FER­NAN­DO VI­LA­NO­VA UNA VI­DA CO­LO­RI­DA Y FE­LIZ DE­TRÁS DE CÁ­MA­RAS

El re­co­no­ci­do fo­tó­gra­fo, ci­neas­ta y em­pre­sa­rio sal­va­do­re­ño po­sa en ex­clu­si­va jun­to a su es­po­sa Ana y sus dos pe­que­ños, Ma­tías y Ni­co­lás «La fa­mi­lia es el cen­tro de nues­tras vi­das y así lo ha si­do siem­pre. He­re­dé es­ta fi­lo­so­fía de vi­da de mis pa­dres» «Mi

Hola El Salvador - - Contenido - Tex­to: AMAN­DA RODAS Pro­duc­ción: GE­RAL­DI­NE VA­RE­LA, ES­TE­FA­NÍA FLO­RES Y EST­HER REQUENO Fo­tó­gra­fo: FRAN­CIS­CO CASTANEDA Ma­keup y pei­na­do: EDUAR­DO MATHEU, 90 GRA­DOS SA­LÓN Es­pa­cio: EL GO­RRI­TO, BY ANA DE VI­LA­NO­VA

“AHO­RA QUE SOY PA­DRE me doy cuen­ta lo di­cho­so que fui. Tu­ve y si­go te­nien­do pa­dres que a mi la­do se to­ma­ron el tiem­po pa­ra en­se­ñar­me a dis­fru­tar y a va­lo­rar la vi­da. Ade­más, ten­go dos her­ma­nos con los cua­les guar­da­mos mu­chos re­cuer­dos de las ex­pe­rien­cias que vi­vi­mos jun­tos”, nos di­ce Fer­nan­do Vi­la­no­va Mi­ran­da, un ci­neas­ta y fo­tó­gra­fo de pa­sión y pro­fe­sión. Es un hom­bre ca­ris­má­ti­co y ho­ga­re­ño que, en su la­do pro­fe­sio­nal, ha fil­ma­do co­mer­cia­les pa­ra al­gu­nas de las mar­cas más im­por­tan­tes de la re­gión y tra­ba­ja­do en pro­yec­tos per­so­na­les, co­mo do­cu­men­ta­les y pro­duc­cio­nes pa­ra ONG’s. Sin em­bar­go, lo que más dis­fru­ta en su vi­da es el amor de su es­po­sa y de sus dos be­llos hi­jos. Du­ran­te una tar­de de pro­duc­ción se pu­do apre­ciar la be­lla fa­mi­lia que con su es­po­sa Ana ha crea­do, en la que la di­ver­sión y la unión son los prin­ci­pa­les pi­la­res de la con­vi­ven­cia. Gra­dua­do de co­mu­ni­ca­cio­nes, ca­mi­na ba­jo sus pro­pias de­ci­sio­nes, ries­gos y me­tas. Fer­nan­do abrió las puer­tas de su vi­da a ¡HO­LA! pa­ra con­tar­nos las tres ma­yo­res ale­grías de su vi­da.

«Con Ana te­ne­mos una re­la­ción muy es­pe­cial, por­que vi­vi­mos y tra­ba­ja­mos jun­tos. Aun­que no ha­ce­mos lo mis­mo, nos apo­ya­mos per­ma­nen­te­men­te Va­lo­ro mu­cho sus con­se­jos y su cri­te­rio a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes»

La tra­di­ción que más va­lo­ra en fa­mi­lia es la co­mi­da. Fer­nan­do vie­ne de una fa­mi­lia en la que la co­mi­da siem­pre ha si­do la ma­ne­ra de so­cia­li­zar y dis­fru­tar.

«Nues­tro no­viaz­go co­men­zó cuan­do a Ana re­cién la ha­bían des­ti­na­do, en su tra­ba­jo, a Pa­na­má. Eso nos dio la opor­tu­ni­dad de via­jar den­tro de ese país; que aún hoy es el que más nos gus­ta, jun­to a otras

ciu­da­des y paí­ses»

—Us­ted es muy de fa­mi­lia Fer­nan­do… —La fa­mi­lia es el cen­tro de nues­tras vi­das y así lo ha si­do siem­pre. Es­ta fi­lo­so­fía de vi­da la he­re­dé, pues ven­go de un ho­gar en el que la fa­mi­lia fue siem­pre lo pri­me­ro. Va­lo­ro mu­cho el tiem­po que pa­so jun­to a mi es­po­sa, mis hi­jos y mis fa­mi­lia­res cer­ca­nos. —Me ima­gino que fue un buen hi­jo… Cuén­te­me de su in­fan­cia. —Mi in­fan­cia… (Sus­pi­ra). Aho­ra que soy pa­dre me doy cuen­ta lo di­cho­so que fui. Tu­ve y si­go te­nien­do pa­dres que es­tu­vie­ron siem­pre pre­sen­tes. Que se to­ma­ron el tiem­po pa­ra en­se­ñar­me a dis­fru­tar y a va­lo­rar la vi­da. Ade­más ten­go dos her­ma­nos con los cua­les guar­da­mos mu­chos re­cuer­dos de las ex­pe­rien­cias que vi­vi­mos jun­tos. Tam­bién forman par­te im­por­tan­te de mi in­fan­cia los ami­gos y ami­gas con quie­nes cre­ci­mos y que aho­ra son ca­si par­te de la fa­mi­lia. —¿Cuál es el re­cuer­do más fe­liz de su vi­da? —Es una pre­gun­ta di­fí­cil. ¿Solo pue­do ele­gir uno? (Ri­sas) Me­jor le cuen­to tres, ya que to­dos ge­ne­ra­ron im­pac­tos im­por­tan­tes en mi vi­da. El pri­me­ro fue cuan­do me acep­ta­ron en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York. Vi­vir en la ciu­dad y es­tu­diar en la NYU me dio una nue­va pers­pec­ti­va de la vi­da. El se­gun­do, cuan­do me ca­sé. Los que me co­no­cen no me van a de­jar men­tir. El mo­men­to en que vi a Ana, mi es­po­sa, apa­re­cer en el fon­do del pa­si­llo de la igle­sia, me con­mo­vió mu­chí­si­mo. Llo­ré de la fe­li­ci­dad. Me ca­sé con una mu­jer in­creí­ble. To­dos los días agra­dez­co a Dios por ella. Y el ter­ce­ro es una mez­cla de cuan­do nacieron mis dos hi­jos. Quie­nes son pa­dres sa­ben que crear vi­da es un ex­pe­rien­cia úni­ca… el mo­men­to en que ve­mos a nues­tros hi­jos res­pi­rar por pri­me­ra vez es de pu­ra fe­li­ci­dad. (Son­ríe) —Ha­ble­mos de esas tres fe­li­ci­da­des, ¿có­mo es tu re­la­ción con su es­po­sa? —Con Ana te­ne­mos una re­la­ción muy es­pe­cial, por­que vi­vi­mos y

tra­ba­ja­mos jun­tos. Aun­que no ha­ce­mos lo mis­mo, nos apo­ya­mos per­ma­nen­te­men­te. Va­lo­ro mu­cho sus con­se­jos y su cri­te­rio a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes y ella tam­bién me in­vo­lu­cra en to­dos sus pro­yec­tos. En lo per­so­nal, dis­fru­ta­mos el es­tar jun­tos. Com­par­ti­mos el mis­mo sen­ti­do del hu­mor…por suer­te. Es más creo que ella me ga­na un po­co… (Ri­sas)… y ade­más los dos te­ne­mos un al­to ni­vel de ener­gía y siem­pre es­ta­mos bus­can­do qué ha­cer en lo fa­mi­liar y en el tra­ba­jo. —¿Tie­nen al­gu­na tra­di­ción que ven­ga de la épo­ca del no­viaz­go? —¡Via­jar! Des­de que so­mos no­vios em­pe­za­mos a co­no­cer nue­vos paí­ses y cul­tu­ras. —¿Qué país fue el pri­me­ro que co­no­cie­ron jun­tos? —Nues­tro no­viaz­go co­men­zó cuan­do a Ana re­cién la ha­bían des­ti­na­do, en su tra­ba­jo, a Pa­na­má. Eso nos dio la opor­tu­ni­dad de via­jar den­tro de ese país; que aún hoy es el que más nos gus­ta, jun­to a otras ciu­da­des y paí­ses. —Há­ble­me de sus hi­jos. —Ten­go dos her­mo­sos hi­jos: Ma­tías de 3 años y Ni­co­lás de 2 años. —¿Y qué tal la ex­pe­rien­cia? —Ser pa­dre es, sin du­da, la ex­pe­rien­cia más gra­ti­fi­can­te que te pue­de dar la vi­da. Es una re­la­ción ex­tra­ña en la que uno se con­vier­te en maes­tro y alumno al mis­mo tiem­po. Tra­ba­jo dia­ria­men­te pa­ra ofre­cer­les a mis hi­jos la me­jor guía y for­ma­ción po­si­ble pa­ra que se reali­cen co­mo per­so­nas. Sin em­bar­go, en el ca­mino, son ellos los que más me en­se­ñan a mí.

He apren­di­do a amar más y de me­jor ma­ne­ra, a ser más to­le­ran­te, a reír sin ra­zón y, so­bre to­do, a que ca­da se­gun­do de la vi­da se tie­ne que apro­ve­char al má­xi­mo. —¿A quién han sa­li­do los ne­nes? —En reali­dad son un mez­cla, los dos tie­nen ras­gos de ma­má y pa­pá, tan­tos fí­si­cos co­mo de per­so­na­li­dad; y la con­clu­sión es que son her­mo­sos. —¿Qué es­pe­ra que lo­gren sus hi­jos? —Que desa­rro­llen su po­ten­cial al má­xi­mo y se con­vier­tan en per­so­nas rea­li­za­das. No im­por­ta lo que ha­gan en la vi­da o lo que quie­ran ser, pe­ro que lo ha­gan con ga­nas, or­gu­llo y fe­li­ci­dad; y so­bre to­do que im­pac­ten po­si­ti­va­men­te en la vi­da de las per­so­nas que en­cuen­tren en su ca­mino. —Lo veo co­mo un pa­pá mo­derno, ¿se con­si­de­ra así? —Cla­ro que me con­si­de­ro un pa­pá mo­derno. To­dos los días cam­bio dia­pers... (Ri­sas) Es bro­ma. Pe­ro sí, so­mos una fa­mi­lia mo­der­na, am­bos tra­ba­ja­mos de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y vi­vi­mos de la crea­ti­vi­dad, pues Ana es di­se­ña­do­ra. Por ello es­ta­mos muy pen­dien­tes de to­do ti­po de ten­den­cias en la mo­da, el di­se­ño, el ci­ne, la pu­bli­ci­dad y los even­tos. Nues­tros es­ti­los y gus­tos per­so­na­les tam­bién bus­can lo mo­derno y nues­tro es­ti­lo de vi­da lo es: am­bos es­ta­mos su­ma­men­te in­vo­lu­cra­dos con nues­tros hi­jos y el ho­gar. —En el lan­za­mien­to del li­bro de su ma­dre, Ol­ga Mi­ran­da, vi que an­da­ban los pe­que­ños, aho­ra ya no an­da su cá­ma­ra, sino con su pa­ña­le­ra… —¡An­dan las dos! Solo que aho­ra guar­do la cá­ma­ra den­tro de la pa­ña­le­ra. La cá­ma­ra siem­pre via­ja con­mi­go… to­mar fo­to­gra­fías pa­ra mí es un es­ti­lo de vi­da, es la ma­ne­ra

«Mi in­te­rés por la fo­to­gra­fía na­ció cuan­do cum­plí 15 años. Re­cuer­do que de re­ga­lo pe­dí una cá­ma­ra se­mi­pro­fe­sio­nal y des­de en­ton­ces co­men­cé a apren­der, pe­ro no lo veía

co­mo una pro­fe­sión»

en que lo­gro co­mu­ni­car mis pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos. —Con res­pec­to a la cá­ma­ra, ¿cuén­te­me có­mo sur­ge? —Mi in­te­rés por la fo­to­gra­fía na­ció cuan­do cum­plí 15 años. Re­cuer­do que de re­ga­lo pe­dí una cá­ma­ra se­mi­pro­fe­sio­nal y des­de en­ton­ces co­men­cé a apren­der, pe­ro no lo veía co­mo una pro­fe­sión. Fue re­cién en el año 2006, cuan­do co­men­za­mos un pro­gra­ma de TV jun­to a mi ma­má, Ol­ga Mi­ran­da; que de­ci­dí es­tu­diar co­mu­ni­ca­cio­nes y en­fo­car­me en la fo­to­gra­fía. —Du­ran­te su re­si­den­cia en Nue­va York, ¿tu­vo la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar más su pro­fe­sión? —Sí. Vi­vien­do en Nue­va York tu­ve mu­cho con­tac­to con la in­dus­tria. Tra­ba­jé jun­to a di­rec­to­res y fo­tó­gra­fos im­por­tan­tes y allí ter­mi­né de enamo­rar­me de lo que es hoy mi pro­fe­sión. Re­gre­sé a El Sal­va­dor en el 2011 y des­de en­ton­ces he tra­ba­ja­do co­mo ci­neas­ta y di­rec­tor.

«He apren­di­do a amar más y de me­jor ma­ne­ra, a ser más to­le­ran­te, a reír sin ra­zón y,so­bre to­do, a que ca­da se­gun­do de la vi­da se tie­ne

que apro­ve­char al má­xi­mo»

«So­mos una fa­mi­lia mo­der­na, am­bos tra­ba­ja­mos de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y vi­vi­mos de la crea­ti­vi­dad, pues Ana es di­se­ña­do­ra. Por ello es­ta­mos muy pen­dien­tes de to­do ti­po de ten­den­cias en la mo­da, el di­se­ño, el ci­ne, la pu­bli­ci­dad y

los even­tos»

Una gran par­te de mi tra­ba­jo es en co­mer­cia­les pa­ra TV y en la fo­to­gra­fía co­mer­cial. Ade­más ha­go otros pro­yec­tos per­so­na­les jun­to a em­pre­sas, ONG’s, ami­gos y mú­si­cos, en­tre otros pro­yec­tos. —¿Có­mo es­tá ac­tual­men­te en su pro­fe­sión? —Es­toy en un mo­men­to pro­fe­sio­nal en el cual de­seo par­ti­ci­par en nue­vos pro­yec­tos. Quie­ro con­tri­buir a la pro­duc­ción de ci­ne en El Sal­va­dor y tam­bién tra­ba­jar jun­to a di­rec­to­res y co­le­gas en otros paí­ses. Tam­bién es­toy en un per­ma­nen­te apren­di­za­je, asis­tien­do a cur­sos y se­mi­na­rios pa­ra man­te­ner­me lo más ac­tua­li­za­do po­si­ble.

—Co­mo fo­tó­gra­fo, ¿qué es lo que más le fas­ci­na de la so­cie­dad de hoy en día? —La di­ver­si­dad. Dis­fru­to mu­cho al ver a una nue­va ge­ne­ra­ción que es mu­cho más to­le­ran­te y cu­yas ideas son pro­duc­to del mes­ti­za­je cul­tu­ral

«Quie­ro con­tri­buir ala pro­duc­ción de ci­ne en El Sal­va­dor y tam­bién tra­ba­jar jun­to a di­rec­to­res y co­le­gas de otros paí­ses» «Vi­vien­do en Nue­va York tu­ve mu­cho con­tac­to con la in­dus­tria. Tra­ba­jé jun­to a di­rec­to­res y fo­tó­gra­fos im­por­tan­tes y allí ter­mi­né de enamo­rar­me de lo que

es hoy mi pro­fe­sión»

y la glo­ba­li­za­ción. Tam­bién me im­pre­sio­na ver có­mo he­mos lle­ga­do a un mo­men­to en el que la hu­ma­ni­dad es­tá em­pu­jan­do los lí­mi­tes de lo que creía­mos po­si­ble. —¿Al­gu­na vez se vio en una en­cru­ci­ja­da a lo lar­go de su vi­da? —¡Sí, cla­ro! Co­mo co­men­té an­te­rior­men­te, la de­ci­sión de ir­me a vi­vir a Nue­va York cam­bió mi vi­da. No fue fá­cil ex­pli­car­le a mi fa­mi­lia que yo que­ría de­jar de es­tu­diar eco­no­mía, aquí en El Sal­va­dor, pa­ra ir fue­ra a es­tu­diar una ca­rre­ra de Co­mu­ni­ca­cio­nes. —Pe­ro lo apo­ya­ron… —Hu­bo un po­co de opo­si­ción, de cues­tio­na­mien­to… pe­ro al fi­nal yo sen­tía que mi vi­da no es­ta­ba en sin­to­nía. Creo mu­cho en que el bie­nes­tar co­mien­za con te­ner la men­te, el cuer­po y el al­ma ali­nea­dos. To­mar la de­ci­sión de ir a es­tu­diar la ca­rre­ra que me apa­sio­na era ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar ese ba­lan­ce. Aho­ra agra­dez­co mu­cho a quie­nes me apo­ya­ron. —Y ha­blan­do de ba­lan­ce, los via­jes ayu­dan mu­cho a re­la­jar y re­fle­xio­nar ¿cuál fue su me­jor via­je? —Re­cien­te­men­te tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de via­jar co­mo fa­mi­lia a Ale­ma­nia. Dis­fru­té mu­cho al des­cu­brir y ex­pe­ri­men­tar una cul­tu­ra nue­va jun­to a mi es­po­sa e hi­jos, creo que lo po­dre­mos ha­cer nue­va­men­te más ade­lan­te, hay mu­cho por co­no­cer y dis­fru­tar. —¿Qué es lo que más echa de me­nos de los vie­jos tiem­pos? —El rit­mo de la vi­da. Me pa­re­ce que aho­ra to­do lo vi­vi­mos en una for­ma muy ace­le­ra­da. Es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos en mu­chas co­sas y te­ne­mos po­co tiem­po pa­ra dis­fru­tar ca­da una de ellas co­mo se de­be. Es­to apli­ca pa­ra to­do… tra­ba­jo, fa­mi­lia, ami­gos, etc.

Lo que más dis­fru­ta en su vi­da es el amor de su es­po­sa y de sus dos be­llos hi­jos. Du­ran­te una tar­de de pro­duc­ción se pu­do apre­ciar la be­lla fa­mi­lia que con su es­po­sa Ana ha crea­do, en la que la di­ver­sión y la unión son los prin­ci­pa­les pi­la­res de la

con­vi­ven­cia.

Es un hom­bre ca­ris­má­ti­co y ho­ga­re­ño que, en su la­do pro­fe­sio­nal, ha fil­ma­do co­mer­cia­les pa­ra al­gu­nas de las mar­cas más im­por­tan­tes de la re­gión y tra­ba­ja­do en pro­yec­tos per­so­na­les, co­mo do­cu­men­ta­les y

pro­duc­cio­nes pa­ra ONG’s.

Gra­dua­do de co­mu­ni­ca­cio­nes, ca­mi­na ba­jo sus pro­pias de­ci­sio­nes, ries­gos y me­tas. Fer­nan­do abrió las puer­tas de su vi­da a ¡HO­LA! pa­ra con­tar­nos las tres ma­yo­res ale­grías de su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.