Ran­king de apps pa­ra la trans­for­ma­ción di­gi­tal Los apli­ca­ti­vos que pue­de usar co­mo alia­dos en la era di­gi­tal po­drían ayu­dar­le a re­du­cir cos­tos, tiem­pos y do­lo­res de ca­be­za.

Los apli­ca­ti­vos que pue­de usar co­mo alia­dos en la era di­gi­tal po­drían ayu­dar­le a re­du­cir cos­tos, tiem­pos y do­lo­res de ca­be­za.

IT Now El Salvador - - Sumario - Kar­la Fer­nán­dez

La trans­for­ma­ción di­gi­tal de las in­dus­trias es­tá to­man­do un rit­mo ace­le­ra­do, se es­ti­ma que en tres años las ma­yor par­te de las in­dus­trias sen­ti­rán el im­pac­to de la dis­rup­ción di­gi­tal y a ni­vel glo­bal se es­ti­ma que so­lo un 25% de la em­pre­sas es­tán res­pon­dien­do ac­ti­va­men­te pa­ra to­mar ven­ta­ja de es­ta dis­rup­ción. Los ca­sos de trans­for­ma­ción

igi­tal se es­tán re ejan­do en in­dus­trias co­mo ho­te­le­ría, ma­nu­fac­tu­ra, ban­ca y fi­nan­zas, sec­tor pú­bli­co, ciu­da­des, trans­por­te, co­mer­cio, en­tre otras.

!ayor efi­cien­cia, au­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad, pro­ce­sos más ági­les y me­jor re­la­ción con el clien­te son al­gu­nas de las for­ta­le­zas de es­ta trans­for­ma­ción di­gi­tal don­de se ha­bla de pro­duc­tos di­gi­ta­les e in­no­va­ción de ser­vi­cios, In­ter­net de las Co­sas, pla­ta­for­mas di­gi­ta­les y eco­sis­te­mas. Lo cier­to es que el pro­ce­so de trans­for­ma­ción di­gi­tal im­pli­ca un gran cam­bio de mo­de­lo de ne­go­cio, li­de­raz­go, es­tra­te­gia, ges­tión de pro­yec­tos, co­mu­ni­ca­ción y el per­so­nal ca­pa­ci­ta­do pa­ra eje­cu­tar­lo”, des­ta­có Ra­fael Cis­ne­ros, di­rec­tor de Em­pre­sas y Ne­go­cios

Te­le­fó­ni­ca en Cen­troa­mé­ri­ca.

Ade­más las em­pre­sas es­tán ana­li­zan­do ven­ta­jas que tie­nen al trans­for­mar­se di­gi­tal- men­te, al im­ple­men­tar so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que per­mi­ten ope­rar de ma­ne­ra efi­cien­te, ágil y a un me­nor cos­to.

La adop­ción de es­ta ten­den­cia aumenta de­bi­do a que las per­so­nas uti­li­zan co­mo par­te de su vi­da co­ti­dia­na di­fe­ren­tes tec­no­lo­gías y bus­can apro­ve­char es­tos sis­te­mas den­tro de sus or­ga­ni­za­cio­nes, im­pul­san­do el cre­ci­mien­to de és­tas.

“Mu­chas em­pre­sas co­mien­zan con una so­lu­ción y al ver las ven­ta­jas y be­ne­fi­cios que en­tre­ga pa­ra su ope­ra­ción im­ple­men­tan nue­vas he­rra­mien­tas, con lo que más áreas del ne­go­cio de­jan de ser ope­ra­ti­vas pa­ra con­ver­tir­se en es­tra­té­gi­cas pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes”, co­men­tó Fred Cam­pos, di­rec­tor de Pre­ven­tas de Ora­cle.

sto se &e re eja o ac­tual­men­te, un 42% de los CEO han ini­cia­do al­gún pro­yec­to de trans­for­ma­ción di­gi­tal en sus em­pre­sas. La ma­yor trans­for­ma­ción se pue­de no­tar en las em­pre­sas gran­des y al­gu­nas PY­MES las cua­les han apar­ta­do un pre­su-

pues­to pa­ra in­tro­du­cir nue­vas tec­no­lo­gías o trans­for­mar exis­ten­tes, se­gún Gart­ner. En ba­se a lo an­te­rior, d ar­do ores de Mass

Di­gi­tal, ma­ni­fes­tó que la trans­for­ma­ción di­gi­tal es un pro­ce­so que se da reac­ti­va­men­te en las em­pre­sas, pe­ro no hay que ol­vi­dar que es­te es un te­ma te ac­ti­tud por sa­lir del anal­fa­be­tis­mo di­gi­tal.

Al­gu­nos de los re­tos que se pre­sen­tan tan­to a ni­vel de ca­nal co­mo tecnológico, la trans­for­ma­ción di­gi­tal es el prin­ci­pal ele­men­to al que hay que ha­cer fren­te pa­ra adap­tar­se y no des­apa­re­cer.

“La trans­for­ma­ción di­gi­tal nos es­tá to­can­do a to­dos y cuan­do se pro­du­cen es­tos cam­bios que son de ver­dad y de fon­do, o te adap­tas o des­apa­re­ces. Por des­gra­cia, es así de sen­ci­llo. Creo que

lo que te­ne­mos por de­lan­te es una ta­rea que con­sis­te en adap­tar­nos a es­ta trans­for­ma­ción di­gi­tal, que es lo que sos­tie­ne al mer­ca­do. La trans­for­ma­ción di­gi­tal es un pro­ce­so que va a afec­tar a to­das las pro­fe­sio­nes, y el ele­men­to cla­ve de es­ta trans­for­ma­ción es­tá re­la­cio­na­do con big da­ta”, di­jo Jean Clo­vis Pi­chon, Di­rec­tor de Ven­tas- Eu­ro­pe & South en Al­ca­te­lLu­cent En­ter­pri­se.

Es por ello que exis­te una se­rie de apli­ca­ti­vos in­no­va­do­res que ayu­dan a la trans­for­ma­ción di­gi­tal en las em­pre­sas y que per­mi­ten la mo­vi­li­dad de da­tos co­mo apps mó­vi­les y cloud com­pu­ting que per­mi­ten dis­po­ni­bi­li­dad de in­for­ma­ción pa­ra la ven­ta, dis­tri­bu­ción y re­gis­tros de ingresos de las em­pre­sas.

Se­gún Ra­fael Cis­ne­ros de Te­le­fó­ni­ca, exis­ten he­rra­mien­tas de mer­ca­deo di­gi­tal, en­tre las que se pue­den en­con­trar re­des so­cia­les, mer­ca­deo di­rec­to, pu­bli­ci­dad ba­sa­do en big da­ta di­na­mi­zan­do la re­la­ción pro­vee­do­rem­pre­sa-con­su­mi­dor, dan­do nue­vos con­cep­tos a la reali­dad de mar­ke­ting B2B, B2C, B2E, en­tre otros.

Lo mis­mo ocu­rre con la In­fra­es­truc­tu­ra co­mo Ser­vi­cio (IaaS), ya que al ter­ce­ri­zar sus sis­te­mas pue­den dis­mi­nuir cos­tos, au­men­tar o re­du­cir sus ca­pa­ci­da­des se­gún las ne­ce­si­da­des que tie­nen y se can­ce­la un va­lor se­gún el uso que tie­ne.

Y es que ca­da día exis­ten va­rios ti­pos de apli­ca­ti­vos re­la­cio­na­dos con la pro­duc­ti­vi­dad, que es­tán co­bran­do mu­cha po­pu­la­ri­dad a ni­vel de Cen­troa­mé­ri­ca. Ade­más la ad­qui­si­ción de la tec­no­lo­gía de ne­go­cios cam­bia fun­da­men­tal­men­te de fí­si­co a vir­tual, de CAPEX a OPEX, lo que re­pre­sen­ta un pun­to po­si­ti­vo pa­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas que tra­di­cio­nal­men­te en­cuen­tran di­fí­cil y arries­ga­do la in­ver­sión de ca­pi­tal pa­ra la ex­pan­sión rá­pi­da.

El la­do bueno

“La trans­for­ma­ción di­gi­tal trae con­si­go una va­rie­dad de be­ne­fi­cios, en­tre ellos tras­la­dar­se a la nu­be más rá­pi­do y op­ti­mi­zar las in­ver­sio­nes”, apun­tó Ine­ke Gee­sink, ge­ren­te de Win­dows en Cos­ta Ri­ca.

Adi­cio­nó que se pue­de ma­xi­mi­zar la pro­duc­ti­vi­dad y re­du­cir la pér­di­da de tiem­po; im­ple­men­tar las so­lu­cio­nes más rá­pi­do uti­li­zan­do lo que ya tie­nen; re­du­cir los cos­tos de via­je y de co­mu­ni­ca­ción; op­ti­mi- zar los re­sul­ta­dos a tra­vés de una me­jor com­pren­sión de los da­tos del clien­te; im­pul­sar a la fuer­za la­bo­ral mó­vil; ase­gu­rar la con­ti­nui­dad de los ne­go­cios; re­du­cir los cos­tos de ad­mi­nis­tra­ción de la IT.

En ba­se a lo an­te­rior, los be­ne­fi­cios son mu­chos y tie­ne co­mo el co­mún de­no­mi­na­dor, la agi­li­dad en la ope­ra­ción, ra­pi­dez en la to­ma de de­ci­sio­nes, aho­rro en cos­tos de ad­mi­nis­tra­ción y ope­ra­ti­vos, ser más aser­ti­vos en sus es­tra­te­gias, pro­duc­to del en­ten­di­mien­to de mer­ca­do.

Pa­ra Gui­ller­mo Uz­ca­te­gui de Cis­co, la trans­for­ma­ción di­gi­tal tam­bién com­pren­de be­ne­fi­cios que in­cre­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad co­mo efi­cien­cia en las ope­ra­cio­nes; eco­no­mías de es­ca­la; con­trol y re­duc­ción de cos­tos; in­cre­men­to de la pro­pues­ta de va­lor; ca­li­dad de ser­vi­cios; ex­pe­rien­cias me­jo­ra­das a los clien­tes; agi­li­dad en el ne­go­cio; im­pac­to en los co­la­bo­ra­do­res y ha­bi­li­ta­ción de nue­vos mo­de­los de ne­go­cios.

El ser par­te de la eco­no­mía di­gi­tal trae

“Aho­ra es el mo­men­to de ex­plo­rar la for­ma de apro­ve­char las nue­vas tec­no­lo­gías y los nue­vos mo­de­los de en­tre­ga fren­te a la trans­for­ma­ción di­gi­tal”. Mar­cos Sil­va, En­ter­pri­se La­ti­noa­mé­ri­ca.

mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra las em­pre­sas, co­mo el uti­li­zar sis­te­mas con la me­jor tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble en el mer­ca­do, tam­bién per­mi­te mo­ne­ti­zar las es­tra­te­gias de las em­pre­sas. ¿Có­mo in­te­grar­los? La in­te­gra­ción de los di­fe­ren­tes apli­ca­ti­vos pa­ra la trans­for­ma­ción di­gi­tal pue­de eje­cu­tar­se por el CIO de la em­pre­sa, siem­pre que es­ta iden­ti­fi­que el ni­vel de usua­rios con el que cuen­ta pa­ra asi­mi­lar los cam­bios. Tie­ne que dar una cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal re­la­cio­na­da con la tec­no­lo­gía, por­que exis­ten ca­sos en los que la em­pre­sa cuen­ta con las he­rra­mien­tas, pe­ro los usua­rios no es­tán dis­pues­tos, re­fi­rió Edgardo ores de !ass Di­gi­tal.

Adi­cio­nó que es ne­ce­sa­rio lo­grar un con­sen­so y la ac­ción de la tec­no­lo­gía en la em­pre­sa co­mo par­te de co­mu­ni­ca­ción. Ver la ca­pa­ci­dad de los dis­po­si­ti­vos que usan los usua­rios, es­pa­cio de me­mo­ria, ex­plo­rar las he­rra­mien­tas en sus es­pa­cios de prue­ba y ver si me­jo­ran los pro­ce­sos con el an­tes y el des­pués de su uso.

Del mis­mo mo­do, os+ Ca as­so, CEO de

Sli­de­bean, en­fa­ti­zó en que to­do CIO de­be co­no­cer las ne­ce­si­da­des de su em­pre­sa pa­ra in­te­grar los apli­ca­ti­vos re­que­ri­dos y al­can­zar di­cha trans­for­ma­ción di­gi­tal. El CIO tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de bus­car desa­rro­llo de su em­pre­sa pa­ra que es­ta se en­cuen­tre acor­de a reali­dad y así al­can­zar aho­rro de tiem­po, di­ne­ro y pro­duc­ti­vi­dad, co­la­bo­ran­do en lí­nea, cam­bian­do la pro­duc­ti­vi­dad al tiem­po de edi­tar la trans­for­ma­ción en la em­pre­sa. Se tie­ne que ver el con­sen­so y la ac­ción de la tec­no­lo­gía en la em­pre­sa co­mo par­te de co­mu­ni­ca­ción.

En la in­te­gra­ción de es­tos apli­ca­ti­vos tam­bién es re­co­men­da­ble no li­mi­tar­se a im­ple­men­tar so­lu­cio­nes di­gi­ta­les ais­la­das que pue­den lue­go crear si­los den­tro de la em­pre­sa, sino plan­tear una es­tra­te­gia in­te­gral, desa­rro­llan­do una ho­ja de ru­ta di­gi­tal del ne­go­cio”, di­jo Gui­ller­mo Uz­ca­te­gui de Cis­co.

Por eso, el CIO jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal, ya que tie­nen que lo­grar la de­fi­ni­ción, en con­jun­to sus igua­les den­tro de la or­ga­ni­za­ción, de la es­tra­te­gia di­gi­tal, a la vez, se con­vier­te, jun­to a su equi­po de tra­ba­jo, en eva­lua­dor sis­te­má­ti­co de las he­rra­mien­tas que más abo­nan al ob­je­ti­vo de vol­ver­se di­gi­ta­les.

El pro­ce­so de in­te­gra­ción de­pen­de de la com­ple­ji­dad de los sis­te­mas que ca­da em­pre-

“Es vi­tal pa­ra re­co­no­cer que si la es­tra­te­gia es la ade­cua­da, los re­sul­ta­dos se­rán im­pac­tan­tes, re­sul­ta­dos tan me­di­bles co­mo me­jor re­gis­tro de los pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llo y fa­bri­ca­ción, me­jo­rar tiem­pos y aser­ti­vi­dad en las en­tre­gas de los pro­duc­tos”. Ra­fael Cis­ne­ros, Te­le­fó­ni­ca.

sa uti­li­za, pe­ro es­tos pro­ce­sos sue­len ser tan sen­ci­llos co­mo com­ple­jos, de­pen­dien­do de los sis­te­mas que ma­ne­ja.

Re­tos por asu­mir

Exis­ten cua­tro áreas cla­ve en las cua­les se de­ben en­fo­car las em­pre­sas que bus­can dar un pa­so a la di­gi­ta­li­za­ción exi­to­sa co­mo pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción de los clien­tes, im­pul­sar a los em­plea­dos, op­ti­mi­zar los pro­ce­sos y trans­for­mar los pro­duc­tos al uti­li­zar los da­tos co­mo un ac­ti­vo es­tra­té­gi­co ca­paz de cam­biar las re­tros­pec­ti­vas.

Ade­más el re­to más im­por­tan­te que tie­nen es la ges­tión del cam­bio. Es­ta ges­tión im­pli­ca la co­mu­ni­ca­ción a to­dos los miem­bros de la com­pa­ñía con el ob­je­ti­vo de ca­pa­ci­tar­los y ha­cer­los par­te de es­ta trans­for­ma­ción. Co­mo to­do cam­bio se en­con­tra­rán de­trac­to­res y alia­dos.

En ba­se a ello, Ra­fael Cis­ne­ros de Te­le­fó­ni­ca, re­mar­có que es im­por­tan­te iden­ti­fi­car quié­nes son los alia­dos pa­ra apa­lan­car­se en la promoción de la es­tra­te­gia. Otro re­to de la trans­for­ma­ción di­gi­tal di­jo que es ali­near la mi­sión y vi­sión del ne­go­cio y la im­ple­men­ta­ción de las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les ade­cua­das pa­ra lo­grar­lo.

Un im­por­tan­te desafío es en­ten­der que las em­pre­sas de­ben es­pe­cia­li­zar­se en su fo­co de ne­go­cio. De­be bus­car un pro­ce­so con­sul­ti­vo pa­ra que les acom­pa­ñe en la to­ma de de­ci­sio­nes que les per­mi­ti­rá agi­li­zar su ope­ra­ción.

Ja­mil Por­ta de In­no­va­cio­nes Por­ta, con­si­de­ró que la trans­for­ma­ción di­gi­tal no sim­ple­men­te se apli­ca a la tec­no­lo­gía sino a tam­bién a una trans­for­ma­ción cul­tu­ral. Una em­pre­sa pue­de in­tro­du­cir un sin nú­me­ro de tec­no­lo­gías con el pro­pó­si­to de me­jo­rar pro­ce­sos de tra­ba­jo y re­du­cir cos­tos pe­ro si los res­pon­sa­bles de ma­ne­jar las tec­no­lo­gías o los da­tos no se adap­tan a es­ta trans­for­ma­ción, cual­quier pro­yec­to fa­lla­rá. La cons­tan­te ca­pa­ci­ta­ción, me­di­ción de ren­di­mien­to de sis­te­mas y fa­ci­li­dad de uso de cual­quier tec­no­lo­gía in­tro­du­ci­da a la em­pre­sa es esen­cial pa­ra su adap­ta­ción y su­per­vi­ven­cia.

La in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca es­tá rein­ven­tan­do los ne­go­cios a un rit­mo ver­ti­gi­no­so, y aque­llos que de­pen­den de IT ob­so­le­ta y an­ti­cua­da li­mi­ta­rán drás­ti­ca­men­te su po­ten­cial pa­ra com­pe­tir y triun­far en es­te nue­vo mun­do.

“Pa­ra mu­chos em­pre­sa­rios, los éxi­tos de ayer no in­di­can los lo­gros de ma­ña­na. A pe­sar de que ca­da vez más em­pre­sas y en­ti­da­des públicas en Amé­ri­ca La­ti­na es­tán im­ple­men­tan­do tec­no­lo­gías y ser­vi­cios en la Nu­be pa­ra ha­cer sus efi­cien­tes, re­du­cir cos­tos y fa­ci­li­tar el ac­ce­so a la in­for­ma­ción, exis­te to­da­vía en la re­gión un al­to ni­vel de des­co­no­ci­mien­to (y por lo tan­to, des­con­fian­za) en re­la­ción con la nu­be”, re­fi­rió =ne@e Qee­sin@ de Zin­do\s

Re­sis­tir­se a la trans­for­ma­ción di­gi­tal po­dría oca­sio­nar gran­des pro­ble­mas pa­ra una com­pa­ñía. La re­sis­ten­cia ge­ne­ra de­mo­ras en eje­cu­tar los pro­ce­sos, in­ver­sión ma­yor en re­cur­sos y has­ta pér­di­da del con­trol en al­gu­nas em­pre­sas.

“An­tes se creía que es­to se­ría a lar­go pla­zo pe­ro la trans­for­ma­ción di­gi­tal ha lle­ga­do y quien no se suba a la mis­ma no po­drá so­bre­vi­vir”, aco­tó Ra­fael Cis­ne­ros de Te­le­fó­ni­ca.

La trans­for­ma­ción di­gi­tal, tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad de po­der apren­der y es­tar en cons­tan­te mo­vi­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.