PLAN­TA CA­RA AL ‘SÍN­DRO­ME DE LA CLA­SE TU­RIS­TA’

Hola El Salvador - - Bienestar - DR. EDUAR­DO JUN­CO AGUA­DO.

SÍN­DRO­ME es una pa­la­bra que de­fi­ne al con­jun­to de sín­to­mas y sig­nos que son ca­rac­te­rís­ti­cos de una de­ter­mi­na­da en­fer­me­dad. El sín­dro­me de la cla­se tu­ris­ta, con un nom­bre tan ori­gi­nal y des­crip­ti­vo, fue acu­ña­do por vez pri­me­ra a fi­na­les de la dé­ca­da de los 90, pa­ra des­cri­bir una en­fer­me­dad ca­rac­te­ri­za­da por la pre­sen­cia de trom­bo­sis ve­no­sa pro­fun­da y su más gra­ve com­pli­ca­ción, la em­bo­lia pul­mo­nar, cau­sa­das am­bas por la in­mo­vi­li­dad de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res en es­pa­cios re­du­ci­dos (cla­se tu­ris­ta de los avio­nes) en vue­los lar­gos.

¿Y SI VIA­JA­MOS CON NI­ÑOS?

✱Man­te­ner­los BIEN HI­DRA­TA­DOS y pro­te­ger sus oí­dos de los cam­bios de pre­sión at­mos­fé­ri­ca, con la mas­ti­ca­ción (chi­cle) o ha­cien­do co­mi­das fre­cuen­tes y es­ca­sas.

✱Si el via­je es lar­go, lle­var PA­ÑA­LES, RO­PA DE MU­DA y ro­pa y cal­za­do có­mo­do y hol­ga­do.

✱Los ni­ños “ma­yor­ci­tos” de­ben le­van­tar­se siem­pre que pue­dan y ES­TI­RAR LAS PIER­NAS.

✱Cal­cu­lar los ho­ra­rios de las CO­MI­DAS Y DEL SUE­ÑO, te­nien­do muy en cuen­ta los tiem­pos en ter­mi­na­les y es­pe­ras.

✱Pa­ra la ali­men­ta­ción de los be­bés, lle­var PRE­PA­RA­DAS LAS CAN­TI­DA­DES DE ALI­MEN­TO que ne­ce­si­ta, pa­ra pa­sar los con­tro­les del ae­ro­puer­to de sa­li­da.

✱Re­cor­dar que el ni­ño tam­bién pa­de­ce el SÍN­DRO­ME DE CAMBIO HO­RA­RIO (jet lag), pues su ci­clo sue­ño-vi­gi­lia se ve al­te­ra­do y no pue­de dor­mir por la noche, y en cambio, por el día, tie­ne sue­ño.

¿POR QUÉ SE PRO­DU­CE?

En per­so­nas, ge­ne­ral­men­te, de edad avan­za­da y con de­ter­mi­na­dos fac­to­res de ries­go, la com­bi­na­ción de in­mo­vi­li­za­ción pro­lon­ga­da con es­tan­ca­mien­to de la cir­cu­la­ción de la san­gre en ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res, la dis­mi­nu­ción re­la­ti­va de la pre­sión ba­ro­mé­tri­ca del avión y cier­to gra­do de des­hi­dra­ta­ción son las cau­sas prin­ci­pa­les que des­en­ca­de­nan el sín­dro­me.

Pri­me­ro, se for­ma la trom­bo­sis ve­no­sa pro­fun­da en las ve­nas de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res, con la apa­ri­ción de un coá­gu­lo, y más ade­lan­te, la em­bo­lia pul­mo­nar, que se pro­du­ce por la mi­gra­ción e in­va­sión en la cir­cu­la­ción pul­mo­nar del coá­gu­lo fa­bri­ca­do en las ve­nas de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res.

LA EDAD, ASÍ CO­MO OTROS FAC­TO­RES DE RIES­GO, Y EL ES­TAN­CA­MIEN­TO DE LA CIR­CU­LA­CIÓN DU­RAN­TE MU­CHO TIEM­PO (VUE­LOS LAR­GOS) SON AL­GU­NOS DE LOS FAC­TO­RES QUE PUE­DEN DESENCADENARLO.

SÍN­TO­MAS

Exis­ten dos ti­pos de sín­to­mas di­fe­ren­tes, los pri­me­ros, de­bi­dos a la trom­bo­sis ve­no­sa pro­fun­da, y los se­gun­dos, a la em­bo­lia pul­mo­nar. Es­tos pue­den apa­re­cer tras el via­je, de for­ma in­me­dia­ta o a los po­cos días o se­ma­nas de via­jar. La trom­bo­sis ve­no­sa en ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res tam­bién pue­de ser asin­to­má­ti­ca.

➔Do­lor y ca­lam­bres en la pan­to­rri­lla de la pier­na afec­ta­da.

➔Hin­cha­zón, in­fla­ma­ción y ede­ma de la pier­na afec­ta­da. ➔Cambio del co­lor y de la tem­pe­ra­tu­ra de la piel.

Los sín­to­mas de la em­bo­lia pul­mo­nar son:

➔Do­lor to­rá­ci­co de apa­ri­ción sú­bi­ta que au­men­ta con la tos. ➔Di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria, fa­ti­ga, dis­nea, des­ma­yo, ma­reo, pul­so ace­le­ra­do, su­do­ra­ción y an­sie­dad.

La em­bo­lia pul­mo­nar es una ur­gen­cia mé­di­ca que pre­ci­sa de aten­ción in­me­dia­ta, y en de­pen­den­cia de su ex­ten­sión y gra­ve­dad, si no se tra­ta de for­ma ade­cua­da y pre­coz­men­te, pue­de ser po­ten­cial­men­te mor­tal.

TRA­TA­MIEN­TO

El tra­ta­mien­to mé­di­co del sín­dro­me se ba­sa en las te­ra­pias de an­ti­coa­gu­la­ción. Al co­mien­zo, con he­pa­ri­na de ba­jo pe­so mo­le­cu­lar, y des­pués, con an­ti­coa­gu­lan­tes ora­les. Si la em­bo­lia pul­mo­nar es ex­ten­sa y pro­du­ce gra­ve in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria, el pa­cien­te ne­ce­si­ta­rá in­gre­so hos­pi­ta­la­rio.

Se pue­de tra­tar con fár­ma­cos an­ti­coa­gu­lan­tes, pe­ro, si los sín­to­mas em­peo­ran, es pre­ci­so el in­gre­so hos­pi­ta­la­rio pa­ra tra­tar al pa­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.