Da­tos: la olla de oro del ci­ber­cri­mi­nal

Pa­ra na­die es un se­cre­to que los hac­kers an­dan de­trás de una pre­sa muy co­di­cia­da, la in­for­ma­ción sen­si­ble. ¿Qué nue­vos mé­to­dos hay pa­ra pro­te­ger­los?

IT Now El Salvador - - Browser - Kar­la Fer­nán­dez

Pro­te­ger los da­tos y ayu­dar al usua­rio a en­ten­der el ries­go me­dian­te su com­por­ta­mien­to con las apli­ca­cio­nes son par­te de los gran­des re­tos que tie­nen en IT, por ello la im­por­tan­cia de te­ner con­tro­les que evi­ten la in­fil­tra­ción de vi­rus, malwa­re y más.

Allan Ri­vas, Se­nior de For­ce­point

“Hoy en día las ame­na­zas es­tán más fuer­tes y con di­ver­sos mé­to­dos se pue­den in­fec­tar los equi­pos por lo que es muy im­por­tan­te que hoy en día las per­so­nas ten­gan esa pro­tec­ción y es­tén blin­da­dos pa­ra que es­tas ame­na­zas no lle­guen”, Ra­món Cas­ti­llo, For­ce­point.

Allan Ri­vas, Se­nior de For­ce­point pa­ra Nor­te de Mé­xi­co y Fi­nan­cie­ro.

“Por ello, For­ce­point Email Security Cloud in­te­gra aná­li­sis avan­za­dos y sal­va­guar­da de malwa­re avan­za­do pa­ra pro­tec­ción de en­tra­da, fil­tra­do de con­te­ni­do pa­ra el con­trol de da­tos sa­lien­tes y ci­fra­do de co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra co­mu­ni­ca­cio­nes

pa­ra Nor­te de Mé­xi­co y Fi­nan­cie­ro, in­di­có du­ran­te un ta­ller im­par­ti­do en Hon­du­ras, que tam­bién crean sis­te­mas in­te­li­gen­tes que de­tie­nen los ma­los com­por­ta­mien­tos ci­ber­né­ti­cos y ayu­dan a las or­ga­ni­za­cio­nes a pro­te­ger a los em­plea­dos, los da­tos crí­ti­cos y el IP don­de se en­cuen­tre.

Es­te sis­te­ma de se­gu­ri­dad bá­si­ca­men­te ana­li­za el com­por­ta­mien­to del usua­rio en su día a día, lo com­pa­ra un po­co con el or­ga­ni­za­cio­nal, con la his­to­ria del usua­rio pa­ra en­ten­der sus cam­bios que di­fí­cil ver con una apli­ca­ción que so­lo es­te es­ca­nean­do.

“Por ejem­plo, man­dar pre­cios a la com­pe­ten­cia, man­dar in­for­ma­ción, fre­cuen­tar si­tios de bús­que­da de tra­ba­jo, co­nec­tar­se en ho­ra­rios fue­ra de la ofi­ci­na a la ba­se de da­tos, lle­var­se más de lo que lle­va nor­mal­men­te y es ahí don­de es­te ti­po de cam­bios de com­por­ta­mien­to, aun­que no ha­ya una vio­la­ción o un malwa­re co­mo tal, re­gis­tra un pi­co en el sis­te­ma pa­ra ad­ver­tir el ries­go”, ad­vir­tió Ri­vas.

En ese sen­ti­do, di­jo que, en Cen­troa­mé­ri­ca, es im­por­tan­te traer un buen ofre­ci­mien­to con los di­fe­ren­cia­do­res y lo que las em­pre­sas de­ben te­ner en co­mún es una ca­pa de an­ti-spam, es una ca­pa de se­gu­ri­dad, mí­ni­ma el an­ti­vi­rus.

Ade­más, el ex­per­to re­mar­có que tam­bién es im­por­tan­te de­tec­tar spam, phis­hing y otros APT con de­fen­sas in­te­gra­les pa­ra de­te­ner las ame­na­zas avan­za­das co­mo ransomware an­tes de que co­mien­cen.

“Por ello, For­ce­point Email Security Cloud in­te­gra aná­li­sis avan­za­dos y sal­va­guar­da de malwa­re avan­za­do pa­ra pro­tec­ción de en­tra­da, fil­tra­do de con­te­ni­do pa­ra el con­trol de da­tos sa­lien­tes y ci­fra­do de co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra co­mu­ni­ca­cio­nes se­gu­ras”, de­ta­lló.

Igual­men­te pro­por­cio­na ca­pa­ci­da­des de re­por­ting, sand­bo­xing y DLP lí­de­res del sec­tor, y de­tie­ne más ame­na­zas avan­za­das y no de fir­ma a sus da­tos que cual­quier otra so­lu­ción, in­clu­yen­do Blue Coat, Cis­co y Zs­ca­ler.

A jui­cio de Ri­vas el CIO de­be­ría de te­ner la con­cien­cia de que to­da com­pa­ñía que ma­ne­ja in­for­ma­ción sen­si­ti­va, so­bre to­do por las re­gu­la­cio­nes, ne­ce­si­tan con­tro­les y la se­gu­ri­dad, de­man­dan­do la im­por­tan­cia de dar esa vi­si­bi­li­dad a tra­vés de las téc­ni­cas de pro­tec­ción y los re­por­tes co­mo in­ter­net que la in­for­ma­ción tie­ne que ser pro­te­gi­da.

Del mis­mo mo­do, el even­to tu­vo lu­gar en Ni­ca­ra­gua, don­de tam­bién brin­da­ron in­for­ma­ción so­bre next ge­ne­ra­tion fi­re­wall y de IP, dis­po­si­ti­vos que sir­ven pa­ra pro­te­ger la fron­te­ra en­tre el In­ter­net y las re­des in­ter­nas. Su ob­je­ti­vo prin­ci­pal es mo­ni­to­rear el trá­fi­co pa­ra que no exis­ta al­gún ti­po de des­car­ga ma­li­cio­sa o que al­gún hac­ker tra­te de pe­ne­trar dis­po­si­ti­vos.

“Hoy en día las ame­na­zas es­tán más fuer­tes y con di­ver­sos mé­to­dos se pue­den in­fec­tar los equi­pos por lo que es muy im­por­tan­te que hoy en día las per­so­nas ten­gan esa pro­tec­ción y es­tén blin­da­dos pa­ra que es­tas ame­na­zas no lle­guen”, ana­li­zó Ra­món Cas­ti­llo, in­ge­nie­ro se­nior de For­ce­point y con­fe­ren­cis­ta del even­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.