RE­NÉ BA­RRE­RA

Hola El Salvador - - 30 minutos con... - Tex­to: NÉSTOR AMAYA Y AMANDA RO­DAS Lo­ca­ción: PA­SA­RE­LA MBFW 2017

RE­NÉ BA­RRE­RA ya es un nom­bre muy so­na­do en el mun­do de la mo­da. Es el ca­ba­lle­ro que ha con­se­gui­do que su tra­ba­jo co­mo pro­duc­tor de mo­da sal­va­do­re­ña lle­gue al­to. Re­né es el di­rec­tor crea­ti­vo y edi­tor de Fas­hion­li­fe.com, un re­co­no­ci­do pro­duc­tor de even­tos im­por­tan­tes pa­ra el mun­do de la mo­da en El Sal­va­dor co­mo Mer­ce­des Benz Fas­hion Week (MBFW). Ha tra­ba­ja­do con E! En­ter­tai­ment y HBO en el área de pro­duc­ción. Gra­cias a su em­pa­tía con el mun­do de la mo­da y la con­fian­za en el ta­len­to sal­va­do­re­ño, ha crea­do su por­tal web (fas­hion­li­fe.com) con el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver fo­tó­gra­fos, es­ti­lis­tas, di­se­ña­do­res y mo­de­los. Con su lar­ga tra­yec­to­ria en el mun­do de la pro­duc­ción y la mo­da, Re­né nos cuen­ta más so­bre su vi­da vis­ta des­de su pro­pio án­gu­lo.

“Creo en la mo­da de El Sal­va­dor”

—Un apa­sio­na­do por la mo­da, ¿así po­dría­mos des­cri­bir a Re­né Ba­rre­ra?

—Muy apa­sio­na­do. Siem­pre fui muy in­quie­to y me abu­rría mu­chí­si­mo, creo que mi for­ma de in­ter­pre­tar el mun­do era di­fe­ren­te. Con el pa­so del tiem­po de­ci­dí es­tu­diar Ar­tes Plás­ti­cas, des­pués por es­tu­diar co­mu­ni­ca­ción y ter­mi­né me­ti­do en Di­se­ño. (Ri­sas)

Me gus­ta mu­cho via­jar, ha­cer tu­ris­mo gas­tro­nó­mi­co, dis­fru­tar de una bue­na se­rie en la TV o leer un buen li­bro. Mi vi­da es co­mo una mon­ta­ña ru­sa pues ten­go mo­men­tos lle­nos de es­trés y otros en los que me abu­rro fá­cil­men­te, ahí es cuan­do in­ven­to pro­yec­tos o creo con­cep­tos.

—¿Có­mo sur­gió el in­te­rés por la mo­da?

—Mi her­ma­na me­nor fue se­lec­cio­na­da co­mo Miss El Sal­va­dor y me to­ca­ba es­tar con ella en los even­tos, co­mo un­guar­da es­pal­da, siem­pre me abu­rría y me fi­ja­ba mu­cho en el tra­ba­jo tras es­ce­na. Lue­goem­pe­cé a ha­cer pa­sa­re­las y co­mer­cia­les co­mo mo­de­lo.

En el co­le­gioes­tu­ve en un club estudiantil que ma­ne­ja­ba un pe­rió­di­co don­de me in­tere­sé por la fo­to­gra­fía, ahí fue don­de me lla­mó la aten­ción el me­dio.

Lue­go de unos ci­clos tu­ve la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con una agen­cia de Gua­te­ma­la quien me “abrió los ojos” a un mun­do de pro­duc­ción de even­tos pa­ra TV y es­to me lle­vó a via­jar, ser asis­ten­te e in­vo­lu­crar­me en pro­yec­tos que nun­ca me ima­gi­né.

—¿Quién fue tu men­tor, aquel que te im­pul­só pa­ra ini­ciar es­te pro­yec­to de Fas­hion­Li­fe?

—Real­men­te fue­ron tres per­so­nas las que mar­ca­ron, ya sea apo­yan­do mis de­ci­sio­nes, lle­ván­do­me la con­tra­ria o se­ña­lan­do mis erro­res. Uno fue, un amor fa­lli­do que que­do atrás. Otro fue, Max­well un pro­duc­tor que me dio mi pri­mer tra­ba­jo.Y Tony Da­za quien me re­ta­ba cons­tan­te­men­te y me en­se­ñó que nun­ca se era lo su­fi­cien­te­men­te bueno, siem­pre hay que me­jo­rar.

—¿Qué sa­tis­fac­cio­nes te ha da­do es­te pro­yec­to?

—Son mu­chas, so­bre to­do ver que la mar­ca que em­pe­zó de ce­ro en El Sal­va­dor va­ya cre­cien­do, es una sa­tis­fac­ción gran­de, ade­más hay más gen­te cre­yen­do en los pro­yec­tos que nos in­vo­lu­cra­mos.

—¿Có­mo mi­ras la mo­da en el país des­de tu óp­ti­ca y so­bre to­do tu tra­yec­to­ria?

—La mo­da es­tá cre­cien­do acá, ca­da vez hay más gen­te que la to­ma en se­rio y ha­ce co­sas in­creí­bles. Creo que to­dos los que es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos lo ha­ce­mos por­que cree­mos en ella y sa­be­mos que ten­dre­mos un gran fu­tu­ro.

—Con el pro­yec­to del MBFW, ¿Có­mo ha ido evo­lu­cio­nan­do y qué sa­tis­fac­ción le ge­ne­ra lo­grar una pa­sa­re­la de es­ta mag­ni­tud?

—La ma­yor sa­tis­fac­ción es ser una pla­ta­for­ma só­li­da pa­ra mos­trar el ta­len­to es­ta­ble­ci­do y emer­gen­te. Ca­da año es un re­to, y aun­que ca­da vez que se aca­ba MBFWSV ju­ro no ha­cer al­go más gran­de, ca­da año es un pro­yec­to me­jor.

—Tam­bién has tra­ba­ja­do pa­ra E! En­ter­tain­ment y HBO. ¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia?

—Fue uno de los mo­men­tos­más agi­ta­dos en mi vi­da, pues es­tu­ve in­vo­lu­cra­do en pro­yec­tos gran­des y con mu­chos paí­ses co­mo: Mé­xi­co, Gua­te­ma­la, Cos­ta Ri­ca, Aru­ba, Ve­ne­zue­la, en­tre otros.

Pa­sar en­ce­rra­do en ho­te­les con­vi­vien­do con tan­ta gen­te, creo que ahí fue don­de apren­dí el ma­ne­jo de cri­sis (quien me co­noz­ca no lo cree, pues tien­do a ser muy ex­pre­si­vo); en esa épo­ca em­pe­cé co­mo un ter­cer asis­ten­te, ca­si que ser­vía el ca­fé en pro­duc­ción por lo que no te­nía vi­da, pe­ro apren­dí tan­to, ya que no ha­bía opor­tu­ni­dad de que­dar­te atrás, lo más im­por­tan­te pa­ra mí fue que “El Chero” (co­mo me de­cían), creó la­zos con los que ac­tual­men­te tra­ba­jo y que son mi crí­ti­cos más im­por­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.