¡Sis­te­mas le­gacy sin cos­tos!

¿Quién ha mi­gra­do de sus sis­te­mas le­gacy y ese cam­bio le re­sul­ta más cos­to­so que man­te­ner­los? Al pa­re­cer a mu­chos, por eso le da­mos al­gu­nos con­se­jos pa­ra pa­ra sal­var su bol­si­llo.

IT Now El Salvador - - Sumario - Ge­ral­di­ne Va­re­la

¿Quién ha mi­gra­do de sus sis­te­mas le­gacy y ese cam­bio le re­sul­ta más cos­to­so que man­te­ner­los? Al pa­re­cer a mu­chos, por eso le da­mos al­gu­nos con­se­jos pa­ra pa­ra sal­var su bol­si­llo.

El tiem­po de vi­da de los sis­te­mas de le­gacy es bas­tan­te va­ria­ble, mu­chos han si­do crea­dos des­de ha­ce más de 15 años y con­ti­nuan sien­do de mi­sión crí­ti­ca. Un sis­te­ma le­gacy pue­de sig­ni­fi­car una de dos co­sas pa­ra una em­pre­sa: un sis­te­ma muy an­ti­guo y que no tie­ne man­te­ni­mien­to por el pro­vee­dor, o pue­de ser un sis­te­ma an­ti­guo que to­da­via tie­ne man­te­ni­mien­to y fun­cio­na de una ma­ne­ra muy efi­cien­te pe­ro es muy di­fi­cil ex­ten­der­lo y es muy cos­to­so man­te­ner­lo.

De acuer­do con Luis Nar­váez, ge­ren­te de Cuen­tas Se­nior de No­va­comp, Pa­na­má, el re­em­pla­zo de un sis­te­ma le­gacy se va ir dan­do pau­la­ti­na­men­te en el mo­men­to que la pla­ta­for­ma no se adap­te a los cons­tan­tes cam­bios en la for­ma de ha­cer ne­go­cios. El ex­per­to ase­gu­ró que se ini­cia un cam­bio cuan­do el sis­te­ma es­tá desac­tua­li­za­do,

“La mi­gra­ción no ha si­do trau­má­ti­ca, ade­más las con­sul­tas con res­pec­to al le­gacy an­te­rior no han si­do mu­chas. Es­toy con­ven­ci­do que el de­par­ta­men­to de tec­no­lo­gía siem­pre se man­ten­drá li­dian­do con los sis­te­mas le­gacy”. Da­niel Díaz, Em­pre­sa Pa­na­me­ña de Ali­men­tos (EPA). LUIS NAR­VÁEZ, No­va­comp, Pa­na­má. “Al­go muy im­por­tan­te es que las per­so­nas ya no van a las em­pre­sas, ban­cos, ins­ti­tu­cio­nes a pe­dir in­for­ma­ción, aho­ra el clien­te tie­ne el po­der de uti­li­zar la in­for­ma­ción co­mo le sea más con­ve­nien­te uti­li­zan­do su PC, lap­top, ta­blet y ce­lu­lar vía In­ter­net pa­ra ac­ce­der a las da­tos que re­quie­re, si el ne­go­cio no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra dar es­te ser­vi­cio sim­ple­men­te el clien­te se va a la com­pe­ten­cia, de allí la im­por­tan­cia de man­te­ner­se ac­tua­li­za­do”.

exis­te fal­ta de pro­gra­mas, fuen­tes, per­so­nal con po­co co­no­ci­mien­to de la ló­gi­ca pro­pia del sis­te­ma le­ga- cy, en­tre otras.

“Al­go muy im­por­tan­te es que las per­so­nas ya no van a las em­pre­sas, ban­cos, ins­ti­tu­cio­nes a pe­dir in­for­ma­ción, aho­ra el clien­te tie­ne el po­der de uti­li­zar la in­for­ma­ción co­mo le sea más con­ve­nien­te uti­li­zan­do su PC, lap­top, ta­blet y ce­lu­lar vía In­ter­net pa­ra ac­ce­der a las da­tos que re­quie­re, si el ne­go­cio no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra dar es­te ser­vi­cio sim­ple­men­te el clien­te se va a la com­pe­ten­cia, de allí la im­por­tan­cia de man­te­ner­se ac­tua­li­za­do”, ase­gu­ró Nar­váez.

Alex Le Bien­ve­nu, ge­ren­te de nu­be en

Mi­cro­soft La­tam New Mar­kets, sos­tu­vo que en en­tre los sis­te­mas he­re­da­dos aún exis­ten­tes se pue­de ha­blar de mi­cro­compu­tado­ras co­mo ma­ke screen, en­tre otros. Va­rios pro­vee­do­res que han es­ta­do allí por más de 20, 30 o has­ta 40 años con cam­bios mí­ni­mos en el tiem­po por el al­to cos­to. Tam­bién se pue­de de­fi­nir la idea de apli­ca­cio­nes pro­gra­ma­das, pe­se a que des­de ha­ce al­gun tiem­po pue­den es­tar en pla­ta­for­mas mo­der­nas, es­ta apli­ca­ción es he­re­da­da y cues­ta mu­cho man­te­ner­la, ade­más su uso es bas­tan­te li­mi­ta­do.

“Mu­chos clien­tes que po­seen sis­te­mas le­gacy tie­nen y de­ben ad­mi­nis­trar hard­wa­re y equi­pos an­ti­guos, por ello, lo que es­tán ha­cien­do es lle­var es­tas apli­ca­cio­nes a la nu­be en má­qui­nas vir­tua­les más mo-

der­nas de Win­dows, Li­nux y sis­te­mas Unix. Hay po­cos usua­rios y se ocu­pa mu­cho es­pa­cio, ca­lor y ope­ra­ción, es­tas apli­ca­cio­nes an­ti­guas se es­tán lle­van­do a la nu­be muy rá­pi­do, es­to se lla­ma lift and shift, don­de so­lo co­pian y pe­gan en la nu­be y lo al­ma­ce­nan allí”, ase­gu­ró Le Bien­ve­nu.

Tam­bién Luis Ca­ba­lle­ro Cal­de­rón, di­rec­tor de

Softland Cen­troa­me­ri­ca Nor­te, de­ta­lló que al­gu­nos de los sis­te­mas he­re­da­dos que con­ti­núan vie­gen­tes son prin­ci­pal­men­te desa­rro­llos pro­pios de los ne­go­cios.

“Nor­mal­men­te es­tos son di­fí­ci­les de mi­grar y de en­con­trar al­gu­na so­lu­ción en el mer­ca­do, en ese sen­ti­do es muy im­por­tan­te con­tar con los di­se­ños y do­cu­men­ta­ción de cam­bios rea­li­za­dos en el tiem­po y vi­sua­li­zar posibles mi­gra­cio­nes a am­bien­tes ac­tua­les co­mo nue­vas pla­ta­for­mas y sis­te­mas ope­ra­ti­vos”, ex­pli­có Ca­ba­lle­ro.

Sin em­bar­go, an­tes de ha­cer una mi­gra­ción de un sis­te­ma le­gacy hay al­gu­nos as­pec­tos que de­ben con­si­de­rar­se.

“To­do re­em­pla­zo de sis­te­mas con­lle­va un cos­to es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con el con­tex­to de los sis­te­mas a re­em­pla­zar, por ejem­plo, su arrai­go en los pro­ce­sos del ne­go­cio, la mo­ti­va­ción del re­em­pla­zo y es­pe­cial­men­te las op­cio­nes que brin­da el mer­ca­do”,

di­jo Eduar­do Mén­dez, ge­ren­te de Pro­yec­tos en Idea­ti Pa­na­má.

Se­gún Mén­dez, los cos­tos de una mo­der­ni­za­ción pue­den ser sus­cep­ti­ble­men­te me­no­res to­man­do en con­si­de­ra­ción lo si­guien­te:

• Ob­je­ti­vos cla­ros: la opor­tu­ni­dad de “apro­ve­char” la mo­der­ni­za­ción pa­ra so­lu­cio­nar otros pro­ble­mas re­la­cio­na­dos o no a los sis­te­mas le­gacy es real, pe­ro se de­ben man­te­ner los ob­je­ti­vos del pro­yec­to cla­ros.

• Di­men­sio­na­mien­to y co­no­ci­mien­to de las ne­ce­si­da­des: no exis­te fun­cio­na­li­dad más cos­to­sa que aque­lla que no se uti­li­za. Se de­be te­ner cons­cien­cia de las ne­ce­si­da­des reales y el di­men­sio­na­mien­to apro­pia­do, es­to aho­rra­rá mu­chos cos­tos. Es im­por­tan­te te­ner pre­sen­te el prin­ci­pio de Pa­re­to (o re­gla del 80/20) el 20% de las fun­cio­na­li­da­des sue­le aten­der el 80% de las ne­ce­si­da­des.

• Pro­duc­to o de­sa­rro­llo a me­di­da: op­tar por las al­ter­na­ti­vas de pro­duc­tos ma­du­ros en el mer­ca­do, nu­be y on-pre­mi­se (en ese or­den) sin sa­cri­fi­que sus ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas, pro­ce­sos o da­tos exis­ten­tes y no eva­luar las op­cio­nes de de­sa­rro­llo a me­di­da no es una bue­na es­tra­te­gia.

• In­fra­es­truc­tu­ra: se de­ben con­si­de­rar los ser­vi­cios en la nu­be en lu­gar de re­em­pla­zar ser­vi­do­res pa­ra sus nue­vos sis­te­mas.

Tam­bién el ex­per­to de Mi­cro­soft con­si­de­ra de mu­cha im­por­tan­cia eva­luar efec­ti­va­men­te quién es­tá usan­do la apli­ca­ción.

“Es­ta era una apli­ca­ción crí­ti­ca ha­ce mu­chos años pe­ro cuan­do ha­ces un aná­li­sis de quién efec­ti­va­men­te las es­ta usan­do ac­tual­men­te”, su­gi­rió Alex Le Bien­ve­nu.

Tam­bién se de­be ana­li­zar si ya exis­ten ser­vi­cios de nu­be que ha­gan lo que ha­ce el sis­te­ma he­re­da­do. Por ejem­plo, si al­guien te­nia su pa­go de nó­mi­na en un ERP an­ti­guo se le ha­ce más fá­cil mi­grar al­gu­nos de­ta­lles de su nó­mi­na a un ser­vi­cio en la nu­be, así ya no tie­ne que es­tar ad­mi­nis­tran­do, ope­ran­do o sa­can­do back up de su equi­po de so­lu­cio­nes, sino que sim­ple­men­te se ha­ce en la nu­be. Tal vez no sea el

ALEX LE BIEN­VE­NU Ge­ren­te de nu­be en Mi­cro­soft. “Mu­chos clien­tes que po­seen sis­te­mas le­gacy tie­nen y de­ben ad­mi­nis­trar hard­wa­re y equi­pos an­ti­guos, por ello, lo que es­tán ha­cien­do es lle­var es­tas apli­ca­cio­nes a la nu­be en má­qui­nas vir­tua­les más mo­der­nas de Win­dows, Li­nux y sis­te­mas Unix. LUIS CA­BA­LLE­RO CAL­DE­RÓN Softland. “Nor­mal­men­te es­tos son di­fí­ci­les de mi­grar y de en­con­trar al­gu­na so­lu­ción en el mer­ca­do, en ese sen­ti­do es muy im­por­tan­te con­tar con los di­se­ños y do­cu­men­ta­ción de cam­bios rea­li­za­dos en el tiem­po y vi­sua­li­zar posibles mi­gra­cio­nes a am­bien­tes ac­tua­les co­mo nue­vas pla­ta­for­mas y sis­te­mas ope­ra­ti­vos”.

100% pe­ro pue­de ha­cer el 80% o 90% de lo que ha­ce la apli­ca­ción.

Ac­tual­men­te exis­ten tec­no­lo­gías ro­bus­tas y am­plia­men­te co­no­ci­das pa­ra la in­te­gra­ción de sis­te­mas, las di­fi­cul­ta­des en és­te ám­bi­to nor­mal­men­te tie­nen que ver con el as­pec­to fun­cio­nal y no así con el téc­ni­co y pe­se a que exis­te la tec­no­lo­gía pa­ra mi­grar a sis­te­mas o so­lu­cio­nes más mo­der­nas, aún exis­te en los CIO al­gu­nas mo­ti­va­cio­nes o ra­zo­nes por las que no dan ese pa­so, ade­más del fac­tor eco­nó­mi­co.

Pa­ra Luis Ro­ber­to Ca­ne­lo, di­rec­tor ge­ne­ral de Do­mi­no­soft S.A. de

C.V., al­gu­nas de es­tas mo­ti­va­cio­nes tie­nen que ver con im­po­si­bi­li­dad de mi­grar al­gu­nos da­tos a sis­te­mas mo­der­nos o con el ape­go a la in­for­ma­ción his­tó­ri­ca, en ca­sos en los que pre­do­mi­na el te­mor de mi­grar a in­fra­es­truc­tu­ras en la nu­be.

Eduar­do Mén­dez, de Idea­ti, tam­bién con­si­de­ró que al­gu­nas mo­ti­va­cio­nes pa­ra el cam­bio de sis­te­mas es­tán aso­cia­dos a la ob­so­les­cen­cia y ga­nan­cia de efi­cien­cia, pe­ro sin du­da exis­ten fuer­zas en con­tra de una mo­der­ni­za­ción que pue­den equi­li­brar o anu­lar las que van a fa­vor.

“Las más no­ta­bles son el cos­to, no so­lo el re­fe­ri­do al cos­to eco­nó­mi­co del pro­yec­to y la pro­me­sa de re­torno so­bre la in­ver­sión, sino al es­fuer­zo y de­di­ca­ción que a ve­ces exi­ge un pro­yec­to que pue­de cam­biar la for­ma de ope­rar de la or­ga­ni­za­ción, y, el ries­go o cer­te­za de pér­di­da de pro­ce­sos o da­tos vi­ta­les pa­ra la ope­ra­ción”, ex­pli­có el ex­per­to.

¿Có­mo asu­mir el re­to?

An­tes de ha­cer un cam­bio de sis­te­ma aun­que pa­rez­ca de sen­ti­do co­mún, lo pri­me­ro es ca­pa­ci­tar al equi­po y que se fa­mi­lia­ri­ce con la nue­va so­lu­ción.

“Lo im­por­tan­te en es­te ca­so es pla­ni­fi­car bien, ac­cio­nar pa­ra­le­la­men­te y ase­gu­rar­se que la ca­pa­ci­ta­ción sea muy bue­na. De­pen­dien­do de la fun­ción cla­ve de la apli­ca­ción siem­pre hay que te­ner un “plan B”, así sea un pro­ce­so ma­nual con lá­piz y pa­pel”, de­ta­lló el ex­per­to Alex Le Bien­ve­nu, de Mi­cro­soft.

Una ma­la pla­nea­ción de mi­gra­ción de da­tos en los sis­te­mas le­gacy, es otro de los re­tos y pa­no­ra­mas que de­ben te­ner los CIO al mo­men­to de ha­cer el cam­bio.

“Pue­den ocu­rrir tam­bién in­con­sis­ten­cias en los da­tos y fal­ta de lla­ves de re­la­ción en da­tos pe­ro am­bas di­fi­cul­ta­des son su­pe­ra­bles siem­pre que se reali­ce la de­bi­da pla­nea­ción y un pro­ce­so por eta­pas, ade­más de con­tar con una es­tra­te­gia de re­cu­pe­ra­ción de ba­ses de res­pal­do”, aña­dió el di­rec­tor ge­ne­ral de Do­mi­no­soft.

Por ello es im­po­rran­te crear las po­lí­ti­cas ade­cua­das den­tro del pro­ce­so de cam­bio pa­ra evi­tar mu­chos do­lo­res de ca­be­za a la ho­ra de ha­cer una mi­gra­ción.

“Los res­pal­dos, man­te­ner la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria y crear un equi­po de tran­si­ción en­fo­ca­do pue­de mi­ni­mi­zar el ries­go en pér­di­da de da­tos. La tran­si­ción mo­de­ra­da y mo­du­lar pue­de ser una gran vía pa­ra man­te­ner una se­gu­ri­dad de mi­gra­ción, don­de ca­da pa­so sea ba­sa­da en prue­bas y pro­duc­ción, has­ta lle­var a la or­ga­ni­za­ción a un am­bien­te pro­duc­ti­vo es­ta­ble que per­mi­ta la des­co­ne­xión sin ma­yo­res trau­mas den­tro de la or­ga­ni­za­ción”, ase­gu­ró Ale­xan­dre Weeks, di­rec­tor ge­ne­ral de El Or­be, Pa­na­má.

“To­do re­em­pla­zo de sis­te­mas con­lle­va un cos­to es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con el con­tex­to de los sis­te­mas a re­em­pla­zar, por ejem­plo, su arrai­go en los pro­ce­sos del ne­go­cio, la mo­ti­va­ción del re­em­pla­zo y es­pe­cial­men­te las op­cio­nes que brin­da el mer­ca­do”. Eduar­do Mén­dez, Idea­ti Pa­na­má.

De no te­ner en cuen­ta es­tos as­pec­tos los cos­tos por la mi­gra­ción po­drían dis­pa­rar­se, pa­ra ello se de­be ha­cer

un aná­li­sis de cos­to be­ne­fi­cio al de­jar la so­lu­ción he­re­da­da y la nue­va im­ple­men­ta­ción.

Mi­gra­ción sin do­lor de ca­be­za

To­mar la de­ci­sion es el pri­mer pa­so, lue­go es im­por­tan­te que los ex­per­tos pue­dan eva­luar ca­da ca­so y tras el di­ga­nós­ti­co plan­tae­ra la ma­jor so­lu­ción pa­ra ca­da em­pre­sa. Es­ta for­mu­la no es má­gi­ca peor pue­de evi­tar mu­chos pro­ble­mas a la ho­ra de mi­grar los da­tos de un sis­te­ma he­re­da­do a uno mo­derno.

Jo­sé Luis Sán­chez, je­fe del de­par­ta­men­to de IT de

Gru­po Va­pe ase­gu­ró que la em­pre­sa em­pre­dió es­ta mi­gra­ción ha­ce un par de años en áreas don­de la in­for­ma­ción siem­pre es crí­ti­ca y me­du­lar, co­mo por ejem­plo con­ta­bi­li­dad, pro­duc­ción, cré­di­tos y co­bros, etc. áreas don­de exis­te la ne­ce­si­dad de que los da­tos sean más con­fia­bles y te­ner un me­jor con­trol de ellos.

“Unos de los prin­ci­pa­les re­tos que tu­vi­mos a la ho­ra de ha­cer la mi­gra­ción fue que los usua­rios no sin­tie­ran un cam­bio tan drás­ti­co, siem­pre las per­so­nas se re­sis­ten al cam­bio y la cos­tum­bre con an­ti­guos sis­te­mas nos lle­va a que­jas irrea­les, pa­ra ello tu­vi­mos que rea­li­zar cons­tan­tes ca­pa­ci­ta­cio­nes, tam­bién in­ver­ti­mos en ac­tua­li­zar la in­fra­es­truc­tu­ra en da­ta cen­ter ya que con las ac­tua­li­za­cio­nes de soft­wa­re te­nía­mos que te­ner un me­jor hard­wa­re”, ex­pli­có el Sán­chez.

Pa­ra Da­niel Díaz, je­fe de tec­no­lo­gía en Em­pre­sa

Pa­na­me­ña de Ali­men­tos (EPA), li­diar con sis­te­mas le­gacy no es un te­ma ajeno y sos­tie­ne que pa­ra su­pe­rar los re­tos lo prin­ci­pal es con­tar o dar el so­por­te ne­ce­sa­rio a un sis­te­ma le­gacy.

“En nues­tra ex­pe­rien­cia den­tro de la com­pa­ñía, cuan­do rea­li­za­mos la fu­sión de las cua­tro em­pre­sas que hoy día con­for­man EPA (Bon­lac, Pas­cual, Pas­tas La Su­pre­ma y Ca­fé Du­rán) se tu­vo que ha­cer una ho­mo­lo­ga­ción de los sis­te­mas ERP que ope­ra­ban en ca­da una de ellas. En el ca­so del ERP, que era el más im­por­tan­te, tu­vi­mos que con­tar con cin­co años de dos le­gacy, uno que es­ta­ba en la com­pa­ñía Bon­lac y el otro que es­ta­ba en la com­pa­ñía de Ca­fé. Allí tu­vi­mos que mon­tar un pro­ce­so pa­ra ma­ne­jar tan­to el ERP prin­ci­pal así co­mo los dos le­gacy que se te­nían, ya que al mo­men­to de la fu­sión por al­re­de­dor de dos a tres años más to­da­vía se con­sul­ta­ba in­for­ma­ción en los otros dos ERP. Pa­ra ello tu­vi­mos que te­ner to­da la in­for­ma­ción an­ti­gua al día, no es­pe­cí­fi­ca­men­te on­li­ne pe­ro si dis­po­ni­ble pa­ra cuan­do la em­pre­sa o las au­di­to­rías que ve­nían de sis­te­ma las ocu­pa­ran se des­pla­za­ran al le­gacy. La mo­der­ni­za­ción del sis­te­ma ERP per­mi­tió la ho­mo­lo­ga­ción de to­dos los pro­ce­sos de la or­ga­ni­za­ción”, co­men­tó el Díaz.

La mi­gra­ción no fue un pro­ce­so com­pli­ca­do gra­cias a que con­ta­ban con to­das las per­so­nas que ma­ne­ja­ban di­chos sis­te­mas, lo que hi­zo el tra­ba­jo mu­cho más sen­ci­llo.

“La mi­gra­ción no ha si­do trau­má­ti­ca, ade­más las con­sul­tas con res­pec­to al le­gacy an­te­rior no han si­do mu­chas. Es­toy con­ven­ci­do que el de­par­ta­men­to de tec­no­lo­gía siem­pre se man­ten­drá li­dian­do con los sis­te­mas le­gacy. En nues­tro ca­so siem­pre es­ta­mos ve­ri­fi­can­do cuá­les son los tiem­pos de ca­du­ci­dad de ca­da soft­wa­re, y nos pre­pa­ra­mos años an­te­rio­res a esa fi­na­li­za­ción pa­ra ha­cer los cam­bios per­ti­nen­tes an­tes de que ca­du­que. Ob­via­men­te lo que se re­cien­te en es­tos ca­sos es la par­te mo­ne­ta­ria”, aña­dió.

Y pe­se a que el te­ma eco­nó­mi­co pue­de re­pre­sen­tar un obs­tácu­lo, pa­ra el je­fe de IT de gru­po Va­pe, exis­ten al­gu­nas for­mas de que el cos­to mo­ne­ta­rio no re­sul­te tan crí­ti­co, co­mo por ejem­plo me­jo­rar los con­tro­les, por me­dio del nue­vo ERP, el cual per­mi­te te­ner una ba­se de da­tos con­fia­ble y dis­po­ni­ble pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes.

“La re­duc­ción es a lar­go pla­zo, pe­ro al te­ner el con­trol exac­to de los gas­tos per­mi­te ver re­fle­ja­do to­do el flu­jo de efec­ti­vo y eso ayu­da a la to­ma de de­ci­sio­nes opor­tu­nas”, de­ta­lló.

LUIS RO­BER­TO CA­NE­LO DO­MI­NO­SOFT S.A. DE C.V. “Las más no­ta­bles son el cos­to, no so­lo el re­fe­ri­do al cos­to eco­nó­mi­co del pro­yec­to y la pro­me­sa de re­torno so­bre la in­ver­sión, sino al es­fuer­zo y de­di­ca­ción que a ve­ces exi­ge un pro­yec­to que pue­de cam­biar la for­ma de ope­rar de la or­ga­ni­za­ción, y, el ries­go o cer­te­za de pér­di­da de pro­ce­sos o da­tos vi­ta­les pa­ra la ope­ra­ción”.

ALE­XAN­DRE WEEKS EL OR­BE, PA­NA­MÁ. “La tran­si­ción mo­de­ra­da y mo­du­lar pue­de ser una gran vía pa­ra man­te­ner una se­gu­ri­dad de mi­gra­ción, don­de ca­da pa­so sea ba­sa­da en prue­bas y pro­duc­ción, has­ta lle­var a la or­ga­ni­za­ción a un am­bien­te pro­duc­ti­vo es­ta­ble que per­mi­ta la des­co­ne­xión sin ma­yo­res trau­mas den­tro de la or­ga­ni­za­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.