El soft­wa­re de voz: ¿Có­mo es­tá re­vo­lu­cio­nan­do la in­dus­tria?

Mu­chos he­mos vis­to la pe­lí­cu­la “Her”, ese es uno de los ejemplos de có­mo es­tá he­rra­mien­ta es­tá cam­bian­do la for­ma de co­mu­ni­car­nos en el mar­ke­ting y más.

IT Now El Salvador - - Sumario - CIO

Mu­chos he­mos vis­to la pe­lí­cu­la “Her”, ese es uno de los ejemplos de có­mo es­tá he­rra­mien­ta es­tá cam­bian­do la for­ma de co­mu­ni­car­nos en el mar­ke­ting y más.

El mar­ke­ting di­gi­tal apro­ve­cha la bús­que­da por voz pa­ra lo­grar que sus em­pre­sas sean aso­cia­das con cier­tas pa­la­bras cla­ves im­por­tan­tes y así te­ner un lu­gar más al­to en los re­sul­ta­dos de bús­que­da.

Ima­gi­ne que se en­cuen­tra co­ci­nan­do la ce­na, mien­tras se pre­gun­ta qué jue­gos de la NBA es­ta­rán en la te­le­vi­sión na­cio­nal. To­ma su te­lé­fono, pe­ro en lu­gar de es­cri­bir “NBA TNT” en el na­ve­ga­dor, le pre­gun­ta al Mi­cro­soft Cor­ta­na y rá­pi­da­men­te le da la res­pues­ta que bus­ca­ba.

Mo­men­tos co­mo es­tos son un ejem­plo de có­mo ha cre­ci­do la po­pu­la­ri­dad de la bús­que­da por voz, gra­cias al de­sa­rro­llo de los asis­ten­tes vir­tua­les, co­mo Cor­ta­na, Ale­xa de Ama­zon y el nue­vo Goo­gle As­sis­tant.

Es­te cam­bio en có­mo se bus­ca afec­ta tam­bién có­mo las em­pre­sas y los ven­de­do­res di­gi­ta­les ne­ce­si­tan atraer la aten­ción en lí­nea.

Co­mu­ni­ca­ción ver­bal ver­sus es­cri­ta

El mar­ke­ting di­gi­tal apro­ve­cha es­ta ten­den­cia pa­ra lo­grar que sus em­pre­sas sean aso­cia­das con cier­tas pa­la­bras cla­ves im­por­tan­tes y así te­ner un lu­gar más al­to en los re­sul­ta­dos de bús­que­da.

Pe­ro con la bús­que­da por voz y los asis­ten­tes di­gi­ta­les se vuel­ven a ha­cer las pre­gun­tas co­mo se ha­cía ca­si dos dé­ca­das atrás. Ade­más, los bus­ca­do­res por voz no quie­ren un mon­tón de en­la­ces a lu­ga­res co­mo ESPN o NBA.com en res­pues­ta a una pre­gun­ta ver­bal, co­mo qué jue­gos de la NBA hay es­ta no­che. Ellos quie­ren que su asis­ten­te pue­da dar una res­pues­ta cla­ra co­mo “Los Ca­va­liers y Los Thun­ders es­tán ju­gan­do es­ta no­che.”

En el ca­so de un si­tio web no pue­de pro­por­cio­nar las res­pues­tas si un ven­de­dor no sa­be exac­ta­men­te qué pre­gun­tas re­la­cio­na­das con

El cre­cien­te én­fa­sis en la bús­que­da por voz la con­ver­ti­rá en una ex­pe­rien­cia más hu­ma­na, co­mo lo mues­tra el cam­bio de es­cri­bir pa­la­bras cla­ve a ha­cer pre­gun­tas. Es­to sig­ni­fi­ca que los ven­de­do­res ne­ce­si­tan desa­rro­llar un en­fo­que más hu­mano.

su ne­go­cio se le ha­cen. Las em­pre­sas pue­den ave­ri­guar­las has­ta cier­to pun­to, al re­vi­sar los fo­ros re­la­cio­na­dos con la in­dus­tria, pe­ro el pa­so más im­por­tan­te es pro­mo­ver una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de los clien­tes y ani­mar­los a ha­cer­las.

Un cam­bio en el mar­ke­ting de con­te­ni­dos

Una vez que un ne­go­cio sa­be qué pre­gun­tas de­be­rán ser con­tes­ta­das, pue­de pro­por­cio­nar el con­te­ni­do pa­ra ha­cer­lo. En lu­gar de sim­ple­men­te uti­li­zar una pa­la­bra cla­ve en par­ti­cu­lar, mu­chas ve­ces pa­ra atraer con­sul­tas

de bús­que­da, los ne­go­cios ne­ce­si­tan ha­cer fá­ci­les las res­pues­tas en los asis­ten­tes vir­tua­les y los mo­to­res de bús­que­da.

Ade­más, las pa­la­bras cla­ve que se uti­li­za­ban pa­ra una SEO me­ca­no­gra­fia­da son aho­ra re­em­pla­za­das por blo­ques de fra­ses u ora­cio­nes que dan res­pues­ta a las lar­gas bús­que­das rea­li­za­das por los bus­ca­do­res.

La im­por­tan­cia de los si­tios web lo­ca­les y de ter­ce­ros

Otro cam­bio es el in­cre­men­to de las con­sul­tas lo­ca­les. Los usua­rios a me­nu­do se di­ri­gen a un área y lue­go pre­gun­tan a sus te­lé­fo­nos co­mo en­con­trar un buen res­tau­ran­te asiá­ti­co cer­cano o al­gu­na atrac­ción in­tere­san­te. Con es­te ti­po de bús­que­da el usuario ca­si nun­ca va di­rec­ta­men­te al si­tio web de una em­pre­sa es­pe­cí­fi­ca, sino que echa un vis­ta­zo en Goo­gle Lo­cal u otros si­tios web co­mo Yelp o Fa­ce­book.

Adap­ta­ción pa­ra la co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na

El cre­cien­te én­fa­sis en la bús­que­da por voz la con­ver­ti­rá en una ex­pe­rien­cia más hu­ma­na, co­mo lo mues­tra el cam­bio de es­cri­bir pa­la­bras cla­ve a ha­cer pre­gun­tas. Es­to sig­ni­fi­ca que los ven­de­do­res ne­ce­si­tan desa­rro­llar un en­fo­que más hu­mano.

To­da­vía hay mu­cho ca­mino por re­co­rrer, es­pe­cial­men­te en lo que a soft­wa­re de re­co­no­ci­mien­to de voz se re­fie­re. Pe­ro su cre­cien­te po­pu­la­ri­dad de­mues­tra que la gen­te quie­re ha­cer pre­gun­tas, no es­cri­bir pa­la­bras cla­ve. Las em­pre­sas y los ven­de­do­res de­ben pre­pa­rar­se pa­ra es­ta nue­va ten­den­cia vo­cal.

Su im­pac­to en IoT

La usa­bi­li­dad es un di­fe­ren­cia­dor cla­ve de los dis­po­si­ti­vos crea­dos pa­ra ser usa­dos co­mo par­te del In­ter­net de las co­sas (IoT). Las in­ter­fa­ces tra­di­cio­na­les es­tán per­dien­do te­rreno an­te las de re­co­no­ci­mien­to de voz. De he­cho, al­gu­nos es­tu­dios han de­mos­tra­do que es­te en­fo­que es más rá­pi­do y pre­ci­so que el otro.

El uso del re­co­no­ci­mien­to de voz ne­ce­si­ta re­co­pi­lar, in­ter­pre­tar so­ni­dos y de­ter­mi­nar cuán­do el usuario se es­tá di­ri­gien­do a él, pa­ra en­viar in­me­dia­ta­men­te los so­ni­dos a un ser­vi­dor pa­ra su in­ter­pre­ta­ción. Es­to pre­sen­ta al­gu­nos im­por­tan­tes desafíos de pri­va­ci­dad. Una or­ga­ni­za­ción de­be ser sen­si­ble a:

• ¿Có­mo se re­co­gen los so­ni­dos?

• ¿Pa­ra qué fi­nes se es­tán uti­li­zan­do?

• ¿Quién se co­mu­ni­ca con el dis­po­si­ti­vo?

• ¿Có­mo se al­ma­ce­na la in­for­ma­ción?

• ¿Cuán­to tiem­po se man­tie­ne el so­ni­do?

• Los re­qui­si­tos le­ga­les y re­gla­men­ta­rios

Re­co­lec­ción de so­ni­do

Ob­ser­ve que el fo­co en la lis­ta an­te­rior es­tá en el so­ni­do, no en la voz. Aun­que los dis­po­si­ti­vos res­pon­dan so­lo a co­man­dos de voz, es­tos cap­tu­ra­rán cual­quier so­ni­do que es­té pre­sen­te en el en­torno mien­tras son emi­ti­dos los co­man­dos de voz. Pen­san­do a fu­tu­ro, no se­ría una lo­cu­ra que un dis­po­si­ti­vo res­pon­da a un so­ni­do no ver­bal, co­mo un aplau­so, un sil­bi­do, la aper­tu­ra o cie­rre de una puer­ta, o tal vez in­clu­so a un pe­rro que ladra.

A di­fe­ren­cia de los dis­po­si­ti­vos que re­co­pi­lan la in­for­ma­ción a tra­vés de in­ter­fa­ces tra­di­cio­na­les, los que res­pon­den al so­ni­do de­ben es­tar “es­cu­chan­do” cons­tan­te­men­te. Ne­ce­si­tan de­ter­mi­nar cuán­do de­ben eje­cu­tar al­gu­na fun­ción pa­ra res­pon­der a una ins­truc­ción o una con­sul­ta. A me­nu­do es­to lo ha­ce el usuario di­cien­do una pa­la­bra cla­ve co­mo “Ale­xa”, “Si­ri” o “OK Goo­gle”. Los so­ni­dos que si­guen son en­via­dos a un ser­vi­dor pa­ra que pue­da dar al­gu­na res­pues­ta.

El so­ni­do que si­gue a la pa­la­bra cla­ve pue­de in­cluir una voz con un co­man­do. Tam­bién in­clui­rá cual­quier con­ver­sa­ción que es­té ocu­rrien­do en se­gun­do plano. De he­cho, el so­ni­do pue­de con­te­ner una mi­ría­da de ele­men­tos que in­di­can co­sas ta­les co­mo qué he­rra­mien­tas se es­tán uti­li­zan­do en el en­torno (un ta­la­dro o un mez­cla­dor, por ejem­plo), qué mú­si­ca pre­fie­re, qué ani­ma­les es­tán pre­sen­tes, cuán­tas per­so­nas es­tán en la ve­cin­dad, los te­mas que esas per­so­nas es­tán dis­cu­tien­do o qué pro­gra­mas de te­le­vi­sión o radio se es­tán vien­do.

A me­di­da que los co­man­dos no ver­ba­les co­mien­zan a ser uti­li­za­dos pa­ra ini­ciar las ac­ti­vi­da­des en un dis­po­si­ti­vo, la con­fian­za en una fra­se cla­ve se con­vier­te en al­go mu­do. Sin em­bar­go, el en­vío de to­do el so­ni­do a un ser­vi­dor pa­ra su in­ter­pre­ta­ción es cos­to­so, in­efi­cien­te y, sin du­da, un pro­ble­ma de pri­va­ci­dad.

Si pre­ser­var la pri­va­ci­dad es un ob­je­ti­vo, el pro­ce­sa­mien­to lo­cal del so­ni­do en los dis­po­si­ti­vos de­be­rá ser au­men­ta­do pa­ra en­fren­tar es­te desafío. Des­pués de que el dis­po­si­ti­vo in­ter­pre­ta lo­cal­men­te un so­ni­do, se pue­de en­viar un men­sa­je tra­di­cio­nal ba­sa­do en da­tos (aun­que con al­gún so­ni­do ad­jun­to) a un ser­vi­dor pa­ra

La usa­bi­li­dad es un di­fe­ren­cia­dor cla­ve de los dis­po­si­ti­vos crea­dos pa­ra ser usa­dos co­mo par­te del In­ter­net de las co­sas (IoT). Las in­ter­fa­ces tra­di­cio­na­les es­tán per­dien­do te­rreno an­te las de re­co­no­ci­mien­to de voz. PEN­SAN­DO A fu­tu­ro, no se­ría una lo­cu­ra que un dis­po­si­ti­vo res­pon­da a un so­ni­do no ver­bal, co­mo un aplau­so, un sil­bi­do, la aper­tu­ra o cie­rre de una puer­ta, o tal vez in­clu­so a un pe­rro que ladra.

pro­por­cio­nar ins­truc­cio­nes so­bre qué ac­ción to­mar o qué in­for­ma­ción se ne­ce­si­ta, pa­ra que se pro­por­cio­ne una res­pues­ta.

Usos del so­ni­do

El so­ni­do que es re­co­gi­do por el dis­po­si­ti­vo y en­via­do al ser­vi­dor se­rá uti­li­za­do pa­ra res­pon­der al co­man­do o con­sul­ta. Hay otros dos usos pa­ra los so­ni­dos re­co­gi­dos que se con­si­de­ra­rían “se­gu­ros”.

Uno de ellos es me­jo­rar los ser­vi­cios ofre­ci­dos por el dis­po­si­ti­vo. Es­to pue­de in­cluir la crea­ción de un perfil del usuario. Por ejem­plo, si ca­da no­che a las 10 pm uno so­li­ci­ta apa­gar las lu­ces, ¿po­dría un dis­po­si­ti­vo pre­gun­tar a las 10 pm, “¿apa­go las lu­ces?”

Del mis­mo mo­do, cuan­do la gen­te se co­mu­ni­ca usa las ac­cio­nes pre­vias y el con­tex­to an­te­rior co­mo una ta­qui­gra­fía. Por ejem­plo, tie­ne una pe­rra lla­ma­da Lucy, que pre­fie­re una de­ter­mi­na­da mar­ca de co­mi­da pa­ra pe­rros. Su es­po­sa en­tien­de a qué pro­duc­to se es­tá re­fi­rien­do cuan­do di­ce “ne­ce­si­ta­mos más co­mi­da pa­ra Lucy”. Me­dian­te la cons­truc­ción de un perfil, un dis­po­si­ti­vo po­dría ser ca­paz de re­co­no­cer qué co­mi­da com­pró en el pa­sa­do y que Lucy es un pe­rro, por lo que de­be­ría res­pon­der ade­cua­da­men­te cuan­do le di­ga “pe­dir más co­mi­da pa­ra Lucy”.

El se­gun­do uso “se­gu­ro” del so­ni­do es me­jo­rar el pro­ce­sa­mien­to rea­li­za­do por el ser­vi­dor pa­ra in­ter­pre­tar­lo. Es­te ob­je­ti­vo pue­de ser lo­gra­do con so­ni­dos anó­ni­mos o pseu­dó­ni­mos.

Otro uso pue­de ser el de uti­li­zar los so­ni­dos de fon­do cap­tu­ra­dos pa­ra crear un perfil del usuario. Hay tec­no­lo­gías, por ejem­plo, pa­ra iden­ti­fi­car una can­ción, un pro­gra­ma de te­le­vi­sión o una pe­lí­cu­la só­lo a par­tir de un so­ni­do. Es evi­den­te que los dis­po­si­ti­vos IoT ba­sa­dos en el so­ni­do pue­den exa­mi­nar el exis­ten­te en el fon­do, de­ter­mi­nar la can­ción, pro­gra­ma de TV o pe­lí­cu­la y lue­go aña­dir­la al perfil.

Au­ten­ti­ca­ción de usuario

Par­te de la in­for­ma­ción per­so­nal que pue­den te­ner los dis­po­si­ti­vos IoT po­dría in­cluir el ac­ce­so a las cuen­tas de mi­no­ris­tas, in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra, el his­to­rial de bús­que­da, así co­mo el ac­ce­so a otros dis­po­si­ti­vos. Es­to per­mi­ti­rá al usuario rea­li­zar fá­cil­men­te un pe­di­do, en­cen­der las lu­ces, des­blo­quear las puer­tas u ob­te­ner el es­ta­do del pe­di­do. Un dis­po­si­ti­vo de­be te­ner me­ca­nis­mos pa­ra au­ten­ti­car que el usuario tie­ne el de­re­cho de ac­ce­der a la in­for­ma­ción per­so­nal o de so­li­ci­tar las ac­cio­nes a rea­li­zar.

Cum­pli­mien­to de re­qui­si­tos le­ga­les y re­gu­la­to­rios

Es im­por­tan­te que sean res­pe­ta­dos los re­gla­men­tos y le­yes pa­ra el pro­ce­sa­mien­to de la in­for­ma­ción per­so­nal. Por ejem­plo, el so­ni­do cap­tu­ra­do de los ni­ños pue­de re­que­rir que la or­ga­ni­za­ción ob­ten­ga el per­mi­so de los pa­dres o que ten­ga al­gún otro con­trol de com­pen­sa­ción an­tes de la cap­tu­ra. En la UE pue­den re­que­rir que se es­ta­blez­ca una ba­se le­gal an­tes de trans­fe­rir el so­ni­do fue­ra de la UE pa­ra su pro­ce­sa­mien­to. Tam­bién se de­be te­ner en cuen­ta que los pa­tro­nes de voz son con­si­de­ra­dos co­mo bio­mé­tri­cos.

El en­torno le­gal y re­gu­la­to­rio de la pri­va­ci­dad es­tá evo­lu­cio­nan­do rá­pi­da­men­te, por lo cual los re­qui­si­tos de­ben ser mo­ni­to­rea­dos cons­tan­te­men­te en bus­ca de cam­bios. En au­sen­cia de es­ta­tu­tos o re­gla­men­tos, un pro­fe­sio­nal de la pri­va­ci­dad de­be pro­por­cio­nar a su or­ga­ni­za­ción una orien­ta­ción bien fun­da­men­ta­da pa­ra an­ti­ci­par có­mo pue­den desa­rro­llar­se los re­qui­si­tos.

Dar avi­so

In­de­pen­dien­te­men­te de có­mo sean tra­ta­dos los ítems men­cio­na­dos an­te­rior­men­te, es im­por­tan­te que se pro­por­cio­ne un avi­so de pri­va­ci­dad ex­pli­can­do có­mo el dis­po­si­ti­vo re­co­pi­la la in­for­ma­ción, có­mo la uti­li­za y la pro­te­ge, con quién la com­par­te, cuán­to tiem­po la con­ser­va y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, có­mo la des­tru­ye.

EN AU­SEN­CIA de es­ta­tu­tos o re­gla­men­tos, un pro­fe­sio­nal de la pri­va­ci­dad de­be pro­por­cio­nar a su or­ga­ni­za­ción una orien­ta­ción bien fun­da­men­ta­da pa­ra an­ti­ci­par có­mo pue­den desa­rro­llar­se los re­qui­si­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.