FRAN­CIS­CO ZEPEDA Y GAYNELL AYLAGAS COM­PAR­TEN TO­DOS LOS DE­TA­LLES DE SU EMO­TI­VA CE­LE­BRA­CIÓN

Los no­vios vi­vie­ron el día más fe­liz de sus vi­das ro­dea­dos por más de 350 fa­mi­lia­res y ami­gos

Hola El Salvador - - Contenido - Tex­to: AMANDA RO­DAS Wed­ding planner: BELÉN ES­QUI­VEL Fo­to­gra­fías: RO­BER­TO CA­ÑAS

«Que­re­mos vi­vir ca­da eta­pa del mo­men­to, dis­fru­tar jun­tos al má­xi­mo y po­co a po­co, ir pen­san­do en for­mar una her­mo­sa fa­mi­lia»

NUN­CA IMA­GI­NA­RON que la in­vi­ta­ción a una reunión en­tre ami­gos cam­bia­ría por com­ple­to sus vi­das. Hoy Gaynell y Fran­cis­co com­par­ten al­go más que un in­men­so amor, pues am­bos tie­nen en co­mún a su me­jor ami­go. Fran­cis­co Zepeda, de 24 años, tie­ne una li­cen­cia­tu­ra en Ge­ren­cia Fi­nan­cie­ra, Ban­ca­ria y de Ne­go­cios en la Uni­ver­si­dad La­ti­na de Pa­na­má. Gaynell Aylagas es Li­cen­cia­da en Mer­ca­deo de la Uni­ver­si­dad Dr. Jo­sé Ma­tías Del­ga­do. Am­bos es­tán en­fo­ca­dos en dis­fru­tar, via­jar y cre­cer co­mo pa­re­ja an­tes de dar el pa­so de for­jar una fa­mi­lia, pues re­co­no­cen que, cuan­do el mo­men­to lle­gue, quie­ren dar lo me­jor a sus hi­jos, de la mis­ma ma­ne­ra en que sus padres lo hi­cie­ron con ellos. Gaynell le cuen­tan ¡HO­LA! co­mo fue que los sue­ños de una bo­da per­fec­ta co­men­za­ron a ma­te­ria­li­zar­se en un roof­top de la ciu­dad de Pa­na­má, con la pre­sen­cia y la com­pli­ci­dad de la fa­mi­lia de am­bos, cuan­do Fran­cis­co pi­dió su mano. En ese mo­men­to co­men­zó una de las eta­pas más fe­li­ces de su vi­da, que cul­mi­nó cuan­do más de 350 in­vi­ta­dos pre­sen­cia­ron la unión en ma­tri­mo­nio de esta pa­re­ja. —¿Có­mo co­no­ció a Fran­cis­co? —Nos co­no­ci­mos a tra­vés de mi me­jor ami­go de la uni­ver­si­dad y la sor­pre­sa fue que tam­bién era su me­jor ami­go, pe­ro del co­le­gio. (Son­ríe). Él te­nía 19 y yo 21. Nues­tro ami­go nos in­vi­tó a su ca­sa pa­ra de­par­tir un vier­nes por la noche, es­cu­cha­mos mú­si­ca, can­ta­mos y al final ter­mi­na­mos bai­lan­do. Allí co­men­zó to­do. —¿Cuá­les fue­ron las cua­li­da­des que le atra­je­ron de él? —¡Lo gua­po! Es una per­so­na

ex­tro­ver­ti­da, di­ver­ti­da, bro­mis­ta y muy ame­na. Siem­pre es muy aten­to, ro­mán­ti­co, lleno de va­lo­res, vir­tu­des y de fe­li­ci­dad. —¿Có­mo fue la re­la­ción de no­vios? —Her­mo­sa, una re­la­ción muy be­lla. Pa­sa­mos mu­chos re­tos, el de los años que es­tu­vi­mos le­jos. Fue muy desafian­te y du­ro, pe­ro a la vez nos sir­vió pa­ra co­no­cer­nos, de­bi­do a que pa­sá­ba­mos ha­blan­do ca­si to­do el día. —¿Có­mo po­dría de­fi­nir el amor de us­te­des? —Ba­jo la fi­lo­so­fía que apren­di­mos de una ci­ta bí­bli­ca muy fa­mo­sa, 1 de co­rin­tios 13:45. (n del e: 4 La ca­ri­dad es pa­cien­te, es ser­vi­cial; la ca­ri­dad no es en­vi­dio­sa, no es jac­tan­cio­sa, no se en­gríe; 5 es de­co­ro­sa; no bus­ca su in­te­rés; no se irri­ta; no to­ma en cuen­ta el mal) La ex­tra­po­la­mos y la hi­ci­mos muy nues­tra por­que nos pa­re­ce que mues­tra to­do lo que un ma­tri­mo­nio de­be ha­cer en las bue­nas y ma­las pa­ra ser siem­pre exi­to­so. Com­ple­men­tan­do esta fi­lo­so­fía cree­mos que la co­mu­ni­ca­ción en la pa­re­ja tam­bién es pri­mor­dial pa­ra sa­lir ade­lan­te. —Y de eso na­ce unir sus vi­das, ¿la sor­pren­dió la pro­pues­ta, era lo que ima­gi­na­ba? —Fue una sor­pre­sa es­pec­ta­cu­lar. Fui­mos de via­je, con to­da mi fa­mi­lia a vi­si­tar a la su­ya en Pa­na­má. En­tre to­dos pla­nea­ron la sor­pre­sa; sus her­ma­nos y los míos com­pra­ron to­dos los de­ta­lles pa­ra am­bien­tar el roof­top del edi­fi­cio en que vi­ven sus pa­pás, mien­tras Fran­cis­co y yo pa­seá­ba­mos con mis padres. —¿No te­nía al­gu­na sos­pe­cha? —Nin­gu­na. (Ri­sas). Pe­ro lo cu­rio­so es que to­dos nos arre­gla­mos ele­gan­tes pa­ra sa­lir por la noche… Cuan­do lle­ga­ba la ho­ra Fran­cis­co me pi­dió lo acom­pa­ña­ra al sú­per, fui­mos y al re­gre­sar pre­sio­nó el bo­tón del ele­va­dor que nos lle­va­ba al úl­ti­mo pi­so del edi­fi­cio, allí me hi­zo su­bir unas gra­das don­de ya ha­bía pé­ta­los de ro­sas en el sue­lo, mien­tras ca­mi­na­ba vi una me­sa con can­de­las y bo­te­llas de champagne. Con­fun­di­da me vol­ví pa­ra ver­lo, él es­ta­ba po­nién­do­se el sa­co y, cuan­do me­nos lo es­pe­ra­ba, ya se ha­bía arro­di­lla­do. Que­dé pa­ra­li­za­da y lo úni­co que hi­ce fue llo­rar de la emo­ción.

Cuan­do di el sí sus her­ma­nos es­ta­ban pre­pa­ra­dos con los fue­gos los ar­ti­fi­cia­les, nues­tras fa­mi­lias sa­lie­ron de don­de ha­bían pre­sen­cia­do to­do, co­men­za­ron las fo­tos, los abra­zos, las ri­sas y las lá­gri­mas de fe­li­ci­dad. —¿Quién se en­car­gó de em­pe­zar los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra la bo­da? —Bá­si­ca­men­te te­nía las ideas en mi ca­be­za to­do lo que que­ría. Soy una per­so­na bas­tan­te ner­vio­sa, por lo que pa­sa­ba ca­si to­do el día es­cri­bién­do­le a mi wed­ding planner. Le pre­gun­ta­ba a Fran­cis­co que le pa­re­cían mis ideas, pues ha­bía co­sas que él pre­fe­ría de otra ma­ne­ra y yo ce­día, así co­mo él me dio la li­ber­tad de es­co­ger. Hu­bo eta­pas es­tre­san­tes pe­ro, en ge­ne­ral, lo dis­fru­ta­mos mu­cho. —¿En qué coin­ci­die­ron? —En que que­ría­mos una bo­da ele­gan­te y tra­di­cio­nal. Qui­si­mos que to­do fue­se blan­co con pla­tea­do y que los in­vi­ta­dos apro­xi­ma­da­men­te fue­ran 350. —Du­ran­te ese tiem­po de pre­pa­ra­ción de la bo­da, ¿exis­tió al­gún im­pre­vis­to?

—Le co­men­to que ca­da pa­so era una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te. Cam­bia­mos de ho­tel a me­nos de seis me­ses de la bo­da, lo cual fue bas­tan­te es­tre­san­te, pe­ro por lo de­más to­das fue­ron ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas y tu­vi­mos pro­vee­do­res muy bue­nos que nos fa­ci­li­ta­ron el tra­ba­jo. —¿Cuán­to se in­vo­lu­cró su es­po­so en los pre­pa­ra­ti­vos? —Se in­vo­lu­cró bas­tan­te, yo de­ci­día el di­se­ño, el con­cep­to en ge­ne­ral y él re­vi­sa­ba el pre­su­pues­to y los pre­cios. Los de­ta­lles los de­ci­di­mos jun­tos. El pa­so de de­ci­dir­nos por al­gún pro­duc­to o ser­vi­cio lo dá­ba­mos cuan­do los dos es­tá­ba­mos con­ven­ci­dos, ya que que­ría­mos vi­vir esa ex­pe­rien­cia jun­tos. —¡Y las des­pe­di­das de sol­te­ra! —Mis fa­mi­lia­res y ami­gas fue­ron muy es­pe­cia­les con­mi­go. La fa­mi­lia me hi­zo va­rias reunio­nes, mis di­fe­ren­tes gru­pos de ami­gas me or­ga­ni­za­ron dos des­pe­di­das de sol­te­ra muy di­ver­ti­das. To­das las reunio­nes fue­ron he­chas con mu­cha de­di­ca­ción y es­tu­vie­ron lle­nas de de­ta­lles es­pe­cia­les. Dis­fru­te mu­cho de to­do el pro­ce­so. —¿Le cos­tó mu­cho ele­gir el vestido? —Pa­ra na­da, me pro­bé so­lo dos y al po­ner­me el se­gun­do su­pe que ese era el co­rrec­to. Me pa­re­ció pre­cio­so, sim­ple­men­te me enamo­ré del vestido y me hi­zo sen­tir al­go sú­per es­pe­cial. —¿Có­mo pue­de des­cri­bir su bo­da? —Co­mo una ex­pe­rien­cia her­mo­sa, des­de la ce­re­mo­nia, en la que el Pa­dre nos ofre­ció un lin­dí­si­mo ser­món, has­ta la fies­ta don­de pu­di­mos dis­fru­tar jun­to con las per­so­nas que más ama­mos. La pa­sa­mos in­creí­ble, ca­da uno hi­zo su día apar­te, ya que no qui­si­mos ver­nos has­ta el mo­men­to de la ce­re­mo­nia, pa­ra que fue­ra más ro­mán­ti­co. Yo es­tu­ve con mi ma­má y mis ami­gas y él con sus her­ma­nos y ami­gos. Ca­da mo­men­to del día fue lin­do y es­pe­cial, pues nos men­ta­li­za­mos que que­ría­mos vi­vir ca­da mo­men­to y dis­fru­tar jun­tos al má­xi­mo. —¿Dón­de hi­cie­ron la lu­na de miel? —Es­tu­vi­mos al­re­de­dor de seis días en Aca­pul­co, en un her­mo­so ho­tel de pla­ya y lue­go pa­sa­mos dos no­ches en la ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra co­no­cer a la vir­gen­ci­ta de Guadalupe y pe­dir­le su ben­di­ción pa­ra nues­tro ma­tri­mo­nio. El país es be­llo; Aca­pul­co es real­men­te lin­do y lleno de ac­ti­vi­da­des por ha­cer. De­ci­di­mos ir allí es­pe­cial­men­te por­que en­con­tra­mos un ho­tel ex­clu­si­vo pa­ra pa­re­jas, en el que tie­nes una pis­ci­na den­tro del cuar­to, en­tre otras co­sas que ha­cen de la es­ta­día un mo­men­to úni­co, ro­mán­ti­co e inol­vi­da­ble. —¿Có­mo han si­do es­tos me­ses de ca­sa­dos? —He­mos lo­gra­do aco­plar­nos bas­tan­te rá­pi­do; al prin­ci­pio a mí me cos­tó un po­co más, ya que mi es­po­so ya ha­bía vi­vi­do so­lo dos años an­tes de ca­sar­nos. Nos di­vi­di­mos las ta­reas del ho­gar y he­mos sa­bi­do co­mu­ni­car­nos pa­ra lo­grar una bue­na con­vi­ven­cia. Ha si­do una ex­pe­rien­cia úni­ca, ro­mán­ti­ca, lin­da y di­ver­ti­da. Jun­tos hi­ci­mos to­do, de­co­ra­mos nues­tro ho­gar, sa­li­mos, va­mos al ci­ne, ve­mos se­ries en ca­sa, co­ci­na­mos, nos reuni­mos con ami­gos, va­mos de pa­seo, en fin, han si­do los me­jo­res me­ses de mi vi­da.

Gaynell le cuen­tan ¡HO­LA! co­mo fue que los sue­ños de una bo­da per­fec­ta co­men­za­ron a ma­te­ria­li­zar­se en un roof­top de la ciu­dad de Pa­na­má, con la pre­sen­cia y la com­pli­ci­dad de la fa­mi­lia de am­bos, cuan­do Fran­cis­co pi­dió su mano.

Nun­ca ima­gi­na­ron que la in­vi­ta­ción a una reunión en­tre ami­gos cam­bia­ría por com­ple­to sus vi­das. Hoy Gaynell y Fran­cis­co com­par­ten al­go más que un in­men­so amor, pues am­bos tie­nen en co­mún a su me­jor ami­go. Fran­cis­co Zepeda, de 24 años, tie­ne una li­cen­cia­tu­ra en Ge­ren­cia Fi­nan­cie­ra, Ban­ca­ria y de Ne­go­cios en la Uni­ver­si­dad La­ti­na de Pa­na­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.