E COUNTRY:

Las es­tra­te­gias de los pro­fe­sio­na­les van des­de me­dir el im­pac­to en re­des so­cia­les has­ta mo­vi­mien­tos so­fis­ti­ca­dos, co­mo el cam­bio del core del ne­go­cio, apo­ya­dos con he­rra­mien­tas que den res­pues­tas a ca­da ti­po de ne­go­cio.

IT Now El Salvador - - Sumario - Juan José Ló­pez To­rres

¿Qué es­tán im­ple­men­tan­do los re­tai­lers cha­pi­nes? Las es­tra­te­gias de los pro­fe­sio­na­les van des­de me­dir el im­pac­to en re­des so­cia­les has­ta mo­vi­mien­tos so­fis­ti­ca­dos, co­mo el cam­bio del core del ne­go­cio, apo­ya­dos con he­rra­mien­tas que den res­pues­tas a ca­da ti­po de ne­go­cio.

Los CIO de re­tail en Gua­te­ma­la es­tán mon­ta­dos en la ola de in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. Por don­de quie­ra que se los vea, aco­pian nue­vas he­rra­mien­tas pa­ra que la

“Es una idea ori­gi­nal que nos ha sa­ca­do de apu­ros en las épo­cas de ven­tas al­tas (na­vi­dad, agui­nal­do y bono 14), así co­mo en la inau­gu­ra­ción de tien­das y por te­mas fis­ca­les, co­mo ocu­rrió en Hon­du­ras”. Car­los Sa­ma­yoa, Me­ga­pa­ca.

ex­pe­rien­cia del clien­te abra nue­vas opor­tu­ni­da­des a las ven­tas y aten­der los nue­vos ca­na­les di­gi­ta­les a las ac­ti­vi­da­des en las tien­das fí­si­cas.

Sin em­bar­go, el pre­su­pues­to pa­ra IT si­gue sien­do uno de los re­tos por re­sol­ver, aun­que hay otros ca­sos que los im­pac­tan por la ra­len­ti­za­ción de las ac­tua­li­za­cio­nes de los pro­gra­mas an­te la trian­gu­la­ción obli­ga­to­ria con la au­to­ri­dad tributaria del país.

“Un te­ma bas­tan­te im­pac­tan­te es el fi­nan­cie­ro pa­ra que la so­lu­ción lle­gue a la ma­du­rez de la tec­no­lo­gía por un pun­to de ven­ta. Mu­chas ve­ces los ne­go­cios usan el equi­po que tie­nen, lo cual es un lo­gro, pe­ro el equi­po no es eterno y se vuel­ve ob­so­le­to”, con­si­de­ró Es­tuar­do Ji­mé­nez Ta­ba­ri­ni, country ma­na­ger de ICG Soft­wa­re. Clau­dia Me­rino, mar­ke­ting ma­na­ger pa­ra

La­tAm-JDA Soft­wa­re, hi­zo ver que la trans­for­ma­ción di­gi­tal en to­dos los ne­go­cios, es vi­tal pa­ra so­bre­vi­vir y man­te­ner­se con ren­ta­bi­li­dad. Ca­da vez más, las em­pre­sas es­tán ma­ne­jan­do ba­ses de da­tos más ex­ten­sas y com­ple­jas pa­ra eje­cu­tar sus pro­ce­sos de pla­ni­fi­ca­ción y en­tre­ga. Eso de­mues­tra que las di­fi­cul­ta­des y com­ple­ji­dad em­pu­jan a que los ne­go­cios des­em­bol­sen más re­cur­sos pa­ra que no ten­gan que en­fren­tar erro­res cuan­do usan he­rra­mien­tas que no han si­do di­se­ña­das pa­ra las ope­ra­cio­nes o que so­lo re­suel­ven una par­te de los pro­ce­sos.

“Ca­da vez más es­tán bus­can­do cam­biar pro­ce­sos ma­nua­les por soluciones de IT avan­za­das que ofrez­can co­la­bo­ra­ción en­tre de­par­ta­men­tos, vi­si­bi­li­dad en tiem­po real, mi­ni­mi­zan erro­res, aho­rrar re­cur­sos y que ade­más es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra el cre­ci­mien­to de la em­pre­sa”, agre­gó Me­rino.

La ne­ce­si­dad de trans­for­mar­se ha­ce que los ne­go­cios va­yan por soluciones que den res­pues­tas, que es­tén va­li­da­dos por otros ne­go­cios em­ble­má­ti­cos y que ade­más go­cen del re­co­no­ci­mien­to de fir­mas de con­sul­to­ría, por men­cio­nar otras con­si­de­ra­cio­nes.

Los ne­go­cios de re­tail re­co­no­cen la im­por­tan­cia de las com­pras vir­tua­les co­mo par­te del pro­ce­so, lo cual los obli­ga a me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de los con­su­mi­do­res y que la tec­no­lo­gía con­so­li­de una transac­ción ya sea fí­si­ca o di­gi­tal.

Las in­no­va­cio­nes

A pe­sar de que es re­la­ti­va­men­te jo­ven en el sec­tor re­tail de Gua­te­ma­la,

Sa­ve a Lot bus­ca es­ca­lar a ni­ve­les com­pe­ti­ti­vos de la mano de su ge­ren­te, Su­sa­na de Poo­le, quien tie­ne una lar­ga tra­yec­to­ria en la im­ple­men­ta­ción de sis­te­mas in­for­má­ti­cos en dis­tin­tos co­mer­cios na­cio­na­les y con ope­ra­cio­nes en Amé­ri­ca Cen­tral.

“Es­ta­mos eje­cu­tan­do la co­rre­la­ción en­tre co­mu­ni­ca­cio­nes y pro­mo­cio­nes en Fa­ce­book y las ven­tas reales en el su­per­mer­ca­do”, in­di­có De Poo­le.

Pa­ra in­no­var, es ne­ce­sa­rio te­ner en or­den la ca­sa y con­tar con to­dos los in­su­mos ne­ce­sa­rios que per­mi­tan que las in­ver­sio­nes pa­ra ac­tua­li­zar, mo­der­ni­zar y ha­cer más efi­cien­te la ope­ra­ción ten­ga fir­mes los ci­mien­tos tec­no­ló­gi­cos del ne­go­cio.

Tal es el ca­so de Uni­su­per que es­tá eje­cu­tan­do el pro­yec­to de cam­bio de

su sis­te­ma de ges­tión de mer­ca­de­rías, con Port­fo­lio Mer­chan­di­se Ma­na­ge­ment de JDA.

“El pro­yec­to arran­ca con una ne­ce­si­dad del ne­go­cio. Es­ta­mos en una fa­se de ex­pan­sión por lo que nues­tros sis­te­mas de ges­tión de mer­ca­de­rías, que eran sis­te­mas que tra­ba­ja­ban en si­los y eran to­dos desa­rro­lla­dos in­ter­na­men­te, no eran ca­pa­ces de so­por­tar es­to. La ex­pan­sión nos exi­ge te­ner sis­te­mas ro­bus­tos que pue­dan ser fle­xi­bles y que per­mi­tan ma­ne­jar de una me­jor ma­ne­ra nues­tra ca­de­na de abas­te­ci­mien­to y ges­tión de mer­ca­de­rías”, in­di­có Luis Ló­pez, CIO de Uni­su­per. En tan­to que Me­ga­pa­ca im­pul­sa la apli­ca­ción mó­vil pa­ra An­droid que desa­rro­lló in­ter­na­men­te: Me­ca­ja, la cual bus­ca re­du­cir el tiem­po de es­pe­ra en co­la y apun­ta a va­ler­se de RFID, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y reali­dad vir­tual en el fu­tu­ro en las ca­si 70 tien­das que tie­nen en­tre Gua­te­ma­la y Hon­du­ras.

“Es una idea ori­gi­nal que nos ha sa­ca­do de apu­ros en las épo­cas de ven­tas al­tas (na­vi­dad, agui­nal­do y bono 14), así co­mo en la inau­gu­ra­ción de tien­das y por te­mas fis­ca­les, co­mo ocu­rrió en Hon­du­ras”, in­di­có el di­rec­tor de IT, Car­los Sa­ma­yoa.

Dis­tel­sa por su par­te vio un po­ten­cial en las bo­das y re­cu­rrió a un soft­wa­re es­ta­dou­ni­den­se pa­ra que los con­tra­yen­tes se­lec­cio­nen sus re­ga­los con un es­cá­ner de có­di­gos de ba­rra pa­ra agre­gar­los a una lis­ta mo­di­fi­ca­ble en cual­quier mo­men­to y que los in­vi­ta­dos, en el país o en el ex­tran­je­ro, pue­dan com­prar en la tien­da fí­si­ca o por In­ter­net.

“Al­go no­ve­do­so que se in­tro­du­jo fue que un in­vi­ta­do pue­de apor­tar una can­ti­dad de di­ne­ro pa­ra la com­pra de un pro­duc­to ma­yor (re­fri­ge­ra­do­ra, es­tu­fa, etc) sin te­ner que apor­tar el 100%. Ca­da vez que se rea­li­za una ven­ta, los no­vios re­ci­ben una no­ti­fi­ca­ción vía email del re­ga­lo que re­ci­bie­ron, jun­to con un men­sa­je per­so­na­li­za­do que se pue­de in­cluir al mo­men­to de la com­pra”, di­jo Ot­to Juá­rez, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes en Dis­tel­sa.

El de­sa­rro­llo

Des­de su con­cep­tua­li­za­ción, la lo­ca­li­za­ción del pro­vee­dor y has­ta en­con­trar la so­lu­ción es­pe­cí­fi­ca que re­suel­va to­dos los as­pec­tos téc­ni­cos y tec­no­ló­gi­cos, las em­pre­sas de re­tail an­te­pu­sie­ron el re­torno de la in­ver­sión y los re­sul­ta­dos que es­pe­ra­ban ob­te­ner.

La im­ple­men­ta­ción de las he­rra­mien­tas les ha­ce in­ter­ac­tuar con sus CRM y los re­po­si­to­rios de in­for­ma­ción de clien­tes al im­ple­men­tar las apli­ca­cio­nes, los ges­to­res de aten­ción o los lec­to­res de pro­duc­tos.

En la in­dus­tria, hay otras soluciones que in­clu­yen es­ca­pa­ra­tes di­gi­ta­les en ex­te­rio­res pa­ra pro­mo­ver los pro­duc­tos y que el clien­te in­ter­ac­túe con ellos pa­ra bus­car ofer­tas, mien­tras que el soft­wa­re ana­li­za los da­tos, co­mo las in­ter­ac­cio­nes o los da­tos eta­rios.

Es­tuar­do Ji­mé­nez Ta­ba­ri­ni, ICG Soft­wa­re. “Un te­ma bas­tan­te im­pac­tan­te es el fi­nan­cie­ro pa­ra que la so­lu­ción lle­gue a la ma­du­rez de la tec­no­lo­gía por un pun­to de ven­ta. Mu­chas ve­ces los ne­go­cios usan el equi­po que tie­nen, lo cual es un lo­gro, pe­ro el equi­po no es eterno y se vuel­ve ob­so­le­to”.

Mien­tras que en in­te­rio­res se em­plean to­tems y quios­cos in­ter­ac­ti­vos que in­ter­ac­túan con dis­po­si­ti­vos tác­ti­les y arro­jan in­for­ma­ción de­ta­lla­da de los pro­duc­tos, ya sea por me­dio de eti­que­tas de RFID o ca­tá­lo­gos vir­tua­les que su­gie­ren ar­tícu­los re­la­cio­na­dos o su dis­po­ni­bi­li­dad ac­tual.

Si bien los có­di­gos de ba­rra es­tán más que asen­ta­dos en el sec­tor, en par­te por­que lo in­clu­yen los pro­vee­do­res de pro­duc­tos, uno de los re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos que avan­za a pa­so len­to en Gua­te­ma­la son las iden­ti­fi­ca­cio­nes de ra­dio­fre­cuen­cia (RFID), eso por­que con­lle­va a in­ver­tir, se­gún Es­tuar­do Ji­mé­nez Ta­ba­ri­ni, de ICG Soft­wa­re.

“El te­ma de mo­vi­li­dad es otro, los ven­de­do­res ru­te­ros pue­den to­mar un pe­di­do y des­car­gar un pe­di­do en la mis­ma ter­mi­nal, ha­cer re­ven­ta cuan­do se tie­ne el his­to­rial del clien­te”, agre­gó Ji­mé­nez.

Pa­ra desa­rro­llar su pro­yec­to Sa­ve a Lot se apo­ya en una agen­cia de pu­bli­ci­dad que ge­ne­ra los men­sa­jes pa­ra la au­dien­cia y de­ben pa­sar por un pro­ce­so de cu­ra­ción, or­ga­ni­za­ción y prio­ri­za­ción des­de la tien­da.

Es­to to­ma en con­si­de­ra­ción otros fac­to­res co­mo com­pras adi­cio­na­les en torno del pro­duc­to pro­mo­cio­na­do, en don­de la co­rre­la­ción de los da­tos que arro­ja la red so­cial se em­pa­re­jan con las ven­tas tan­to en los días es­pe­cí­fi­cos y ca­len­da­ri­za­dos, así co­mo las pro­yec­cio­nes que se for­mu­lan a par­tir de los re­sul­ta­dos.

En el ca­so de Uni­su­per, en­tre los prin­ci­pa­les con­si­de­ra­cio­nes pa­ra desa­rro­llar el pro­yec­to fue to­mar la ba­se ins­ta­la­da, los ca­sos de éxi­to en em­pre­sas la­ti­noa­me­ri­ca­nas que uti­li­za­ban la he­rra­mien­ta de JDA Soft­wa­re y el so­por­te, par­ti­cu­lar­men­te la asis­ten­cia de con­sul­to­res que im­ple­men­ta­rían la so­lu­ción pe­ro ele­gi­dos por la em­pre­sa de re­tail.

Otras con­si­de­ra­cio­nes pa­ra el des­plie­gue del pro­yec­to hi­cie­ron obli­ga­to­rias la eva­lua­ción y pro­yec­ción de im­ple­men­ta­ción, de­bi­do a que los soft­wa­res de lo­gís­ti­ca se ba­san en una ne­ce­si­dad que se tie­ne en los pro­ce­sos de eje­cu­ción, los cua­les se de­ben ob­ser­var de for­ma cui­da­do­sa pa­ra pro­yec­tar tiem­pos de im­ple­men­ta­ción. Los re­tos asu­mi­dos

A es­ca­la glo­bal, hay ne­go­cios en Es­ta­dos Uni­dos, co­mo Po­lo Ralph Lau­ren, que han incorporado tec­no­lo­gía in­ter­ac­ti­va en pro­ba­do­res; mien­tras que Ap­ple Pay uti­li­za los pa­gos mó­vi­les o las bi­lle­te­ras di­gi­ta­les; en tan­to que en Sue­cia, se pue­de ha­llar si­tios de com­pra sin de­pen­dien­tes pa­ra que los usua­rios pa­guen con su smartp­ho­ne sin im­por­tar si es de día o de no­che.

La for­ma de ope­rar de un pun­to de ven­ta tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des: es di­fe­ren­te a una ven­ta ha­bi­tual en don­de el clien­te es­tá fren­te al em­plea­do e im­pli­ca un pro­ce­so de in­ter­ac­ción, o en el ca­so del au­to­ser­vi­cio, que es un pun­to de ven­ta y se pa­ga en el mis­mo lu­gar sin el in­con­ve­nien­te de que el ca­je­ro ten­ga con­tac­to con efec­ti­vo, lo que vuel­ve im­por­tan­te a la cen­tra­li­za­ción.

Uno de los prin­ci­pa­les re­tos que en­fren­tan los pro­vee­do­res, co­mo ICG Soft­wa­re, es la ra­len­ti­za­ción de las ac­tua­li­za­cio­nes en ca­da ver­sión de sus pro­duc­tos, de­bi­do a que es­tas se trian­gu­lan con la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ad­mi­nis­tra­ción Tributaria (SAT).

“La SAT exi­ge que se ten­ga que au­to­ri­zar con ellos el pun­to de ven­ta, aun­que te­ne­mos el li­cen­cia­mien­to pa­ra que el clien­te no se preo­cu­pe de la ac­tua­li­za­ción, si se tra­ta de un ca­so de 200 pun­tos de ven­tas, pa­ra el clien­te es un in­con­ve­nien­te. Aun­que le ha­ga un pe­que­ños cam­bio al POS, se tie­ne que re­por­tar, lo cual ra­len­ti­za el pro­ce­so”, in­di­có el country ma­na­ger de ICG Soft­wa­re.

De­pen­dien­do del ti­po de ne­go­cios, JDA Soft­wa­re con­si­de­ra que los CIO de­ben prio­ri­zar las ne­ce­si­da­des, sus­ten­tar las pro­pues­tas de ma­ne­ra con­sis­ten­te y fi­nan­cie­ra­men­te pa­ra que su em­pre­sa vea un pro­yec­to con ga­nan­cias en el pla­zo in­di­ca­do y se con­vier­ta en una in­ver­sión.

Otro re­to es po­der ac­ce­der a la in­for­ma­ción en tiem­po real pa­ra me­dir con cer­te­za el mo­vi­mien­to de los pro­duc­tos, las ven­tas y el ma­ne­jo del in­ven­ta­rio.

“Si lo ha­ce­mos co­rrec­ta­men­te po­de­mos te­ner el pro­duc­to que los clien­tes bus­can, con el pre­cio co­rrec­to, y en el mo­men­to in­di­ca­do. Si no per­de­mos ven­tas, uti­li­da­des y al clien­te. Pa­ra res­pon­der me­jor, es una mez­cla en­tre tec­no­lo­gía, fi­nan­zas, aten­ción al clien­te y apo­yo del equi­po y de los pro­vee­do­res, tan­to lo­ca­les co­mo ex­tran­je­ros”, se­gún Su­sa­na de Poo­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.