CON­NIE AN­DRA­DE

La salvadoreña de las cur­vas más sexys en EE.UU.

Hola El Salvador - - Sociedad - Tex­to: Es­te­fa­nía Flo­res y Aman­da Rodas Fo­to­gra­fías: Wi­lliam Fer­nán­dez, Fa­rol Es­tu­dio Pro­duc­ción y ase­so­ra de ima­gen: Mar­len de Ri­vas Ves­tua­rio: I AM, Cen­tro Co­mer­cial Ga­le­rías Lo­ca­ción: Las Tres Pie­dras Ma­keup y pei­na­do: Rafael Hen­rí­quez

LAS PA­SA­RE­LAS de al­ta cos­tu­ra de­man­dan san­gre nue­va pa­ra des­fi­lar en el mun­do de la mo­da.

Con­nie An­dra­de, una curvy mo­del que ha emer­gi­do en es­ta ten­den­cia, tie­ne un vas­to cu­rrícu­lo del que des­ta­can mar­cas co­mo Ch­ris­tian Si­riano, Macy´s, Wal­mart, Perry Ellis, Tar­get, en­tre mu­chas otras. Su pro­fe­sión la ha lle­va­do a mu­chos paí­ses, pe­ro su esen­cia es siem­pre la mis­ma: una salvadoreña or­gu­llo­sa de su tie­rra. Con­nie na­ció en El Sal­va­dor, pe­ro des­de muy tem­pra­na edad los rum­bos de la vi­da la lle­va­ron a re­si­dir en Es­ta­dos Uni­dos, don­de se ha desen­vuel­to co­mo mo­de­lo pro­fe­sio­nal.

—¿De qué for­ma Con­nie An­dra­de lle­gó a ser la mo­de­lo salvadoreña con las cur­vas que enamo­ran en Es­ta­dos Uni­dos?

—Cuan­do es­ta­ba pe­que­ña no en­con­tré nun­ca una tien­da de ro­pa ade­cua­da a mi edad, en­ton­ces siem­pre tu­ve que ocu­par ro­pa de mu­jer. Es­to fue mi arran­que y me lle­nó de pa­sión y sa­bía que yo po­dría ser ejem­plo pa­ra otras, pa­ra que su­pie­ran que ellas no tie­nen por qué su­frir de bull­ying solo por ser di­fe­ren­tes al es­tán­dar nor­mal. Así nos hi­zo Dios, con un cuer­po per­fec­to.

—¿Cuá­les son al­gu­nas re­fe­ren­tes de mu­je­res curvy pa­ra ti?

—Las Kar­das­hians o Jen­ni­fer Ló­pez, por ejem­plo, tie­nen unas si­lue­tas que se sa­len de los es­tán­da­res. Con­si­de­ro que ellas han abier­to las puer­tas a la mu­jer mo­der­na pa­ra que pue­dan de­cir: “yo pue­do te­ner cur­vas y las pue­do des­ta­car y lu­cir”, es­to se ha con­ver­ti­do más acep­ta­ble con el tiem­po. Pe­ro es­to vie­ne de tiem­po atrás. Sop­hia Lo­ren, por ejem­plo pa­ra mí es una gran mu­jer y ac­triz, ella siem­pre ha te­ni­do un cuer­po fue­ra de los es­tán­da­res.

—¿Qué les pue­des de­cir a to­das aque­llas chi­cas que su­fren de bull­ying por el he­cho de ser curvy´s?

—Creo que los es­tán­da­res de be­lle­za cam­bian en ca­da épo­ca. Yo su­frí de bull­ying por ser una chi­ca in­te­li­gen­te y de pa­dres sal­va­do­re­ños muy es­tric­tos en la edu­ca­ción. To­do es­to me afec­tó mu­cho, por­que su­frí a una edad tan cor­ta. Nos sen­ti­mos ex­clui­dos y que no so­mos su­fi­cien­te. A mí lo que me ayu­dó mu­cho fue mi pa­dre, él es una gran per­so­na que siem­pre me di­jo “hi­ja, tú ve solo pa­ra ade­lan­te, pues esas per­so­nas cuan­do seas adul­ta ve­rás que se irán por el ca­mino equi­vo­ca­do y tú lle­ga­rás a cum­plir to­dos tus sue­ños”.

—¿Cuál fue tu pri­me­ra ex­pe­rien­cia de mo­de­la­je?

—Mi pri­mer tra­ba­jo fue edi­to­rial, con una re­vis­ta que se lla­ma Plus Mo­del, una de las más fuer­tes en Es­ta­dos Uni­dos. Hi­ce un edi­to­rial de be­lle­za y ellos que­rían que es­tu­vie­ra su­mer­gi­da de­ba­jo del agua y que se me vie­ra solo la ca­ra y el ma­qui­lla­je. Fue muy di­fí­cil por­que no sa­bía có­mo mo­ver­me y to­das las co­sas que se apren­den en el ca­mino.

—¿Cuá­les han si­do las puer­tas que se le han abier­to a Con­nie An­dra­de?

—Re­cien­te­men­te he he­cho show pa­ra Ch­ris­tian Si­riano, pa­sa­re­las en el New York Fas­hion Week, cam­pa­ñas en Puer­to Ri­co, tu­ve mi pri­mer por­ta­da en Pa­rís, he tra­ba­ja­do en Bar­ce­lo­na, Su­dá­fri­ca, Londres, ten­go mis clien­tes re­gu­la­res co­mo Macy´s, Tar­get, Perry Ellis, va­rias mar­cas más. Ac­tual­men­te he tra­ba­ja­do con una tien­da de ac­ce­so­rios que que­da en Sui­za.

Lo que me en­can­ta es que aho­ra se me es­tán abrien­do las puer­tas con las pu­bli­ca­cio­nes que no so­la­men­te son de ta­llas curvy. En Es­ta­dos Uni­dos se ha he­cho una re­vo­lu­ción de la ima­gen de la mu­jer. Lo que quie­ro ha­cer es de­rrum­bar to­das esas ba­rre­ras y es­tán­da­res que di­cen que una mu­jer curvy no se pue­de po­ner Ca­ro­li­na He­rre­ra, Os­car de la Ren­ta.

—En tus tres ro­les co­mo mu­jer, tu vi­da de ma­dre, co­mo mo­de­lo y en el tra­ba­jo que ha­ces con­ti­go mis­ma, ¿có­mo te re­par­tes to­do es­to?

—Es su­ma­men­te di­fí­cil, lo más di­fí­cil es ba­lan­cear to­do. Yo to­da­vía no en­cuen­tro el ba­lan­ce per­fec­to y no creo que va­ya a lle­gar. Soy tan ben­de­ci­da que Ji­me­na, mi hi­ja que tie­ne cua­tro años, tam­bién sa­le a tra­ba­jar con­mi­go. He­mos sa­li­do jun­tas en va­rias re­vis­tas. Po­co a po­co la es­toy pre­pa­ran­do pues le veo bas­tan­te po­ten­cial y le gus­ta.

—¿Qué te mo­ti­va a ve­nir al país si tu vi­da es­tá en Es­ta­dos Uni­dos?

—No hay co­mo mi tie­rra. El Sal­va­dor pa­ra mí es co­mo un san­tua­rio. No hay co­mo to­mar­se un co­co al la­do de una pal­me­ra o co­mer­se unas os­tras en el puer­to. Dis­fru­to tan­to al la­do de mi fa­mi­lia. El ca­lor del país siem­pre es ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.