra sus ha­bi­tan­tes en cuan­to a la re­la­ja­ción, edu­ca­ción me­dio am­bien­tal, de­por­te, pa­seo, en­tre­te­ni­mien­to y ocio. El di­se­ño con­tem­pla una im­por­tan­te pla­nea­ción sus­ten­ta­ble en re­la­ción a varios aspectos cla­ves que son: la sus­ten­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, la in­clu­sión de ac­cio­nes que me­jo­ren la mo­vi­li­dad y la con­ser­va­ción y desa­rro­llo del eco­sis­te­ma.

En re­la­ción al úl­ti­mo pun­to, se han tra­za­do tres lí­neas de tra­ba­jo: la hi­dro­ló­gi­ca, la de con­ser­va­ción y la de crea­ción de un nue­vo sis­te­ma eco­ló­gi­co que ten­ga fuer­tes raí­ces en­dé­mi­cas. La pre­mi­sa cen­tral del di­se­ño tie­ne co­mo eje rec­tor crear un ci­clo hi­dro­ló­gi­co ce­rra­do, que por una par­te evi­te la uti­li­za­ción de agua po­ta­ble de las re­des mu­ni­ci­pa­les y que por otra, re­cu­pe­re las aguas de llu­via pa­ra el ade­cua­do man­te­ni­mien­to y con­su­mo del par­que en el fu­tu­ro. En re­la­ción a la con­ser­va­ción, el pro­yec­to res­pe­ta la ve­ge­ta­ción que cre­ció na­tu­ral­men­te durante las úl­ti­mas dos dé­ca­das, so­bre to­do las zo­nas den­sas de Te­po­za­nes que se en­cuen­tran ha­cia el sur del po­lí­gono. Ade­más, se pro­pu­so una fo­res­ta­ción in­ten­si­va a ba­se de es­pe­cies na­ti­vas y na­tu­ra­li­za­das del cen­tro de México, fo­men­tan­do un en­torno que atrai­ga la bio­di­ver­si­dad de fau­na lo­cal. El di­se­ño pai­sa­jís­ti­co se ba­sa en el res­pe­to a la to­po­gra­fía exis­ten­te, que apro­ve­cha el pro­duc­to de sus ex­ca­va­cio­nes co­mo ma­te­ria­les de con­for­ma­ción de nue­vas me­se­tas y des­ni­ve­les que ayu­dan a re­for­zar la con­fluen­cia de las aguas de llu­via ha­cia los pun­tos de re­co­lec­ción. El di­se­ño del par­que tie­ne co­mo se­gun­do eje el apor­tar a los fuer­tes pro­ble­mas de mo­vi­li­dad en el po­nien­te de la ciu­dad. Por una par­te, se ha lo­gra­do do­tar con un im­por­tan­te nú­me­ro de es­ta­cio­na­mien­tos pú­bli­cos que pue­den fun­cio­nar co­mo pen­sio­nes y guar­das de trans­por­te pú­bli­co y es­co­lar. Asi­mis­mo se han dis­pues­to di­fe­ren­tes bahías y zo­nas de apeo pa­ra el trans­por­te pú­bli­co, via­li­da­des de ve­lo­ci­dad me­dia pa­ra el trans­por­te co­lec­ti­vo y ca­lles com­ple­tas de muy ba­ja ve­lo­ci­dad pa­ra la cir­cu­la­ción de pea­to­nes y ci­clis­tas. De igual for­ma se ha pri­vi­le­gia­do la co­nec­ti­vi­dad pea­to­nal con un sis­te­ma de puen­tes y ac­ce­sos ha­cia la zo­na de edi­fi­cios cor­po­ra­ti­vos y la nueva es­ta­ción del tren in­ter­ur­bano ha­cia To­lu­ca. El par­que cuen­ta con 3,5 ki­ló­me­tros de ci­clo­vía y tro­ta­pis­ta, an­da­do­res pea­to­na­les y pla­zas, y un cri­te­rio ge­ne­ral de ac­ce­si­bi­li­dad to­tal pa­ra per­so­nas con des­ven­ta­jas mo­tri­ces.

Fi­nal­men­te, jun­to con el di­se­ño y la in­ge­nie­ría, se ha crea­do un mo­de­lo de au­to­fi­nan­cia­mien­to pa­ra la ma­nu­ten­ción y operación fu­tu­ra del par­que. Di­cho mo­de­lo con­sis­te en crear un fi­dei­co­mi­so in­de­pen­dien­te for­ma­do por en­ti­da­des pú­bli­cas y pri­va­das, que ad­mi­nis­tran re­cur­sos de las áreas con­ce­sio­na­das que se han es­ta­ble­ci­do des­de el pro­yec­to. Es­tos re­cur­sos han si­do cal­cu­la­dos pa­ra con­ser­var el óp­ti­mo fun­cio­na­mien­to y operación de las áreas ver­des, cir­cu­la­cio­nes y cuer­pos de agua, así co­mo las in­fra­es­truc­tu­ras y sis­te­mas de se­gu­ri­dad, de for­ma anual. En re­su­men, el Par­que Me­tro­po­li­tano La Me­xi­ca­na se­rá el pri­mer par­que del país que cuen­te en un pro­gra­ma de sus­ten­ta­bi­li­dad to­tal, que le per­mi­ti­rá con­tar con un fu­tu­ro se­gu­ro, in­de­pen­dien­te­men­te de las con­di­cio­nes ex­ter­nas y los pre­su­pues­tos gu­ber­na­men­ta­les dis­po­ni­bles en las si­guien­tes dé­ca­das.

La crea­ción de un par­que ur­bano re­pre­sen­ta en si la im­ple­men­ta­ción de una po­lí­ti­ca sus­ten­ta­ble.

Vis­ta de el es­pe­jo de agua so­bre el gran tan­que de tor­men­tas que al­ma­ce­na el agua plu­vial durante las llu­vias.

Arri­ba:La pa­sa­re­la ele­va­da que en el fu­tu­ro se­ra un jar­dín aé­reo.Aba­jo: La cu­bier­ta que ha si­do pre­pa­ra­da pa­ra una fu­tu­ra ofer­ta de ca­fés y es­pa­cios de som­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.