JO­FRE POR­TA NA­VA­RRO

Hola El Salvador - - Cóctel De Noticias - Tex­to: VA­NES­SA BA­RRA­ZA Y AMAN­DA RO­DAS Pro­duc­ción: RA­QUEL COR­TEZ Fo­to­gra­fías: MAR­VIN RECINOS

CUANDO SE HA­CE lo que ama, no se vuel­ve a tra­ba­jar ja­más. Es­to le su­ce­de al pro­fe­sor de te­nis Jo­fre Por­ta Na­va­rro, a quien la pa­sión por es­te de­por­te, lo ha lle­va­do a ser lí­der de las aca­de­mias te­nís­ti­cas más re­co­no­ci­das en Es­pa­ña, Glo­bal Te­nis Team.

En­tre sus alum­nos fi­gu­ran Car­los Mo­yá, quien al­can­zó el nú­me­ro 1 del rán­king de la ATP, y Ra­fael Na­dal, el te­nis­ta es­pa­ñol que ocu­pa ac­tual­men­te la quin­ta po­si­ción del rán­king ATP.

Y aun­que con­fie­sa que el ba­lon­ces­to fue su pri­mer de­por­te, ter­mi­nó ca­sán­do­se con el te­nis, ya que en­ca­ja­ba per­fec­to con su vi­da.

Por­ta vi­si­tó El Sal­va­dor pa­ra pre­pa­rar a los en­tre­na­do­res de la aca­de­mia de al­to ren­di­mien­to en El En­can­to Vi­llas & Golf, pro­yec­to que le de­jó gran­des sa­tis­fac­cio­nes per­so­na­les y un nue­vo amor: las pla­yas sal­va­do­re­ñas.

—Es co­rrec­to, na­ce por iner­cia. No soy ca­paz to­da­vía de di­fe­ren­ciar la vi­da de­por­ti­va y la cotidiana. Cuando ha­bla­mos de te­nis ha­blo de vi­da y a la in­ver­sa.

Una vi­da en­tre via­jes, en­se­ñan­zas y… ¡el te­nis!

—El te­nis sur­gió co­mo quí­mi­ca, ¿o me equi­vo­co? —¿Có­mo de­ci­de en­se­ñar y no so­lo dis­fru­tar ju­gar te­nis?

—En un prin­ci­pio por­que mi pa­dre me con­ven­ció. Apren­dí a dis­fru­tar de la en­se­ñan­za de es­te de­por­te y aho­ra creo que es el me­jor me­dio pa­ra edu­car, bueno el que co­noz­co, sin me­nos­pre­ciar otras vías que des­co­noz­co que se­gu­ro he­chas con pa­sión se­rán igual de efec­ti­vas. Al­gu­nos de mis alum­nos son Car­los Mo­yá y Ra­fael Na­dal.

—He si­do muy afor­tu­na­do, he po­di­do tra­ba­jar con dos nú­me­ros 1 del ran­king A.T.P., Car­los Mo­yá y Ra­fa Na­dal, des­de su época de for­ma­ción, que es el tiem­po más di­ver­ti­do de un ju­ga­dor.

—Sí, pe­ro el mo­men­to más me­mo­ra­ble fue cuando Ra­fa ga­nó por pri­me­ra vez a Fe­de­rer. Es al­go que me emo­cio­na ca­da vez que lo re­cuer­do.

—¡Me en­can­ta el país! Sus pla­yas y su na­tu­ra­le­za. Vi­ne pa­ra pre­pa­rar a los pro­fe­so­res de El En­can­to. Des­de La pri­me­ra vi­si­ta me enamo­ré del pro­yec­to, de la gen­te… y por eso ca­da vez que me llama y me lo pue­do per­mi­tir, ven­go.

—Sin du­da. Es im­por­tan­te de­jar el men­sa­je que so­lo hay un fra­ca­so y es no in­ten­tar­lo. No lle­gar al ob­je­ti­vo no es un fra­ca­so, por­que mien­tras lo in­ten­ta­mos cre­ce­mos. Si en­ten­de­mos eso, vi­vi­re­mos sin mie­do.

—¡Dos ju­ga­do­res su­ma­men­te re­co­no­ci­dos! —Al­go inol­vi­da­ble, me ima­gino. —¡Aho­ra vie­ne a El Sal­va­dor! —Vino a pre­pa­rar cam­peo­nes sal­va­do­re­ños. —Apar­te del te­nis, ¿qué otras ac­ti­vi­da­des lle­nan su vi­da?

—Me en­can­ta es­tu­diar y apre­ciar la na­tu­ra­le­za. Ca­da vez que ten­go oca­sión me es­ca­po a la mon­ta­ña o al mar.

—Con mi es­po­sa y mis hi­jos.

—Me ca­sé de se­gun­das nup­cias con Afi­za, una mu­jer de Ma­la­sia, que tra­ba­ja en la aca­de­mia. No tu­ve hi­jos bio­ló­gi­cos, pe­ro con mi es­po­sa, que tie­ne cua­tro, tu­ve la suer­te de com­par­tir la crian­za de los dos más pe­que­ños, So­lan­ge de 19 años y Ri­chard de 14. —Afi­za tra­ba­ja­ba en la aca­de­mia cuando nos ca­sa­mos, y se ha con­ver­ti­do en el al­ma del lu­gar. Ri­chard en­tre­na y tra­ba­ja con no­so­tros. Los tres vi­vi­mos en la aca­de­mia. Créa­me si no hu­bie­se una pa­sión com­par­ti­da a gra­do ex­tre­mo es­to no hu­bie­se du­ra­do ni una se­ma­na.

—¿Con su fa­mi­lia? —Cuén­te­me de ellos. —¿Ellos com­par­ten su afi­ción por el de­por­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.