Se acer­ca la era de los dis­po­si­ti­vos

El con­cep­to open sour­ce siem­pre ha es­ta­do aso­cia­do el soft­wa­re, pe­ro la in­dus­tria del hard­wa­re es una nue­va reali­dad que tie­ne co­mo re­to de dis­mi­nuir los cos­tos y ge­ne­rar ma­yor ac­ce­so tec­no­ló­gi­co.

IT Now El Salvador - - Converge - Bo­ris Ríos

ucho se ha oí­do acer­ca del soft­wa­re li­bre y su ex­ten­sión ca­da vez ma­yor a lo lar­go de mul­ti­tud de dis­po­si­ti­vos pe­ro exis­te un com­pa­ñe­ro me­nos co­no­ci­do de es­te con­cep­to: los dis­po­si­ti­vos fí­si­cos. La po­si­bi­li­dad de es­ta­ble­cer los pa­rá­me­tros de fa­bri­ca­ción de dis­po­si­ti­vos fí­si­cos y li­be­rar­los pa­ra que sean dis­po­ni­bles por to­da una co­mu­ni­dad de desa­rro­lla­do­res co­mien­za a to­mar una cre­cien­te im­por­tan­cia.

La esen­cia del hard­wa­re de fuen­tes abier­tas (Open Sour­ce Hard­wa­re u OSHW por sus si­glas en in­glés) con­sis­te en com­par­tir los ar­chi­vos de di­se­ño de una pie­za de hard­wa­re (má­qui­na, he­rra­mien­ta, ar­tícu­lo útil u otra pie­za tan­gi­ble, me­cá­ni­ca o elec­tró­ni­ca) pa­ra que otros pue­dan mo­di­fi­car­la o fa­bri­car­la, in­clu­si­ve con pro­pó­si­tos co­mer­cia­les. Hay adi­cio­nal­men­te mu­chas otras co­sas que se pue­den ha­cer pa­ra fo­men­tar el desa­rro­llo de una co­mu­ni­dad vi­bran­te de gen­te que usa y me­jo­ra un pro­yec­to de hard­wa­re de fuen­tes abier­tas.

Exis­ten ini­cia­ti­vas con­cre­tas al res­pec­to. La ar­qui­tec­tu­ra RISC-V, crea­da por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley, en 2010, es­tá abier­ta pa­ra que pue­da ser usa­da por cual­quie­ra per­so­na pa­ra crear su pro­pio pro­ce­sa­dor. Su di­se­ño pue­de ser mo­di­fi­ca­do pa­ra PCs, servidores, te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y otros dis­po­si­ti­vos.

Mu­chas com­pa­ñías se han in­tere­sa­do en usar es­ta ar­qui­tec­tu­ra en sus pro­yec­tos in­ter­nos. Nom­bres co­mo Goo­gle, Nvi­dia o Mi­cro­soft son al­gu­nos de ellos, pe­ro nin­guno ha fa­bri­ca­do y ven­di­do un chip RISC-V.

Una star­tup lla­ma­da

de he­cho, es la pri­me­ra que ha que­ri­do ha­cer ne­go­cios con es­ta ar­qui­tec­tu­ra abier­ta. Tan­to así que la com­pa­ñía es la pri­me­ra que ha con­ver­ti­do el con­jun­to de instrucciones RISCV en un chip real. Es­te

Si­Fi­ve

año la empresa anun­ció que ha­bía crea­do dos di­se­ños de chips que pue­den ser li­cen­cia­dos.

RISC-V com­par­te la fi­lo­so­fía que mue­ve al soft­wa­re de có­di­go abier­to y bus­ca que las co­mu­ni­da­des tra­ba­jen jun­tas pa­ra com­par­tir, avan­zar y mo­di­fi­car la ar­qui­tec­tu­ra.

Sin em­bar­go, no es un se­cre­to que el có­di­go abier­to ha de­mos­tra­do fun­cio­nar muy bien en el la­do del soft­wa­re, ca­so con­tra­rio con el hard­wa­re de có­di­go abier­to que aún es­tá muy re­za­ga­do.

Lo cier­to es que la era de los dis­po­si­ti­vos li­bres y sin cos­to po­dría es­tar al al­can­ce de su mano, don­de po­dría exis­tir la po­si­bi­li­dad de no pa­gar

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.