PHI­LLI­PE PLEIN

Tras des­em­bar­car en la Gran Man­za­na con «ce­le­bri­ties» co­mo Madonna y Ky­lie Jenner en pri­me­ra fi­la de su des­fi­le

Hola El Salvador - - Contenido -

En­tra­mos en su es­pec­ta­cu­lar apar­ta­men­to de Nue­va York

UNA ca­sa ex­tra­va­gan­te en pleno co­ra­zón de Man­hat­tan y un des­fi­le fa­raó­ni­co pa­ra fes­te­jar su lle­ga­da a Nue­va York con «ce­le­bri­ties» co­mo Madonna, Ky­lie Jenner o los ra­pe­ros Fat Joe o Ty­ga en pri­me­ra fi­la. Ha­bla­mos de Phi­lipp Plein, pro­ba­ble­men­te el di­se­ña­dor más cos­mo­po­li­ta del pla­ne­ta «fashion», un hom­bre de­ter­mi­na­do, ra­pi­dí­si­mo e in­can­sa­ble que tra­ba­ja con pa­sión vein­ti­cua­tro ho­ras al día. Su tiem­po lo mar­ca una agen­da re­ple­ta de reunio­nes de ne­go­cios por to­do el mun­do, don­de co­mo un me­teo­ri­to va de­jan­do una es­te­la de ma­cro­even­tos y des­te­llos de lujosos tra­jes lu­ci­dos por mu­je­res es­plén­di­das. Por­que el mun­do de Phi­lipp Plein es el lu­jo. Sus ca­sas son pa­la­cios ba­rro­cos de ten­den­cia mo­der­na, y su for­ma de vi­da va des­de «jets» pri­va­dos has­ta los co­ches más ca­ros, sin te­ner nun­ca miedo

al ex­ce­so. Es la reali­dad más mo­der­na, una mez­cla de es­ti­los, ten­den­cias, gus­tos de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, las de los «in­fluen­cers», del «street sty­le» y de los «glo­be­trot­ters». Su vi­sión glo­bal da lu­gar a pro­yec­tos de van­guar­dia con tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras. Ama la vi­da y tam­bién a las mu­je­res, aun­que la que hoy le acom­pa­ña, An­dreea, es quien ocu­pa su co­ra­zón. —Has en­con­tra­do una ca­sa que has­ta lle­va tu fe­cha de na­ci­mien­to.

—Es­tu­ve bus­can­do en mu­chas zo­nas de la ciu­dad, pe­ro, des­pués de to­do, yo soy una per­so­na del Up­per East Si­de, por­que vi­vir cer­ca del par­que me­jo­ra la ca­li­dad de mi vi­da dia­ria. Ele­gí es­te «town­hou­se» por­que me iden­ti­fi­co con él, ya que es de es­ti­lo eu­ro­peo y en­se­gui­da me sen­tí co­mo en ca­sa. El de­ta­lle de la di­rec­ción, que coin­ci­de con la fe­cha de mi cum­plea­ños, fue una se­ñal inequí­vo­ca de que era la ca­sa per­fec­ta pa­ra mí. —¿La opu­len­cia pue­de lle­gar a ser «co­ol»?

—Lo pri­me­ro fue el de­seo de man­te­ner el ca­lor de la ca­sa. Los sue­los eran de ma­de­ra y, a

par­tir de ahí, desa­rro­lla­mos to­do el pro­yec­to si­guien­do la mis­ma lí­nea. Las ra­mas se aña­die­ron pa­ra re­crear el am­bien­te de Cen­tral Park, que es­tá a po­ca dis­tan­cia. Lue­go qui­se uti­li­zar va­rios re­ves­ti­mien­tos dis­tin­tos, co­mo el már­mol, la ma­de­ra y el pa­pel pin­ta­do. In­ten­té ha­cer un am­bien­te úni­co en ca­da es­pa­cio de la ca­sa. De­di­qué mu­cho tiem­po a los in­te­rio­res, y el re­sul­ta­do es una mez­cla de dis­tin­tas in­fluen­cias. La ca­sa ha­bla mu­cho de mí. Re­fle­ja mis sue­ños y mis as­pi­ra­cio­nes. Apar­te de eso, co­bra vi­da con la luz. Hay un cli­ma dis­tin­to a ca­da ho­ra del día, se­gún su ex­po­si­ción al sol. Ca­da ha­bi­ta­ción tie­ne su mo­men­to ideal pa­ra dis­fru­tar de ella de­bi­do pre­ci­sa­men­te a la luz del sol, ya que no hay nin­gún edi­fi­cio que se in­ter­pon­ga al no ha­ber ras­ca­cie­los en los al­re­de­do­res. Por eso he que­ri­do en­fa­ti­zar la luz en ca­da rin­cón. Yo me he ocu­pa­do de to­do con la ayu­da de Er­gian All­berg, del es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra de Mi­lán Aqui­li Al­berg Ar­chi­tects. Una ca­sa tie­ne que re­fle­jar la per­so­na­li­dad de la per­so­na que vi­ve den­tro. So­lo así pue­des sen­tir­te real­men­te a gus­to cuan­do vi­ves en ella.

(SI­GUE)

(SI­GUE) Iz­quier­da, már­mo­les y ra­mas do­ra­das re­crean­do el am­bien­te de Cen­tral Park as­cien­den ha­cia el te­cho. So­bre es­tas lí­neas, dor­mi­to­rio prin­ci­pal y su cuar­to de ba­ño (aba­jo)

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.