OL­GA MI­RAN­DA

Nos cuen­ta de su nuevo li­bro: “Re­ce­tas de vi­da”

Hola El Salvador - - Contenido - Tex­to: AMAN­DA RO­DAS Y ES­TE­FA­NÍA FLO­RES Pro­duc­ción: AMAN­DA RO­DAS, ES­TE­FA­NÍA FLO­RES Y EST­HER REQUENO Fo­tó­gra­fo: FRAN­CIS­CO CASTANEDA Ma­keup y pei­na­do: EDUAR­DO MAT­HEU, SA­LÓN 90 GRA­DOS ESTILISTAS Agra­de­ci­mien­tos: CAR­LOS OLI­VO

«Siem­pre he re­to­ma­do mis raí­ces his­pá­ni­cas y, en cual­quier par­te del mun­do, me ha gus­ta­do in­no­var con nue­vos in­gre­dien­tes, sa­bo­res y es­pe­cias»

«Ha­ce mu­chos años hi­ce una lis­ta de las 50 co­sas que que­ría ha­cer en mi vi­da. Una de ellas era un li­bro de co­ci­na, la­cum­plí y aho­ra ten­go nue­vas me­tas, ya no son 50 co­sas, sino más»

SEA SI SE PRE­SEN­TA en su fa­ce­ta de per­so­na de so­cie­dad, co­mo re­co­no­ci­da Chef, co­mo una mu­jer aman­te de la fa­mi­lia y el ho­gar, co­mo pre­si­den­ta de la Fun­da­ción de la Ter­ce­ra Edad (FUSATE) o co­mo pro­duc­to­ra y con­duc­to­ra de los pro­gra­mas «Ol­ga!» y Ol­ga Plus!; Ol­ga Mi­ran­da de­ja hue­lla.

An­tes de lle­gar a ser la exitosa mu­jer que es aho­ra, to­mó cur­sos de ho­te­le­ría y tu­ris­mo en Es­pa­ña, en los que pu­do po­ten­ciar sus co­no­ci­mien­tos en los me­jo­res res­tau­ran­tes. Des­de siem­pre su­po que su pa­sión era el ar­te cu­li­na­rio. El vi­vir en paí­ses co­mo Ni­ca­ra­gua, In­gla­te­rra y su na­tal Es­pa­ña; mol­deó una co­ci­na tan ri­ca en sa­bo­res y co­lo­res. Son ya va­rios los años en los que ha es­cri­to par­te de la his­to­ria de la co­ci­na sal­va­do­re­ña y, lue­go de ser re­co­no­ci­da co­mo la “Chef del Año” en los Pre­mios ARES a la Ex­ce­len­cia Gas­tro­nó­mi­ca 2017, la tra­yec­to­ria de es­ta ex­tra­or­di­na­ria mu­jer la po­si­cio­na co­mo un re­fe­ren­te de có­mo co­ci­nar un buen pla­ti­llo. A un mes de lan­zar su se­gun­do li­bro “Re­ce­tas de mi vi­da, un re­co­rri­do por El Sal­va­dor”, Ol­ga abrió a ¡HO­LA! las puer­tas de su ca­sa y re­ve­ló la jo­via­li­dad y ge­ne­ro­si­dad que exis­te de­trás de la re­co­no­ci­da chef sal­va­do­re­ña que to­dos co­no­ce­mos.

—Us­ted fue la pri­me­ra per­so­na que nos abrió las puer­tas de su ca­sa cuan­do ini­ció ¡HO­LA! El Sal­va­dor, ha­ce tres años. ¿Qué cam­bios ha vi­vi­do des­de en­ton­ces? ¿En qué pro­yec­tos se ha em­bar­ca­do?

Siem­pre re­cuer­do muy es­pe­cial­men­te esa se­sión fo­to­grá­fi­ca pa­ra la pri­me­ra edi­ción de ¡HO­LA! En es­tos tres años em­pren­dí nue­vos pro­yec­tos. Aca­bo de ter­mi­nar mi nuevo li­bro de co­ci­na “Re­ce­tas de mi vi­da, un re­co­rri­do por El Sal­va­dor”, al que me en­tre­gué con de­di­ca­ción y pa­sión, pa­ra de­jar un pe­que­ño le­ga­do de re­ce­tas con in­gre­dien­tes re­gio­na­les.

—¿Qué en­con­tra­re­mos en sus pá­gi­nas?

—Ha­ce mu­chos años hi­ce una lis­ta de las 50 co­sas que que­ría ha­cer en mi vi­da. Una de ellas era un li­bro de co­ci­na, la cum­plí y aho­ra ten­go nue­vas me­tas, ya no son 50 co­sas, sino más.

—¿Sa­tis­fe­cha del li­bro?

—Mu­chí­si­mo. Es lo que amo

«No pen­sé que la co­ci­na se­ría mi pro­fe­sión. Me ima­gi­na­ba co­mo una abo­ga­da, mi pa­dre lo era,o di­ri­gien­do al­gu­na obra de tea­tro, lo que mi ma­dre me es­ti­mu­la­ba con las his­to­rias de los mu­si­ca­les de Broad­way.

Era muy res­pon­sa­ble y es­tu­dio­sa»

ha­cer, com­par­tir lo nues­tro con los sal­va­do­re­ños.

—Siem­pre an­da bus­can­do pro­yec­tos, ¿o me equi­vo­co?

— El te­ner me­tas y nue­vos pro­yec­tos en mi vi­da es un gran es­ti­mu­lan­te, des­de las más pe­que­ñas has­ta las más am­bi­cio­sas. Lle­var pa­ra­le­las va­rias a la vez y ce­rrar ci­clos de vi­da. Mi fa­mi­lia se va ex­ten­dien­do, ten­go dos nue­vos que­ru­bi­nes, muy pe­que­ños, ado­ra­bles, con per­so­na­li­da­des que te enamo­ran; hi­jos de Ana y Fer­nan­do, ellos pue­den ha­cer de mí ca­si lo que quie­ran. Una vez al año me aden­tro por una tem­po­ra­da en el mun­do de mi hi­jo Jo­sé Ga­briel, un gran ar­qui­tec­to que tra­ba­ja en el pri­mer mun­do con un ar­qui­tec­to mun­dial­men­te re­co­no­ci­do. En­ton­ces apa­go es­tas lu­ces y en­cien­do las de Nue­va York, me me­to de lleno pa­ra con­ta­mi­nar­me de la ener­gía de esa ciu­dad.

—¡Qué es­pec­ta­cu­lar!

Mis hi­jos son así.

—Ol­ga su nom­bre es de repu­tación y de re­fe­ren­cia en nues­tra co­ci­na sal­va­do­re­ña, ¿sus do­tes son he­re­di­ta­rias?

— De­fi­ni­ti­va­men­te que es he­re­di­ta­rio. Mi abue­la ma­ter­na es­tu­vo en­tre­ga­da to­tal­men­te a su co­ci­na ca­se­ra es­pa­ño­la, mi ma­dre, de pro­fe­sión bai­la­ri­na clá­si­ca; apren­dió de ella. En Nue­va York, don­de ella bai­la­ba, apro­ve­chó apren­der de gran­des co­ci­ne­ros y lo mis­mo su­ce­dió cuan­do es­ta­ba en Eu­ro­pa. Así que des­de muy pe­que­ña el te­ma prin­ci­pal gi­ró al­re­de­dor del queha­cer cu­li­na­rio. Mis pri­me­ros pas­te­les los hi­ce a los seis años. Des­de en­ton­ces nun­ca he de­ja­do de co­ci­nar, es­tu­diar, en­sa­yar y crear to­do ti­po de pla­tos y re­ce­tas.

—Al te­ner una in­fan­cia tan em­pa­pa­da por la co­ci­na, ¿siem­pre so­ñó con tra­ba­jar co­mo chef o de ni­ña o jo­ven te­nía otros pla­nes?

—No pen­sé que la co­ci­na se­ría mi pro­fe­sión. Me ima­gi­na­ba co­mo una abo­ga­da, mi pa­dre lo era, o di­ri­gien­do al­gu­na obra de tea­tro,

«Los cam­bios han si­do cons­tan­tes des­de mis pri­me­ros pa­sos en el mun­do de la TV. Co­men­cé con­tra­ta­da pa­ra un pro­gra­ma que se lla­ma­ba “Hoy en su ca­sa”, co­mo an­fi­trio­na en ca­nal 4, pe­ro me re­ti­ré pa­ra ser ma­dre, que fue el pro­yec­to más im­por­tan­te de mi vi­da»

«Los cam­bios han si­do cons­tan­tes des­de mis pri­me­ros pa­sos en el mun­do de la TV. Co­men­cé con­tra­ta­da pa­ra un pro­gra­ma que se lla­ma­ba “Hoy en su ca­sa”, co­mo an­fi­trio­na en ca­nal 4, pe­ro me re­ti­ré pa­ra ser ma­dre, que fue el pro­yec­to más im­por­tan­te de mi vi­da»

lo que mi ma­dre me es­ti­mu­la­ba con las his­to­rias de los mu­si­ca­les de Broad­way. Era muy res­pon­sa­ble y es­tu­dio­sa.

—Ese tiem­po de su ju­ven­tud que vi­vió en Ni­ca­ra­gua y en Es­pa­ña; ¿eso in­flu­yó en sus re­ce­tas?

— Na­cí en Ma­drid, Es­pa­ña. Cuan­do te­nía ca­si cuatro años, mis pa­dres vi­nie­ron a El Sal­va­dor. Se po­dría de­cir que ca­si to­da mi in­fan­cia trans­cu­rrió aquí. A mi pa­dre lo nom­bra­ron em­ba­ja­dor de nues­tro país en Ni­ca­ra­gua, lo acom­pa­ña­mos en mi ado­les­cen­cia a ese destino. To­dos esos años me im­pac­ta­ron, me en­can­ta­ron su gas­tro­no­mía, su ale­gría por vi­vir y

su sed de cul­tu­ra. Lue­go me fui a vi­vir a Ma­drid y es­tu­dié gas­tro­no­mía. Tu­ve la po­si­bi­li­dad de asis­tir a res­tau­ran­tes con co­ci­nas de 4 a 5 te­ne­do­res y fue lo me­jor que me pu­do pa­sar. Tam­bién vi­ví en Lon­dres co­mo es­po­sa del em­ba­ja­dor de El Sal­va­dor. Es­to me per­mi­tió ex­pe­ri­men­tar con otra co­ci­na, más atre­vi­da y más con­tem­po­rá­nea. Ade­más, im­par­tí cla­ses de co­ci­na en Can­ning Hou­se. Ir a un su­per­mer­ca­do en Lon­dres es co­mo en­trar a la cue­va de los te­so­ros de Alí Ba­ba.

—¿In­cor­po­ró las di­fe­ren­tes cul­tu­ras y sa­bo­res o se in­cli­nó más por sus tra­di­cio­nes fa­mi­lia­res es­pa­ño­las?

—El es­tar tan em­pa­pa­da de va­rias cul­tu­ras me ha­ce no te­ner un es­ti­lo, en ge­ne­ral, muy de­fi­ni­do. Cuan­do en Lon­dres co­men­cé a im­par­tir cla­ses de la fu­sión de la co­ci­na la­ti­noa­me­ri­ca­na con la asiá­ti­ca ex­pe­ri­men­té con sa­bo­res más exó­ti­cos, con in­gre­dien­tes de pri­me­ra; me en­can­to y me sen­tí muy a gus­to. Siem­pre he re­to­ma­do mis raí­ces his­pá­ni­cas y, en cual­quier par­te del mun­do, me ha gus­ta­do in­no­var con in­gre­dien­tes, sa­bo­res y es­pe­cias.

—Pro­gra­ma de TV, li­bros, ca­nal en You­Tu­be, su pá­gi­na ofi­cial en Fa­ce­book… ¿Có­mo ha lo­gra­do la si­ner­gia en to­do?

—Los cam­bios han si­do cons­tan­tes des­de mis pri­me­ros pa­sos en el mun­do de la TV. Co­men­cé con­tra­ta­da pa­ra un pro­gra­ma que se lla­ma­ba “Hoy en su ca­sa”, co­mo an­fi­trio­na en ca­nal 4, pe­ro me re­ti­ré pa­ra ser ma­dre, que fue el pro­yec­to más im­por­tan­te de mi vi­da. Siem­pre se­guí con la idea de re­gre­sar al mun­do de la te­le­vi­sión con un pro­yec­to más am­bi­cio­so. Fue así que, des­de ha­ce ya 13 años, pro­duz­co y soy pro­ta­go­nis­ta de los pro­gra­mas de TV Ol­ga! y Ol­ga Plus!, que se trans­mi­ten a ni­vel na­cio­nal y son en­via­dos a Es­ta­dos Uni­dos. Tra­ta­mos de es­tar siem­pre al día con to­da la tec­no­lo­gía, sin ella se­ría im­po­si­ble es­tar vi­gen­te.

—¡Tam­bién pre­si­den­ta de FUSATE! ¿De dón­de sur­gió la idea?

—La Fun­da­ción Sal­va­do­re­ña de la Ter­ce­ra Edad (FUSATE) fue fun­da­da ha­ce 26 años. En ellos nues­tro má­xi­mo lo­gro fue con­cien­ti­zar a to­da una na­ción so­bre el te­ma del Adul­to Ma­yor. Te­ne­mos co­ber­tu­ra en los 14 de­par­ta­men­tos, con 119 sub-fi­lia­les y más de 111,700 afi­lia­dos con car­net. Nues­tro tra­ba­jo de cam­po es a tra­vés de clubs o cen­tros in­te­gra­les de día, te­ne­mos 8 en el país; y 2 dor­mi­to­rios pú­bli­cos. Siem­pre he pen­sa­do que de­be­mos ser rea­lis­tas, uti­li­zar nues­tros ta­len­tos pa­ra cons­truir, no pa­ra

«No pue­do vi­vir sin es­cu­char ca­si to­da cla­se de mú­si­ca, bai­lar, leer, admirar las plan­tas, arre­glar flo­re­ros, co­ci­nar, crear nue­vas re­ce­tas, to­do eso me en­tre­tie­ne y me re­la­ja»

«En mi ca­sa no te­ne­mos la cos­tum­bre de co­ci­nar pla­tos fa­vo­ri­tos muy fi­jos, pe­ro sí usar la me­jor ma­te­ria pri­ma. Mis co­mi­das fa­vo­ri­tas no las cam­bio: son los fri­jo­les, en to­das sus va­rie­da­des y el maíz, con su ex­ten­so con­te­ni­do de pla­tos»

“Mi fa­mi­lia se va ex­ten­dien­do, ten­go dos nue­vos que­ru­bi­nes, muy pe­que­ños, ado­ra­bles con per­so­na­li­da­des que te enamo­ran hi­jos de Ana y Fer­nan­do, ellos pue­den ha­cer de mí ca­si lo que quie­ran…”, ase­gu­ra la siem­pre ra­dian­te Ol­ga.

des­truir y ayu­dar a crear fe­li­ci­dad pa­ra los otros unien­do los es­fuer­zos. Un pue­blo se pue­de co­no­cer por su cul­tu­ra y por el res­pe­to a sus ma­yo­res.

—¿De qué tra­tan el pro­yec­to Ol­ga Gour­met y las ven­tas a tra­vés de pe­di­dos en lí­nea?

—Ol­ga Gour­met na­ció en el año 2005, con la idea de ex­por­tar pro­duc­tos na­cio­na­les, con al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad y con la con­di­ción que fue­ran na­tu­ra­les y sin con­ser­van­tes, pre­fe­ren­te­men­te or­gá­ni­cos. Na­ció con su lí­nea de vi­na­gre­tas de fru­tas ét­ni­cas, co­mo: ma­ra­ñón, arra­yán, jo­co­te, man­go, ta­ma­rin­do y rosa de Ja­mai­ca.

A la par es­tá la lí­nea de Pes­tos de Flor de Lo­ro­co, nues­tra or­quí­dea sal­va­je, Pes­to de Ci­lan­tro y Pes­to de Pi­mien­tos. To­dos pre­sen­tes en una gran variedad de pla­tos. Es­tán lo­cal­men­te en los su­per­mer­ca­dos de ma­yor pres­ti­gio y se pue­den com­prar por In­ter­net, a tra­vés de la pá­gi­na www.ol­ga­mi­ran­da.com con Pay­Pal pa­ra re­ci­bir­los a do­mi­ci­lio. ¡Nue­vos pro­duc­tos vie­nen es­te año!

—¿Hay al­guien que le si­ga los pa­sos en es­te mun­do de Ol­ga?

—Ten­go dos hi­jos va­ro­nes, am­bos muy crea­ti­vos en su pro­fe­sio­nes, aman­tes de la co­ci­na y el buen co­mer, uno es ci­neas­ta y el otro ar­qui­tec­to, los con­si­de­ro muy per­fec­cio­nis­tas. Uno de ellos com­pra li­bros de al­ta co­ci­na, es un chef in­creí­ble, así que creo que se­gui­rá la ve­ta fa­mi­liar.

—En ca­sa, ¿quién co­ci­na?

Pues pa­re­ce que yo. (Ri­sas). Siem­pre lo he he­cho sin di­fi­cul­tad al­gu­na, pe­ro con ayu­da es to­da­vía me­jor.

—¿Cuál es su co­mi­da fa­vo­ri­ta y cuál es la que más le gus­ta co­ci­nar­le a su fa­mi­lia?

—En mi ca­sa no te­ne­mos la cos­tum­bre de co­ci­nar pla­tos fa­vo­ri­tos muy fi­jos, pe­ro sí usar la me­jor ma­te­ria pri­ma. Mis co­mi­das fa­vo­ri­tas no las cam­bio: son los fri­jo­les, en to­das sus va­rie­da­des y el maíz, con su ex­ten­so con­te­ni­do de pla­tos.

—¿A qué de­di­ca su tiem­po libre?

—Lo de­di­co con amor a mis mas­co­tas. Me gustaba par­ti­ci­par en con­cur­sos de be­lle­za con ellas y ca­mi­nar­las tran­qui­la­men­te es una go­za­da. Ex­tra­ño la equi­ta­ción. No pue­do vi­vir sin es­cu­char ca­si to­da cla­se de mú­si­ca, bai­lar, leer, admirar las plan­tas, arre­glar flo­re­ros, co­ci­nar, crear nue­vas re­ce­tas, to­do eso me en­tre­tie­ne y me re­la­ja.

Sea si se pre­sen­ta en su fa­ce­ta de per­so­na de so­cie­dad,co­mo re­co­no­ci­da Chef, co­mo una mu­jer aman­te de la fa­mi­lia y el ho­gar,co­mo pre­si­den­ta de la Fun­da­ción de la Ter­ce­ra Edad (FUSATE) o co­mo pro­duc­to­ra y con­duc­to­ra de los pro­gra­mas «Ol­ga!» y Ol­ga Plus!;Ol­ga

Mi­ran­da de­ja hue­lla.

An­tes de lle­gar a ser la exitosa mu­jer que es aho­ra, to­mó cur­sos de ho­te­le­ría y tu­ris­mo en Es­pa­ña, en los que pu­do po­ten­ciar sus co­no­ci­mien­tos en los me­jo­res res­tau­ran­tes. Des­de siem­pre su­po que su pa­sión

era el ar­te cu­li­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.