DIA­NA ARAN­DA NOS PRE­SEN­TA A SU BE­BÉ, MARCO Y NOS HA­BLA DE CÓ­MO BA­LAN­CEA SU VI­DA EN FA­MI­LIA

Emo­ti­va en­tre­vis­ta con la fa­mo­sa ba­lle­tis­ta, que se es­tre­nó co­mo ma­dre «Mi co­ra­zón ex­pe­ri­men­tó una di­men­sión del amor que no co­no­cía» «Lle­va­mos tres ma­ra­vi­llo­sos años de ca­sa­dos, en los que he­mos apren­di­do el sig­ni­fi­ca­do del ver­da­de­ro amor. En es­te tiem

Hola El Salvador - - Nautica - Tex­to y pro­duc­ción: AMANDA RO­DAS Fo­to­gra­fías: FRAN­CIS­CO CASTANEDA Ma­keup y Pei­na­do: RICKY MI­NA Y LU­PI­TA DE LA O

QUIEN HA­YA vis­to ha­ce cin­co años a Dia­na Aran­da sa­be que no mien­to cuan­do di­go que hoy si­gue sien­do la mis­ma jo­ven, en to­da la ex­ten­sión de la pa­la­bra: gua­pa y ra­dian­te. Si pa­ra al­gu­nos la edad su­ma, a ella al pa­re­cer le res­ta en su fí­si­co y le su­ma en ca­ris­ma. Ha­ce tres años la tu­vi­mos en ¡HO­LA!, cuan­do abor­da­mos su vi­da co­mo ba­lle­tis­ta, pe­ro aho­ra Dia­na nos re­ci­be con su es­po­so, Raúl Dor­delly, pa­ra ha­blar y pre­sen­tar al nue­vo miem­bro de la fa­mi­lia, su hi­jo Marco.

Aun­que con­ti­núa apa­sio­na­da por el ba­llet, en es­ta eta­pa la ma­ter­ni­dad se ha con­ver­ti­do en su nue­va prio­ri­dad. Dia­na, la me­nor de cua­tro her­ma­nos, que jun­to a su her­ma­na ma­yor Ma­ría Ele­na di­ri­ge la es­cue­la Be a Dan­cer, se gra­duó co­mo Li­cen­cia­da en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, tie­ne un post­gra­do en Ma­na­ge­ment, en Ar­gen­ti­na; y es maes­tra cer­ti­fi­ca­da del Ame­ri­can Ba­llet Thea­tre de Nue­va York; nos ha­bla de có­mo ba­lan­cea sus pre­sen­ta­cio­nes en los es­ce­na­rios con los “Bo­le­ros de Ra­vel”, su ma­tri­mo­nio y su rol co­mo ma­dre.

—Us­ted apa­ren­ta ser muy se­ria, pe­ro es to­do lo con­tra­rio… —(Ri­sas) Así me di­cen mu­chos. La ver­dad es que me de­fino co­mo una mu­jer­lu­cha­do­ra y ale­gre, que ama a Dios so­bre to­das las co­sas y, sin me­di­da, a su es­po­so y a su hi­jo.Ellos son mi ma­yor fe­li­ci­dad y mo­ti­vo de vi­vir. —¡Y el ba­llet!

—El ba­llet es mi gran pa­sión, ten­go la di­cha de po­der de­di­car­me a lo que más me gus­ta: bai­lar y en­se­ñar. —Ha­ce tres años la tu­vi­mos en ¡HO­LA!, ¿qué cam­bios ha te­ni­do? —En el as­pec­to per­so­nal han cam­bia­do mis prio­ri­da­des. Mí tiem­po aho­ra es­tá de­di­ca­do pri­mor­dial­men­te a mi fa­mi­lia, aun­que soy su­ma­men­te tra­ba­ja­do­ra y apa­sio­na­da con el ba­llet, di­vi­do mi tiem­po pa­ra aten­der a am­bos. —¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia del em­ba­ra­zo? Se­gún en­tien­do no de­jó de ha­cer ba­llet —No de­jé el ba­llet has­ta los úl­ti­mos me­ses de la ges­ta­ción. En un ini­cio, los pri­me­ros tres me­ses, su­frí to­dos los sín­to­mas: nau­seas, mu­cho sue­ño, gas­tri­tis, in­to­le­ran­cia a los olo­res; en fin, no son muy bue­nos re­cuer­dos (ri­sas) pe­ro no co­rrí ries­gos. El se­gun­do tri­mes­tre fue el más có­mo­do, por­que los sín­to­mas ha­bían des­apa­re­ci­do y pu­de ha­cer mi vi­da y mis ru­ti­nas con to­tal normalidad. Es­tá­ba­mos pre­pa­ran­do el mon­ta­je de va­rios es­pec­tácu­los y en Be a Dan­cer ha­cía to­do lo que sue­lo ha­cer: da­ba cla­ses, pre­pa­ra­ba co­reo­gra­fías, to­ma­ba en­sa­yos... El úl­ti­mo tri­mes­tre fue el más di­fí­cil por­que a los 6 me­ses tu­ve con­trac­cio­nes, por lo cual mi doc­to­ra me re­co­men­dó que, que de­bi­do a mi rit­mo de vi­da, lo me­jor era re­po­sar has­ta el na­ci­mien­to del be­bé.

Fue una eta­pa muy di­fí­cil, por­que nun­ca ha­bía es­ta­do en una si­tua­ción en la que prác­ti­ca­men­te no po­día sa­lir de mi ca­sa. En el ba­llet te­nía­mos bas­tan­tes pre­sen­ta­cio­nes y la di­rec­ción y lo­gís­ti­ca de to­dos los even­tos la rea­li­za­mos en­tre mi her­ma­na Ma­ría Ele­na y yo. Fue com­pli­ca­do de­jar­la so­la en el mo­men­to más du­ro de la tem­po­ra­da, sin em­bar­go to­do era por el bie­nes­tar de mi be­bé. Ella lo­gró ma­ne­jar to­do a la per­fec­ción en mi au­sen­cia. —La tu­vi­mos en una en­tre­vis­ta en Ho­la.com, ahí mos­tró su pan­ci­ta, era gran­de… —Sí, bas­tan­te. (Ri­sas) Fal­tan­do tres se­ma­nas pa­ra el na­ci­mien­to de mi be­bé re­gre­sé a tra­ba­jar nue­va­men­te pues ya ha­bía des­apa­re­ci­do el ries­go. Las úl­ti­mas se­ma­nas fue­ron las más in­có­mo­das por­que mi pan­ci­ta era bien gran­de y Marco de­ci­dió sa­lir a las 41 se­ma­nas. —¿Có­mo fue el par­to?

—Na­tu­ral y sin anes­te­sia. Es un mo­men­to inol­vi­da­ble pa­ra una mu­jer, una tran­si­ción su­ma­men­te fuer­te y re­ta­do­ra. El mo­men­to en que na­ció mi be­bé lo re­cor­da­ré co­mo uno de los más im­por­tan­tes y sa­tis­fac­to­rios de mi vi­da. —¿Y des­pués del par­to? —No fue muy agra­da­ble, ya que tu­ve una com­pli­ca­ción y fui in­gre­sa­da nue­va­men­te a la sa­la de ope­ra­cio­nes des­pués de dar a luz, eso es lo úni­co que quie­ro bo­rrar de mis re­cuer­dos pues pa­sé va­rios días en el hospital. Gra­cias a Dios tu­ve una re­cu­pe­ra­ción sor­pren­den­te­men­te rá­pi­da que só­lo se la de­bo al po­der de la ora­ción y a la ayuda de Dios. —Di­cen que un hi­jo cam­bia la vi­da de una mu­jer, ¿qué co­sas cam­bia­ron en us­ted? —Es un cam­bio ra­di­cal en la vi­da de una mu­jer. Ocu­rren mu­chos cam­bios, so­bre to­do en la psi­quis, pe­ro el ins­tin­to ma­terno y de su­per­vi­ven­cia ha­ce que una mu­jer si­ga

«Lle­va­mos tres ma­ra­vi­llo­sos años de ca­sa­dos, en los que he­mos apren­di­do el sig­ni­fi­ca­do del ver­da­de­ro amor. En es­te tiem­po nos he­mos ayu­da­do a ser me­jo­res»

ade­lan­te por el amor ha­cia un hi­jo. Mi co­ra­zón ex­pe­ri­men­tó una di­men­sión del amor que no co­no­cía. Me de­mos­tró que la fe­li­ci­dad de una fa­mi­lia se en­gran­de­ce con la lle­ga­da de un hi­jo, pues Raúl y yo aho­ra es­ta­mos más uni­dos que nun­ca en el amor y la en­tre­ga.

—¡Us­ted lu­ce fí­si­ca­men­te igual! ¿Có­mo ha he­cho pa­ra que­dar tan be­lla?

—Qui­sie­ra es­tar re­cu­pe­ra­da por com­ple­to, pe­ro no pue­do ne­gar que lo­gré ba­jar rá­pi­da­men­te de pe­so, pues a tan so­lo cua­tro me­ses de ha­ber da­do a luz ya es­toy ca­si igual que cuan­do que­dé em­ba­ra­za­da. No fue una ta­rea fá­cil y me gus­ta­ría con­tar a más mu­je­res mi ex­pe­rien­cia, pa­ra ani­mar­las a tra­ba­jar en su cuer­po y sen­tir­se bien con­si­go mis­mas des­pués de un par­to. —¿Tie­ne una dis­ci­pli­na o hay se­cre­tos de fon­do?

—(Ri­sas) La me­su­ra en la co­mi­da y el ejer­ci­cio son pri­mor­dia­les. Lo pri­me­ro fue ven­cer­me a mí mis­ma ca­da día en pe­que­ñas co­sas, co­mo ha­cer ejer­ci­cio, aún es­tan­do can­sa­da y des­ve­la­da. No es­toy a fa­vor de las gran­des die­tas, pues mo­rir­se de ham­bre no es sa­lu­da­ble, pe­ro una co­mer mo­de­ra­da­men­te es mi cla­ve. Pri­var­me de al­gún pos­tre de vez en cuan­do o dar un úni­co bo­ca­do a mi dul­ce fa­vo­ri­to. —¿Ru­ti­na de ejer­ci­cio?

—Por su­pues­to. La cons­tan­te ac­ti­vi­dad fí­si­ca a lo lar­go de mi día me be­ne­fi­cia. No ten­go un so­lo mo­men­to de re­po­so o inac­ti­vi­dad, no veo te­le­vi­sión por las no­ches, úni­ca­men­te los fi­nes de se­ma­na; y en mi ca­sa sue­lo ha­cer la ma­yo­ría de los queha­ce­res. Mi en­tre­na­mien­to per­so­nal co­mo bailarina y los ejer­ci­cios de to­ni­fi­ca­ción han si­do una par­te im­por­tan­te de es­te pro­ce­so. En con­clu­sión, la ali­men­ta­ción mo­de­ra­da y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca ayu­dan a te­ner una vi­da ple­na.

—Nos co­men­ta­ba que a los dos me­ses de ha­ber da­do a luz tu­vo que ha­cer ba­llet, ¿Cuén­te­nos có­mo fue eso?

—En ma­yo te­nía­mos pro­gra­ma­do pre­sen­tar el Bo­le­ro de Ra­vel jun­to a la Sin­fó­ni­ca Ju­ve­nil. Pa­ra esa épo­ca te­nía dos me­ses de ha­ber da­do a luz, pe­ro pu­de vol­ver a bai­lar, con mu­cho es­fuer­zo y de­di­ca­ción, ya que no fue na­da fá­cil en­tre­nar nue­va­men­te a mi cuer­po, pe­ro con el apo­yo de mi es­po­so y mi ma­dre pu­de lo­grar­lo. Al ce­rrar el te­lón, des­pués de fi­na­li­za­das las fun­cio­nes, llo­ré emo­cio­na­da por ha­ber vuel­to a bai­lar, aun cuan­do en al­gún mo­men­to pen­sé que no lo lo­gra­ría. —Ha­ble­mos de su be­bé

—Nues­tro hi­jo, que se lla­ma Marco Dor­delly Aran­da, tie­ne seis me­ses. La ex­pe­rien­cia más lin­da que vi­ví fue al día si­guien­te de ha­ber­lo te­ni­do fue cuan­do me lo lle­va­ron a la ha­bi­ta­ción, al ver­lo le di un be­si­to en su ca­che­ti­to y me lo pu­se en mi re­ga­zo por pri­me­ra vez. En ese mo­men­to sen­tí te­ner mi co­ra­zón en la mano. Tam­bién ver­lo son­reír cuan­do le ha­go al­gu­na gra­cia es en­can­ta­dor.

—Con es­te nue­vo miem­bro en la fa­mi­lia con­so­li­da su re­la­ción con su es­po­so, ¿cuán­tos años de ca­sa­dos?

—Efec­ti­va­men­te es una con­so­li­da­ción del amor ma­tri­mo­nial. Un hi­jo es un re­na­cer y que lo for­ta­le­ce so­bre ma­ne­ra. Lle­va­mos tres ma­ra­vi­llo­sos años de ca­sa­dos, en los que he­mos apren­di­do el sig­ni­fi­ca­do del ver­da­de­ro amor. En es­te tiem­po nos he­mos ayu­da­do a ser me­jo­res. Cree­mos mu­cho en que es­to so­lo es po­si­ble con la ayuda de Dios. Nos com­ple­men­ta­mos muy bien y a la vez te­ne­mos una mis­ma vi­sión de vi­da en to­dos los as­pec­tos im­por­tan­tes. Nues­tro

«Un hi­jo es un re­na­cer y que lo for­ta­le­ce so­bre ma­ne­ra. Lle­va­mos tres ma­ra­vi­llo­sos años de ca­sa­dos, en los que he­mos apren­di­do el sig­ni­fi­ca­do del ver­da­de­ro

amor»

prin­ci­pio de vi­da es ser un equi­po in­di­so­lu­ble, en el que lo úni­co im­por­tan­te es ser to­do pa­ra el otro.

—¿Có­mo lo­gran re­par­tir su tiem­po pa­ra te­ner es­pa­cios jun­tos?

—Con Raúl he­mos apren­di­do, en es­te cor­to tiem­po des­pués de ha­ber­nos con­ver­ti­do en pa­dres, a de­di­car un tiem­po a la pa­re­ja, el cual nun­ca re­le­ga­mos. Las ta­reas de los pa­dres de un re­cién na­ci­do son in­fi­ni­tas, sin em­bar­go tra­ba­ja­mos muy bien en equi­po pa­ra rea­li­zar­las. Pa­ra no­so­tros no es ne­ce­sa­rio gran co­sa pa­ra pa­sar­la bien: una ri­ca ce­na en ca­sa, una bue­na pe­lí­cu­la o un tiem­po a so­las pa­ra pla­ti­car.

—Nos en­can­ta re­la­jar­nos en la co­mo­di­dad de nues­tra ca­sa pa­ra ver una pe­lí­cu­la, o ce­nar to­man­do un rico vino con ja­mo­nes y que­sos, en la com­pa­ñía de bue­na mú­si­ca. Tam­bién nos gus­ta bai­lar sal­sa.

—¿Tie­nen tra­di­cio­nes de pa­re­ja? —Ade­más del ba­llet, ¿qué otros gus­tos se su­man a su vi­da?

—Me gus­ta mu­cho el fút­bol, si pu­die­se prac­ti­ca­ría es­te de­por­te. Dis­fru­to ver­lo. Tam­bién me gus­ta bai­lar sal­sa con mi es­po­so, me des­pe­ja y es­cu­char­la me ha­ce bo­tar el es­trés. Al­go que tam­bién nos gus­ta mu­cho ha­cer con Raúl es a la pla­ya, cuan­do es­toy ahí es co­mo si to­do des­apa­re­cie­ra, me re­la­jo mu­cho y tam­bién apro­ve­cho pa­ra rea­li­zar otro ti­po de ac­ti­vi­da­des, co­mo co­rrer en la are­na, leer, etc.

—¿Có­mo se en­cuen­tra su tra­ba­jo en el ba­llet?

—En Be a Dan­cer jun­to con Ma­ría Ele­na siem­pre es­ta­mos tra­tan­do de me­jo­rar, por lo que el tra­ba­jo nun­ca aca­ba. Lo­grar que ca­da alum­na dé lo me­jor de sí mis­ma es una la­bor dia­ria y nues­tra me­ta.

—¿Cuá­les son sus pró­xi­mos pla­nes?

—Se­guir lu­chan­do pa­ra desa­rro­llar la dan­za en el país. Influir po­si­ti­va­men­te en nues­tras alum­nas, sem­brar en ellas un es­pí­ri­tu de­por­ti­vo que les ayu­de a ven­cer cual­quier di­fi­cul­tad que les pre­sen­te la vi­da y las ayu­de a lo­grar cual­quier co­sa que se pro­pon­gan.

Es una afi­cio­na­da a las ham­bur­gue­sas y al fil­me Ben Hur. Lue­go de desem­pe­ñar­se co­mo pri­me­ra bailarina de Ba­llet de El Sal­va­dor, tu­vo la opor­tu­ni­dad de ser par­te de la com­pa­ñía Ba­llet de Sal­ta, en Ar­gen­ti­na, don­de tam­bién cur­só su post gra­do en Ma­na­ge­ment Ad­mi­nis­tra­ti­vo en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca

Quien ha­ya vis­to ha­ce cin­co años a Dia­na Aran­da sa­be que no mien­to cuan­do di­go que hoy si­gue sien­do la mis­ma jo­ven, en to­da la ex­ten­sión de la pa­la­bra: gua­pa y ra­dian­te. Si pa­ra al­gu­nos la edad su­ma, a ella al

pa­re­cer le res­ta en su fí­si­co y le su­ma en ca­ris­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.