SAL­VA­DOR LLORT

Re­cuer­dos del gran pin­tor sal­va­do­re­ño

Hola El Salvador - - Contenido - Tex­to: AMAN­DA RODAS Pro­duc­ción Fo­to­grá­fi­ca: RA­QUEL COR­TEZ Fo­to­gra­fías: ER­NES­TO CANOSSA Lo­ca­ción: MU­SEO MAR­TE

“Mis hi­jos y mis nie­tos son lo má­xi­mo, me en­can­ta dis­fru­tar ca­da mo­men­to con ellos”

EN SU PA­RED ex­hi­be con or­gu­llo los pri­me­ros di­bu­jos de in­fan­cia que su ma­dre le guar­dó. “¡Me di cuen­ta de que me gus­ta­ba el ar­te cuan­do ha­cía mis pri­me­ros di­bu­jos de tre­nes, ár­bo­les… y dis­fru­ta­ba tan­to co­lo­rear­lo, y así ca­da di­bu­jo!”, re­cuer­da Sal­va­dor Llort, el ar­tis­ta cu­yo nom­bre es hoy una re­fe­ren­cia cul­tu­ral de pin­tu­ras y ar­tes plás­ti­cas. Su pre­pa­ra­ción se re­mon­ta a 1959 y 1963 cuan­do re­ci­bió sus pri­me­ras cla­ses de di­bu­jo, pin­tu­ra, his­to­ria del ar­te y teo­ría del co­lor con el maes­tro Jo­sé Me­jía Vi­des. Aho­ra su obra es­tá com­pues­ta prin­ci­pal­men­te por pin­tu­ra y di­bu­jo, aun­que tam­bién pro­du­ce es­cul­tu­ra y gra­ba­do. La más re­cien­te de sus ex­po­si­cio­nes es “Ale­gría”, y co­mo él di­ce, su obra desea con­ver­tir­se en go­tas de agua fres­ca.

“Son tal vez re­cuer­dos sin nin­gu­na cro­no­lo­gía, co­sas que le im­pac­tan a uno a tra­vés de la vi­da y va gra­ban­do. Por­que el ar­tis­ta no ve, sino que ob­ser­va y lue­go sa­len de for­ma tal vez des­or­de­na­da”, ex­pre­sa.

Su ins­pi­ra­ción son los mo­men­tos que vi­ve, pero si hay que es­co­ger, él se que­da con la na­tu­ra­le­za.

Es­te ar­tis­ta nos de­jó ver su la­do más im­por­tan­te de la vi­da: su fa­mi­lia. Así

tam­bién nos cuen­ta so­bre sus pro­yec­tos y su ex­pe­rien­cia ar­tís­ti­ca.

SU VI­DA EN LA PIN­TU­RA

Con es­ta gran tra­yec­to­ria co­mo ar­tis­ta, ¿se sien­te que ha ma­du­ra­do su pro­fe­sión?

Nun­ca ma­du­ra. Eso es lo bo­ni­to del ar­te, si us­ted ana­li­za en la re­tros­pec­ti­va, hay una gran va­rie­dad, pero el es­ti­lo se man­tie­ne, lo que ha­ce uno es in­no­var o me­jo­rar a tra­vés de la ex­pe­rien­cia del di­bu­jo, en­tre otros. Pero lo bo­ni­to es que nun­ca se de­ja de apren­der.

—¿Cuál es su con­cep­to?

—Es­tá com­pues­to prin­ci­pal­men­te por pin­tu­ra y di­bu­jo, aun­que tam­bién pro­duz­co es­cul­tu­ra y gra­ba­do. Pin­to en óleo, acrí­li­co, acua­re­la, goua­che, pas­te­les, tin­ta chi­na y téc­ni­cas mix­tas; di­bu­jo con lá­piz, car­bon­ci­llo, tin­ta, y plu­ma; pro­duz­co gra­ba­do en agua fuer­te y pi­ro­gra­ba­do;

es­cul­po en hie­rro, ma­de­ra, ye­so, pie­dra y alu­mi­nio.

—Pa­ra sus te­mas, ¿cuál es la ins­pi­ra­ción? —Me mue­vo en­tre la reali­dad y la fan­ta­sía, por lo que mis series de in­fluen­cia su­rrea­lis­ta, “imá­ge­nes in­ter­nas”, con­tras­tan con otras co­mo la se­rie “Him­no­sa Na­tu­ra”, en la cual re­pre­sen­té de­ta­lles rea­lis­tas del am­bien­te na­tu­ral lo­cal, con fuer­te in­ten­ción eco­ló­gi­ca.

Tam­bién he re­to­ma­do ele­men­tos del pa­sa­do prehis­pá­ni­co, de las tra­di­cio­nes y le­yen­das lo­ca­les, así co­mo fi­gu­ras que pro­vie­nen del mun­do in­fan­til y de los sue­ños, des­ta­can­do las fre­cuen­tes re­fe­ren­cias al mun­do ma­rino. Lo ca­rac­te­rís­ti­co de mis pin­tu­ras es el fuer­te co­lo­ri­do en mi pro­duc­ción, jun­to con el di­na­mis­mo de las for­mas y los ele­men­tos flo­tan­tes e in­grá­vi­dos.

—¿Hu­bo al­gu­na obra que se echó a per­der?

—Sí, cla­ro que pa­sa, pero no la bo­rro, por­que es un pro­ce­so muy di­rec­to. La ma­yo­ría de lo que us­ted ve, es­tá sa­lien­do de la men­te a la mano y de la mano al pa­pel, ca­si que en una for­ma per­ma­nen­te. Aho­ri­ta que­da así, y ma­ña­na la si­go. Usual­men­te tra­ba­jo dos pa­ra­le­la­men­te. Des­pués va el co­lor, la lí­nea y to­do va to­man­do for­ma. Es un pro­ce­so muy sa­bro­so.

—¿Qué tiem­po le de­di­ca?

—Soy muy ma­ña­ne­ro, me gus­ta de sie­te de la ma­ña­na a 12 del día, to­dos los días. En las tar­des ha­go asun­tos va­rios, per­te­nez­co a un gru­po muy bo­ni­to que se lla­ma: ‘’Vo­lun­ta­rios por el ar­te’’, so­mos sie­te co­le­gas ar­tis­tas que rea­li­za­mos pro­yec­tos que van en be­ne­fi­cio de los ar­tis­tas es­tu­dian­tes y emer­gen­tes, apo­ya­dos por los ar­tis­tas es­ta­ble­ci­dos. —¿Al­gún men­tor?

—Des­de que es­tu­dié el kín­der has­ta que me gra­dué tu­ve men­tor. En los úl­ti­mos años de ba­chi­lle­ra­to, en va­ca­cio­nes me iba al Cen­tro Na­cio­nal de Ar­tes, co­no­cí y apren­dí de un maes­tro que se lla­ma­ba Don Jo­sé Me­jía Vi­des, un pin­tor muy bueno. Con él man­tu­ve una re­la­ción muy bo­ni­ta, has­ta ya gran­de. Cuan­do re­gre­sé de es­tu­diar en los Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién tu­ve una re­la­ción muy agra­da­ble con Sal­va­dor Sa­la­zar Arrué, quien me es­cri­bió la in­tro­duc­ción pa­ra dos de mis ex­po­si­cio­nes. Él apre­cia­ba mu­cho mi obra, por­que su obra tam­bién era oní­ri­ca o de sue­ño.

DON DE PA­DRE

—El te­ner su ta­ller en ca­sa, ¿es pa­ra es­tar cer­ca de su es­po­sa y sus hi­jos?

—Aho­ra que ya to­dos cre­cie­ron, so­lo es­toy con Peggy, mi es­po­sa. Te­ner el ta­ller en mi ca­sa es por co­mo­di­dad, apar­te que es más ín­ti­mo… Al en­trar al ta­ller se en­cuen­tra el le­tre­ro: “De­ja tu cuer­po y en­tra con tu al­ma”.

—Há­ble­me de sus hi­jos, ¿dón­de se en­cuen­tran, cuán­tos tie­nen?

—Ten­go cua­tro. El mayor, Sal­va­dor, de par­te de él ten­go tres nie­tos, un va­rón y dos hem­bras; lue­go vie­ne Be­lin­da, que vi­ve aquí, tie­ne dos jó­ve­nes, los dos en la

uni­ver­si­dad. Des­pués si­gue Leigh Ann, que vi­ve en Da­llas por su tra­ba­jo, ella tie­ne dos hi­jos; lue­go es­tá la me­nor, Peggy Ann, que vi­ve en Seattle, ella tam­bién tie­ne dos hi­jos. En to­tal ten­go diez nie­tos, mi­tad en Es­ta­dos Uni­dos y mi­tad acá.

—¿En qué tiem­po del año se reúnen to­dos?

—Ellos vie­nen en ve­rano, en ju­nio. A ellos les en­can­ta. No­so­tros va­mos to­dos los años a ver­los, tra­ta­mos de es­tar bien co­mu­ni­ca­dos.

—¿Có­mo ha si­do su rol de pa­dre? —Vie­ne des­de mi abue­lo ca­ta­lán, Pablo Llort. Tu­vi­mos la suer­te que es­cri­bió sus me­mo­rias. Des­de que vino por primera vez a El Sal­va­dor, le im­pre­sio­nó mu­cho la gen­te, la flo­ra y la fauna, por lo que se que­dó en el país.

Era un hom­bre ín­te­gro y de unión fa­mi­liar. Él de­cía: ‘‘nun­ca pe­dí un cen­ta­vo a na­die y siem­pre en­con­tré tra­ba­jo’’, pues con amor al tra­ba­jo, el man­te­ner la fe y la unión fa­mi­liar, lo­gró mu­chos éxi­tos, y esos fue­ron le­ga­dos de mi abue­lo ha­cia mi pa­dre. En­ton­ces, mi pa­dre traía ya la tra­di­ción de fa­mi­lia uni­da, la ho­no­ra­bi­li­dad, la fe en Dios, el tra­ba­jo, la ho­nes­ti­dad… Mi pa­dre siem­pre me de­cía ‘‘del tra­ba­jo que los echen por ton­tos, pero no por la­dro­nes’’.

Mi pa­pá fue el fun­da­dor de los Vo­lun­ta­rios de la Cruz Ro­ja sal­va­do­re­ña, que por cier­to, a él sí le hi­ce un re­tra­to, un óleo gran­de, en ho­me­na­je. Él era muy da­do a en­tre­gar su vo­lun­ta­ria­do a la gen­te, nos de­jó mu­cho que apren­der.

LOS HI­JOS

—¿Có­mo es don Sal­va­dor co­mo pa­dre?

— Be­lin­da Llort de Ruiz: Nun­ca ter­mi­na­ría de des­cri­bir las for­ta­le­zas que tie­ne mi pa­pi. Es un pa­dre sú­per es­pe­cial. Siem­pre tie­ne sus me­tas y su mi­sión cla­ra que es lu­char por el bien, in­cul­can­do los va­lo­res hu­ma­nos y la so­li­da­ri­dad a los de­más, y po­nien­do a su fa­mi­lia pri­me­ro. Nos en­se­ñó a te­ner una pa­sión, pero man­te­nien­do siem­pre el ba­lan­ce. Des­de que nos en­se­ñó a an­dar en bi­ci­cle­ta nos re­pe­tía y nos re­pi­te: “Equi­li­brio, equi­li­brio, equi­li­brio, equi­li­brio…” Que no se nos ol­vi­de lo im­por­tan­te de man­te­ner ese equi­li­brio en to­dos los ám­bi­tos de nues­tra vi­da, en don­de Dios es el cen­tro de nues­tra fa­mi­lia y la fa­mi­lia lo pri­me­ro. —Peggy Ann Llort: Coin­ci­do. Siem­pre ha si­do un pa­dre ejem­plar, tan­to en el área de res­pon­sa­bi­li­dad y tra­ba­jo, co­mo en el área es­pi­ri­tual y mo­ral. Es muy ca­ri­ño­so y no­ble.

—Leigth Ann Llort: Su gran ca­ris­ma y

—¿Cuál es el le­ga­do que les ha he­re­da­do?

em­pa­tía. Siem­pre an­da vien­do có­mo ayu­dar a los más ne­ce­si­ta­dos, co­mo por ejem­plo ayu­da mu­cho a los ni­ños en la es­cue­la de la is­la de Ta­sa­je­ra, y así otros pro­yec­tos so­cia­les.

—Sal­va­dor Llort: El ejem­plo de buen pa­dre y que qui­sie­ra po­der igua­lar pa­ra mis hi­jos. Me lle­na de or­gu­llo po­der de­cir que soy su hi­jo y lle­var su mis­mo nom­bre. Tam­bién el le­ga­do que nos ha de­ja­do es el amor a la fa­mi­lia, la ho­nes­ti­dad, la dis­ci­pli­na, el tra­ba­jo y el dis­fru­tar de la vi­da.

(SI­GUE) «Soy muy ma­ña­ne­ro, me gus­ta de sie­te de la ma­ña­na a 12 del día, to­dos los días. En las tar­des ha­go asun­tos va­rios, per­te­nez­co a un gru­po muy bo­ni­to que se lla­ma:

‘’Vo­lun­ta­rios por el ar­te»

Aho­ra su obra es­tá com­pues­ta prin­ci­pal­men­te por pin­tu­ra y di­bu­jo, aun­que tam­bién pro­du­ce es­cul­tu­ra y gra­ba­do. La más re­cien­te de sus ex­po­si­cio­nes es “Ale­gría”, y co­mo

él di­ce, su obra desea con­ver­tir­se en go­tas de agua fres­ca.

«Des­de que es­tu­dié el kín­der has­ta que me gra­dué tu­ve men­tor. En los úl­ti­mos años de ba­chi­lle­ra­to, en va­ca­cio­nes me iba al Cen­tro Na­cio­nal de Ar­tes, co­no­cí y apren­dí de un maes­tro que se lla­ma­ba Don Jo­sé Me­jía Vi­des, un pin­tor muy bueno. Con él man­tu­ve una re­la­ción muy

bo­ni­ta, has­ta ya gran­de» «Aho­ra que ya to­dos cre­cie­ron, so­lo es­toy con Peggy, mi es­po­sa. Te­ner el ta­ller en mi ca­sa es por co­mo­di­dad, apar­te que es más ín­ti­mo… Al en­trar al ta­ller se en­cuen­tra el le­tre­ro: “De­ja tu cuer­po y en­tra con tu

al­ma”»

Es­te ar­tis­ta nos de­jó ver su la­do más im­por­tan­te de la vi­da: su fa­mi­lia. Así tam­bién nos cuen­ta so­bre sus pro­yec­tos

y su ex­pe­rien­cia ar­tís­ti­ca.

«Mi pa­pá fue el fun­da­dor de los Vo­lun­ta­rios de la Cruz Ro­ja sal­va­do­re­ña, él era muy da­do a en­tre­gar su vo­lun­ta­ria­do a la gen­te, nos de­jó mu­cho que apren­der»

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.