Las ci­be­ra­me­na­zas del fu­tu­ro

En la era del ran­som­wa­re y cons­tan­te evo­lu­ción de tec­no­lo­gías las em­pre­sas de­ben adop­tar so­lu­cio­nes de sand­bo­xing y Cloud WAF pa­ra pro­te­ger­se de los ci­ber­de­lin­cuen­tes.

IT Now El Salvador - - Browser - Adrian Gon­zá­lez

Los ata­ques ma­si­vos que pro­ta­go­ni­zó el ran­som­wa­re me­dian­te Wan­naCry y el au­ge en la adop­ción de la nu­be por par­te de las em­pre­sas pre­sen­tan re­tos im­por­tan­tes pa­ra la ci­ber­se­gu­ri­dad de las com­pa­ñías.

Una gran par­te de com­pa­ñías es­tán mi­gran­do a la nu­be y es usual

“Lo me­jor de to­do es una ad­mi­nis­tra­ción ba­sa­da en ro­les e in­te­gra­da con el res­to de la plataforma. Eso si­gue sien­do muy im­por­tan­te y creo que to­da­vía lo va a ser a fu­tu­ro”.

que es­te tras­la­do se reali­ce en un for­ma­to hí­bri­do no de ma­ne­ra to­tal. Eli Fask­ha, CEO de So­lu­cio­nes Se­gu­ras, men­cio­nó que nor­mal­men­te en es­tos pro­yec­tos no se to­ma en cuen­ta que ne­ce­si­tan la mis­ma se­gu­ri­dad que tie­ne el si­tio em­pre­sa­rial en la nu­be. Tam­po­co hay un cier­to co­no­ci­mien­to en có­mo ad­mi­nis­trar la se­gu­ri­dad.

Una ten­den­cia fuer­te pa­ra resguardar la nu­be es la in­te­gra­ción de pro­tec­ción de ser­vi­cio en par­ti­cu­lar me­dian­te una plataforma de nu­be. Es­to fun­cio­na co­mo un Cloud WAF, la cual per­mi­te la co­ne­xión de si­tios web a la nu­be del pro­vee­dor y esa nu­be con­sul­ta al des­tino fi­nal que es el usua­rio, es de­cir, la me­to­do­lo­gía nun­ca ex­po­ne el ser­vi­dor del usua­rio abier­ta­men­te.

Igual­men­te, mu­chas em­pre­sas ad­quie­ren otros mo­de­los que pue­den ser so­lu­cio­nes vir­tua­li­za­das o he­rra­mien­tas de se­gu­ri­dad pe­ri­me­tral que se pue­dan in­te­grar a la nu­be.

“Lo me­jor de to­do es una ad­mi­nis­tra­ción ba­sa­da en ro­les e in­te­gra­da con el res­to de la plataforma. Eso si­gue sien­do muy im­por­tan­te y creo que to­da­vía lo va a ser a fu­tu­ro. Te­ner una plataforma de ad­mi­nis­tra­ción que in­te­gre los ele­men­tos co­mo el si­tio, da­ta cen­ter, nu­be y vir­tua­li­za­ción en un so­lo lu­gar que en­ton­ces op­ti­mi­ce el tiem­po de los ad­mi­nis­tra­do­res”, ex­pli­có Fask­ha.

Ran­som­wa­re

Por otra par­te, una no­to­ria so­lu­ción ac­tual pa­ra contrarrestar el ran­som­wa­re es sand­bo­xing, ade­más el re­me­dio más sen­ci­llo es in­te­grar la fun­cio­na­li­dad en los dis­po­si­ti­vos pe­ri­me­tra­les. Es­to per­mi­te que la emu­la­ción se pue­da ha­cer en la nu­be de un fa­bri­can­te.

“Po­dría de­cir que tal vez un 15% o 20% de nues­tros clien­tes ya es­tán de al­gu­na ma­ne­ra fun­cio­nan­do con es­to o en pro­ce­so de adap­ta­ción”, ma­ni­fes­tó Fask­ha.

De la mis­ma ma­ne­ra, otra es­tra­te­gia a la cual se pue­de re­cu­rrir, cuan­do la em­pre­sa re­cién ela­bo­ró una in­ver­sión im­por­tan­te, es in­cor­po­rar las so­lu­cio­nes se se­gu­ri­dad que ya dis­po­ne la com­pa­ñía se le aña­de a la se­gu­ri­dad pe­ri­me­tral pa­ra en­ton­ces ins­ta­lar­los co­mo un equi­po adi­cio­nal que es­te fil­tran­do el trá­fi­co de una ma­ne­ra trans­pa­ren­te.

Fu­tu­ro vec­tor

Pa­ra Eli Fask­ha, du­ran­te los pró­xi­mos años por la de­pen­den­cia en el uso de smartp­ho­nes pa­ra el tra­ba­jo pue­de con­ver­tir­se en un vec­tor pa­ra la eje­cu­ción de in­fil­tra­cio­nes y ro­bos de in­for­ma­ción por par­te de los hac­kers.

Igual­men­te, se han ob­ser­va­do dis­tin­tos ata­ques gran­des o in­fec­cio­nes a dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, sin em­bar­go, no ha re­ci­bi­do la aten­ción me­diá­ti­ca de otras in­fec­cio­nes de malwa­re co­mo Wan­naCry o Pet­ya por­que no han pro­vo­ca­do en pér­di­das mo­ne­ta­rias im­por­tan­tes.

Eli Fask­ha, So­lu­cio­nes Se­gu­ras. “La de­pen­den­cia en el uso de smartp­ho­nes pa­ra el tra­ba­jo pue­de con­ver­tir­se en un vec­tor pa­ra la eje­cu­ción de in­fil­tra­cio­nes y ro­bos de in­for­ma­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.