CRISTINA MÁR­TIR CON SON­RI­SAS DE TRIUN­FO CUEN­TA SU HIS­TO­RIA DE CIN­CO AÑOS DE LU­CHA CON CÁN­CER DE MAMA

«Me sien­to una triun­fa­do­ra, pues he ven­ci­do la en­fer­me­dad y pue­do com­par­tir­mi tes­ti­mo­nio. Quie­ro que las mu­je­res no se asus­ten sino que se lle­nen de co­ra­je pa­ra ser co­mo yo»

Hola El Salvador - - Contenido -

QUE PA­RA­DÓ­JI­CO es que una per­so­na son­ría en momentos di­fí­ci­les, pe­ro es­te el ca­so de Cristina Már­tir que, a sus 57 años,ade­más de te­ner un es­pí­ri­tu jo­ven, es la mu­jer más son­rien­te del “mun­do”. “Si me pa­ga­rán por son­reír, se­ría mi­llo­na­ria”, di­ce mien­tras si­gue son­rien­do. Nos trans­mi­te una gran en­se­ñan­za de vi­da; las ho­ras con ella pa­san rá­pi­do, se dis­fru­tan, se vi­ven di­fe­ren­tes y uno sien­te que la co­no­ce ha­ce años.Cristy, co­mo le di­cen ca­ri­ño­sa­men­te sus fa­mi­lia­res, es una lu­cha­do­ra que co­no­ce en car­ne pro­pia el su­fri­mien­to de un cán­cer. “Soy una mu­jer de mu­cha fe, por lo que en­fren­to el día a día con op­ti­mis­mo. Creo que mi fuer­te ca­rác­ter me ha ayu­da­do a sa­lir ade­lan­te, pe­ro las per­so­nas que me ex­ten­die­ron su­mano cuan­do lo ne­ce­si­té con­tri­bu­ye­ron mu­cho. Aho­ra soy una mu­jer muy ale­gre y ro­mán­ti­ca”, cuen­ta y si­gue son­rien­do.

De pro­fe­sión In­ge­nie­ra Ci­vil, tie­ne hob­bies, ama la sal­sa y el me­ren­gue; sin ol­vi­dar que es una fe­liz bailarina.

Los ma­yo­res te­so­ros de su vi­da son sus dos hi­jos, Mó­ni­ca Ale­jan­dra que es­tá ca­sa­da con Rodrigo Pi­ne­da, “ellos ya me die­ron una lin­da nie­ta, Mó­ni­ca Va­le­ria a la que lla­mo mi ra­yi­to de sol”, di­ce. “Y mi be­llo hi­jo Ed­win An­to­nio, que es pi­lo­to co­mer­cial, sol­te­ro y aún vi­ve con­mi­go”, ex­pre­sa mien­tras lo abra­za. —La pa­la­bra cán­cer asus­ta a cual­quie­ra… —Sin du­da, se tra­ta de un mo­men­to que na­die qui­sie­ra pa­sar, pe­ro Dios sa­be por­qué se de­be ca­mi­nar por esos tú­ne­les, que a ve­ces te lle­nan de mie­do y de po­cas es­pe­ran­zas. —Pe­ro us­ted sal­tó esos obs­tácu­los. —Si, gra­cias a Dios. —¿Có­mo pa­só to­do? —Des­de ha­cía va­rios años me rea­li­za­ba los che­queos médicos, in­clu­yen­do una mamografía. El año pa­sa­do, en Fe­bre­ro, sen­tí un nó­du­lo en el pe­cho iz­quier­do por lo que fui­de in­me­dia­to a rea­li­zar­me la mamografía.El diag­nós­ti­co fue que en la mama iz­quier­da, cua­dran­te su­pe­rior ex­terno, se ob­ser­va­ba un nó­du­lo de 1 cm de diá­me­tro y que de­bía ha­cer­me una ul­tra­so­no­gra­fía.

El re­sul­ta­do me lo iban a dar en una se­ma­na, pe­ro an­tes re­ci­bíu­na lla­ma­da de la clí­ni­ca que me co­mu­ni­có ya es­ta­ba. Mis hi­jos que­rían ir con­mi­go, pe­ro co­mo ma­dre que­ría evi­tar­les el que re­ci­bie­ran di­rec­ta­men­te esa no­ti­cia tan fuer-

«Fue muy crí­ti­co, so­bre to­do por­que los efec­tos de la qui­mio son du­ros. Pa­sé días acos­ta­da, a mi dor­mi­to­rio so­lo en­tra­ban mis hi­jos y mi yerno cuan­do me pre­pa­ra­ba al­go de co­mer» Que pa­ra­dó­ji­co es que una per­so­na son­ría en momentos di­fí­ci­les, pe­ro es­te el ca­so de Cristina Már­tir que, a sus 57 años,ade­más­de te­ne­run es­pí­ri­tu jo­ven, es la mu­jer más son­rien­te del “mun­do”. “Si me pa­ga­rán por son­reír, se­ría­mi­llo­na­ria”, di­ce mien­tras si­gue son­rien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.