EL HARD­WA­RE SE ENCAMINA A LA CUAR­TA RE­VO­LU­CIÓN IN­DUS­TRIAL

Mien­tras que el desa­rro­llo de IA, IoT, mo­vi­li­dad, la in­dus­tria del hard­wa­re de­be adap­tar­se a es­tas ten­den­cias, lo que con­lle­va a un nue­vo mo­de­lo de in­fra­es­truc­tu­ra que los pro­vee­do­res y IT de­ben afron­tar.

IT Now El Salvador - - Sumario - Juan José López To­rres

Mien­tras que el desa­rro­llo de IA, IoT, mo­vi­li­dad, la in­dus­tria del hard­wa­re de­be adap­tar­se a es­tas ten­den­cias, lo que con­lle­va a un nue­vo mo­de­lo de in­fra­es­truc­tu­ra que los pro­vee­do­res y IT de­ben afron­tar.

El mun­do se en­fi­la a una trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y que, en­tre otros as­pec­tos, tie­ne el po­ten­cial de in­cre­men­tar los in­gre­sos glo­ba­les y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da en las per­so­nas, se­gún Klaus Mar­tin Sch­wab, fun­da­dor del Fo­ro Eco­nó­mi­co de Da­vos, quien pu­bli­có el año pa­sa­do el li­bro “La cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial”.

Es­ta eta­pa, en la que los pro­ce­sos de­ja­ron de ser li­nea­les y se con­vir­tie­ron en ex­po­nen­cia­les, con­tem­pla la desaparición de mu­chos tra­ba­jos, la crea­ción de mu­chos otros que por aho­ra no exis­ten y un uso más in­trín­se­co de nue­vos desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos.

“En los pró­xi­mos 20 años, ve­re­mos em­pleos que no exis­ten ac­tual­men­te; por eso, en nues­tra ins­ti­tu­ción pro­mo­ve­mos en­tre los es­tu­dian­tes la ca­pa­ci­dad de aco­mo­dar­se a los nue­vos re­que­ri­mien­tos, por ejem­plo, có­mo re­sol­ver un al­go­rit­mo me­dian­te pro­ce­sos men­ta­les pa­ra dar so­lu­ción a pro­ble­mas y có­mo plan­tear esas so­lu­cio­nes”, se­ña­ló Héc­tor Ca­bre­ra, di­rec­tor de tec­no­lo­gía en el Co­le­gio Ame­ri­cano de Gua­te­ma­la. Di­cha pre­pa­ra­ción es­tá ali­nea­da a la vi­sión que tie­nen los pro­vee­do­res de so­lu­cio­nes in­for­má­ti­cas, co­mo Ser­ver Gua­te­ma­la, que des­de ya en­tre­gan hard­wa­re pa­ra que la tran­si­ción ha­cia la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial ocu­rra de for­ma pau­la­ti­na con equi­pos y acom­pa­ña­mien­to ade­cua­dos.

“Nues­tros ser­vi­do­res es­tán di­se­ña­dos pa­ra da­ta cen­ter co­mo La­yout Ser­vers o Bla­de Ser­vers en rack o en ga­bi­ne­tes que traen una gran can­ti­dad de sen­so­res de tem­pe­ra­tu­ra, in­fra­rro­jos, ra­dio­fre­cuen­cia, ul­tra­so­ni­dos, etc.”, in­di­có su ge­ren­te ge­ne­ral, Car­los Arias.

En di­chos equi­pos, los sen­so­res es­tán en­la­za­dos al mi­cro­pro­ce­sa­dor pa­ra que los ana­lis­tas de sis­te­mas ob­ten­gan in­for­ma­ción de va­lor que lue­go po­drán dis­tri­buir a las par­tes cla­ves del ne­go­cio pa­ra ade­lan­tar­se en el tiem­po y pre­ver có­mo se com­por­ta­rá el ne­go­cio y así to­mar de­ci­sio­nes cer­te­ras.

Aun­que a cri­te­rio del Fo­ro mu­chos di­rec­to­res de tec­no­lo­gía no tie­nen idea de dón­de co­men­zar, en qué in­ver­tir o a quién acu­dir pa­ra abra­zar a la in­dus­tria 4.0, la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na po­co a po­co se in­ter­re­la­cio­na más con tec­no­lo­gías que for­man par­te de la nue­va era tec­no­ló­gi­ca, co­mo el In­ter­net de las Co­sas (IoT), los ser­vi­do­res úl­ti­ma ge­ne­ra­ción o los pro­ce­sos de au­to­ma­ti­za­ción.

El IoT es­tá en una fa­se de ex­plo­ra­ción de pun­tos afi­nes de in­te­gra­ción pa­ra ser ma­si­fi­ca­do -al me­nos des­de la óp­ti­ca de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes- y a pe­sar de que ha en­fren­ta­do obs­tácu­los, es­tos so­lo han si­do su­pe­ra­dos por la vo­lu­mi­no­sa pe­ne­tra­ción de los smartp­ho­nes en los úl­ti­mos años, lo cual fa­ci­li­ta­rá la tran­si­ción y co­exis­ten­cia en­tre hu­ma­nos y co­sas.

“La par­te si­guien­te es bus­car có­mo co­nec­tar las co­sas que sean real­men­te re­le­van­tes pa­ra un mer­ca­do ma­si­vo, ya que ac­tual­men­te no se ha lo­gra­do con­se­guir a gran­des es­ca­las un pro­duc­to que real­men­te sea una ne­ce­si­dad. Los IoT que exis­ten ac­tual­men­te, en su gran ma­yo­ría, son te­mas que me­jo­ran nues­tras vi­das más no son im­pres­cin­di­bles”, ex­pli­có José Luis New­ball, sub­di­rec­tor de mar­ke­ting en Te­le­fó­ni­ca Pa­na­má.

El sub­di­rec­tor hi­zo alu­sión a as­pec­tos co­mo el con­trol de la ilu­mi­na­ción do­mi­ci­liar, el re­gis­tro de la con­di­ción hu­ma­na me­dian­te smart­wat­ches o los desa­rro­llos de geo­lo­ca­li­za­ción pa­ra ubi­car dón­de pue­de es­tar una mas­co­ta. Sin em­bar­go, aun­que exis­ten desa­rro­llos so­fis­ti­ca­dos en el ám­bi­to empresarial que in­cor­po­ran sen­so­res y chips pa­ra que los pro­ce­sos sean más efi­cien­tes en la ob­ten­ción de da­tos con una ma­sa crí­ti­ca, es­tos si­guen sien­do una deu­da.

“Se­gu­ra­men­te en el fu­tu­ro, co­mo to­da in­no­va­ción emer­gen­te, aga­rra­rá más ím­pe­tu, trac­ción y ve­re­mos más ser­vi­cios lan­zar­se”, aco­tó New­ball.

“La ver­da­de­ra re­vo­lu­ción ra­di­ca en la ve­lo­ci­dad, el al­can­ce e im­pac­to que ex­pe­ri­men­ta­re­mos al aco­ger ma­si­va­men­te los nue­vos sis­te­mas ci­ber­fí­si­cos, las má­qui­nas in­te­li­gen­tes y sis­te­mas cog­ni­ti­vos do­ta­dos con ca­pa­ci­da­des pa­ra apren­der, ana­li­zar, to­mar de­ci­sio­nes, con­tro­lar ob­je­tos y co­la­bo­rar con el ser hu­mano”.

Los re­tos del hard­wa­re

Uno de los gran­des re­tos que mar­ca­rá la nue­va eta­pa de IT, al igual que en otras épo­cas, es­ta­rá de­fi­ni­da por la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to y pro­ce­sa­mien­to de in­for­ma­ción que ca­da vez es vo­lu­mi­no­sa, es de­cir: de­fi­ni­da por el big da­ta.

Ed­win Lei­ton, ge­ren­te de mer­ca­deo de El Or­be, re­mar­có que ese re­to se­gui­rá sien­do de gran im­pac­to de­bi­do a las dis­tin­tas fuen­tes de ge­ne­ra­ción de da­tos es­truc­tu­ra­dos y no es­truc­tu­ra­dos.

“Es el mis­mo meo­llo de ha­ce 15 o 20 años. Ese es uno de los ma­yo­res re­tos pa­ra ges­tio­nar da­tos en el ERP y da­ta no es­truc­tu­ra­da que pro­vie­ne de los me­dios di­gi­ta­les. Pa­ra mo­ni­to­rear de una for­ma u otra, se ne­ce­si­ta pro­ce­sar y pa­ra pro­ce­sar, se ne­ce­si­ta al­ma­ce­nar”, hi­zo ver Lei­ton.

Hoy más que nun­ca, los cam­bios ex­po­nen­cia­les en la crea­ción de nue­vo hard­wa­re ocu­rren a ve­lo­ci­da­des su­pe­rio­res, de ma­ne­ra pro­fun­da y sis­té­mi­ca que las eta­pas an­te­rio­res.

“La ve­lo­ci­dad del cam­bio es un ele­men­to sin­gu­lar de es­ta nue­va re­vo­lu­ción”, se­ña­ló Luis To­rras, eco­no­mis­ta, con­sul­tor fi­nan­cie­ro y ges­tor de fon­dos en una pu­bli­ca­ción del Fo­ro Eco­nó­mi­co.

Ale­jan­dro Maldonado, Te­le­fó­ni­ca. “El prin­ci­pal desafío es usar el pen­sa­mien­to di­ver­gen­te. Mu­chos tra­ba­jos se­rán au­to­ma­ti­za­dos y los em­plea­dos ac­tua­les ten­drán que mo­ver­se a otros pro­ce­sos, por eso in­ten­ta­mos que nues­tros es­tu­dian­tes ob­ten­gan otras ha­bi­li­da­des”. Pa­blo Abril, The Vi­lla­ge School.

To­rras hi­zo ver có­mo en 10 años el uso de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes ha evo­lu­cio­na­do y cre­ci­do a ni­ve­les im­pen­sa­dos, lo

que abre la po­si­bi­li­dad de que es­tos se su­men a la pro­duc­ti­vi­dad, además del desa­rro­llo de soft­wa­re con ca­pa­ci­da­des ana­lí­ti­cas que se in­te­gran en­tre sí y con los usua­rios.

“Con la re­vo­lu­ción di­gi­tal es­ta­mos vien­do que cam­pos co­mo la eco­no­mía y las fi­nan­zas van de la mano con psi­co­lo­gía, y la bio­lo­gía ha­ce ma­ri­da­je con la es­ta­dís­ti­ca y la ge­né­ti­ca pa­ra desa­rro­llar nue­vos pro­duc­tos sa­ni­ta­rios has­ta ha­ce po­co im­pen­sa­bles, in­clu­so pa­ra los es­cri­to­res de cien­cia fic­ción”, aco­tó el ex­per­to.

En otras pa­la­bras, es un mo­men­to pa­ra que los re­tos se con­vier­tan en nue­vas opor­tu­ni­da­des en la in­dus­tria de hard­wa­re que por aho­ra son des­co­no­ci­das por­que, tal co­mo lo se­ña­ló el Fo­ro, no ha ha­bi­do con­tem­pla­ción por par­te de las or­ga­ni­za­cio­nes so­bre las po­si­bi­li­da­des que se ave­ci­nan y los pro­ce­sos que los de­fi­ni­rán.

Ale­jan­dro Ma­rín, ge­ren­te de tec­no­lo­gía en la fe­rre­te­ría El La­gar en Cos­ta Ri­ca, com­par­tió que es­te es un te­ma que no se ha abor­da­do de ma­ne­ra pre­pon­de­ran­te den­tro de la or­ga­ni­za­ción aun­que ya han co­men­za­do a uti­li­zar al­gu­nas so­lu­cio­nes que ten­drán un rol pro­ta­gó­ni­co en ade­lan­te, co­mo la nu­be.

“De­fi­ni­ti­va­men­te es al­go que, si bien es cier­to, no se ha abor­da­do de una ma­ne­ra di­rec­ta en nues­tra em­pre­sa, in­di­rec­ta­men­te ya se es­tán to­man­do me­di­das que dan pie al ini­cio an­ti­ci­pa­do de es­ta cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial con so­lu­cio­nes en la nu­be y, sin du­da, a los he­chos po­si­bles del In­ter­net de las Co­sas”, ex­pre­só Ma­rín.

Acá, el pa­pel de los pro­vee­do­res, im­ple­men­ta­do­res y desa­rro­lla­do­res de hard­wa­re es fun­da­men­tal pa­ra afian­zar alian­zas de negocios. Por ejem­plo, Dell EMC con­tem­pla des­de ya re­que­ri­mien­tos fu­tu­ros pa­ra que los res­pon­sa­bles de IT lle­ven a ca­bo una tran­si­ción con­ve­nien­te.

“To­do lo que es­tá desa­rro­llan­do Dell EMC y se en­cuen­tra en nues­tro por­ta­fo­lio es­tá en­fo­ca­do des­de su ori­gen y di­se­ño en to­das las nue­vas ten­den­cias de la in­dus­tria de la trans­for­ma­ción di­gi­tal”, ase­gu­ró, Ed­win Cam­pos, ge­ren­te Te­rri­to­rial Pa­na­má. En los al­bo­res de la cuar­ta re­vo­lu­ción, ca­da vez van to­man­do con­so­li­dán­do­se tec­no­lo­gías ca­si po­pu­la­res, co­mo la im­pre­sión 3D en sus múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des, la ro­bó­ti­ca o el In­ter­net de las Co­sas, mien­tras que otras me­nos co­mu­nes bus­can ocu­par un lu­gar en el re­fe­ren­te co­lec­ti­vo, co­mo las nue­vas ar­qui­tec­tu­ras de compu­tación, la geo­in­ge­nie­ría o las bio­tec­no­lo­gías.

“Es por es­to que nues­tra or­ga­ni­za­ción es­tá pen­san­do en los res­tau­ran­tes del fu­tu­ro don­de la tec­no­lo­gía es un fac­tor pre­pon­de­ran­te, to­do es­to pa­ra evo­lu­cio­nar a la era di­gi­tal”, di­jo Jo­nat­han Ma­ta­mo­ros Mo­ra, CIO de Sub­way Cos­ta Ri­ca.

“Las uni­ver­si­da­des que no se adap­ten a las exi­gen­cias de la cuar­ta re­vo­lu­ción y su im­pac­to cul­tu­ral, mo­ri­rán inevi­ta­ble­men­te. Los do­cen­tes que no se ajus­ten a las nue­vas tec­no­lo­gías y su uso inevitable, su­fri­rán en su ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va”. Da­mián Qui­jano, Universidad De Las Amé­ri­cas Pa­na­má.

El ca­mino 4.0

A pe­sar de que la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na es muy re­cep­ti­va a la trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca y el mer­ca­do va ma­du­ran­do, exis­te un mar­ca­do des­fa­se en­tre las con­di­cio­nes que se ob­ser­van en el pri­mer mun­do y los desa­rro­llos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, ya que en es­ta re­gión no sue­len apli­car­se de for­ma ma­si­va.

Al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes de in­dus­trias ya han co­men­za­do a eje­cu­tar pro­yec­tos que las en­ca­mi­nan a la nue­va in­dus­tria 4.0 en ma­te­ria de ad­mi­nis­tra­ción de fuen­tes de in­for­ma­ción y di­gi­ta­li­za­ción pa­ra ser ana­li­za­da, en­con­trar com­por­ta­mien­tos de los usua­rios y sus pa­tro­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.