«Siem­pre es mag­ní­fi­co cantar con gen­te que tie­ne un gran ta­len­to. En el mun­do de la ópe­ra he ad­mi­ra­do a mu­chí­si­ma gen­te, por ca­si to­dos los can­tan­tes con los que he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ac­tuar he sen­ti­do una gran ad­mi­ra­ción»

Hola El Salvador - - Contenido - Tex­to: LAU­RA ÁVI­LA Fo­to­gra­fías: SO­FÍA MÉN­DEZ Lo­ca­ción: HO­TEL REAL IN­TER­CON­TI­NEN­TAL

de ilu­sión. Una per­so­na muy es­pe­cial Lu­ciano Pa­va­rot­ti.

—¿Se ha en­fren­ta­do a un pú­bli­co di­fí­cil? Por­que un can­tan­te tie­ne que ser emo­cio­nal­men­te muy fuer­te.

—Sí, es ne­ce­sa­rio, aun­que más que fuer­te hay que ser com­pen­sa­do en la ma­ne­ra de ser y de ac­tuar, hay que ser muy equi­li­bra­do. Pa­ra en­fren­tar al pú­bli­co es im­pres­cin­di­ble te­ner ese gra­do de au­to­con­trol, pe­ro bueno… es­to es par­te del jue­go.

—Maes­tro ha­ce al­gu­nos años cantó con la so­prano cos­ta­rri­cen­se Iri­de Mar­tí­nez. ¿Có­mo fue com­par­tir es­ce­na­rio con ella?

—Muy bueno, siem­pre es mag­ní­fi­co cantar con gen­te que tie­ne un gran ta­len­to. En el mun­do de la ópe­ra he ad­mi­ra­do a mu­chí­si­ma gen­te, por ca­si to­dos los can­tan­tes con los que he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ac­tuar he sen­ti­do una gran ad­mi­ra­ción. Pe­ro evi­den­te­men­te hay una per­so­na por la que tu­ve una ad­mi­ra­ción es­pe­cial, el te­nor Giu­sep­pe Di Ste­fano. In­ten­té trans­mi­tir al pú­bli­co lo que sen­tía cuan­do él can­ta­ba. Por eso es­te ar­tis­ta siem­pre ha si­do, pa­ra mí, ex­tra­or­di­na­rio en to­dos los sen­ti­dos.

—A tra­vés de su Fun­da­ción Jo­sep Ca­rre­ras us­ted to­ca mu­chí­si­mas vi­das, ya que tie­ne una gran em­pa­tía con los pa­cien­tes que pa­de­cen cán­cer, ¿có­mo fue su ex­pe­rien­cia al vi­si­tar un hos­pi­tal cos­ta­rri­cen­se?

—Co­mo un ex­tra­or­di­na­rio re­ga­lo que la fun­da­ción me ofre­ce. Co­no­cer pa­cien­tes, ni­ños y adul­tos, que pa­san por la mis­ma si­tua­ción que yo pa­sé en su mo­men­to; me en­ri­que­ce mu­chí­si­mo co­mo per­so­na. Te­ner la po­si­bi­li­dad de de­cir: ven­go a sa­lu­dar­te y a ha­blar con­ti­go pa­ra que se­pas que es­to que es­tás pa­san­do aho­ra, pa­sa y pue­des vol­ver a una vi­da com­ple­ta­men­te nor­mal. Es­te ti­po de esperanza es la que a mí me gus­ta­ría trans­mi­tir a las per­so­nas que ten­go el pla­cer de vi­si­tar.

Des­pués de una fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal en los más im­por­tan­tes es­ce­na­rios, co­mo el Fes­ti­val de Salz­bur­go, la Ópe­ra Es­ta­tal de Vie­na, el Li­ceu Ope­ra Bar­ce­lo­na, el Me­tro­po­li­tan Ope­ra Hou­se de Nue­va York y la Sca­la de Mi­lán, Ca­rre­ras es cons­cien­te de que su voz ya no es la mis­ma y por eso se des­pi­de de sus ad­mi­ra­do­res, po­co a po­co, con su gi­ra “A li­fe in mu­sic”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.