JO­VE­NES TA­LEN­TOS

Que lle­gó pa­ra que­dar­se Una nue­va ge­ne­ra­ción

Hola El Salvador - - Contenido - Tex­to: AMAN­DA RODAS Pro­duc­ción: RA­QUEL COR­TEZ Fo­tó­gra­fo: FRAN­CIS­CO CAS­TA­ÑE­DA Ma­qui­lla­je: LUIS VEGA Peinado: BRAN­DON RU­BIO Ves­tua­rio Ra­quel Cañas: MÓ­NI­CA ARGUEDAS Lo­ca­ción: RES­TAU­RAN­TE MERKATO

SON DE DI­FE­REN­TES EDA­DES, gus­tos y per­so­na­li­da­des, pero los cua­tros coin­ci­den en al­go: tie­nen un gran ta­len­to que los es­tá ha­cien­do bri­llar po­co a po­co en su ám­bi­to.

Ra­quel Cañas, blo­gue­ra; Dia­na Wa­re, pre­sen­ta­do­ra de TV; Ro­ber­to Ri­ve­ra, ar­tis­ta, pin­tor y más; y Die­go Arau­jo, atle­ta, son chi­cos con los que se pue­de dis­fru­tar una tar­de de plá­ti­ca en don­de las ri­sas nun­ca van a fal­tar.

Y fue así. A los cua­tro los ci­ta­mos a un ca­fé y les pe­di­mos que se pre­sen­ta­ran. Ca­da uno, a su ma­ne­ra, dis­fru­tó al con­tar quié­nes son, qué han lo­gra­do y ha­cia dón­de se di­ri­gen. Las bro­mas no fal­ta­ron, y en­tre ellos sur­gían has­ta los con­se­jos, en fin, fue una tar­de agra­da­ble.

Las ri­sas si­guie­ron en la pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca, las po­ses y los arre­glos pa­ra las fo­tos fue un dis­fru­te pa­ra ca­da uno de ellos. Es más, quien no los co­no­cie­ran, di­ría que son ami­gos de años… ¡HO­LA! ha­bló con ellos so­bre sus triun­fos, me­tas y sue­ños del fu­tu­ro.

RA­QUEL CAÑAS

Es una aman­te de la mo­da en to­da la ex­ten­sión de la pa­la­bra. Su blog Our Fa­vo­ri­te Sty­le, que ali­men­ta jun­to a Ma­ría Jo­sé Díaz, es la prue­ba que Ra­quel Cañas no so­lo ama es­cri­bir de mo­da y más, sino que tam­bién ama ser par­te de la mis­ma, ya que rea­li­za sus pro­pias pro­duc­cio­nes.

Cuen­ta que en prin­ci­pio ser to­ma­da en cuen­ta con su blog era di­fí­cil, pero el amor por ha­cer reali­dad su pá­gi­na hi­zo que cua­tro años des­pués no sol­ta­ra lo que le gus­ta­ba. Hoy es una de las blo­gue­ras con mayor re­nom­bre en El Sal­va­dor.

Y aun­que su pro­fe­sión no es la mo­da, sino de abo­ga­da, Ra­quel con­fie­sa que dis­fru­ta es­ta eta­pa de su vi­da, en don­de in­clu­so su es­po­so y her­mo­so be­bé es­tán in­vo­lu­cra­dos.

—¿De dón­de na­ció tu in­te­rés por ser blo­gue­ra?

—Des­de siem­pre he sen­ti­do amor por la mo­da, y sien­do abo­ga­do que­ría desaho­gar esa pa­sión de al­gu­na ma­ne­ra, por lo que un blog era la sa­li­da per­fec­ta. Ade­más que tu­ve apo­yo de mu­chos, uno de ellos fue Ro­ber­to Ri­ve­ra, quien me di­se­ñó la pá­gi­na.

—Aho­ra eres muy co­no­ci­da, me ima­gino que es un com­pro­mi­so.

—Enor­me com­pro­mi­so, ya las per­so­nas creen en ti, aho­ra a dar­les siem­pre con­te­ni­do de ca­li­dad, se lo me­re­cen.

—¿De qué te gus­ta más es­cri­bir?

—De mis ex­pe­rien­cias dia­rias con la mo­da, de mis vi­ven­cias co­mo mu­jer, de los eventos que cu­bro, en fin, de to­do lo que crea que ge­ne­ra con­te­ni­do im­por­tan­te. —¿Qué sa­tis­fac­cio­nes te ha da­do es­ta pro­fe­sión? —Te­ner la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a per­so­nas de to­do el mun­do y via­jar; y en ca­da via­je po­der con­tar un po­co de lo lin­dí­si­mo que es nues­tro país, ha­blar a esas per­so­nas del enor­me ta­len­to que hay en nues­tro país. Ser una pe­que­ña ven­ta­na de mi país ha­cia el res­to del mun­do.

—¿Cuál ha si­do la ex­pe­rien­cia más emo­cio­nan­te que cu­bris­te y, cla­ro, subis­te al blog?

—Pues creo que ha­ber ido por primera vez al New York Fas­hion Week, en sep­tiem­bre del 2014; lue­go de eso, he asis­ti­do tres ve­ces más, ¡Si­gue sien­do igual de emo­cio­nan­te!

—Me ima­gino. Tam­bién sé que ha si­do emo­cio­nan­te el gi­ro que dio tu vi­da per­so­nal, lo di­go con tu nue­vo rol de ma­dre.

—Ha si­do la me­jor ex­pe­rien­cia de mi vi­da. Co­mo di­cen por ahí, al ser ma­dre to­do cam­bia, in­clu­so la vi­sión de la vi­da, te vuel­ve una per­so­na más sen­si­ble y va­lo­ras mu­cho más las co­sas y ben­di­cio­nes que te da la vi­da.

Or­ga­ni­zán­do­me. Lle­van­do una agen­da y po­nién­do­me me­tas de en­tre­gas.

—¿Có­mo lo­gras di­vi­dir tu tiem­po con to­do? — —¿Pro­yec­tos?

—Se­gui­ré con mi blog, bus­ca­ré dar­me más a co­no­cer, ex­pan­dir­me y so­bre to­do ser me­jor ca­da día.

DIA­NA WA­RE

De ape­nas 25 años, Dia­na Wa­re de­mues­tra que es un ta­len­to sal­va­do­re­ño que ha con­se­gui­do lle­gar has­ta don­de es­tá por mé­ri­to pro­pio. Ella es muy es­pon­tá­nea, fres­ca y sen­ci­lla. Con una her­mo­su­ra ex­ter­na e in­ter­na de­mues­tra que es­tá pre­pa­ra­da pa­ra cual­quier re­to. Aho­ra es la pre­sen­ta­do­ra de ca­nal 33 en el pro­gra­ma “De Mu­jer a Mu­jer”, ha­bla tres idio­mas (in­glés, es­pa­ñol y fran­cés) y es aman­te de los ani­ma­les. Dia­na ha­bló de su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal, pero tam­bién un po­co de sus sue­ños a fu­tu­ro.

—Vos no que­rías ser pre­sen­ta­do­ra de TV, ¿por qué cam­bias­te de opi­nión?

—Nun­ca na­ció, su­ce­dió por ca­pri­chos de la vi­da y ne­ce­si­dad. Ja­más se me ocu­rrió tra­ba­jar en televisión. Al cre­cer de­trás de bam­ba­li­nas en los tra­ba­jos de mi ma­má, co­mu­ni­ca­do­ra, y mi pa­pá, pu­bli­cis­ta, es ex­tra­ño pen­sar que no de­sa­rro­llé ese amor por las co­mu­ni­ca­cio­nes y la televisión, pero así fue.

De he­cho man­te­nía una idea pre­con­ce­bi­da del am­bien­te de la televisión que me des­mo­ti­va­ba a al­gún día tra­ba­jar en ese ám­bi­to.

—Pero su­ce­dió…

—Sí. Pues un día un ami­go que tra­ba­ja­ba en ese en­ton­ces pa­ra la mar­ca Te­le­cash me co­men­tó que es­ta­ban bus­can­do pre­sen­ta­do­ra pa­ra di­cho pro­gra­ma pero pa­ra ai­rear en Ni­ca­ra­gua. En ese mo­men­to es­ta­ba aún es­tu­dian­do mi Li­cen­cia­tu­ra y que­ría un tra­ba­jo de me­dio tiem­po, que me pa­ga­ra bien, que no me con­su­mie­ra tiem­po ni mu­cho com­pro­mi­so y me per­mi­tie­se de­di­car­me de lleno a mis es­tu­dios. En­ton­ces lo acep­té.

Pa­ra mi sor­pre­sa, me sen­tí muy có­mo­da fren­te a la

Con­ver­sa­mos con las es­tre­llas que con­quis­tan el es­pec­tácu­lo, el de­por­te y el mun­do ar­tís­ti­co

Son de di­fe­ren­tes eda­des, gus­tos y per­so­na­li­da­des, pero los cua­tros coin­ci­den en al­go: tie­nen un gran ta­len­to que los es­tá ha­cien­do bri­llar po­co a po­co en su ám­bi­to. Ra­quel Cañas, blo­gue­ra; Dia­na Wa­re, pre­sen­ta­do­ra de TV; Ro­ber­to Ri­ve­ra, ar­tis­ta, pin­tor y más; y Die­go Arau­jo, atle­ta, son chi­cos con los que se pue­de dis­fru­tar una tar­de de plá­ti­ca en don­de las ri­sas nun­ca van a fal­tar.

cá­ma­ra, me di­ver­tía y des­cu­brí po­co a po­co que era una voz que po­día ser es­cu­cha­da por cien­tos o po­si­bles mi­les de per­so­nas, y que eso era una gran opor­tu­ni­dad pa­ra cam­biar el mun­do des­de mi me­tro cua­dra­do.

—Y aho­ra en “De Mu­jer a Mu­jer”.

—In­creí­ble. A los dos años, me lla­man de Ca­nal 33 pa­ra otros pro­gra­mas y fue seis me­ses más tar­de que me in­vi­tan a for­man par­te del re­le­vo de la con­duc­ción “De Mu­jer a Mu­jer”; con es­te pro­yec­to sí que me sen­tía có­mo­da. Me en­can­ta­ba la idea de en­trar a un pro­gra­ma con ma­sa gris, que ver­da­de­ra­men­te ha­ce la di­fe­ren­cia.

—¿Hay una dis­ci­pli­na pa­ra es­tar en cá­ma­ra? —Sí. Des­de el mo­men­to que eres una voz, de­bes te­ner cui­da­do con lo que de­cís. Y con es­to no me re­fie­ro a que “ca­lla­di­ta te ves más bo­ni­ta” o no le­van­tar po­lé­mi­ca. Me re­fie­ro que de­bes te­ner ar­gu­men­tos pa­ra ha­blar so­bre el te­ma que se im­par­te en el pro­gra­ma.

Otro as­pec­to im­por­tan­te en dis­ci­pli­na es sa­ber que en es­te ti­po de tra­ba­jo no hay ho­ra­rios, hay “ho­ra­rio es­ta­ble­ci­do” del ai­re en cá­ma­ra, pero es­tán tam­bién las gra­ba­cio­nes de re­por­ta­jes, es­pe­cia­les, pro­mo­cio­na­les, vi­si­tar clien­tes, ir a eventos pa­ra en­ta­blar re­la­cio­nes pú­bli­cas, reunio­nes de pau­ta, reunio­nes pa­ra llu­via de ideas, y otros. Eso re­quie­re de mu­cha or­ga­ni­za­ción de ta­reas y de tiem­po, de ser muy pun­tual y de siem­pre te­ner una bue­na ca­ra pa­ra to­do, sin im­por­tar el día que has te­ni­do. —¿Tie­nes al­gún men­tor o men­to­ra?

—Creo que to­das las per­so­nas con las que me he to­pa­do en la vi­da me han en­se­ña­do al­go. So­bre to­do en el ám­bi­to la­bo­ral, je­fes y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Ellos han si­do mis men­to­res.

—¿Otros as­pec­tos que se su­man a tu vi­da y que la gen­te no sa­be?

—Me gus­ta mu­cho can­tar en el ca­rro, pa­sar des­can­san­do el fin de se­ma­na vien­do una tem­po­ra­da com­ple­ta de The Wal­king Dead en Net­flix y Game of Thrones. Una gran pa­sión es la mú­si­ca, mis géneros fa­vo­ri­tos son el rock al­ter­na­ti­vo, folk, soft rock, psy­che­de­lic rock y los clá­si­cos del rock y pop; me gus­ta ir a con­cier­tos de es­te ti­po de ar­tis­tas.

—¿Cuál es tu sue­ño a fu­tu­ro?

—Quie­ro te­ner mi pro­pio em­pren­di­mien­to, pue­de ser de tu­ris­mo o de gas­tro­no­mía. Un hos­tal eco­ló­gi­co o un pe­que­ño res­tau­ran­te mi­ni­ma­lis­ta en un pue­bli­to re­ti­ra­do de la ciu­dad es mi idea de fe­li­ci­dad.

RO­BER­TO RI­VE­RA

Es un ar­tis­ta plás­ti­co y di­se­ña­dor, pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia de do­mi­nio mas­cu­lino, pues fue­ron cin­co her­ma­nos. Sus cua­li­da­des lo dis­tin­guen: res­pon­sa­ble, pun­tual, de­di­ca­do, per­fec­cio­nis­ta y, so­bre to­do, en­tre­ga­do en lo que ama, es co­mo se pue­de re­su­mir­se un po­co la bio­gra­fía de Ro­ber­to Ri­ve­ra.

Ade­más, y no de­ja­rán men­tir los que lo co­no­cen, es un chi­co in­quie­to, pa­re­cie­ra que en su men­te an­da pen­san­do en mil co­sas, pero no pier­de en una con­ver­sa­ción la con­cen­tra­ción de lo que se es­tá ha­blan­do. Así se per­ci­bió en el ca­fé que hi­zo con ¡HO­LA!

«Me ins­pi­ro en co­sas muy pe­que­ñas que pa­ra mu­chos pa­sa­rían des­aper­ci­bi­dos, in­clu­so pue­den ser co­sas que re­to­mo en mi día a día y lo trans­for­mo en ar­te y lo ha­go pro­pio has­ta con­ver­tir­lo en una

pie­za de ar­te» Es un ar­tis­ta plás­ti­co y di­se­ña­dor, pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia de do­mi­nio mas­cu­lino, pues fue­ron cin­co her­ma­nos. Sus cua­li­da­des lo dis­tin­guen: res­pon­sa­ble, pun­tual, de­di­ca­do, per­fec­cio­nis­ta y, so­bre to­do, en­tre­ga­do en lo que ama, es co­mo se pue­de re­su­mir­se

un po­co la bio­gra­fía de Ro­ber­to Ri­ve­ra.

—Ya con una tra­yec­to­ria im­por­tan­te de­bes te­ner cla­ro, ¿qué sig­ni­fi­ca la pin­tu­ra y ar­tes plás­ti­cas en tu vi­da?

Por su pues­to. Sig­ni­fi­ca mi vi­da en­te­ra, es ha­ber en­con­tra­do un don que día a día me man­tie­ne en­fo­ca­do en al­go que no lo con­si­de­ro mi tra­ba­jo, sino mi for­ma de vi­vir, es sa­car to­da esa crea­ti­vi­dad que lle­vo den­tro y el pin­tar es la ma­ne­ra de po­der plas­mar y co­mu­ni­car mi for­ma de ha­cer ar­te.

—¿Cuál es tu con­cep­to y qué bus­cas re­fle­jar?

Mi es­ti­lo es un abs­trac­to in­for­mal por par­te de la pin­tu­ra, y muy geo­mé­tri­co por par­te de mis es­cul­tu­ras, es una com­bi­na­ción en­tre co­lo­res y tex­tu­ras que al fi­nal dan co­mo re­sul­ta­do un es­ti­lo muy pro­pio que me ha to­ma­do to­do lo que ten­go en mi ca­rre­ra de es­tar en la bús­que­da de es­te es­ti­lo úni­co.

—¿Cuál ha si­do el cua­dro que más te ha cos­ta­do y por qué?

—To­dos tie­nen su di­fi­cul­tad y hay mu­chos fac­to­res que in­flu­yen al mo­men­to de pin­tar, pues es cues­tión de sen­tir­se ins­pi­ra­do y de hu­mor pa­ra sa­ber lo que es­toy ha­cien­do y el re­sul­ta­do que quie­ro lo­grar.

En­ton­ces, ¿en qué te ins­pi­ras pa­ra pin­tar?

Me ins­pi­ro en co­sas muy pe­que­ñas que pa­ra mu­chos pa­sa­rían des­aper­ci­bi­dos, in­clu­so pue­den ser co­sas que re­to­mo en mi día a día y lo trans­for­mo en ar­te y lo ha­go pro­pio has­ta con­ver­tir­lo en una pie­za de ar­te.

—¿Al­gu­na vez ha echa­do a per­der un cua­dro?

—Si, ha ha­bi­do ve­ces que se han echa­do a per­der, pero no los bo­to, sino que los guar­do y los re­to­mo en otra oca­sión pa­ra ver más cla­ro el pro­ce­so. —¿Cuá­les son tus pro­yec­tos?

—Son los que ca­da vez me desafíen a lle­gar más le­jos en mi ca­rre­ra y co­mo ar­tis­ta, ade­más que sea un re­to en don­de la crea­ti­vi­dad no me li­mi­te en nin­gún sen­ti­do.

—¿Qué más se agre­ga en tu vi­da, apar­te de

«En el 2013 em­pe­cé co­rrien­do, lue­go me in­vi­ta­ron a ha­cer bi­ci mon­ta­ña y me en­fo­que en ello por un tiem­po. Com­pe­tí lo­cal­men­te en ni­vel no­va­to y ga­né mi pri­mer po­dio en ter­cer lu­gar, lue­go con­quis­tan­do el pri­me­ro has­ta ga­nar el Cam­peo­na­to Na­cio­nal de MTB

de mi ca­te­go­ría» A su cor­ta edad, mi­ra la vi­da con mu­cha paz y dis­ci­pli­na que le ha re­ga­la­do el ser un atle­ta. Es más, Die­go Arau­jo se en­car­gó de com­par­tir su tes­ti­mo­nio sin re­ser­va so­bre

co­mo aho­ra mi­ra la vi­da.

la pin­tu­ra?

—El di­se­ño de in­te­rior y la es­cul­tu­ra que son par­te de mi vi­da y mi pro­fe­sión. En lo per­so­nal se agre­ga mi fa­mi­lia, mi no­via y mis ami­gos que dis­fru­to.

DIE­GO ARAU­JO

A su cor­ta edad, mi­ra la vi­da con mu­cha paz y dis­ci­pli­na que le ha re­ga­la­do el ser un atle­ta. Es más, Die­go Arau­jo se en­car­gó de com­par­tir su tes­ti­mo­nio sin re­ser­va so­bre co­mo aho­ra mi­ra la vi­da. Tie­ne una per­so­na­li­dad muy au­tén­ti­ca y de­jó cla­ro la im­por­tan­cia que le da al cui­do de su sa­lud. El de­por­te lo ha im­pul­sa­do a per­se­guir sus me­tas a pe­sar de los tro­pie­zos; tam­bién el res­pe­to, la com­pren­sión y la hu­mil­dad, co­mo pi­la­res claves pa­ra avan­zar por la vi­da y ser fe­liz.

—Die­go, ¿cuál es tu es­pe­cia­li­dad en el de­por­te?

—En los úl­ti­mos años no me he que­da­do en una dis­ci­pli­na. En el 2013 em­pe­cé co­rrien­do, lue­go me in­vi­ta­ron a ha­cer bi­ci mon­ta­ña y me en­fo­que en ello por un tiem­po. Com­pe­tí lo­cal­men­te en ni­vel no­va­to y ga­né mi pri­mer po­dio en ter­cer lu­gar, lue­go con­quis­tan­do el pri­me­ro has­ta ga­nar el Cam­peo­na­to Na­cio­nal de MTB de mi ca­te­go­ría.

—¿Y con esos deportes te que­das­te? —No, em­pe­cé a na­dar y así em­pe­cé con el triatlón. La primera vez que fui a na­dar me di­je­ron: “ve y na­da un ki­ló­me­tro”, en mi men­te di­je: “que fá­cil.” Al me­ter­me a la pis­ci­na ape­nas y po­día na­dar 50 me­tros flui­dos, lo­gré na­dar 300 me­tros en to­tal pero fue en­tre cor­ta­dos y con la mi­tad del agua de la pis­ci­na tra­ga­da. (Ri­sas)

—¿Y el de­por­te te gus­tó de pe­que­ño? —Siem­pre fui un ni­ño ac­ti­vo, pa­sa­ba de arri­ba pa­ra abajo ju­gan­do fút­bol, pa­ti­nan­do, bás­quet­bol o lo que fue­se. Ju­gué fút­bol to­dos los años en el co­le­gio has­ta gra­duar­me, en mis úl­ti­mos dos años de co­le­gio es­tu­ve en la Aca­de­mia de la Che­lo­na.

—¿Qué re­tos has te­ni­do al ser atle­ta? —Uno de mis ma­yo­res re­tos ha si­do el apren­der a na­dar, y de­bo ad­mi­tir que si­go tra­ba­jan­do en me­jo­rar. La na­ta­ción es un de­por­te en el que su esen­cia es­tá en la téc­ni­ca; pa­ra me­jo­rar tus tiem­pos de­bes apren­der a no pe­lear­te con el agua y fluir con me­nos re­sis­ten­cia.

—¿Có­mo te ha ayu­da­do en tu vi­da to­das es­tas dis­ci­pli­nas?

—Prin­ci­pal­men­te en la par­te fí­si­ca, tam­bién mi men­te se des­pe­ja un po­co de las ru­ti­nas que so­le­mos lle­var y li­be­ra se­ro­to­ni­na y en­dor­fi­nas, que son reacciones quí­mi­cas que nues­tro ce­re­bro pro­du­ce cuan­do es­ta­mos en es­ta­dos de fe­li­ci­dad.

—¿Pro­yec­tos de vi­da que ten­gas? —Va­rios son los pro­yec­tos que qui­sie­ra ha­cer, pero he apren­di­do que “quien mu­cho abar­ca po­co aprie­ta” por lo que en es­tos años me en­fo­ca­re en dos o tres pro­yec­tos, uno de ellos es mi mar­ca de ro­pa, pron­to se da­rán cuen­ta.

—¿Qué más hay que sa­ber de Die­go? —Me gus­ta el Coaching. Ten­go to­das las ga­nas de ser un apo­yo pa­ra las per­so­nas en al­can­zar sus me­tas, des­en­re­dar sus pro­ble­mas, apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des y ver­les ca­da día con una son­ri­sa más gran­de en su ros­tro

(SI­GUE)

Es una aman­te de la mo­da en to­da la ex­ten­sión de la pa­la­bra. Su blog Our Fa­vo­ri­te Sty­le, que ali­men­ta jun­to a Ma­ría Jo­sé Díaz, es la prue­ba que Ra­quel Cañas no so­lo ama es­cri­bir de mo­da y más, sino que tam­bién ama ser par­te de la mis­ma, ya que rea­li­za sus

pro­pias pro­duc­cio­nes.

«Des­de siem­pre he sen­ti­do amor por la mo­da, y sien­do abo­ga­da que­ría desaho­gar esa pa­sión de al­gu­na ma­ne­ra, por lo que un blog era la sa­li­da

per­fec­ta»

«Creo que to­das las per­so­nas con las que me he to­pa­do en la vi­da me han en­se­ña­do al­go. So­bre to­do en el ám­bi­to la­bo­ral, je­fes y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Ellos han si­do mis men­to­res» De ape­nas 25 años, Dia­na Wa­re de­mues­tra que es un ta­len­to sal­va­do­re­ño que ha con­se­gui­do lle­gar has­ta don­de es­tá por mé­ri­to pro­pio. Ella es muy es­pon­tá­nea, fres­ca y sen­ci­lla. Con una her­mo­su­ra ex­ter­na e in­ter­na de­mues­tra que es­tá pre­pa­ra­da pa­ra

cual­quier re­to. (SI­GUE)

Las ri­sas si­guie­ron en la pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca, las po­ses y los arre­glos pa­ra las fo­tos fue un dis­fru­te pa­ra ca­da uno de ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.