FOR­MAN­DO UNA NU­BE SE­GU­RA, SIM­PLE Y ASE­QUI­BLE

IT Now El Salvador - - Branded Content -

En 2014, las so­lu­cio­nes cloud de T-Sys­tems ge­ne­ra­ron un cre­ci­mien­to por­cen­tual de dos dí­gi­tos pa­ra la com­pa­ñía. Con su nu­be, desa­rro­lla­da en y pa­ra Eu­ro­pa, Deuts­che Te­le­kom quie­re desafiar a los ti­tu­la­res tra­di­cio­na­les del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se. Ade­más, pre­ten­de du­pli­car sus in­gre­sos en es­te es­pa­cio a 2.000 mi­llo­nes de euros a fi­na­les de 2018. Pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo, la or­ga­ni­za­ción es­tá am­plian­do su eco­sis­te­ma nu­be unien­do fuer­zas con los prin­ci­pa­les ac­to­res tec­no­ló­gi­cos. Un buen ejem­plo de es­te en­fo­que es la aso­cia­ción es­tra­té­gi­ca de T-Sys­tems con Hua­wei. Jörg Wel­ters, CIO del Deuts­che Te­le­kom Key Ac­count De­part­ment de Hua­wei en Ale­ma­nia, ha­bla so­bre la im­por­tan­cia del mer­ca­do eu­ro­peo de cloud com­pu­ting y la afi­ni­dad tec­no­ló­gi­ca de Chi­na. Sr. Wel­ters, el mer­ca­do chino es enor­me y el PIB del país si­gue en au­men­to, cre­cien­do en po­co más de 7,5 por cien­to en 2014. En Eu­ro­pa, el au­men­to fue in­fe­rior al uno por cien­to. En­ton­ces,

¿Por qué es­te con­ti­nen­te atrae a Hua­wei?

Ya no nos ve­mos co­mo una em­pre­sa pu­ra­men­te chi­na; pre­fe­ri­mos de­fi­nir­nos co­mo un pro­vee­dor in­ter­na­cio­nal de tec­no­lo­gía. Un vis­ta­zo a nues­tras ci­fras de in­gre­sos ac­tua­les ilus­tra es­te en­fo­que: el año pa­sa­do, Hua­wei re­gis­tró ven­tas to­ta­les de 46.500 mi­llo­nes de dó­la­res. Chi­na re­pre­sen­tó el 38 por cien­to de es­to, lo que sig­ni­fi­ca que el 62 por cien­to se ge­ne­ró en otros lu­ga­res - con 35 por cien­to en la re­gión EMEA. Por lo tan­to, es­te mer­ca­do es igual­men­te atrac­ti­vo pa­ra no­so­tros co­mo nues­tro te­rri­to­rio de ori­gen, so­bre to­do por­que Eu­ro­pa es­tá en me­dio de una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, tan­to en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes co­mo en TI

¿Qué ha­ce tan im­por­tan­te una aso­cia­ción con un pro­vee­dor eu­ro­peo co­mo Deuts­che Te­le­kom?

Nues­tras ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les y nues­tra ex­pe­rien­cia se com­ple­men­tan per­fec­ta­men­te. Hua­wei y T-Sys­tems tie­nen una tec­no­lo­gía so­bre­sa­lien­te y ha­bi­li­da­des en la nu­be pú­bli­ca, y es­ta­mos jun­tan­do es­te co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia. Es­ta­mos ofre­cien­do ha­bi­li­da­des de hard­wa­re y so­lu­cio­nes a la me­sa, mien­tras que T-Sys­tems es­tá con­tri­bu­yen­do a la ges­tión de la nu­be, ex­ce­len­te dis­po­ni- bi­li­dad y una red de pri­me­ra cla­se. En nues­tra opi­nión, la em­pre­sa es el úni­co pro­vee­dor pan­eu­ro­peo de TIC, y un ver­da­de­ro pio­ne­ro en el cloud com­pu­ting. Ade­más, ope­ra el ma­yor pa­no­ra­ma de nu­bes de SAP del mun­do y tie­ne diez años de ex­pe­rien­cia en es­te es­pa­cio, lo que sig­ni­fi­ca que tie­ne una ex­ce­len­te com­pren­sión de las ne­ce­si­da­des y re­que­ri­mien­tos de los clien­tes ac­tua­les. T-Sys­tems sa­be có­mo con­fi­gu­rar y ope­rar cen­tros de da­tos a gran es­ca­la e in­fra­es­truc­tu­ras de TI, in­clu­yen­do la ne­ce­sa­ria co­nec­ti­vi­dad de red. Y Hua­wei ofre­ce pro­duc­tos que pue­den ayudar a los gus­tos de Deuts­che Te­le­kom a te­ner aún más éxi­to. Per­mí­tan­me dar­les al­gu­nas ci­fras más: el año pa­sa­do, nues­tro En­ter­pri­se Bu­si­ness Group, la uni­dad que ofre­ce so­lu­cio­nes TIC a una va­rie­dad de in­dus­trias, au­men­tó sus in­gre­sos en un 27,3 por cien­to. Es­te in­cre­men­to fue im­pul­sa­do por el fuer­te cre­ci­mien­to de nues­tras re­des y ne­go­cios de TI, in­clu­yen­do so­lu­cio­nes de cen­tro de da­tos en nu­be y re­des ági­les.

¿Qué quie­res lo­grar con es­ta aso­cia­ción?

El mer­ca­do eu­ro­peo de la nu­be es­tá a pun­to de ex­pe­ri­men­tar un cre­ci­mien­to rá­pi­do. En es­te con­tex­to, es­ta­mos com­bi­nan­do nues­tro co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia pa­ra for­mar una nue­va aso­cia­ción de nu­be pú­bli­ca. Que­re­mos ayudar a T-Sys­tems a re­for­zar su po­si­ción co­mo pio­ne­ro, con la mez­cla ideal

de ex­ce­len­te ser­vi­cio y al­ta ca­li­dad a un pre­cio jus­to. Se­gún una en­cues­ta de Pri­ce­wa­ter­hou­seCoo­pers, la ca­li­dad es el fac­tor crí­ti­co a la ho­ra de com­prar ser­vi­cios en la nu­be, por en­ci­ma del pre­cio. La aso­cia­ción tam­bién nos ayu­da­rá a for­ta­le­cer nues­tra po­si­ción en el mer­ca­do eu­ro­peo. La pro­tec­ción de da­tos y la se­gu­ri­dad son cues­tio­nes cla­ve en Ale­ma­nia, en par­ti­cu­lar pa­ra Deuts­che Te­le­kom. Y es­tos ser­vi­cios en la nu­be se en­tre­gan en lí­nea con la le­gis­la­ción alemana. Así que tam­bién nos be­ne­fi­cia­mos de la aso­cia­ción es­tra­té­gi­ca. Si no es­tu­vié­ra­mos en con­di­cio­nes de cum­plir con los es­tric­tos re­qui­si­tos de pri­va­ci­dad y se­gu­ri­dad de da­tos de Deuts­che Te­le­kom, no se­ría­mos un so­cio ade­cua­do.

¿El cloud com­pu­ting es gran­de en Chi­na?

Las em­pre­sas de­trás del éxi­to eco­nó­mi­co de Chi­na son to­da­vía muy jó­ve­nes y se es­tán ex­pan­dien­do a un rit­mo rá­pi­do. Es­tas or­ga­ni­za­cio­nes im­ple­men­tan las úl­ti­mas tec­no­lo­gías, y no tie­nen mie­do de pro­bar co­sas nue­vas. Ellos abra­zan ca­da nue­va so­lu­ción que pue­de apo­yar a la em­pre­sa. Una vez más, nues­tra di­vi­sión En­ter­pri­se ilus­tra es­ta ten­den­cia: gran par­te de su cre­ci­mien­to de ca­si 30 por cien­to fue en Chi­na. Has­ta la fe­cha, Hua­wei ha cons­trui­do al­re­de­dor de 160 cen­tros de da­tos de la nu­be en to­do el mun­do, con una gran pro­por­ción de ellos en Chi­na. Pa­ra po­der ofre­cer ser­vi­cios en la nu­be en el país, ne­ce­si­ta ser un pro­vee­dor de In­ter­net li­cen­cia­do con la co­rres­pon­dien­te cer­ti­fi­ca­ción de ser­vi­cios en la nu­be. Hua­wei es una de las úni­cas em­pre­sas que tie­ne es­to. Fui­mos un pio­ne­ro de la compu­tación en la nu­be en Chi­na, por lo que te­ne­mos una am­plia ex­pe­rien­cia en es­te cam­po.

¿Cuál es la fuer­za par­ti­cu­lar de Hua­wei?

Sin du­da, di­ría que es nues­tra ca­pa­ci­dad de in­no­var. De he­cho, unos 70.000 de nues­tros 170.000 em­plea­dos tra­ba­jan en de­sa­rro­llo. In­ver­ti­mos fuer­te­men­te en I + D - 6.600 mi­llo­nes de dó­la­res en 2014, lo que su­po­ne un 14,2 por cien­to de nues­tros in­gre­sos to­ta­les. Es­to nos da una pla­ta­for­ma só­li­da pa­ra crear pro­duc­tos y ser­vi­cios in­no­va­do­res. Un ejem­plo es el ac­ce­so hí­bri­do, una ope­ra­ción con­jun­ta­men­te desa­rro­lla­da con Deuts­che Te­le­kom. Com­bi­na las ve­lo­ci­da­des de trans­fe­ren­cia de ban­da an­cha y LTE en un so­lo pro­duc­to. Y sig­ni­fi­ca que si tie­ne una co­ne­xión de lí­nea fi­ja con un an­cho de ban­da ba­jo pe­ro se ba­sa en un área con bue­na co­ber­tu­ra LTE, pue­de be­ne­fi­ciar­se de In­ter­net de al­ta ve­lo­ci­dad. La ofer­ta es par­ti­cu­lar­men­te atrac­ti­va pa­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, ya que sir­ve co­mo una co­pia de se­gu­ri­dad de su co­ne­xión de ban­da an­cha exis­ten­te.

¿La ve­lo­ci­dad de la in­no­va­ción es rá­pi­da en Chi­na?

Lo que ha­ce que las em­pre­sas chi­nas se des­ta­quen es su fle­xi­bi­li­dad. He lle­ga­do a co­no­cer y va­lo­rar su agi­li­dad y adap­ta­bi­li­dad du­ran­te mi tiem­po en el país. Si los vien­tos cam­bian en Chi­na, na­die se afe­rra a los vie­jos pla­nes; in­me­dia­ta­men­te co­mien­zan a re­dac­tar otros nue­vos. Es más, los chi­nos es­tán mu­cho más abier­tos a las nue­vas tec­no­lo­gías que en Ale­ma­nia.

Pe­ro la fle­xi­bi­li­dad por sí so­la no con­du­ce al éxi­to.

Co­rrec­to, pe­ro es por eso que los chi­nos tam­bién va­lo­ran y adop­tan las for­ta­le­zas tra­di­cio­na­les de Ale­ma­nia: ca­li­dad, efi­cien­cia y pre­ci­sión. Pa­ra crear nue­vos pro­duc­tos in­no­va­do­res, ne­ce­si­ta una mez­cla de efi­cien­cia y fle­xi­bi­li­dad. Es­to es lo que nos ayu­da a re­du­cir el tiem­po de mer­ca­do, al tiem­po que me­jo­ra la ca­li­dad. Y es­ta mez­cla úni­ca fo­men­ta el res­pe­to mu­tuo. Ex­pe­ri­men­té es­to pa­ra mí cuan­do al­gu­nos de mis co­le­gas chi­nos vi­si­ta­ron Ale­ma­nia. Es­tá­ba­mos en el res­tau­ran­te gi­ra­to­rio en la torre de te­le­vi­sión en el par­que olím­pi­co de Mu­nich, y nues­tros hués­pe­des es­ta­ban real­men­te im­pre­sio­na­dos. No por­que el res­tau­ran­te gi­ra - eso ya lo ha­bían vis­to an­tes - sino por­que nun­ca ha­bían vi­si­ta­do un res­tau­ran­te que gi­ra­ra tan rá­pi­do. Lo en­con­tra­ron tí­pi­ca­men­te ale­mán.

¿Son los chi­nos tam­bién prag­má­ti­cos?

Ellos no es­tán de pie por ha­blar de­ma­sia­do tiem­po; se po­nen a tra­ba­jar y pro­bar co­sas. Los ale­ma­nes te­ne­mos que dis­cu­tir to­do pri­me­ro. Ana­li­za­mos to­dos los es­tán­da­res con gran de­ta­lle y los co­lo­ca­mos en pie­dra. Es más pro­ba­ble que los chi­nos de­fi­nan un mar­co fle­xi­ble que ofrez­ca ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de fle­xi­bi­li­dad. Cuan­do se tra­ta de nue­vas tec­no­lo­gías, es­to abre opor­tu­ni­da­des pa­ra el de­sa­rro­llo. Por­que na­die sa­be có­mo se­rán las co­sas den­tro de cin­co años.

Hua­wei

Con se­de en Shenz­hen, Chi­na, Hua­wei fue fun­da­da en 1987 por Ren Zheng­fei. La em­pre­sa pri­va­da es pro­pie­dad to­tal de sus em­plea­dos y ope­ra en 170 paí­ses. En 2000, Hua­wei abrió un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción en Es­to­col­mo, mar­can­do su pri­me­ra in­cur­sión en Eu­ro­pa. Aho­ra em­plea a cer­ca de 10.000 per­so­nas en el con­ti­nen­te, 1.800 de ellas en Ale­ma­nia. La se­de de la em­pre­sa en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal se en­cuen­tra en Düs­sel­dorf. Hua­wei es el úni­co fa­bri­can­te en el mun­do que ofre­ce so­lu­cio­nes de TI y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de ex­tre­mo a ex­tre­mo en to­da la ca­de­na de va­lor, des­de el cen­tro de da­tos has­ta las re­des de ac­ce­so y dis­po­si­ti­vos fi­na­les. Sus ac­ti­vi­da­des de in­ves­ti­ga­ción se cen­tran prin­ci­pal­men­te en re­des de trans­por­te óp­ti­co, re­des de ac­ce­so y re­des cen­tra­les, así co­mo apli­ca­cio­nes, soft­wa­re e IP, pa­ra la mi­gra­ción gra­dual de su TI lo­cal a la nu­be, crean­do una con­fi­gu­ra­ción hí­bri­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.