«Si amas lo que ha­ces, se vuel­ve un dis­fru­te. Sin em­bar­go, tra­to de te­ner tiem­po pa­ra mí. La cla­ve es­tá en no mi­rar ha­cia atrás y man­te­ner­me ocu­pa­da y po­si­ti­va»

Hola El Salvador - - Contenido -

Un gran com­pro­mi­so.

—Sí, pues co­mo to­do en la vi­da, me­re­ce de­di­ca­ción y con­cen­tra­ción. Ha­ce 11 años, cuando abri­mos Di­va y ha­cía­mos re­ce­tas pa­ra un nue­vo me­nú, pa­sa­ba has­ta la ma­dru­ga­da pro­ban­do, fa­llan­do y co­rri­gien­do, pues el fin es ofre­cer lo me­jor.

—Con res­pec­to a eso, ¿al­gu­na vez ha echa­do a per­der una re­ce­ta?

—Sí, en la uni­ver­si­dad. En el Cu­li­nary Ins­ti­tu­te of Ame­ri­ca “CIA”, pe­ro las me­di­das la to­ma­ban los chefs pro­fe­so­res. Ya co­mo pro­fe­sio­nal no he te­ni­do al­go gra­ve en la co­ci­na.

—¿Cuán­do sa­le de su res­tau­ran­te, con­ti­núa co­ci­nan­do en ca­sa?

—To­do el tiem­po. Ha­go el desa­yuno de mis hi­jas, las lon­che­ras y ce­nas en mi ca­sa.

—De to­do un po­co, des­de tacos has­ta po­len­ta y sal­món.

—¡Los cru­dos! El Tar­tar, car­pac­cio y me gus­ta mu­cho to­do con chi­le, li­món y sal. ¡Me en­can­ta lo pi­can­te!

No las co­mo con fre­cuen­cia, pe­ro si me gus­tan.

No, yo no pue­do “tor­tear­las”, pe­ro ten­go una mu­jer que ha es­ta­do des­de siem­pre con­mi­go, es ‘Jua­ni­ta’ ella me ha­ce unas pu­pu­sas de­li­cio­sas.

—Me en­can­ta co­ci­nar pos­tres. Por ejem­plo el bu­dín Mer­ka­to es de mis pre­fe­ri­dos, es una re­ce­ta ori­gi­nal del res­tau­ran­te, no es el tí­pi­co bu­dín, es una com­bi­na­ción de­li­cio­sa de sa­bo­res, muy ri­cos. Has­ta su for­ma es di­fe­ren­te. So­lo pen­sar­lo me da ga­nas de uno.

—¿Qué sue­le co­ci­nar? —En cuan­to a us­ted, ¿sus pla­ti­llos fa­vo­ri­tos?

—¿Y las pu­pu­sas? —¿Pue­de ha­cer? —¿Cuál es la re­ce­ta que más dis­fru­ta co­ci­nar? FA­MI­LIA

—Cuén­te­me de sus hi­jas.

Son mi vi­da. Una es Ma­tia de 11 años y la pe­que­ña Ales­san­dra de 10, son ni­ñas muy bue­nas y fe­li­ces. Am­bas han he­re­da­do un po­co de mí, pues jue­gan te­nis com­pe­ti­ti­vo, son to­do un or­gu­llo.

Sí. Ma­tia se man­tie­ne en pri­me­ros lu­ga­res y Ales­san­dra en se­gun­do, me ha­cen fe­liz al ver­las dis­fru­tan­do.

—¿Y han ga­na­do lu­ga­res? —Apar­te del te­nis, ¿via­jan al in­te­rior o fue­ra del país?

—Tra­ta­mos de via­jar en fa­mi­lia, cuando se pue­de, ya que am­bos, mi es­po­so y yo te­ne­mos res­pon­sa­bi­li­da­des, pe­ro si tra­ta­mos de via­jar al me­nos una vez en el año.

—Ce­le­bra­mos los 70 años de mi papá en Sur Amé­ri­ca. Fui­mos a Chi­le y Ar­gen­ti­na, vi­si­ta­mos vi­ñe­dos, ya que nos en­can­ta el vino.

—Los me­jo­res son los tin­tos, un buen cru­do y las se­ries en Net­flix, y el día es­tá he­cho.

—¿Cuál fue el via­je más re­cien­te que hi­cie­ron? —¿Qué ti­po de vino? RU­TI­NA

—¿Có­mo es su día a día?

—Lo pri­me­ro que ha­go es pre­pa­rar el desa­yuno de

Des­de muy pe­que­ña, y aun­que no te­nía muy cla­ro sus do­tes en la co­ci­na, Ire­ne Cas­te­lla­nos pre­pa­ra­ba al­fa­jo­res y otros pos­tres pa­ra ven­ta de ve­rano con sus co­no­ci­dos, que fue lo que po­co a po­co le des­per­tó su de­seo por ex­pe­ri­men­tar más

y más en la co­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.