Cloud sto­ra­ge: el nue­vo re­to en al­ma­ce­na­mien­to

Los ex­per­tos re­co­mien­dan que las em­pre­sas co­mien­cen a en­fo­car­se en los as­pec­tos esen­cia­les de la compu­tación mo­der­na co­mo es el au­to­ser­vi­cio, am­plio ac­ce­so a la red, elas­ti­ci­dad rá­pi­da, agru­pa­ción de re­cur­sos y ser­vi­cios me­di­dos.

IT Now El Salvador - - Sumario - Ge­ral­di­ne Va­re­la

Los ex­per­tos re­co­mien­dan que las em­pre­sas co­mien­cen a en­fo­car­se en los as­pec­tos esen­cia­les de la compu­tación mo­der­na co­mo es el au­to­ser­vi­cio, am­plio ac­ce­so a la red, elas­ti­ci­dad rá­pi­da, agru­pa­ción de re­cur­sos y ser­vi­cios me­di­dos.

La ofer­ta de sis­te­mas de al­ma­ce­na­mien­to (cloud sto­ra­ge) es ca­da vez más va­ria­da y ca­da pla­ta­for­ma ofre­ce di­ver­sos apli­ca­ti­vos pa­ra su­plir las cre­cien­tes de­man­das de al­ma­ce­na­mien­to de las em­pre­sas o de los dió­ge­nes di­gi­ta­les.

A ni­vel per­so­nal, op­tar por un ser­vi­cio de al­ma­ce­na­mien­to en la nu­be pue­de no sig­ni­fi­car un re­to ma­yor pe­ro a ni­vel em­pre­sa­rial, im­ple­men­tar es­te sis­te­ma re­quie­re de una pla­ni­fi­ca­ción y cier­tos pa­sos que de­ben se­guir­se pa­ra lo­grar que la im­ple­men­ta­ción sea exitosa y que ade­más de lo­grar su ob­je­ti­vo prin­ci­pal, de res­guar­dar la in­for­ma­ción sin pro­ble­mas de li­mi­tar­se con la ca­pa­ci­dad, tam­bién aho­rre cos­tos.

“Pri­me­ro de­be de­fi­nir­se qué es lo que se quie­re pa­sar a la nu­be por­que no ne­ce­sa­ria­men­te de­be pa­sar­se to­dos los da­tos. Hay in­for­ma­ción o ser­vi­cios y es muy co­mún hoy en día que mu­chas em­pre­sas ya tie­nen ser­vi­cios en la nu­be co­mo co­rreo elec­tró­ni­co, he­rra­mien­tas de tex­to. De es­te mo­do hay al­gu­nos ele­men­tos bá­si­cos y otros ser­vi­cios más avan­za­dos co­mo res­pal­do de in­for­ma­ción, di­gi­ta­li­za­ción de do­cu­men­tos que son im­por­tan­tes y con­fi­den­cial es pa­ra las em­pre­sas y es es­to lo que se es­tá lle­van­do a la nu­be. Es­te ser­vi­cio per­mi­te a las com­pa­ñias te­ner un res­pal­do de su in­for­ma­ción con la ga­ran­tía de se­gu­ri­dad”, sos­tu­vo Luis Ca­ba­lle­ro, di­rec­tor ge­ne­ral de Softland pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca Nor­te.

Tras es­te pri­mer pa­so de sa­ber y en­ten­der qué es lo que se de­be mi­grar a la nu­be, se­gún el ex­per­to de Softland ca­da CIO de­be eva­luar qué ti­po de nu­be quie­re uti­li­zar.

Pue­den ser ser­vi­cios muy bá­si­cos o po­ner den­tro de la nu­be al­gún sis­te­ma vi­tal pa­ra la em­pre­sa, a ve­ces por fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra lo­cal o por te­mas de se­gu­ri­dad es más be­ne­fi­cio­so te­ner­lo en la nu­be. Hay sis­te­mas que per­mi­ten te­ner in­for­ma­ción en la nu­be con re­cur­sos com­par­ti­dos pe­ro hay ser­vi­do­res dedicados los cua­les ase­gu­ran que úni­ca­men­te la em­pre­sa pro­pie­ta­ria del ser­vi­cios po­drá usar esa in­for­ma­ción.

Es­to im­pli­ca mu­chas ven­ta­jas, en­tre ellas que hoy en día no se ne­ce­si­ta ha­cer gran­des in­ver­sio­nes pa­ra te­ner pla­ta­for­mas de co­mu­ni­ca­ción, de se­gu­ri­dad de sis­te­mas de in­for­ma­ción en ser­vi­do­res fí­si­cos que res­pal­den es­tos da­tos lo­cal­men­te, ni te­ner a un ex­per­to en man­te­ni­mien­to de ser­vi­do­res que ve­le por el sis­te­ma.

“An­tes yo te­nía que com­prar un ser­vi­dor que me iba a du­rar cin­co años y ge­ne­ral­men­te los pri­me­ros tres años era más al­ma­ce­na­mien­to de lo que en

Luis Ca­ba­lle­ro, Softland. “Hay al­gu­nos ele­men­tos bá­si­cos y otros ser­vi­cios más avan­za­dos co­mo res­pal­do de in­for­ma­ción, di­gi­ta­li­za­ción de do­cu­men­tos que es in­for­ma­ción im­por­tan­te y con­fi­den­cial pa­ra las em­pre­sas y es es­to lo que se es­tá lle­van­do a la nu­be”.

reali­dad ne­ce­si­ta­ba. Hoy en día yo ha­go una eva­lua­ción del es­pa­cio que ne­ce­si­to y pa­go por esa ne­ce­si­dad y si in­cre­men­to por la de­man­da ajus­to mi cuo­ta con mi pro­vee­dor pa­ra dis­po­ner de más es­pa­cio. Aho­ra ya no de­bo com­prar o ha­cer una in­ver­sión al­ta en li­cen­cia­mien­to en un pro­duc­to y ten­go más ac­ce­so a más co­sas que lo que mi vie­ja li­cen­cia me da­ba, ya no de­bo ha­cer al­tas in­ver­sio­nes pa­ra con­tar con al­ta tec­no­lo­gía y eso im­pli­ca un aho­rro en cos­tos por­que voy a pa­gar so­lo por lo que ne­ce­si­to”, aco­tó Ca­ba­lle­ro.

Pe­ro pa­ra Ra­fael No­vo, CTO PreSa­les La­tin Ame­ri­ca Com­mer­cial Dell EMC, cloud no tie­ne que ver con el pre­cio.

“Se tra­ta de agi­li­dad y ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. Pue­de te­ner so­lu­cio­nes de al­ma­ce­na­mien­to lo­ca­les con­ven­cio­na­les que son más ba­ra­tas que las so­lu­cio­nes de al­ma­ce­na­mien­to en la nu­be”, ex­pli­có Ra­fael.

Por ello la im­por­tan­cia de de­fi­nir qué ser­vi­cios o in­for­ma­ción se de­sea te­ner en la nu­be y de una es­tra­te­gia de nu­be exitosa es fun­da­men­tal­men­te un cam­bio ope­ra­cio­nal, im­pul­sa­do por so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas.

“Las em­pre­sas sue­len cen­trar­se en la tec­no­lo­gía y ol­vi­dar­se de la par­te de las ope­ra­cio­nes (per­so­nas y pro­ce­sos). Una es­tra­te­gia de nu­be no es voy a mo­ver to­do a la nu­be pú­bli­ca, tam­po­co es voy a com­prar es­ta so­lu­ción de nu­be de es­te pro­vee­dor”, in­sis­tió No­vo.

El cloud sto­ra­ge ofre­ce di­fe­ren­tes ser­vi­cios co­mo in­fra­es­truc­tu­ra, pla­ta­for­ma, apli­ca­cio­nes, etc. co­mo ser­vi­cios de uti­li­dad a tra­vés de In­ter­net, lo que abre una puer­ta nue­va pa­ra pen­sar de ma­ne­ra di­fe­ren­te en la es­tra­te­gia que se pue­de plan­tear pa­ra sa­tis­fa­cer los re­tos em­pre­sa­ria­les de las in­dus­trias de TI. Exis­ten tres mo­de­los de ser­vi­cios cloud: Saas, Paas e Iaas.

“El mo­de­lo SaaS es muy sim­ple por­que no hay na­da que con­fi­gu­rar. Sim­ple­men­te tie­ne ac­ce­so a apli­ca­cio­nes en lí­nea que pre­via­men­te se ha­brían alo­ja­do lo­cal­men­te. Si bien es el mo­de­lo de nu­be más fá­cil de con­fi­gu­rar, no tie­ne con­trol so­bre la in­fra­es­truc­tu­ra en la que fun­cio­nan sus apli­ca­cio­nes SaaS”, ex­pli­có Jor­ge Ar­tu­ro Alvarado, Sub Di­rec­tor de Ven­tas Em­pre­sas y Ne­go­cios de Te­le­fó­ni­ca Bu­si­ness So­lu­tions.

De acuer­do a Alvarado, el mo­de­lo PaaS pro­por­cio­na un po­co más de con­trol, ya que cuen­ta con un en­torno de soft­wa­re pre­de­fi­ni­do, co­mo SQL Ser­ver, que los pro­fe­sio­na­les de IT pue­den uti­li­zar pa­ra eje­cu­tar apli­ca­cio­nes. Mien­tras PaaS le da el con­trol so­bre lo que ha con­fi­gu­ra­do en­ci­ma de la pla­ta­for­ma, no tie­ne con­trol so­bre el hard­wa­re o el sis­te­ma ope­ra­ti­vo que lo ali­men­ta.

Pa­ra los de­par­ta­men­tos de IT que ne­ce­si­tan más con­trol, IaaS le brin­da ac­ce­so a re­cur­sos in­for­má­ti­cos de ba­jo ni­vel co­mo al­ma­ce­na­mien­to, me­mo­ria y CPU, ade­más de con­tro­lar qué sis­te­ma ope­ra­ti­vo se eje­cu­ta en la in­fra­es­truc­tu­ra de la nu­be.

“Las ins­tan­cias de nu­be de IaaS se com­por­tan de ma­ne­ra si­mi­lar a las compu­tado­ras fí­si­cas, ya que pue­den re­ini­ciar­se se­gún sea ne­ce­sa­rio o ce­rrar­se si ya no se uti­li­zan. Pe­ro con gran po­der vie­ne una gran res­pon­sa­bi­li­dad, ya que ten­drá que preo­cu­par­se por ase­gu­rar ca­da as­pec­to de sus ins­tan­cias”, de­ta­lló el ex­per­to de Te­le­fó­ni­ca.

La In­fra­es­truc­tu­ra co­mo ser­vi­cio, o IaaS, es el apro­vi­sio­na­mien­to de los re­cur­sos in­for­má­ti­cos bá­si­cos ne­ce­sa­rios pa­ra des­ple­gar sis­te­mas em­pre­sa­ria­les a tra­vés de In­ter­net. Es­to in­clu­ye al­ma­ce­na­mien­to, hard­wa­re, ser­vi­do­res y com­po­nen­tes de red. Con IaaS, la in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca de los sis­te­mas de TI sue­le mo­ver­se fue­ra del si­tio y un pro­vee­dor de ser­vi­cios otor­ga ac­ce­so a un en­torno vir­tua­li­za­do de re­cur­sos in­for­má­ti­cos a sus clien­tes.

En­ton­ces, ¿en qué se di­fe­ren­cia IaaS de otras ofer­tas en la nu­be co­mo Soft­wa­re co­mo ser­vi­cio (SaaS) y Pla­ta­for­ma co­mo ser­vi­cio (PaaS)?.

Una for­ma de dis­tin­guir los tres es pen­sar en la compu­tación en nu­be co­mo una pi­la de ca­pas de ser­vi­cio, ca­da una de las cua­les co­rres­pon­de a uno de los tres ni­ve­les en la ar­qui­tec­tu­ra de midd­le­wa­re de apli­ca­cio­nes de los sis­te­mas em­pre­sa­ria­les tra­di­cio­na­les. En la par­te su­pe­rior de la pi­la de nu­be es SaaS, se­gui­do por PaaS en el cen­tro, y IaaS en la par­te in­fe­rior.

Sen­ta­do en­tre las ca­pas SaaS e IaaS, PaaS es una pla­ta­for­ma de de­sa­rro­llo pa­ra cons­truir y eje­cu­tar apli­ca­cio­nes en la nu­be. La ca­te­go­ría in­clu­ye ser­vi­do­res de apli­ca­cio­nes, in­ter­me­dia­rios de in­te­gra­ción, ba­ses de da­tos y sis­te­mas de ges­tión de es­tos úl­ti­mos. Ade­más, se di­vi­de en dos sub­ca­te­go­rías: Pla­ta­for­ma de Apli­ca­ción co­mo Ser­vi­cio (aPaaS) y Pla­ta­for­ma de In­te­gra­ción co­mo Ser­vi­cio (iPaaS).

Ti­pos de al­ma­ce­na­mien­to en la nu­be Las nu­bes pú­bli­cas

Es­te ti­po de ser­vi­cio cuen­ta con ser­vi­do­res ex­ter­nos al usuario y se pue­de te­ner ac­ce­so a las apli­ca­cio­nes de for­ma gra­tui­ta o de pa­go. Los tra­ba­jos de mu­chos clien­tes di­fe­ren­tes pue­den es­tar mez­cla­dos en los ser­vi­do­res, los sis­te­mas de al­ma­ce­na­mien­to y otras in­fra­es­truc­tu­ras de la nu­be. La ven­ta­ja más cla­ra de las nu­bes pú­bli­cas es la ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to y al­ma­ce­na­mien­to sin ins­ta­lar má­qui­nas lo­cal­men­te, por lo que no tie­ne una in­ver­sión ini­cial o gas­to de man­te­ni­mien­to en es­te sen­ti­do, si no que se pa­ga por el uso. El re­torno de la in­ver­sión se ha­ce rá-

“CLOUD NO TIE­NE que ver con el pre­cio. Se tra­ta de agi­li­dad y ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. Pue­de te­ner so­lu­cio­nes de al­ma­ce­na­mien­to lo­ca­les con­ven­cio­na­les que son más ba­ra­tas que las so­lu­cio­nes de al­ma­ce­na­mien­to en la nu­be”. Ra­fael No­vo, Dell EMC.

pi­do y más pre­de­ci­ble con es­te ti­po de nu­bes.

Las nu­bes pri­va­das

Es­tán en una in­fra­es­truc­tu­ra lo­cal ma­ne­ja­da por un so­lo clien­te que con­tro­la qué apli­ner ca­cio­nes de­be co­rrer y dón­de. Son pro­pie­ta­rios del ser­vi­dor, red, y dis­co y pue­den de­ci­dir qué usua­rios es­tán au­to­ri­za­dos a uti­li­zar la in­fra­es­truc­tu­ra. Es­ta al­ta in­ver­sión su­pon­drá un re­torno más len­to de la in­ver­sión.

Las nu­bes hí­bri­das

Com­bi­nan los mo­de­los de nu­bes pú­bli­cas y pri­va­das. Es­to per­mi­te a una em­pre­sa man­te­con el con­trol de sus prin­ci­pa­les apli­ca­cio­nes, al tiem­po de apro­ve­char el Cloud Com­pu­ting en los lu­ga­res don­de ten­ga sen­ti­do. La nu­be hí­bri­da tie­ne la ven­ta­ja de una in­ver­sión ini­cial más mo­de­ra­da y a la vez con­tar SaaS, PaaS o IaaS ba­jo de­man­da. Es­te ti­po de nu­bes es­tá te­nien­do bue­na acep­ta­ción en las em­pre­sas de ca­ra a un fu­tu­ro pró­xi­mo.

Alex Le Bien­ve­nu, ge­ren­te de nu­be en Mi­cro­soft La­tam New Mar­kets, ase­gu­ró que op­tar por un al­ma­ce­na­mien­to en la nu­be pue­de ser 40% o 60% más ba­ra­to que cual­quier in­fra­es­truc­tu­ra en ofi­ci­nas.

“Es más fá­cil te­ner­lo to­do (ser­vi­cios e in­for­ma­ción) co­mo pro­duc­to en la nu­be pa­ra po­der ope­rar­lo y ad­mi­nis­trar­lo in­ter­na­men­te. Usual­men­te los sis­te­mas tra­tan de ser ade­cua­dos a la reali­dad del clien­te, pe­ro to­da esa ade­cua­ción y ges­tión per­so­na­li­za­da ter­mi­na sien­do de al­to cos­to y man­te­ni­mien­to, por ello es ne­ce­sa­rio ser prag­má­ti­co y sa­ber có­mo uti­li­zar la he­rra­mien­ta y pa­sar a la nu­be to­do lo que sea ne­ce­sa­rio”, su­gi­rió el ex­per­to de Mi­cro­soft.

Se­gún Fer­nan­do La­ra, CEO de Tras­cendt Con­sul­ting, uno re­to en la in­dus­tria es­tá vin­cu­la­do con el “mi­tos” de se­gu­ri­dad.

“Se cree que si no se dis­po­ne de una in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca lo­cal es me­nos se­gu­ro cuan­do es to­do lo con­tra­rio. Cul­tu­ral­men­te hay al­gu­nas em­pre­sas que es­tán acos­tum­bra­dos a te­ner la in­for­ma­ción ba­jo su res­guar­do pe­ro an­te una in­ci­den­cia na­tu­ral no tie­nen res­pal­do”, sos­tu­vo el ex­per­to La­ra.

Sin em­bar­go es­te re­to se ha su­pe­ra­do bas­tan­te y la nu­be ha ga­na­do bas­tan­te te­rreno de ma­ne­ra que las em­pre­sas ca­da vez más con­si­de­ran el cloud sto­ra­ge, tal vez no co­mo la so­lu­ción ab­so­lu­ta pe­ro sí co­mo una op­ción.

El ex­per­to tam­bién sos­tu­vo que otro re­to al­re­de­dor de es­te sis­te­ma de al­ma­ce­na­mien­to es­tá vin­cu­la­do con cier­ta re­sis­ten­cia pe­ro por un te­ma cul­tu­ral, sin em­bar­go el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal y las em­pre­sas emer­gen­tes que ya na­cen con ser­vi­cios en la nu­be es­tán con­tri­bu­yen­do a su­pe­rar es­te re­to.

Más allá del al­ma­ce­na­mien­to

El cloud sto­ra­ge de­be ser vis­to por los CIO de las em­pre­sas co­mo al­go más que un sis­te­ma de al­ma­ce­na­mien­to. Si bien es­te

Jo­sé Ar­tu­ro Alvarado, Te­le­fó­ni­ca. “Pa­ra los de­par­ta­men­tos de IT que ne­ce­si­tan más con­trol, IaaS le brin­da ac­ce­so a re­cur­sos in­for­má­ti­cos de ba­jo ni­vel co­mo al­ma­ce­na­mien­to, me­mo­ria y CPU, ade­más de con­tro­lar qué sis­te­ma ope­ra­ti­vo se eje­cu­ta en la in­fra­es­truc­tu­ra de la nu­be”.

po­dría ser el co­me­ti­do prin­ci­pal, es­tos sis­te­mas pue­den ge­ne­ran más be­ne­fi­cios de acuer­do al ru­bro don­de se im­ple­men­te y el mo­de­lo que se em­plee.

Por ejem­plo, el pro­vee­dor de con­te­ni­do en lí­nea Net­flix es ca­paz de so­por­tar su ser­vi­cio mun­dial aso­cián­do­se con Ama­zon Web Ser­vi­ces (AWS) pa­ra los ser­vi­cios de en­tre­ga de con­te­ni­do. AWS per­mi­te a Net­flix des­ple­gar rá­pi­da­men­te mi­les de ser­vi­do­res y te­raby­tes de al­ma­ce­na­mien­to en cues­tión de mi­nu­tos. Los usua­rios pue­den ver pro­gra­mas y pe­lí­cu­las de Net­flix des­de cual­quier par­te del mun­do, in­clu­so en la web, en ta­ble­tas o en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les co­mo el iPho­ne. Net­flix pro­por­cio­na mi­les de mi­llo­nes de ho­ras de con­te­ni­do a ni­vel glo­bal me­dian­te la eje­cu­ción en AWS.

Otra em­pre­sa que tra­ba­ja por me­dio de Ama­zon es McCor­mick. De acuer­do a Ro­ge­lio Pi­ne­da, IT Efec­ti­ve­ness de McCor­mick de Cen­troa­mé­ri­ca, es­to hi­zo ne­ce­sa­rio adap­tar­se a es­tos sis­te­mas de la nu­be pa­ra con­ti­nuar con la com­pe­ti­ti­vi­dad de la em­pre­sa, por lo que cier­tos pro­ce­sos, muy es­pe­cí­fi­cos de la ca­de­na de su­mi­nis­tros, se ma­ne­jan en la nu­be pa­ra cier­tas transac­cio­nes.

Pe­ro tam­bién el mo­ver al­gu­nas apli­ca­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas co­mo el co­rreo elec­tró­ni­co, Office y Sha­re­point re­pre­sen­tó pa­ra la em­pre­sa una gran ven­ta­ja en cuan­to a mo­vi­li­dad de los usua­rios.

“El po­der tra­ba­jar en equi­pos vir­tua­les com­par­tien­do in­for­ma­ción des­de una so­la ubi­ca­ción nos ayu­dó a re­du­cir los es­fuer­zos ad­mi­nis­tra­ti­vos de ser­vi­dor de co­rreos, res­pal­dos de usua­rios, dri­ves com­par­ti­dos y más”, aña­dió Pi­ne­da.

Los di­fe­ren­tes apli­ca­ti­vos que la nu­be ofre­ce son fac­to­res más allá del al­ma­ce­na­mien­to que me­jo­ran las ges­tio­nes y re­la­cio­nes den­tro y ha­cia afue­ra de las em­pre­sas. Ye­frin Osor­to Je­fe de Sis­te­mas e In­fra­es­truc­tu­ra Gru­po Q Hon­du­ras, de­ta­lló có­mo la im­ple­men­ta­ción de una so­lu­ción de vi­deo­con­fe­ren­cias en la nu­be les ha per­mi­ti­do brin­dar una ex­ce­len­te ex­pe­rien­cia en cuan­to a co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra to­dos los eje­cu­ti­vos.

“Con es­te ser­vi­cio te­ne­mos la ven­ta­ja que no te­ne­mos que preo­cu­par­nos por una fuer­te in­ver­sión en equi­pos pa­ra vi­deo lla­ma­das, apro­ve­cha­mos que hoy en día to­dos los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les cuen­tan con re­cur­sos mul­ti­me­dia de muy bue­na ca­li­dad, es­to su­ma­do a las fa­ci­li­da­des de ac­ce­so a In­ter¿El net”, di­jo Osor­to.

Se­gún el ex­per­to, apro­ve­chan­do el ba­jo cos­to de las so­lu­cio­nes en la nu­be, y al­gu­nos ser­vi­cios que pue­den ser gra­tui­tos, han lo­gra­do des­ti­nar fondos pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad.

re­to fi­nal de im­ple­men­ta­ción? Desa­rro­llar un con­jun­to de me­jo­res prác­ti­cas pa­ra go­ber­nar es­te nue­vo en­torno. Los ex­per­tos re­co­mien­dan que las em­pre­sas co­mien­cen a en­fo­car­se en los as­pec­tos esen­cia­les de la compu­tación en nu­be: au­to­ser­vi­cio a pe­di­do, am­plio ac­ce­so a la red, elas­ti­ci­dad rá­pi­da, agru­pa­ción de re­cur­sos y ser­vi­cios me­di­dos. Ade­más, las em­pre­sas de­ben desa­rro­llar prác­ti­cas di­ri­gi­das a me­jo­rar la au­to­ma­ti­za­ción de ta­reas, y co­mu­ni­car es­te be­ne­fi­cio a los em­plea­dos.

El tiem­po tam­bién es un fac­tor crí­ti­co: las im­ple­men­ta­cio­nes de nu­bes idea­les ocu­rren en eta­pas me­di­das, no en ajus­tes y co­mien­zos. Len­to y cons­tan­te ga­na siem­pre la ca­rre­ra de la nu­be. ¿Có­mo ob­te­ner una me­jor im­ple­men­ta­ción en la nu­be? Abor­dan­do los re­tos de la se­gu­ri­dad, la in­te­gra­ción, los lí­mi­tes de la red, la big da­ta y las me­jo­res prác­ti­cas pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo de su im­ple­men­ta­ción.

“USUAL­MEN­TE los sis­te­mas tra­tan de ser ade­cua­dos a la reali­dad del clien­te, pe­ro to­da esa ade­cua­ción y ges­tión per­so­na­li­za­da ter­mi­na sien­do de al­to cos­to y man­te­ni­mien­to, por ello es ne­ce­sa­rio ser prag­má­ti­co y sa­ber có­mo uti­li­zar la he­rra­mien­ta y pa­sar a la nu­be to­do lo que sea ne­ce­sa­rio”. Alex Le Bien­ve­nu, Mi­cro­soft.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.