¿Qué tan verde es su da­ta cen­ter?

La pro­pues­ta de un cen­tro de da­tos verde, in­te­li­gen­te y efi­cien­te, es­tá em­pe­zan­do a ser muy atrac­ti­va pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes de la re­gión, ya mu­chas em­pre­sas han im­ple­men­ta­do es­ta ar­qui­tec­tu­ra y mu­chas otras es­tán ini­cian­do el pro­ce­so de cam­bio.

IT Now El Salvador - - Sumario - Bo­ris Ríos

La pro­pues­ta de un cen­tro de da­tos verde, in­te­li­gen­te y efi­cien­te, es­tá em­pe­zan­do a ser muy atrac­ti­va pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes de la re­gión, ya mu­chas em­pre­sas han im­ple­men­ta­do es­ta ar­qui­tec­tu­ra y mu­chas otras es­tán ini­cian­do el pro­ce­so de cam­bio.

Hoy la hu­ma­ni­dad en­fren­ta un di­le­ma ener­gé­ti­co im­por­tan­te ya que se pro­yec­ta un in­cre­men­to en el con­su­mo de ener­gía y una dis­mi­nu­ción en la huella de car­bono. Ac­tual­men­te, los da­ta cen­ter re­pre­sen­tan el 2% de las emi­sio­nes de CO₂ glo­ba­les y se es­ti­ma que pa­ra el 2020 la con­tri­bu­ción de ga­ses in­ver­na­de­ros cau­sa­dos por los cen­tros de da­tos dis­mi­nui­rá en un 27%.

Es­to les de­ja a los fa­bri­can­tes y em­pre­sas la gran ta­rea de se­guir bus­can­do so­lu­cio­nes in­te­gra­les pa­ra re­du­cir el im­pac­to de la ope­ra­ción del cen­tro de da­tos so­bre el me­dio am­bien­te, así co­mo ge­ne­rar un aho­rro eco­nó­mi­co al con­su­mir me­nos elec­tri­ci­dad. De allí que cuan­do se tie­ne un da­ta cen­ter se de­ben pre­gun­tar qué tan efi­cien­te es su ins­ta­la­ción res­pec­to a su com­pe­ten­cia o in­clu­so res­pec­to a al­ter­na­ti­vas co­mo mi­grar las ope­ra­cio­nes a la nu­be, en don­de los ope­ra­do­res pue­den ser más efi­cien­tes.

No es un se­cre­to que los da­ta cen­ter orien­ta­dos a ser ami­ga­bles con el

me­dio am­bien­te se han con­ver­ti­do en una for­ma de de­ter­mi­nar las nue­vas nor­ma­ti­vas en la in­fra­es­truc­tu­ras mo­der­nas que de­ben apli­car pa­ra apo­yar las ini­cia­ti­vas de pro­tec­ción al eco­sis­te­ma y efi­cien­cia ope­ra­ti­va a ni­vel in­terno.

Al im­ple­men­tar un “green da­ta cen­ter”, se de­no­tan una se­rie de be­ne­fi­cios, en­tre los cua­les se en­cuen­tran: una im­por­tan­te re­duc­ción de la fac­tu­ra ener­gé­ti­ca de la or­ga­ni­za­ción, una in­fra­es­truc­tu­ra cen­tra­li­za­da de­bi­do al uso de vir­tua­li­za­ción co­mo di­se­ño prin­ci­pal, re­duc­ción de cos­tos de ope­ra­ti­vi­dad, al igual que per­mi­te con­tar con un cen­tro de da­tos de úl­ti­ma tec­no­lo­gía y al­ta­men­te efi­cien­te, sien­do es­to su ma­yor ven­ta­ja en re­la­ción a los cen­tros de da­tos tra­di­cio­na­les.

“El be­ne­fi­cio más im­por­tan­te es el de re­duc­ción del im­pac­to am­bien­ta­lis­ta en fac­to­res es­pe­cí­fi­cos co­mo me­nos con­su­mo eléc­tri­co, me­nos li­be­ra­ción de ga­ses tó­xi­cos, me­nos di­si­pa­ción de ca­lor, y me­nos con­su­mo de es­pa­cios. Es­to por su­pues­to se pue­de tra­du­cir tam­bién en aho­rros ope­ra­cio­na­les que im­pac­tan po­si­ti­va­men­te en el ma­ne­jo pre­su­pues­ta­rio”, ase­gu­ró Ed­win Cam­pos, ge­ren­te Te­rri­to­rial Pa­na­má pa­ra

Dell EMC. Ten­den­cias

Una de las ten­den­cias más destacadas al­re­de­dor de los green da­ta cen­ter, es el ma­ne­jo sos­te­ni­ble de las fuen­tes de en­fria­mien­to, re­lu­cien­do en es­te te­ma el tér­mino “free­co­oling”, el cual ha­ce re­fe­ren­cia a la re­duc­ción de tem­pe­ra­tu­ra en los ser­vi­do­res, dis­po­nien­do de la mí­ni­ma can­ti­dad de ener­gía po­si­ble, per­mi­tien­do es­ta­ble­cer una efi­cien­cia ener­gé­ti­ca ma­yor y una emi­sión mí­ni­ma de ca­lor. De igual for­ma, en las gran­des or­ga­ni­za­cio­nes se es­tán im­ple­men­tan­do re­ci­cla­do­res del ca­lor emi­ti­do por los equi­pos, pa­ra trans­for­mar­lo en ai­re frío y uti­li­zar­lo nue­va­men­te co­mo en­fria­mien­to del cen­tro de da­tos.

“Asi­mis­mo, se in­te­gran nue­vas tec­no­lo­gías al desa­rro­llo de cen­tros de da­tos ver­des, co­mo lo re­pre­sen­ta la ten­den­cia de big da­ta analy­tics, que se in­te­gra a la per­fec­ción por el uso de una in­fra­es­truc­tu­ra cen­tra­li­za­da e in­te­li­gen­te”, ma­ni­fes­tó Stif Cruz, ar­qui­tec­to de so­lu­cio­nes avan­za­das de SPC In­ter­na­cio­nal.

Otra tec­no­lo­gía en la pa­les­tra es el DCIM (Da­ta Cen­ter In­fraes­truc­tu­re Management), un sis­te­ma que se en­car­ga de mo­ni­to­rear el com­por­ta­mien­to de los ser­vi­do­res, equi­pos de cómpu­to activos, y en con­jun­to con esa in­for­ma­ción in­ter­pre­tar la de­man­da ener­gé­ti­ca, cli­ma­ti­za­ción y con­tro­lar las uni­da­des que se cli­ma­ti­zan. Tam­po­co se pue­den de­jar de la­do los UPS que son los sis­te­mas que pro­du­cen la ener­gía eléc­tri­ca con­ti­núa pa­ra la car­ga crí­ti­ca, don­de se apro­ve­cha al má­xi­mo la ener­gía.

Es im­por­tan­te con­si­de­rar las estrategias de di­se­ño de los equi­pos de cómpu­to. An­tes de con­cep­tua­li­zar hay que pen­sar en el edi­fi­cio co­mo un sis­te­ma in­te­gral, pa­ra ser efi­cien­te y ha­cer­lo verde, to­man­do en cuen­ta la dis­tri­bu­ción de la luz, las fuen­tes de luz, cli­ma­ti­za­ción, es de­cir to­do el di­se­ño que lle­va ha­cer un da­ta cen­ter.

“Las op­cio­nes pa­ra dis­mi­nuir el con­su­mo de ener­gía y de re­cur­sos na­tu­ra­les abar­can des­de te­mas de in­fra­es­truc­tu­ra con ofer­tas de cen­tros de da­tos pre­fa­bri­ca­dos has­ta te­mas de mo­ni­to­reo en tiem­po real so­bre los equi­pos que con­vi­ven y ali­men­tan cen­tros de mi­sión crí­ti­ca en un cen­tro de da­tos”, di­jo Fer­nan­do Es­ca­lan­te, di­rec­tor de ITB pa­ra Sch­nei­der Elec­tric Cen­troa­mé­ri­ca. Es im­por­tan­te to­mar en cuen­ta que las ener­gías re­no­va­bles son una apues­ta que de­be es­tar acom­pa­ña­da por una vi­sión es­tra­té­gi­ca de ma­ne­jo del ries­go (in­clui­da la ima­gen cor­po­ra­ti­va). Es de­cir, si desea usar ener­gía so­lar de­be­rá con­tar con el es­pa­cio y la in­fra­es­truc­tu­ra ci­vil en la edi­fi­ca­ción re­que­ri­da pa­ra la ope­ra­ción de es­tos sis­te­mas. No obs­tan­te, en la ma­yor par­te de los cen­tros de pro­ce­sa­mien­to de da­tos re­gio­na­les (La­ti­noa­mé­ri­ca) las res­tric­cio­nes de es­pa­cio, los có­di­gos de sis­mo re­sis­ten­cia y otras res­tric­cio­nes téc­ni­cas (co­mo la dis­po­si­ción fi­nal de los ma­te­ria­les) ha­cen que mu­chos pro­yec­tos de es­ta na­tu­ra­le­za pier­dan in­te­rés pa­ra el in­ver­sio­nis­ta y por tan­to de­ben ser aco­pla­das de for­ma efi­cien­te en lo téc­ni­co co­mo en lo am­bien­tal.

“En al­gu­nos paí­ses con re­gu­la­cio­nes más fle­xi­bles se ha co­men­za­do a abrir ca­mino la po­si­bi­li­dad de ge­ne­ra­ción pro­pia con ener­gías al­ter­na­ti­vas, sin em­bar­go, en paí­ses co­mo Co­lom­bia, Ecuador, Pe­rú o Ve­ne­zue­la no es una reali­dad pal­pa­ble de cor­to pla­zo y de­be­rán ma­du­rar los negocios de ener­gía an­tes de que sea ren­ta­ble el uso de es­tas tec­no­lo­gías en ins­ta­la­cio­nes con al­ta den­si­dad en la de­man­da de ener­gía co­mo son los cen­tros de da­tos”, ex­pli­có Fredy Cas­tro, in­ge­nie­ro en je­fe de la em­pre­sa

ESo­lu­tions. Ha­cia una es­tra­te­gia de IT sus­ten­ta­ble

Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, ya exis­ten em­pre­sas que han trans­for­ma­do sus da­ta cen­ter con­ven­cio­na­les a ver­des, bus­can­do con es­to ma­yor­men­te una efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, en­fo­cán­do­se en las ne­ce­si­da­des del ne­go­cio, per­mi­tién­do­les es­ta ten­den­cia, una ma­yor agi­li­dad, efi­cien­cia y efec­ti­vi­dad, al igual que una con­tri­bu­ción in­no­va­do­ra en te­mas de re­duc­ción de la huella de car­bono.

A pe­sar de ello no to­das las em­pre­sas con­si­de­ran es­pe­cí­fi­ca­men­te con­tar con un green da­ta cen­ter per sé, sino que han op­ta­do por plan­tear­se el pro­pó­si­to de in­cor­po­rar tec­no­lo­gías que con­lle­van a op­ti­mi­zar la efi­cien­cia en el cen­tro de da­tos y por tan­to, de una ma­ne­ra u otra, es­to in­ci­de en el cum­pli­mien­to de di­cho ob­je­ti­vo.

Tal es el ca­so de la Re­fi­na­do­ra Cos­ta­rri­cen­se de Pe­tró­leo (RECOPE), quie­nes cuen­tan con un cen­tro de da­tos de re­cien­te cons­truc­ción.

“Las ini­cia­ti­vas han si­do des­ple­ga­das con el tiem­po, y no su­je­tas a una es­tra­te­gia pro­pia­men­te orien­ta­da a te­ner un green da­ta cen­ter co­mo tal. Además, no exis­ten nor­mas o es­tán­da­res ex­clu­si­vos so­bre tec­no­lo­gías green, pe­ro si hay me­jo­res prác­ti­cas so­bre el te­ma e in­clu­so cen­tros de da­tos cer­ti­fi­ca­dos co­mo ta­les, así que lo que tra­ta es de in­cor­po­rar las me­jo­res prác­ti­cas”, en­fa­ti­zó el Ale­xan­der Fon­se­ca Mo­ya, coordinador de la Unidad In­for­má­ti­ca de la Ge­ren­cia de Dis­tri­bu­ción y Ven­tas en RECOPE.

Al­gu­nos de las tec­no­lo­gías que em­plea­ron pa­ra es­te fin son: el cam­bio de to­das las lu­mi­na­rias del cen­tro de da­tos por tec­no­lo­gía LED pa­ra aho­rro de ener­gía; sen­so­res de mo­vi­mien­to pa­ra que las lu­ces se ac­ti­ven só­lo cuan­do hay per­so­nas tra­ba­jan­do, la cual no es ma­ni­pu­la­ble por los usua­rios; los ai­res acon­di­cio­na­dos son de pre­ci­sión y cuen­tan con tec­no­lo­gías de con­trol de cau­dal de ai­re y sen­so­res a la en­tra­da de los racks, en­frian­do so­la­men­te lo ne­ce­sa­rio: los equi­pos en­cien­den só­lo cuan­do se re­quie­re ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra; y pa­ra es­te año tie­nen pla­nea­do con­fi­nar el pa­si­llo frío del área blan­ca, pa­ra apro­ve­char me­jor el en­fria­mien­to de los equi­pos, en otras pa­la­bras que se cie­rre el pa­si­llo don­de el ai­re es ex­pul­sa­do, en­tre otras.

Es­tas tec­no­lo­gías fun­cio­nan ba­jo la mo­da­li­dad co­no­ci­da co­mo “edi­fi­cios in­te­li­gen­tes” don­de se re­cu­rre a una va­rie­dad de tec­no­lo­gías apli­ca­bles a edi­fi­cios que au­to­ma­ti­zan di­ver­sos sis­te­mas.

Por su par­te, el Gru­po Agro-

li­bano, en Hon­du­ras, en su da­ta cen­ter op­tó por un con­ver­ti­dor ca­ta­lí­ti­co pa­ra re­gu­lar emi­sio­nes del ge­ne­ra­dor de res­pal­do y una fuen­te de ener­gía al­ter­na­ti­va fo­to­vol­tai­ca (es­tán ins­ta­lan­do 100 pa­ne­les en es­te mo­men­to).

El con­ver­ti­dor ca­ta­lí­ti­co o ca­ta­li­za­dor es un com­po­nen­te del mo­tor

im­por­tan­te es el de re­duc­ción del im­pac­to am­bien­ta­lis­ta en fac­to­res es­pe­cí­fi­cos co­mo me­nos con­su­mo eléc­tri­co, me­nos li­be­ra­ción de ga­ses tó­xi­cos, me­nos di­si­pa­ción de ca­lor, y me­nos con­su­mo de es­pa­cios”. Ed­win Cam­pos, Dell EMC.

de com­bus­tión in­ter­na al­ter­na­ti­vo y Wan­kel que sir­ve pa­ra el con­trol y re­duc­ción de los ga­ses no­ci­vos ex­pul­sa­dos por el mo­tor de com­bus­tión in­ter­na. Se em­plea tan­to en los mo­to­res de ga­so­li­na o de ci­clo Otto co­mo más re­cien­te­men­te en el mo­tor dié­sel. Mien­tras que el ge­ne­ra­dor fo­to­vol­tai­co es un con­jun­to de pa­ne­les for­ma­dos por cé­lu­las so­la­res co­nec­ta­dos en­tre sí.

En la ac­tua­li­dad cuen­tan con tres cen­tros ge­ne­ra­do­res de ener­gía so­lar los cua­les les per­mi­ten aho­rrar 10 to­ne­la­das de CO2 ca­da tres me­ses.

“La em­pre­sa es­tá com­pro­me­ti­da con la na­tu­ra­le­za y nues­tro ge­ren­te ge­ne­ral es­tá im­pul­san­do de di­ver­sas for­mas, no so­lo en el área de IT sino en di­fe­ren­tes áreas la com­bi­na­ción de pro­ce­sos que dis­mi­nu­yan la con­ta­mi­na­ción en la ma­yo­ría de nues­tras áreas de pro­duc­ción, ya que so­mos una em­pre­sa agrí­co­la le da­mos bas­tan­te én­fa­sis a es­to”, co­men­tó Sal­va­dor Díaz, ge­ren­te de Sis­te­mas de Gru­po Agro­li­bano.

Luis Paz, je­fe de in­fra­es­truc­tu­ra de la Coo­pe­ra­ti­va Sa­gra­da

Fa­mi­lia, en Hon­du­ras, ex­pli­có que es­tán en un pro­ce­so de adap­ta­ción de equi­pos de pro­duc­ción y al­ma­ce­na­mien­to con­tra los equi­pos elec­tro­me­cá­ni­cos, los cua­les fue­ron las nue­vas ad­qui­si­cio­nes de su da­ta cen­ter. Ini­cial­men­te, di­jo, de­ci­die­ron rea­li­zar la ad­qui­si­ción de equi­pos co­mo ai­res acon­di­cio­na­dos de pre­ci­sión con tec­no­lo­gía de aho­rro de ener­gía y UPS’s cen­tra­li­za­do don­de pue­den te­ner un con­trol de cuál es el con­su­mo de sus equi­pos de co­mu­ni­ca­cio­nes y de al­ma­ce­na­mien­to den­tro de una red con­tro­la­da y su­per­vi­sa­da. Pos­te­rior­men­te rea­li­zar un aná­li­sis de car­gas de los equi­pos ins­ta­la­dos en su UPS’s pa­ra rea­li­zar una sus­ti­tu­ción gra­dual de sus equi­pos, ata­can­do ini­cial­men­te los que afec­tan de gran ma­ne­ra el con­su­mo ge­ne­ral de ener­gía del mis­mo.

“Al mo­men­to de co­men­zar y to­mar la de­ci­sión de in­cur­sio­nar con un green da­ta cen­ter, de­ci­di­mos co­men­zar pau­la­ti­na­men­te iden­ti­fi­can­do tres eta­pas pa­ra la im­ple­men­ta­ción las cua­les son: eta­pa I – efi­cien­tar la es­truc­tu­ra elec­tro­me­cá­ni­ca; eta­pa II – vir­tua­li­za­ción; eta­pa III – ad­qui­si­ción de equi­pos de al­ma­ce­na­mien­to y co­mu­ni­ca­cio­nes”, aco­tó Paz.

Es im­por­tan­te com­pren­der que los cen­tros de da­tos ver­des no so­lo se lo­gran con la ad­qui­si­ción de equi­pos con un ba­jo con­su­mo eléc­tri­co, sino que in­vo­lu­cra to­do el pro­ce­so de ges­ta­ción del pro­yec­to des­de la pla­ni­fi­ca­ción, el di­se­ño, la cons­truc­ción has­ta su ope­ra­ción, por lo que es re­co­men­da­ble in­vo­lu­crar a pro­fe­sio­na­les en el te­ma des­de la con­cep­tua­li­za­ción del pro­yec­to.

Hoy en día la gran ma­yo­ría de fa­bri­can­tes cuen­tan con equi­pos que ofre­cen un al­to ni­vel de efi­cien­cia, in­clu­so sin que es­to im­pli­que un ma­yor cos­to, de­bi­do a que la ten­den­cia de la in­dus­tria es op­tar por so­lu­cio­nes y pro­duc­tos ca­da vez más efi­cien­tes, lo que ha obli­ga­do a los fa­bri­can­tes a ofre­cer co­mo es­tán­dar pro­duc­tos que cum­plan es­te re­que­ri­mien­to.

Pa­ra la em­pre­sa Unity Du­cruet, en Pa­na­má, el pre­ser­var el me­dio am­bien­te y con­tri­buir en fre­nar el im­pac­to ne­ga­ti­vo que hoy día tie­ne el pla­ne­ta a ni­vel am­bien­tal es par­te del plan de RSE que lle­van a ca­bo. Por tal ra­zón, pro­pia­men­te al te­ma de da­ta cen­ter su in­fra­es­truc­tu­ra la han orien­ta­do en esa vía hos­pe­dan­do sus equi­pos en un “co­lo­ca­tion” de un pro­vee­dor lo­cal.

“Si bien es cier­to que la prio­ri­dad fue la de man­te­ner la se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción y de equi­pos y ga­ran­ti­zar el plan de con­ti­nui­dad del ne­go­cio, es­to ha he­cho tam­bién que se re­duz­ca la can­ti­dad de ener­gía que uti­li­za­mos lo­cal­men­te en la em­pre­sa pa­ra el en­fria­mien­to, no he­mos pro­fun­di­za­do mu­cho más en el te­ma por el mo­men­to”, des­ta­có Alg­his Fu, ge­ren­te de tec­no­lo­gía en Unity Du­cruet.

De gris a verde

Lo pri­me­ro que de­be te­ner cla­ro la or­ga­ni­za­ción, es que en es­te ti­po de pro­yec­to tec­no­ló­gi­co la in­ver­sión ini­cial siem­pre va a pre­sen­tar un cos­to al­to, sin em­bar­go, una vez im­ple­men­ta­do se con­vier­te en una he­rra­mien­ta pa­ra la re­duc­ción de cos­tos, efi­cien­cia tec­no­ló­gi­ca, ener­gé­ti­ca y am­bien­tal.

Se­gún el es­ta­do de in­te­gra­ción de los sis­te­mas de ges­tión en las com­pa­ñías, el ta­ma­ño del da­ta cen­ter y la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca los cos­tos pue­den in­cluir con­sul­to­res ex­ter­nos pa­ra la in­te­gra­ción de po­lí­ti­cas de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, sis­te­mas de me­di­da pa­ra el da­ta cen­ter y cam­bios tec­no­ló­gi­cos en los sis­te­mas de en­fria­mien­to, UPS, trans­for­ma­do­res, con­duc­to­res, etc.

Se re­co­mien­da rea­li­zar un aná­li­sis a ni­vel de in­fra­es­truc­tu­ra y apli­ca­cio­nes, pa­ra iden­ti­fi­car la me­jor op­ción de di­se­ño de la in­fra­es­truc­tu­ra del cen­tro de da­tos, si­guien­do la lí­nea de vir­tua­li­za­ción co­mo ar­qui­tec­tu­ra prin­ci­pal. De igual for­ma, la fuen­te de ali­men­ta­ción es un pun­to al­ta­men­te im­por­tan­te, ya que lo que se es­pe­ra ma­yor­men­te es la re­duc­ción de cos­tos por con­su­mo ener­gé­ti­co.

“El re­to prin­ci­pal es sa­ber có­mo es­tá el da­ta cen­ter, en­ten­der­lo, ha­cer le­van­ta­mien­to de car­ga de IT, ver có­mo es­tá ope­ran­do el ai­re acon­di­cio­na­do, en qué con­di­cio­nes es­tá ope­ran­do. Lo pri­me­ro que hay que ha­cer es un aná­li­sis de la si­tua­ción ac­tual. Hay que de­mos­trar que ha­brá un re­torno de la in­ver­sión”, opi-

“El re­to prin­ci­pal es sa­ber có­mo es­tá el da­ta cen­ter, en­ten­der­lo, ha­cer le­van­ta­mien­to de car­ga de IT” Efren Vargas, Pan­duit.

nó Efren Vargas Cor­de­ro, Tech­ni­cal Sys­tem En­gi­neer en Pan­duit.

Al­gu­nos de los re­tos que im­pli­ca trans­for­mar un da­ta cen­ter tra­di­cio­nal a uno ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te se con­cen­tran en: •Lo­gros com­par­ti­dos: con el apo­yo de la di­rec­ción ge­ne­ral de las com­pa­ñías y pro­gra­mas de con­cien­ti­za­ción que per­mi­tan a las com­pa­ñías lo­grar con­ver­tir a la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca en una po­lí­ti­ca cor­po­ra­ti­va y no en lo­gros in­di­vi­dua­les.

•Sos­te­ni­bi­li­dad: apo­yar­se en sis­te­mas de ges­tión co­mo ISO 14001 o ISO 50001 que jun­to con he­rra­mien­tas de me­di­da y con­trol de la ener­gía lo­gra­rá que los re­sul­ta­dos sean de lar­go pla­zo.

•Com­pe­ti­ti­vi­dad: aná­li­sis de efi­cien­cia en el uso de la tec­no­lo­gía (lo­cal o la nu­be).

“Sin du­da los re­tos se cen­tran en el mo­ni­to­reo de in­for­ma­ción y de re­cur­sos a tra­vés de pro­duc­tos que per­mi­tan la in­ter­co­nec­ti­vi­dad. El IoT es un con­cep­to de al­gu­na for­ma “nue­vo” pe­ro en los úl­ti­mos años he­mos vis­to la ne­ce­si­dad de estrategias de di­gi­ta­li­za­ción de in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra la to­ma opor­tu­na de de­ci­sio­nes”, des­ta­có Es­ca­lan­te, quien agre­gó que la adop­ción de fuen­tes de ener­gía re­no­va­bles, en el mer­ca­do lo­cal y mun­dial, se es­tán in­cor­po­ran­do con ca­da vez me­jor in­te­gra­ción.

En ge­ne­ral, los pa­sos bá­si­cos pa­ra rea­li­zar la mi­gra­ción gi­ra­rán en torno a iden­ti­fi­car un ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co en don­de el plan de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca se ajus­te a las ne­ce­si­da­des de la com­pa­ñía, ini­ciar el es­ta­ble­ci­mien­to de in­di­ca­do­res bá­si­cos de de­man­da de ener­gía, rea­li­zar pro­yec­cio­nes de los ob­je­ti­vos de efi­cien­cia a lo­grar, de­ter­mi­nar un plan de in­ver­sio­nes o ac­cio­nes de me­jo­ra, bus­car el apo­yo del res­to de las áreas de la com­pa­ñía pa­ra lo­grar la si­ner­gia re­que­ri­da y eje­cu­tar los pla­nes has­ta lo­grar ci­clos de me­jo­ra con­ti­nua que lle­ven a la sos­te­ni­bi­li­dad y cre­di­bi­li­dad de los es­fuer­zos rea­li­za­dos.

En ma­te­ria de cos­tos, los cen­tros de da­tos sig­ni­fi­can una in­ver­sión CAPEX que sin du­da de­be ser es­tra­té­gi­ca pa­ra la or­ga­ni­za­ción. Sin em­bar­go, las op­cio­nes de ter­ce­ri­za­ción de ser­vi­cios co­mo la nu­be po­nen en un rol de con­su­mo res­pon­sa­ble a los usua­rios, quie­nes pue­den exi­gir a su pro­vee­dor de ser­vi­cios cum­plir con li­nea­mien­tos de un green da­ta cen­ter.

Es­tos son al­gu­nos de los pa­sos que de­be­rán se­guir las em­pre­sas pa­ra rea­li­zar esa mi­gra­ción de un da­ta cen­ter tra­di­cio­nal a un green da­ta cen­ter:

•De­fi­ni­ción de una es­tra­te­gia en tér­mi­nos de im­pac­to y re­duc­ción de huella de car­bono •Una es­tra­te­gia en re­la­ción a la di­gi­ta­li­za­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra

•In­te­gra­ción de in­for­ma­ción a tra­vés de una pla­ta­for­ma de in­no­va­ción que per­mi­ta la to­ma opor­tu­na de de­ci­sio­nes •Un mo­ni­to­reo cons­tan­te so­bre los equi­pos e in­ci­den­cias re­por­ta­das

Re­torno de in­ver­sión

Co­mo se ex­pu­so an­te­rior­men­te, nor­mal­men­te el cos­to ini­cial siem­pre va a ser muy al­to, sin em­bar­go, el CIO de­be ex­pli­car a la or­ga­ni­za­ción que el re­torno de la in­ver­sión no es a cor­to pla­zo.

“Re­co­men­da­mos di­se­ñar un aná­li­sis de re­torno de in­ver­sión, con­tem­plan­do el au­men­to del cos­to ener­gé­ti­co, el cos­to operativo de la in­fra­es­truc­tu­ra ac­tual, y es­ta­ble­cer mé­tri­cas de “down­ti­me” es­ta­ble­ci­dos con en la in­fra­es­truc­tu­ra ac­tual, al igual que las mé­tri­cas de in­ci­den­tes que es­ta pre­sen­ta y el cos­to que es­tos mis­mos re­pre­sen­tan

pa­ra la or­ga­ni­za­ción en te­mas de aten­ción”, ex­pli­có Stif Cruz.

En te­mas de nú­me­ros, al rea­li­zar es­te aná­li­sis, se pue­de ob­ser­var una rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción del ca­pi­tal in­ver­ti­do ini­cial­men­te, en com­pa­ra­ción a la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal de cen­tros de da­tos.

Es im­por­tan­te que a la ho­ra de se­lec­cio­nar los equi­pos es­tos cum­plan con cer­ti­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que ga­ran­ti­cen que su fa­bri­ca­ción sea ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te.

La ola verde en la re­gión

La pro­pues­ta de un cen­tro de da­tos verde, in­te­li­gen­te y efi­cien­te, es­tá em­pe­zan­do a ser muy atrac­ti­va pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes de la re­gión. Se­gún los ex­per­tos, aun no se pue­de ha­blar de es­tán­da­res, pe­ro si es una ten­den­cia muy mar­ca­da des­de los fa­bri­can­tes de so­lu­cio­nes, has­ta los clien­tes y cen­tros de da­tos de avan­za­da que desean crear un atrac­ti­vo por me­dio de la re-de­fi­ni­ción de sus po­lí­ti­cas am­bien­ta­lis­tas y de re­no­va­ción de re­cur­sos.

“Es­ta es una tec­no­lo­gía en au­men­to, que vie­ne a po­si­cio­nar­se co­mo un es­tán­dar de la in­dus­tria, ya que las or­ga­ni­za­cio­nes se han da­do cuen­ta que los al­tos cos­tos re­la­cio­na­dos a sus cen­tros de da­tos, se con­cen­tran ma­yor­men­te en un al­to con­su­mo ener­gé­ti­co re­la­cio­na­da a su in­fra­es­truc­tu­ra”, de­ta­lló Cruz.

Las or­ga­ni­za­cio­nes as­pi­ran a te­ner cen­tros de da­tos que se ajus­ten a sus ne­ce­si­da­des en­torno a fle­xi­bi­li­dad, ren­di­mien­to, efi­cien­cia, efec­ti­vi­dad, to­le­ran­cia a erro­res, en­tre otros.

En Cen­troa­mé­ri­ca co­mo en Amé­ri­ca La­ti­na, la in­dus­tria de cen­tros de da­tos es­tá por vi­vir una trans­for­ma­ción im­por­tan­te, so­bre to­do en la cam­pa in­ter­me­dia del Ed­ge Com­pu­ting. La ten­den­cia mun­dial atien­de a re­sol­ver el di­le­ma ener­gé­ti­co y sin du­da pre­sen­ta­rá nue­vos re­tos y es res­pon­sa­bi­li­dad de los usua­rios aten­der al lla­ma­do de sus­ten­ta­bi­li­dad e im­pac­to am­bien­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.