Se sien­ta en ex­clu­si­va con ¡HO­LA! y com­par­te los re­cuer­dos de su ma­dre que han in­flui­do en ella pa­ra con­ver­tir­se en em­ba­ja­do­ra de «Mon Guerlain»

Hola El Salvador - - Cóctel De Noticias -

AN­GE­LI­NA

Jo­lie es­tá vol­vien­do a la vida pú­bli­ca con la promoción de su nue­vo pa­pel co­mo em­ba­ja­do­ra de la fra­gan­cia «Mon Guerlain» y de su úl­ti­ma pe­lí­cu­la «First they ki­lled my fat­her» («Pri­me­ro ma­ta­ron a mi pa­dre»). Am­bos ocu­pan un lu­gar des­ta­ca­do en su co­ra­zón. El pri­me­ro es­tá re­la­cio­na­do con el re­cuer­do de su que­ri­da ma­dre, Mar­che­li­ne, y la se­gun­da con su hi­jo ma­yor, Mad­dox. An­ge­li­na, una mu­jer que no ha­ce las co­sas a la li­ge­ra o sin un pro­pó­si­to, se ha reuni­do en ex­clu­si­va con ¡HO­LA! pa­ra ha­blar de su pa­sión por sus nue­vos pro­yec­tos, com­par­tir al­gu­nos se­cre­tos de be­lle­za y re­ve­lar­nos al­go so­bre sus mu­chos ro­les, así co­mo so­bre su sa­lud y sus pla­nes de fu­tu­ro.

—Eres ma­dre, ac­triz ga­na­do­ra de un Os­car, di­rec­to­ra y pro­duc­to­ra de ci­ne, ade­más de em­ba­ja­do­ra del Al­to Co­mi­sio­na­do de Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos (ACNUR), pe­ro has­ta aho­ra nun­ca ha­bías co­la­bo­ra­do con una ca­sa de be­lle­za. ¿Por qué Guerlain?

—Por­que es una mar­ca que a mi ma­dre le en­can­ta­ba y que yo co­noz­co des­de mi in­fan­cia. Pa­ra ella, igual que pa­ra mí, sig­ni­fi­ca­ba be­lle­za, his­to­ria y ca­li­dad. Guerlain es una de las ca­sas de per­fu­me­ría más an­ti­guas del mun­do, y es fran­ce­sa. Yo amo Fran­cia, me sien­to co­nec­ta­da con el país y pa­so tiem­po en él. Cuan­do ha­blé con Guerlain de la ca­li­dad ar­tís­ti­ca que po­nen en la ela­bo­ra­ción del per­fu­me y de su ma­ne­ra de tra­ba­jar con las co­mu­ni­da­des que les pro­por­cio­nan los in­gre­dien­tes, las pie­zas en­ca­ja­ron y me di cuen­ta de que ha­cía­mos bue­na pa­re­ja.

—¿Po­drías con­tar­me al­go más del pro­duc­to es­pe­cial de Guerlain que usa­ba tu ma­dre?

—Mi ma­dre era una mu­jer muy na­tu­ral. Nun­ca se da­ba ca­pri­chos, ape­nas se ma­qui­lla­ba y lle­va­ba jo­yas muy dis­cre­tas, pe­ro siem­pre te­nía al­go es­pe­cial pa­ra las oca­sio­nes en las que que­ría sen­tir­se una da­ma. Una de esas co­sas —lo re­cuer­do por su ai­re tan ele­gan­te— eran los pol­vos fa­cia­les de Guerlain («La­dies in All Cli­ma­tes»). Creo que evo­can ese gus­to de las mu­je­res por te­ner unas cuan­tas co­sas es­pe­cia­les que las ha­gan sen­tir­se fe­me­ni­nas. Así que, cuan­do yo era pe­que­ña, aso­cia­ba Guerlain con eso.

—Se sue­le de­cir que el per­fu­me es el ta­tua­je in­vi­si­ble. ¿Te iden­ti­fi­cas con es­ta idea? ¿Te gus­ta que tus ta­tua­jes apa­rez­can de una ma­ne­ra tan es­té­ti­ca en la cam­pa­ña?

—No se ha­bía pla­ni­fi­ca­do que apa­re­cie­sen los ta­tua­jes, pe­ro me gus­tó que no in­ten­ta­sen ocul­tar­los o con­ver­tir­me en al­guien que no soy.

—Creo que cuan­do te reunis­te con Thierry Was­ser, el per­fu­mis­ta crea­dor de «Mon Guerlain», hu­bo un en­ten­di­mien­to mu­tuo.

—Nos vi­mos en Fran­cia y ha­bla­mos de que que­ría­mos crear al­go que fue­se ele­gan­te, co­mo Guerlain, y con lo que yo pu­die­se com­pro­me­ter­me de ver­dad. Te­nía que es­tar se­gu­ra de que era una fra­gan­cia que me gus­ta­se. De lo con­tra­rio, no iba a ani­mar a otras mu­je­res a com­prar­la.

—¿Pien­sas que tu ru­ti­na de be­lle­za re­quie­re mu­cha o po­ca de­di­ca­ción? ¿Por qué?

—Po­ca. Ten­go seis hi­jos (Mad­dox, de quin­ce años; Pax, de tre­ce; Zaha­ra, de do­ce; Shi­loh, de diez, y los ge­me­los Knox y Vi­vien­ne, de ocho) y no ten­go tiem­po.

—¿Po­drías men­cio­nar tu pro­duc­to de ma­qui­lla­je per­so­nal?

—El co­rrec­tor de oje­ras pa­ra di­si­mu­lar las zo­nas os­cu­ras.

—¿Qué se pue­de en­con­trar siem­pre en tu bol­so?

—Lá­pi­ces, una li­bre­ta y las co­sas que van me­tien­do mis hi­jos.

—Mu­chas mu­je­res te ven co­mo una per­so­na va­lien­te y una fuen­te de ins­pi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.