IN­FAN­TA SO­FÍA

Descubrimos las cla­ves de su per­so­na­li­dad al cum­plir su dé­ci­mo aniver­sa­rio

Hola El Salvador - - Contenido -

Las per­so­nas que la tra­tan di­cen que es cam­pe­cha­na, co­mo los Bor­bo­nes; ca­ri­ño­sa, di­ver­ti­da y

sin­ce­ra

A la iz­quier­da, una ima­gen que re­su­me la re­la­ción que exis­te en­tre las dos her­ma­nas. La fo­to­gra­fía fue to­ma­da, en el pa­la­cio real, en oc­tu­bre de 2015, y los Re­yes la usa­ron pa­ra fe­li­ci­tar la Na­vi­dad de ese año. De­re­cha, una es­ti­lo­sa in­fan­ta, du­ran­te el ve­rano an­te­rior. En su dé­ci­mo cum­plea­ños, el 29 de abril, pre­vi­si­ble­men­te, no ha­brá nin­gún po­sa­do y la ce­le­bra­ción se­rá a puer­ta ce­rra­da, si­guien­do la

tra­di­ción de la fa­mi­lia.

Ce­le­bra­rá su aniver­sa­rio en la in­ti­mi­dad y, co­mo sue­le ha­cer en los cum­plea­ños de sus hi­jas, se­rá don Fe­li­pe quien se en­car­gue de com­prar la tar­ta y la pi­ña­ta Aun­que me­nos lla­ma­ti­va que Leo­nor, fí­si­ca­men­te es una mez­cla de los Bor­bón-Ortiz, des­ta­can­do sus ojos ver­do­sos, muy pa­re­ci­dos a los de su ma­dre, la Rei­na

Es­pa­ña, es­ta­rá a su la­do pa­ra apo­yar­la y acom­pa­ñar­la.

En el co­ra­zón de don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia no hay di­fe­ren­cias: Leo­nor y So­fía son sus ni­ñas. En el de la ins­ti­tu­ción, la dis­tin­ción ini­cial que­dó mí­ni­ma­men­te mar­ca­da con los pri­me­ros pa­sos de la in­fan­ta y la elec­ción de sus pa­dri­nos de bau­ti­zo: Pa­lo­ma Ro­ca­so­lano —un re­co­no­ci­mien­to co­mo abue­la ma­ter­na en un mo­men­to de su vi­da muy di­fí­cil co­mo ma­dre— y Kons­tan­tin de Bul­ga­ria, uno de los ín­ti­mos ami­gos del prín­ci­pe. «Ha­cer pla­nes so­bre te­ner más hi­jos es com­pli­ca­do», di­jo don Fe­li­pe la no­che en la que na­ció su pe­que­ña. Un ex­cep­cio­nal acon­te­ci­mien­to… «De mo­men­to, te­ne­mos el plato lleno de ocu­pa­ción y fe­li­ci­dad e ire­mos vién­do­lo con el tiem­po». Y el tiem­po pa­re­ce ha­ber da­do ra­zón al «¡an­da!» de do­ña Le­ti­zia, aquel con el que res­pon­dió a don Fe­li­pe cuan­do, en la pe­di­da de mano, les pre­gun­ta­ron por sus pla­nes de des­cen­den­cia: «La in­ten­ción es por en­ci­ma de dos y por de­ba­jo de cin­co».

Han pa­sa­do tres años des­de en­ton­ces y los aho­ra Re­yes aban­do­nan el hos­pi­tal, con sus hi­jas en bra­zos, no sin an­tes con­tar don Fe­li­pe que «quie­ren ser los me­jo­res pa­dres» y que «ca­da uno tie­ne que con­ci­liar» la vi­da fa­mi­liar con la la­bo­ral «co­mo pue­de». «Lo ire­mos com­pa­gi­nan­do. To­dos los pa­dres

sa­ben có­mo hay que mul­ti­pli­car­se pa­ra aten­der a sus hi­jos».

Y di­cho y he­cho. Don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia no han po­di­do es­tar más pen­dien­tes de la edu­ca­ción de sus dos hi­jas, po­nien­do má­xi­ma aten­ción en el tra­to a So­fía pa­ra que nun­ca tu­vie­ra ce­los de su her­ma­na o cre­cie­ra con el sen­ti­mien­to de ser me­nos. Pa­ra que acep­ta­ra con na­tu­ra­li­dad su po­si­ción en la lí­nea de su­ce­sión, al tiem­po que Leo­nor em­pe­za­ba a asu­mir un destino de ser­vi­cio, com­pro­mi­so y obli­ga­ción. El próximo mes de abril, So­fía cum­pli­rá diez años. Es una ni­ña fe­liz, cam­pe­cha­na, ca­ri­ño­sa, sen­si­ble y muy sin­ce­ra —di­cen en su en­torno—, con una per­so­na­li­dad que se ha ido acer­can­do a la del Rey, sien­do aho­ra la que más se le pa­re­ce. Ese pa­dre vol­ca­do que, co­mo en otros cum­plea­ños, acu­di­rá a com­prar­le la tar­ta y la pi­ña­ta pa­ra una ce­le­bra­ción en la in­ti­mi­dad, si­guien­do la tra­di­ción de la fa­mi­lia. Los se­res que­ri­dos de una in­fan­ta que, se­ma­nas des­pués, vol­ve­rán a es­tar jun­to a ella cuan­do re­ci­ba la co­mu­nión, tras dos años de ca­te­que­sis, jun­to a sus com­pa­ñe­ros de San­ta Ma­ría de los Ro­sa­les.

Sin fa­vo­ri­tis­mo al­guno. Al igual que, en ma­yo de 2015, cuan­do Leo­nor re­ci­bió el mis­mo Sa­cra­men­to. Los Re­yes, unos pa­dres más en­tre otros pa­dres; un fo­tó­gra­fo pa­ra to­dos, un so­lo ban­co de la iglesia a dis­po­si­ción de ca­da fa­mi­lia y to­dos los ni­ños con el uni­for­me de Los Ro­sa­les: fal­da gris de pe­to, ca­mi­sa blan­ca con cor­ba­ta, «bla­zer» azul ma­rino con bo­to­nes del mis­mo co­lor y sin cru­zar, con el es­cu­do del co­le­gio bor­da­do en hi­lo de oro en el bol­si­llo iz­quier­do. A lo lar­go de es­ta dé­ca­da co­mo in­fan­ta, he­mos si­do tes­ti­gos de su pre­sen­ta­ción a la Vir­gen de Ato­cha, sus va­ca­cio­nes en Ma­llor­ca, sus ca­ri­ño­sos ges­tos con sus abue­los, su pri­mer día de guar­de­ría y de co­le­gio, su pri­mer ac­to mi­li­tar, su pri­me­ra ce­na de ma­yo­res, sus es­ca­pa­das pri­va­das con su ma­dre, su her­ma­na y su abue­la Pa­lo­ma, y de su enor­me cam­bio con el pa­so de los años, que la han lle­va­do a de­mos­trar que co­no­ce el pro­to­co­lo y que se es­fuer­za por ha­cer­lo per­fec­to cuan­do la agen­da ofi­cial la lle­va an­te las cá­ma­ras. Un mun­do en el que en­tró apo­yán­do­se en la ve­te­ra­nía y el irre­sis­ti­ble en­can­to de Leo­nor, la her­ma­na ma­yor y pro­tec­to­ra, que siem­pre ha cui­da­do de ella.

Una re­la­ción que ha ido a más, a me­di­da que han ido cre­cien­do, pa­ra ser las me­jo­res com­pa­ñe­ras. Las her­ma­nas cóm­pli­ces que ha­blan mu­chí­si­mo, que no se creen na­da es­pe­cial y que se apo­yan en to­do. Las her­ma­nas in­se­pa­ra­bles, que es­tu­dian los mis­mos idio­mas —in­glés y fran­cés—, que tie­nen las mis­mas afi­cio­nes —la mú­si­ca, la lec­tu­ra, el ci­ne— y asisten a «ba­llet» los vier­nes des­pués de cla­se.

Las her­ma­nas que sa­can no­ta­zas y son alum­nas muy que­ri­das por to­dos en Los Ro­sa­les. De las au­las -—tra­ba­jan con iPad—, al pa­tio, don­de, fren­te a los tra­di­cio­na­les jue­gos, se im­po­nen las char­las con sus com­pa­ñe­ras. Las mis­mas ami­gas de siem­pre —sus ele­gi­das—, con las que com­par­ten tam­bién me­sa en el co­me­dor — lle­van, co­mo to­dos, su pro­pia ban­de­ja-— y pla­nes de fin de se­ma­na. En sus ca­sas o en pa­la­cio, por­que su re­si­den­cia es tam­bién un ho­gar.

Cuan­do fi­na­li­ce su eta­pa es­co­lar, los Re­yes de­ci­di­rán cuá­les son los pa­sos a dar con sus hi­jas, to­man­do o no co­mo re­fe­ren­cia el ca­mino que si­guió don Fe­li­pe. Pa­ra en­ton­ces, es pro­ba­ble que sus ca­mi­nos se se­pa­ren por un tiem­po y que So­fía ya ha­ya des­cu­bier­to las ven­ta­jas de no ser la he­re­de­ra. Lo que sig­ni­fi­ca po­der ele­gir có­mo ha­cer su vi­da. Pe­ro, de mo­men­to, las dos her­ma­nas, que per­die­ron sus pri­me­ros dientes ca­si a la vez y siem­pre han si­do igua­les en pa­la­cio —la mis­ma edu­ca­ción y el mis­mo ca­ri­ño— ca­mi­nan de la mano, aun­que es­te año sea el de So­fía.

(SI­GUE)

Fo­tos: ARCHIVO «¡HO­LA!»

Don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia han pues­to má­xi­ma aten­ción y cui­da­do en el tra­to a So­fía pa­ra que nun­ca tu­vie­ra ce­los de su her­ma­na o cre­cie­ra con el sen­ti­mien­to de ser me­nos que

Leo­nor A lo lar­go de es­ta dé­ca­da co­mo in­fan­ta, he­mos si­do tes­ti­gos de su pre­sen­ta­ción a la Vir­gen de Ato­cha, sus va­ca­cio­nes en Ma­llor­ca, sus ca­ri­ño­sos ges­tos con sus abue­los, su pri­mer día de guar­de­ría y de co­le­gio, su pri­mer ac­to mi­li­tar, su pri­me­ra ce­na de ma­yo­res, sus es­ca­pa­das pri­va­das con su ma­dre, su her­ma­na y su abue­la Pa­lo­ma, y de su enor­me cam­bio con el pa­so de los años, que la han lle­va­do a de­mos­trar que co­no­ce el

pro­to­co­lo y que se es­fuer­za por ha­cer­lo per­fec­to cuan­do la agen­da ofi­cial la lle­va an­te las cá­ma­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.