30 MIN CON: KURT NOTTEBOHM

“A mí al­go que me en­can­ta es co­mer y co­mer ri­co”

Hola El Salvador - - Contenido - Tex­to: AMAN­DA RO­DAS Y ES­TE­FA­NÍA FLO­RES Pro­duc­ción: AMAN­DA RO­DAS EST­HER REQUENO Fo­to­gra­fías: WI­LLIAM FERNÁNDEZ Ma­keup y pei­na­do: JOSUÉ ME­LÉN­DEZ, EIA Y EL BEAUTY SA­LON

EL DI­CHO QUE HA­CE re­fe­ren­cia a que la co­mi­da en­tra por los ojos, que­da muy bien al de­fi­nir al chef Kurt Nottebohm. La pa­cien­cia, en­tre­ga y pa­sión con la que rea­li­za ca­da plato ha­cen que su me­nú sa­tis­fa­ga el pa­la­dar de los co­men­sa­les más exi­gen­tes. De­trás de su atuen­do de chef pro­fe­sio­nal, Kurt tam­bién es un hom­bre de fa­mi­lia, afi­cio­na­do a los de­por­tes co­mo el atle­tis­mo y la pes­ca y, re­cien­te­men­te, se lu­ció co­mo par­ti­ci­pan­te de la pri­me­ra tem­po­ra­da de Top Chef El Sal­va­dor, ex­pe­rien­cia que lo lle­vó a re­des­cu­brir­se co­mo co­ci­ne­ro. Sus pri­me­ros pa­sos co­mo chef se desa­rro­lla­ron en la School of Cu­li­nary Arts de El Sal­va­dor, pos­te­rior­men­te lo­gró un di­plo­ma­do de Food Sty­ling en Es­ta­dos Uni­dos y aho­ra lo po­de­mos ver en Vi­va la Ma­ña­na, pro­gra­ma de TCS. Con ape­nas 33 años le ofre­ce a El Sal­va­dor una pro­ba­di­ta de su re­ce­ta per­so­nal en su pri­mer res­tau­ran­te, el cual tie­ne un con­cep­to de ‘Ca­sua­lHealthy Food’. —Co­ci­nar es un ar­te di­cen mu­chos chefs, ¿opi­na igual? —Y es una pa­sión. Mi vi­da co­mo chef co­mien­za de mi opi­nión que a mí al­go que me en­can­ta es co­mer y co­mer ri­co. Más allá de que me gus­te la co­ci­na, me im­por­ta co­mer. (Ri­sas) —¿Y có­mo ini­cia to­do?

—Des­de pe­que­ño me apa­sio­nó la co­ci­na, pe­ro em­pe­cé a sen­tir una ma­yor atrac­ción cuan­do fui a es­tu­diar a Es­ta­dos Uni­dos y to­ca­ba co­ci­nar mi pro­pia co­mi­da. Con el po­co pre­su­pues­to que te­nía, me in­ven­ta­ba re­ce­tas y po­co a po­co me fui en­tu­sias­man­do más. Des­de en­ton­ces la co­mi­da se vol­vió un ar­te y, des­de que ten­go uso de ra­zón, las co­sas im­por­tan­tes (bue­nas o ma­las) es­tán re­la­cio­na­das con la co­mi­da. —¿Qué pla­ti­llo dis­fru­ta más al co­ci­nar y co­mer so­bre to­do? —Siem­pre dis­fru­to co­ci­nar ca­da uno de los pla­ti­llos que reali­zo, pues los con­si­de­ro una obra de ar­te de­bi­do a la pa­sión y, so­bre to­do, de­di­ca­ción con la que los creo. Si tu­vie­ra que es­co­ger uno, de­fi­ni­ti­va­men­te es­co­ge­ría una bue­na ham­bur­gue­sa, ya que se pue­de ha­cer una ma­ra­vi­llo­sa mez­cla de sa­bo­res, in­gre­dien­tes y tex­tu­ras. —Y es muy prác­ti­ca… ¿Hay co­ci­na con di­fi­cul­tad? —Por su pues­to. En mi ca­so, el pla­ti­llo que se me di­fi­cul­ta es el Tram­pan­to­jo cu­li­na­rio, ya que re­quie­re mu­cha crea­ti­vi­dad pa­ra apan­ta­llar y que la per­so­na dis­fru­te el plato. El Tram­pan­to­jo es una ela­bo­ra­ción que jue­ga vi­sual­men­te, pa­re­ce una co­sa pe­ro en reali­dad es otra. El ob­je­ti­vo del chef es sor­pren­der a la per­so­na po­nien­do la má­xi­ma crea­ti­vi­dad y su ta­len­to en el plato. —¿Qué con­for­ma una bue­na co­mi­da pa­ra us­ted? —El sa­bor. Tam­bién, un buen plato tie­ne que ir bien pre­sen­ta­do, por­que es cier­to que uno co­me con los ojos. Hay va­rios pla­ti­llos a los que no me re­sis­to y que me en­can­ta co­mer, pe­ro si tu­vie­ra que es­co­ger mi fa­vo­ri­to se­ría una bue­na Lan­gos­ta al Ter­mi­dor. Na­da más ri­co que co­mer­se una bue­na lan­gos­ta con mantequilla con ajo. —¿Cuen­ta con al­gún men­tor pa­ra la co­ci­na? —Mi men­tor es mi Master Chef Her­ve Lau­rent, ori­gi­na­rio de Fran­cia, quien fue mi ins­truc­tor en la es­cue­la de la que me gra­dué. Ade­más de la gas­tro­no­mía, me en­se­ñó hu­mil­dad an­te to­do, amor, pa­sión y de­di­ca­ción, tra­ba­jo en equi­po, in­no­var y res­pe­tar las tra­di­cio­nes de la co­ci­na. —Es­tá por abrir su pri­mer res­tau­ran­te, ¿qué lo di­fe­ren­cia­rá de otros? —Es­te es otro sue­ño con­ver­ti­do en reali­dad. El con­cep­to prin­ci­pal de mi lo­cal es ‘Ca­sual-Healthy Food’. Na­ce con la idea de ofre­cer co­mi­da rá­pi­da, sa­lu­da­ble y de­li­cio­sa, usan­do pro­duc­tos de la me­jor ca­li­dad pa­ra aque­llos que no tie­nen tiem­po de al­mor­zar en su ca­sa. Po­drán en­con­trar una variedad de co­mi­da gour­met, des­de una so­pa has­ta un pos­tre ba­jo en calorías. Mi meta es brin­dar un ser­vi­cio efi­caz, res­pe­tuo­so y de ca­li­dad, que ga­ran­ti­ce be­ne­fi­cios en la sa­lud de mis clien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.