FABY Y JU­LIO

RE­PA­SAN CON ¡HO­LA! LOS MO­MEN­TOS MÁS EMO­TI­VOS DE SU ELE­GAN­TE Y RO­MÁN­TI­CA BO­DA

Hola El Salvador - - Contenido -

Com­par­ten to­dos los de­ta­lles de su ma­tri­mo­nio

ESE DÍA, cuan­do sa­lió el sol, los ner­vios, la emo­ción y so­bre to­do la fe­li­ci­dad in­va­die­ron el co­ra­zón de Fa­bio­la, que es­ta­ba a unas ho­ras de ca­mi­nar ha­cia el al­tar pa­ra acep­tar a Ju­lio, a quien co­no­ció por una ca­sua­li­dad en el 2008. El vestido col­ga­do en el ho­tel, las flo­res, las guías de lu­ces y to­do el con­cep­to sky full of stars, crea­ron la bo­da de en­sue­ño en la que Faby tra­ba­jó du­ran­te tres me­ses con sus ma­nos, su men­te y su co­ra­zón. La jo­ven pa­re­ja, que se co­no­ció un 24 de di­ciem­bre en una fies­ta na­vi­de­ña, cons­tru­yó una ce­le­bra­ción muy pro­pia, en la que el rock y los más de 400 in­vi­ta­dos fue­ron tes­ti­gos de ese amor que ya­se­lla­ron con un miem­bro más: su pri­mer be­bé.

Ju­lio Sa­ca y Fa­bio­la Gill de Sa­ca, de 31 años am­bos, gra­dua­dos en In­dus­trial Ma­nag­ment él y en Gas­tro­no­mía, Ho­te­le­ría y Turismo ella, re­cuer­dan su bo­da co­mo si fue­ra ayer y abren su co­ra­zón pa­ra com­par­tir sus nue­vos pro­yec­tos jun­tos. —¡La Na­vi­dad los unió! —Fa­bio­la: Po­dría­mos de­cir­lo. Nos co­no­ci­mos un 24 de di­ciem­bre en

CO­DE, du­ran­te la fies­ta de na­vi­dad del 2008.Te­nía­mos 22 años, él me pre­gun­tó que es­ta­ba be­bien­do y así co­men­zó una pe­que­ña plá­ti­ca. —¿Fue amor a pri­me­ra vis­ta? —La ver­dad que no. (Son­ríe) En ese acer­ca­mien­to no le hi­ce mu­cho ca­so... pe­ro nos se­gui­mos en­con­tran­do en even­tos de ami­gos en co­mún. Un día me in­vi­tó al ci­ne y a los dos me­ses em­pe­za­mos a ser no­vios. Así que no fue a pri­me­ra vis­ta pe­ro qui­zás sí a se­gun­da, cuan­do sur­gió una co­ne­xión que hoy su tra­du­ce en ocho años de fe­li­ci­dad y amor. —¿Qué les atra­jo del otro?

“La ver­dad que pa­sa­mos de ce­le­bra­ción en ce­le­bra­ción des­de el día que nos com­pro­me­ti­mos, so­mos sú­per ben­de­ci­dos por te­ner los me­jo­res ami­gos y lo ce­le­bra­mos al má­xi­mo. Ju­lio fue a Can­cún y yo a Roa­tán pa­ra ce­le­brar las

des­pe­di­das de sol­te­ro”

—Ju­lio: Siem­pre le di­je a Faby que me gus­ta­ba mu­chí­si­mo su tra­ba­jo, pues de­mos­tra­ba que era sú­per res­pon­sa­ble, fe­me­ni­na y de­ta­llis­ta. Ade­más de, por su­pues­to, to­da ella, su son­ri­sa, su mi­ra­da… en fin to­do me enamo­ra.

— Faby: A mí me en­can­tó su ma­ne­ra de ser. Es­tar con él es son­reír, car­ca­jear­me y vi­vir en paz. Me si­gue en to­das mis lo­cu­ras, es el úni­co que me si­gue la co­rrien­te con mis chis­tes, los que me co­no­cen sa­ben que amo los chis­tes ma­los. (Ri­sas) Ju­lio es lin­do y to­dos lo ven muy se­rio, su sem­blan­te al­to y su voz ron­ca lo de­mues­tran, pe­ro con­mi­go se trans­for­ma y se vue­le un ni­ño… me ve con unos ojos de amor que me de­rri­ten. —¿Qué mo­men­to del no­viaz­go re­cuer­das más ?

—Faby:

Nues­tro pri­mer via­je jun­tos. Cuan­do te­nía­mos seis me­ses de no­vios fui­mos a Dis­ney y la pa­sa­mos in­creí­ble. In­clu­so com­pra­mos un ma­me­lu­co de Mic­key pen­san­do ya pa­ra cuan­do tu­vié­ra­mos hi­jos. (Ri­sas) —Faby, ¿có­mo te pro­pu­so que fue­ras su es­po­sa? —Fue el 13 de di­ciem­bre en el La­go de Coa­te­pe­que. Uno de nuestros ami­gos cum­plía años, en­ton­ces Ju­lio in­ven­tó de ir a ce­le­brar­lo ahí. Pe­ro de re­pen­te me di­jo que su her­ma­na ha­bía lle­ga­do a su ca­sa del La­go y me di­jo: va­mos a sa­lu­dar y re­gre­sa­mos. Yo sú­per obe­dien­te le di­je que es­ta­ba bien, pe­ro mi sor­pre­sa fue al en­trar y ver que es­ta­ba de­co­ra­do to­do el mue­lle de la ca­sa. Ha­bía lien­zos blancos, flo­res, una me­sa pa­ra dos con una bo­te­lla de champagne y la can­ción per­fec­ta so­nan­do de fon­do… —¿Sos­pe­cha­bas al­go? —Pues es­ta­ba emo­cio­na­da y so­lo le re­pe­tía:¡Qué es es­to Ju­lio, qué es es­to! Ba­ja­mos y me di­jo las pa­la­bras más bo­ni­tas, pe­ro que so­lo me acuer­do que llo­ra­ba y llo­ra­ba has­ta que se arro­di­lla y, por­tan­do el ani­llo me di­ce: ¿te quie­res ca­sar con­mi­go? Le di­je cla­ro y gri­te: ¡po­né-

“Las da­mas y los cham­be­la­nes fue­ron nuestros me­jo­res ami­gos y ami­gas. Fue­ron una par­te fun­da­men­tal de nues­tra re­la­ción y te­nía­mos que ce­le­brar­lo con ellos”.

«La fa­mi­lia ya es­tá en cre­ci­mien­to. Es­ta­mos es­pe­ran­do nues­tro pri­mer be­bé, así que es­te año pin­ta pa­ra ser el me­jor de nues­tras vi­das»

Ju­lio Sa­ca y Fa­bio­la Gill de Sa­ca, de 31 años am­bos, gra­dua­dos en In­dus­trial Ma­nag­ment él y en Gas­tro­no­mía, Ho­te­le­ría y Turismo ella, re­cuer­dan su bo­da co­mo si fue­ra ayer y abren su co­ra­zón pa­ra com­par­tir sus nue­vos pro­yec­tos jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.