Los nue­vos re­tos del bit­coin

No so­la­men­te es uti­li­za­do por los hac­kers pa­ra pe­dir sus pa­gos ex­tor­cio­nes, tam­bién es vis­to co­mo un enemi­go ban­ca­rio.

IT Now El Salvador - - Browser - Ma­ría Mel­ba Ca­le­ro

Ca­de­na de blo­ques es una tec­no­lo­gía que ha exis­ti­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro has­ta aho­ri­ta es­tá to­man­do más fuer­za, que tam­bién se ha vis­to im­pul­sa­da por la po­pu­la­ri­dad del bit­coin.

Eduar­do Be­na­vi­des, con­sul­tor in­ter­na­cio­nal en so­lu­cio­nes ba­sa­das en tec­no­lo­gía, ex­pli­có du­ran­te su vi­si­ta a Ni­ca­ra­gua en un even­to or­ga­ni­za­do por Com­tech, que la una mo­ne­da elec­tró­ni­ca fue lan­za­da en el 2009 y

Es­ta re­vo­lu­ción ha si­do po­si­ble gra­cias a avan­ces tec­no­ló­gi­cos co­mo el cre­ci­mien­to de la tec­no­lo­gía mó­vil, los smartphones y el cre­ci­mien­to en el mer­ca­do de apli­ca­cio­nes.

tie­ne una edi­ción li­mi­ta­da. En ese en­ton­ces su cos­to era de US$ 27 y en es­te mo­men­to se co­ti­za en US$ 1 152.

Si bien el bit­coin pue­de usar­se en to­do el mun­do, es im­po­si­ble la fal­si­fi­ca­ción o du­pli­ca­ción de­bi­do a un so­fis­ti­ca­do sis­te­ma crip­to­grá­fi­co, las transac­cio­nes son irre­ver­si­bles y no es ne­ce­sa­rio re­ve­lar la iden­ti­dad pa­ra ha­cer ne­go­cios.

“Sin em­bar­go, es una mo­ne­da que ha si­do cri­ti­ca­da por­que pue­de ser usa­da pa­ra se­cues­tros elec­tró­ni­cos pe­ro es im­po­si­ble de fal­si­fi­car­la por­que la dis­tri­bu­ción de la in­for­ma­ción es­tá en ca­da compu­tador y hay mi­llo­nes de compu­tador y to­da es­ta dis­tri­bui­da y pa­ra po­der hac­kear­la ten­dría que te­ner por lo me­nos la ca­pa­ci­dad de la mi­tad de cómpu­tos del nú­me­ro de ac­ce­sos. Es su­per se­gu­ra, en el ban­co de chi­na ya acep­ta­ron en bit­coin y la ban­ca es­tá in­tere­sa­da en es­te ti­po de tec­no­lo­gía”, ex­pre­só.

En la po­nen­cia tam­bién in­di­có el im­pac­to que ha te­ni­do las em­pre­sas que usan tec­no­lo­gía compartida co­mo por ejem­plo Uber.

“Pa­ra cual­quier per­so­na que re­cuer­de lo que im­pli­ca­ba to­mar un ta­xi ha­ce 10 años, sa­brá el cam­bio de pro­fun­do”, agre­gó.

Pa­ra Be­na­vi­des es­te ti­po de tec­no­lo­gías ha traí­do una con­fian­za dis­tri­bui­da y ha de­vuel­to la se­gu­ri­dad que se ha­bía perdido en­tre los se­res hu­ma­nos. Si bien es cier­to en Ni­ca­ra­gua no se cuen­ta con Uber, el es­pe­cia­lis­ta in­di­ca que tar­de o tem­prano ter­mi­na­rá lle­gan­do, so­lo es cues­tión de tiem­po de que la po­bla­ción no lo mi­re co­mo una com­pe­ten­cia sino co­mo un be­ne­fi­cio.

Es­ta re­vo­lu­ción ha si­do po­si­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.